LA DIVINA COMEDIA

Escribe: Milcíades Ruiz

Se abrió el telón y en el escenario aparecieron en sesión plenaria, todos los lavanderos (de activos) afiliados a la Confederación Interpartidaria de Mafiosos-COIMA. El primero en hablar fue un japonés en su condición de ex presidente genocida que, tras las ejecuciones extrajudiciales de niños, estudiantes, mujeres y ancianos como represalia anti subversiva alegó: “Soy inocente”.piratas-del-callao.jpg

 “No soy la señora K” dijo la hija. ¡Que quede bien claro! Fuerza Popular no ha recibido dinero de Odebrecht”. Intervino entonces el expresidente “Feli-pillo” para decir: “Oiga …… ¡No soy corrupto! Que me muestren una prueba, uuu…na, y me retiro de la política”. Le tocó el turno al expresidente indultador de narcotraficantes que muy horondamente dijo: “La corrupción no está en mi”. “Otros se venden. Yo no”.

Por su parte la jefa del gobierno de Humala exclamó: “Esa agenda y esa letra, no son mías”. Desde el lado izquierdo del salón se oyó decir a la ex alcaldesa: “Busquen, levanten la alfombra, a ver si encuentran algo que me vincule a la corrupción. No he recibido nunca un sol de la empresa Odebrecht”. En el extremo derecho, la lideresa de este sector se hacía la muertita, pero alegó: “Los aportes de campañas no son delito”.

Al instante, el corrupto pinocho gringo replicó: “Vamos a ser implacables contra la corrupción”. “Se afirma que, después de haber sido ministro, se me contrató como consultor financiero. Esta supuesta afirmación también es falsa”. Le tocó entonces hablar al presidente accidental que tras frustrarse el affaire Chincheros dijo “Yo no fui”. (…) hace 12 años, cuando era parte de la empresa, dio servicio de alquiler de maquinaria a unas empresas que hicieron la carretera Interoceánica Sur, pero ninguna fue Odebrecht” (Fue con CONIRSA, que consorciaba a Odebrecht y otros del Club de la Construcción).

De pronto, ingresó a la escena la fuerza de choque lanzando la voz de alarma: ¡“Viene la fiscalía”! Se oyó un disparo y alguien cayó. Todos salieron disparados: Políticos nacionales, regionales, provinciales, distritales, testaferros y demás, se camuflaron entre la gente. Se cerró este capítulo y Damián descendió a los infiernos, pero hay quienes dicen que, al tercer día, resucitó entre las ratas. Buscó el desagüe y salió por París. No lo creo.

Lo que sí creo, es que los partidos políticos son los organismos más corruptos del Perú, salvo desconocidas excepciones. Es la percepción popular recogida en diversas encuestas de opinión. Los partidos políticos son feudos privados. Es la comprobación sociológica. Los señores feudales, son caudillos políticos que deciden y distribuyen el botín de la conquista electoral. Estos, por ahora están bajo la persecución de la fiscalía hasta que, pasado el momento, sean amnistiados o indultados.

Pero el libreto de esta tragicomedia continúa con el siguiente capítulo porque los caudillos siguen manejando sus dominios, aunque estén presos. Con el cinismo al tope, los corruptos no cesan en repetirnos que están contra la corrupción. ¿No es esto una ofensa a la inteligencia popular? La política ha degenerado en politiquería, pero todo esto, es solo el reflejo de una estructura de dominación que insólitamente, lleva el nombre de “democracia”.

En el siguiente capítulo, desde el mismo seno de la corrupción ya se ha lanzado la propuesta de una supuesta “Reforma Política” para que la aprueben precisamente los políticos corruptos que deben su sitial al régimen vigente. ¿Se imaginan ustedes, a las bandas de delincuentes comunes haciendo desde sus guaridas, la reforma del código penal?

Pero así se gobierna la república, y lo mismo sucedió en la década de 1960 cuando la reforma agraria era un clamor nacional. La oligarquía terrateniente del Ejecutivo remitía timoratos proyectos de reforma agraria a la oligarquía terrateniente del Legislativo. Todos reconocían la necesidad de la reforma agraria, pero lógicamente, los oligarcas y sus testaferros politiqueros la hacían imposible, utilizando durante años toda clase de argucias, para evadir la medida.

Se gestó entonces la insurgencia armada que no cesó hasta que el gobierno de Juan Velasco Alvarado hizo la reforma agraria tras derrocar la putrefacta oligarquía. Con el retorno del anacrónico sistema político la población es obligada a optar exclusivamente por partidos políticos y estos, están obligados a corromperse para no quedar fuera.

Cuando Toledo fue denunciado al descubrírsele una masiva falsificación de firmas para la inscripción de su partido político, escuché decir a un alto dirigente de un partido de izquierda: “¡Pero si eso hacemos todos!”. Como ya lo he dicho, mi propuesta es eliminar dicha exclusividad y permitir el acceso directo a la administración estatal en un régimen equitativo multisectorial.

Pero en el caso del proyecto de reforma política propuesto por el Ejecutivo tampoco está dirigido a cambiar la naturaleza antidemocrática del sistema político imperante. Es solo un conjunto de refacciones administrativas del vetusto modelo, ocultando las fallas de la corruptela para hacerlo menos vulnerable al reclamo popular. No lo cambia. Lo perfecciona.

El escenario político ha sido interrumpido por el drama agrario pero la comedia trágica para el pueblo prosigue en los siguientes montajes del libreto. Los campesinos hacen un paro y el gobierno le dice: No hay problema. “Tenemos coincidencias. Estamos de acuerdo, el agro está olvidado”. Pero esto lo dice precisamente el gobierno que lo ha olvidado, relegándolo al 11 lugar en el presupuesto nacional, pues considera que los gastos militares tienen mayor prioridad que invertir en la producción de alimentos.

Otra vez la misma burla. Pero precisamente, es el engaño, el eje central de la desdicha impresa en el libreto de nuestra historia. Así, se gobierna el Perú. “No estamos aquí para repetir la historia sino para cambiarla” ha dicho el Premier, de profesión, actor. ¿Le vamos a creer?

Mayo 2019

Anuncios

RECORDANDO A JAVIER HERAUD

Escribe: Milcíades Ruiz

Está cercano el “Día de la Madre” y no pude evitar recordar a la madre de Javier Heraud, a la mía y a la del sindicalista Luis Zapata Bodero, que al enterarse de que su hijo querido había caído luchando en la guerrilla del ELN en Ayacucho, sintió el desgarro emotivo que la estremeció de tristeza y llanto. Luego del golpe, reaccionó con gran coraje y nos dijo: “Hay que seguir en la lucha”.

5Hace 56 años el calendario era como el actual. El día 12 de mayo de 1963 se celebró el Día de la Madre, pero ese día la mamá de Javier Heraud como de muchos jóvenes becarios que fueron a estudiar a Cuba, no recibieron el abrazo ni la llamada telefónica que toda madre espera. Todas se preguntaban ¿Qué habrá pasado?

Ese domingo, Javier Heraud, con uniforme verde olivo, dejaba atrás el río Manuripi en la selva boliviana y caminaba por un sendero “entre pájaros y árboles” cargando una ametralladora ZB30 rumbo a la frontera con Perú, cerca de Puerto Maldonado para iniciar la guerra revolucionaria por una patria socialista. Tres días después, el 15 de mayo, los medios de comunicación propalaban la noticia de la muerte de Javier acribillado en una canoa en el lecho del río madre de dios. El río era su otro yo, y expiró entre pájaros y árboles.

Es de imaginarse la sorpresa y el inmenso dolor de su madre que lo creía en Cuba estudiando para lo que había sido becado. Y las madres de quienes estábamos en la misma condición de Javier clamando al cielo porque sus hijos becarios no estuvieran en las mismas andanzas. “Tu hijo también está muerto y no va a volver” le decían a mi madre, pero ella se aferraba a su esperanza de fe, en medio de su tristeza. Ellas nos acompañan siempre en el pensamiento, asumiendo sufrimientos de toda índole.

Al recordar a Javier, pienso que tan solo somos un estado de la materia. Una glándula genérica que, al ser impactada por las condiciones del entorno, segrega pensamientos y sentimientos particulares. Es nuestra sensibilidad personal que se procesa desde nuestra gestación. Podemos ser distintos, pero nos acoplamos con nuestros similares. Espontáneamente nos nace cantar, reír o, luchar por un ideal, solos o en compañía. Javier Heraud lo hizo y se incorporó a la Ilíada revolucionaria de su época, sin saber que los dioses del Olimpo dialéctico le tenían reservada una epopeya heroica.

Pero los Apus de nuestra cordillera lo rescataron para nuestra historia y allí mora su ejemplo, como el más puro paladín de los precursores del socialismo peruano. Tenía apenas 2o años, cuando sus proezas poéticas ya eran reconocidas. Pero le faltaba completar la epopeya en su parte más dramática. Coincidimos en este escenario, junto con nuestras madres. Javier era un río y no tenía miedo de morir entre pájaros y árboles, pero se atrevió a desafiar su designio, como lo hicimos sus compañeros asumiendo el llamado histórico.

No estaba solo cuando en 1961, una bandada de jóvenes, se posaba en la casona de la Universidad de San Marcos para postular un mejor futuro, accediendo a una beca de estudios ofrecida por la triunfante Revolución Cubana. El jolgorio juvenil nos embargaba abrigando muchas ilusiones y partimos en el verano de 1962, rumbo a la Habana. Al llegar encontramos una gran euforia popular. Eran los primeros años de la construcción socialista y la efervescencia estaba en su punto más alto.

En este nuevo escenario, veíamos a todo el pueblo armado circular por las calles, ya como soldados uniformados de verde olivo, ya como milicianos con uniforme jean azul. Hermosas milicianas con pistola al cinto, boinas y botines militares, hablando de los logros, de la guerra de guerrillas, de los combatientes, de Fidel, de Raúl, del Che, Camilo Cienfuegos y muchas heroicidades.

Los afiches, carteles y retratos de los guerrilleros estaban por todas partes y multitudes llenaban extensas plazas para las conmemoraciones. Las delegaciones revolucionarias de todo el mundo expresaban su admiración y las brigadas de alfabetizadores recorrían los campos. Entre ellos algunos peruanos que llegaron antes. La torrencial lluvia de la Revolución Cubana hacía reverdecer las zonas áridas de la política Latinoamericana. Nosotros éramos los brotes y allí nos encontramos con otros jóvenes de países hermanos.

La reforma agraria, la nacionalización de los recursos naturales y de las industrias, la escolaridad gratuita, con libros y uniformes para todos, atención médica gratuita incluyendo medicinas. Ex trabajadoras domésticas estudiando medicina y otras profesiones. Todo nos conmovía profundamente, impactando nuestra sensibilidad. Imposible sustraerse a este escenario.

Fidel nos visitó en nuestro alojamiento y junto con él, nos sentamos en el piso para hablar de los estudios, de la revolución cubana, de la realidad peruana, preocupándose porque tuviéramos todas las comodidades. Hasta ordenó se le dieran zapatos nuevos al ver a un becario con las zapatillas rotas. Su sencillez, su solidaridad con nuestra situación nos daba confianza para conversar animadamente.

Por eso, cuando al despedirse nos ofreció su ayuda a los que voluntariamente quisiéramos prepararnos como combatientes de la revolución peruana, muchos becarios no dudamos en apuntarnos. Unos cuantos prosiguieron como becarios. Pero ver a Javier Heraud anotarse entre ente los aspirantes no podía pasar por alto. ¿Un joven miraflorino, con modales cultivados, pasaría la prueba previa?

Había que subir por las estribaciones a la montaña más alta de Cuba, el pico Turquino y recorrer los campamentos guerrilleros de “Sierra Maestra”. Pero Javier no solo se enroló, sino también animó a los otros poetas de su grupo de amigos hacer lo mismo. Ellos siempre estaban juntos compartiendo sus afanes literarios. Estaban, Mario Razzeto, Edgardo Tello, Pedro Morote, Rodolfo Hinostroza, Marco A. Olivera. Todos muy jóvenes.

La mayoría de becarios éramos de condición humilde, provincianos y acostumbrados a una vida ruda. Algunos becarios provenían de la serranía donde caminar cerros es común y sufrir los abusos gamonales no era raro. Teníamos sobrados motivos para abrazar la causa revolucionaria, aunque ello nos cueste renunciar a la soñada profesionalización y quizá, hasta la vida.

Mi procedencia era campesina y ya, llevaba años de estudios en la carrera de medicina. De modo que mi disyuntiva era: O solo lucho por mi beneficio personal o lucho porque todos los de mi condición accedan al profesionalismo en una nueva sociedad. Opte por lo segundo. Lo propio hicieron los demás al tomar su decisión respectiva. Pero en el caso de Javier Heraud, resultaba difícil entender su disposición a luchar por los pobres del Perú, abandonado sus enormes posibilidades personales.

Creo que la explicación está en su sensibilidad. Los poetas son los que expresan su sensibilidad de la manera más elocuente. Los insensibles opresores, jamás podrán ser poetas. Poetas hay muchos. Pero no todos tienen la sensibilidad diferenciada del amor por los indefensos a tal punto de dar la vida por ellos. Hace falta una fuerza conmovedora interior como la tenía Javier Heraud. Eso marcó su designio.

Al llegar a la frontera recibimos la mala noticia de que no tendríamos la ayuda comprometida para llegar al teatro de operaciones. Una traición institucional por ambición electorera puso en peligro la vida del conjunto guerrillero dejándonos en abandono. Los Apus de la cordillera discutieron las alternativas dialécticas, pero era necesario que Javier cumpla con su designio, o todos moriríamos en el intento.

Hicimos campamento en San Silvestre, y después de discutir soluciones, decidimos enviar un comando especial en una misión muy riesgosa. Pedimos voluntarios y Javier se apuntó. Traté de disuadirlo, pero todo fue en vano. Al despedirse me pidió mi pistola y se la di con 30 municiones. Iba camino a su inmolación. El designio se cumplió. Su muerte nos salvó de una masacre segura.

Los Apus de la cordillera hicieron que su pecho ensangrentado emanara una diáspora de flores de mil colores que se dispersaron elevándose para alojarse entre los más pobres del pueblo que amó. Su nombre apareció entonces en las promociones estudiantiles, en las solemnidades del mundo literario y muchos asentamientos humanos como también centros educativos, llevan su nombre.

Al igual que Mariano Melgar que respondió a su tiempo, Javier Heraud vive en el corazón de nuestro pueblo. No ha muerto totalmente y su ejemplo sigue animando a nuestra juventud. Está cumpliendo una misión de mayor alcance.

Este 15 de mayo, hagamos algo más que un minuto de silencio, como retribución a lo que Javier hizo por nosotros.

Mayo 2019

EN DEFENSA DE LOS AGRICULTORES

Escribe: Milcíades Ruiz

La polvareda de la corrupción no nos deja ver otros asuntos. El gobierno viene dando la razón a los campesinos apurimeños, pero algunos de ellos siguen presos. La policía ha disparado contra los campesinos cocaleros causando muertes y heridos de bala, pero este hecho pasa desapercibido hasta en las bancadas de izquierda. Las organizaciones agrarias anuncian un paro agrario nacional pero no hay solidaridad con sus demandas y las autoridades ni le prestan atención. Pero si son forzados a bloquear carreteras para ser escuchados, serán los agricultores los denunciados.

La corrupción ha sido y es una característica del modelo republicano, solo que los gobernantes lo han manejado de distinta manera. Algunos lo han hecho de manera sutil en tanto que otros han sido desvergonzados. Es una condición de la administración estatal desde el puesto más bajo hasta el más alto. Es una cultura y el que no se adapta quedará fuera de juego. Esta situación continuará mientras subsista el modelo que lo genera.

Estamos escandalizados por la magnitud de la corrupción en el presente siglo a más alto nivel de los poderes estatales, pero esto se lo debemos a la policía extranjera que levantó la alfombra de una empresa brasileña. De no haber sido por ello, todo habría continuado como siempre, en el anonimato y nada trágico habría sucedido. Pero el caso “lava jato”, llamado así por la policía brasileña al operativo “lavado de autos” para reprimir el lavado de dinero, no es lo único que lacera nuestro país.

Son miles de empresas las que invierten en corrupción y millones los corruptos en toda la burocracia estatal. El narcotráfico también lo hace. Se sabe que la PepsiCo como la Coca Cola, también “invierten” en campañas electorales. “La plata viene sola” pero como soborno, aunque se diga que es “colaboración”. Adoptan la forma de donaciones y otras fórmulas legales, pero no deja de ser soborno. Ninguna empresa invierte para perder.

Muchos seguramente se preguntarán como yo: ¿Por qué los inversionistas tienen que reunirse con el presidente de la república como lo hizo Odebrecht, pues los jefes de estado, no están a cargo de los contratos? Peor aún, ¿Por qué el secretario general de la presidencia tendría que recibir millones de dólares de soborno si nada tiene que ver con los contratos del sector Transporte? Pero si este fuera nuestro caso, ¿nos hubiéramos negado si el presidente nos dijera, me van a dar un dinero, pero yo les he dicho que todo a través tuyo?

Los agricultores son los inversionistas mayoritarios en el Perú, pero tienen que bloquear carreteras para hacerse escuchar. ¿Por qué el presidente no recibe con la misma locuacidad a los inversionistas agrarios? La respuesta es obvia, pero esta incoherencia una forma de discriminación social y nadie repara en ello.papalays.jpg

Escribo esta nota, precisamente a raíz del accionar de la conocida empresa norteamericana Pepsi, (similar a Coca Cola), una transnacional de alcance mundial que estos días ha demandado judicialmente a un grupo de agricultores de la India, pidiendo que cada uno le pague cerca de 143 mil dólares. Alega la PepsiCo, que esos agricultores han sembrado la variedad de papa FC5 con la que produce en exclusiva sus bocadillos Lays Chips.

Tan abusiva demanda, nos hace pensar que lo mismo, le podría pasar a los campesinos de nuestro país, cuyos ancestros son los creadores originarios de esta planta alimenticia por lo cual, nuestro país no recibe ni un centavo como derecho de autoría. En cambio, enriquecemos a esa compañía comprándole nuestra agua que ella la envasa con aditivos nocivos para vendernosla como Pepsi. 7 Up, Concordia, Gatorade.

¿Cuánto nos cuesta el agua potable que consumimos y cuánto se le cobra a esta empresa por nuestra agua que nos vende siendo un recurso natural que no le pertenece? Quizá valga la pena averiguar, pues las concesiones en nuestro país tienen la peculiaridad de la corrupción. Retrocediendo en el tiempo encontraremos que ya el 3/8/2010, la agencia estatal de noticias Andina informaba lo siguiente:

“El Presidente de la República, Alan García Pérez, recibió en Palacio de Gobierno a la presidenta ejecutiva y CEO de la empresa transnacional Pepsico, Indra Nooyi. El encuentro, que se desarrolla desde las 11:30 horas, cuenta también con la participación del presidente de Pepsico Alimentos para Sudamérica, Oliver Weber; y el presidente de Pepsico Bebidas para América Latina, Luis Montoya”.

Ahora con todo lo que viene sucediendo en materia de corrupción, es inevitable sospechar y surge la pregunta: ¿Por qué los directivos de Pepsi tuvieron que reunirse con el presidente de la república? Sin embargo, en ese contexto, ya el presidente de Pepsico Alimentos para Sudamérica, Oliver Weber, puntualizaba lo siguiente: “La idea es trabajar sobre los tubérculos andinos y otros tipos de semillas en el desarrollo de variedades de papa que permitan su utilización en otras geografías subtropicales donde Pepsico está presente”.

Entonces, si la variedad de papa FC5 ha sido obtenida de nuestro germoplasma nativo, del material genético que es de nuestra propiedad, entonces nos corresponde los derechos de canon o regalías que la empresa deberá pagar por su uso en sus preparados comerciales. Esta transnacional tiene unos ingresos anuales de más de 60 000 000 000 de dólares, cifra superior al presupuesto público del Perú y no es correcto que trafique con nuestra heredad lucrando sin pagar los derechos.

En defensa de los agricultores demandados podemos decir que las Naciones Unidad ha establecido en diciembre pasado los derechos de los campesinos disponiendo: “Los Estados reconocerán los derechos de los campesinos a utilizar sus propias semillas u otras semillas locales que elijan, y a decidir las variedades y especies que deseen cultivar”.

No sabemos cuál es el costo beneficio para el Perú de esta operación con la transnacional PepsiCo, pero sería bueno investigar cómo se transó este contrabando de propiedad intelectual. ¿Y si esa variedad de papa ha sido obtenida por investigadores del Ministerio de Agricultura (INIA)? ¿Cómo es que ahora resulta como dueña de una variedad obtenida en el Perú dicha transnacional? Desconocemos los entretelones de esta modalidad de enriquecimiento ilícito, pero si se sabe de los maleficios a la salud que le atribuyen a sus bebidas carbonatadas.

En la India ha sido acusada de sobreexplotar el agua subterránea y de contaminar con metales pesados tóxicos como plomo, cadmio y cromo. Los resultados de un estudio, indican que las gaseosas vendidas en India, incluyendo las de PepsiCo, contenían un cóctel de pesticidas en concentraciones mayores a las permitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la bebida Pepsi cola contiene 30,4 veces más de pesticidas de lo permitido.

Pero, más que los pesticidas, es la extracción de agua lo que causa la indignación popular pues agota las fuentes subterráneas de este líquido secando los pozos de abastecimiento para mucha gente. En el Perú, sucede similarmente en la planta de bebidas de Huachipa que antes proporcionaba agua de subsuelo a muchos asentamientos humanos a los que se llevaba agua en tanques cisternas y hoy la napa freática de agua ha descendido y se está secando. Allí PepsiCo envasa todas sus bebidas industriales tales como Pepsi, 7Up, concordia, San Carlos y otras.

Bien podría la izquierda destapar este entuerto y ganar simpatías, considerando no solamente la reparación civil del uso de nuestro material genético, sino también los daños a la salud y a la economía nacional al no pagar el precio apropiado por nuestra agua. No hay agua para muchos, pero si agua barata para las transnacionales. Razones similares, económicas, de salud, de carácter ancestral y de justicia social llevaron al gobierno de Bolivia a expulsar a la Coca Cola. Esta bandera no tiene portadores en nuestro país.

Ustedes qué dicen.

Abril 2019

SANGRE CAMPESINA DERRAMADA

Escribe: Milcíades Ruiz

Un futbolista recibe tarjeta amarilla cuando derriba por detrás a un jugador que está en posesión de la pelota. Se le saca tarjeta roja y es expulsado del campo de juego cuando agrede al jugador adversario. Esto es normal y justo en el futbol pero no, en las reglas del sistema de dominación. En este, es al revés. Se castiga al que cae y no el que lo hace caer con juego sucio. Se le saca tarjeta roja al agredido para que gane el agresor. Esta es una característica del juego de poder de EE UU y sus testaferros nacionales.FOTOS CORAH2

Más concretamente se aplica lo dicho a lo que sucede en el sistema de dominación nacional con respecto a los agricultores que cultivan coca. Con medidas de gobierno las autoridades del Congreso, Ejecutivo, magistrados y otros, agreden a los agricultores y campesinos arrebatándoles todo margen de rentabilidad. Después de hacerle caer en la pobreza, se les saca del mercado con tarjeta roja por no ser competitivo como manda el neoliberalismo.

Los niños y niñas campesinas tienen hambre pero no hay plata para nutrirlos, ni para comprarles zapatos ni para llevarlos al médico. Se tiene que curar con hierbas silvestres o, morir. ¿Qué haríamos nosotros en esta situación? Es muy triste vivir así, pero la necesidad obliga. ¿Quiénes lo obligan a migrar? El campesino no quiere desprenderse de la tierra, no saben hacer otra cosa porque su pobreza no se lo permite. ¿Quiénes son los culpables de esta desgracia? Pues los campesinos, por no ser competitivos, dirán los defensores del sistema.

Les pregunto: Si los precios de los productos campesinos no compensan los costos de producción y tienen que trabajar a pérdida, si lo que reciben a cambio de su trabajo no alcanza ni al 30% del sueldo mínimo vital, ¿Podemos ser tan crueles, de pedirles que compren tecnología para ser más competitivos? ¿Es que nadie se da cuenta, que mientras en otros sectores se trabaja con maquinaria robotizada, el campesino del ande lo hace con chaquitaclla, como en los tiempos pre hispánicos? Pero claro, “la culpa es del campesino por no modernizarse”.

¿Es que a nadie le importa? ¿A la izquierda tampoco por que los campesinos no son proletarios sino pequeños burgueses? No se culpa al gobernante ni se le exige y este, solo acude cuando la desesperación campesina recurre al bloqueo de carreteras. Entonces se culpa a las víctimas del sistema invocando el “principio de autoridad” y se reprime como escarmiento, como lo hace EE UU con los pueblos que se rebelan.

En este caso, los agricultores se ven obligados contra su voluntad a migrar a la selva, depredan bosque amazónico y siembran coca, ¿Pero acaso son ellos los culpables de esta migración? ¿Quiénes lo han obligado a sembrar coca? ¿Acaso ellos son culpables de que el café, arroz, yuca, plátano, algodón, maíz y otros cultivos de la selva no sean rentables y que la coca tenga mejores precios?

Entonces, ¿Por qué los matan? Acaban de matar a varios agricultores en la selva puneña y el Ministerio del interior en su comunicado los culpa (como siempre) de haber sido ellos los que agredieron a los policías. ¿Pero qué hacían los policías metidos en los predios campesinos en horas de la madrugada? ¿Quién les ordenó que se metieran allí? ¿Quién dio la orden de enviar tropas a San Gabán? ¿Por qué se dio la orden de disparar  bombas lacrimógenas y balas a la población indefensa? Se dispararon solos, diría cierta ex parlamentaria fujimorista.

Como siempre, se justificará la represión y todo pasará al olvido porque las vidas campesinas no valen nada para el sistema de dominación. No soportamos las ofensas ajenas ni que los ricachones corruptos tengan detención preliminar, pero que se maten campesinos, no indigna a nadie. No hay gobierno que se libre del asesinato de gente pobre. Los ricos, están libres de toda culpa y son protegidos en los barrios aristocráticos.

Este gobierno está salpicado de sangre popular y una vez más, el imperio mete sus narices porque sus serviles “Felipillos” no hacen más que cumplir las disposiciones del amo imperial. El Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos Ilegales (Corah) es una disposición norteamericana que es la que financia estos proyectos antidrogas con ataques a los campesinos cocaleros.

Pero estas actividades son solo estratagema que aparenta una falsa lucha contra las drogas. Al igual que se utiliza el término ilegal para las protestas sindicales, para los trabajadores ambulantes, para los pequeños mineros, para cerrar pequeños negocios, para los pequeños servicios, así también, se utiliza el término cultivo “ilegal” para el cultivo de coca.

En el cultivo no está el delito, sino en su procesamiento con fines de lucro para promover la drogadicción. Eso lo saben los gringos como saben también, que el mejor estímulo para mantener el abastecimiento de coca para el narcotráfico es el precio. Sin ese incentivo el narcotráfico perdería abastecedores. Se erradican plantaciones precisamente para provocar escasez y eso hace subir el precio por encima de cualquier otro cultivo.

Este es el real objetivo del CORAH. Así son llevados los campesinos a cultivar coca como la mejor opción. Así los maneja el narcotráfico cuya sede es EE UU. De lo contrario, el precio bajaría y nadie lo sembraría. El gobierno sabe de esta jugarreta y sus economistas también, pero todos se hacen los distraídos y miran hacia otro lado.

El proyecto CORA es pues, solo una apariencia de lucha contra el narcotráfico. Nos consta que Fujimori y Montesinos enviaban tropas a reprimir el narcotráfico del cual recibían maletas repletas de dinero en efectivo y hasta un avión presidencial cargado de cocaína. ¿Acaso no hemos visto a Fujimori llevar numerosas maletas en sus viajes como valija diplomática? Es el mismo procedimiento y es mentira que EE UU busque la eliminación del narcotráfico con la erradicación de plantas de coca en las chacras campesinas.

Los gringos nos hacen el mismo cuento de la guerra del opio, mediante el cual Inglaterra invadió China estableciendo la venta libre de la droga y como reparación de guerra que ellos mismos emprendieron, se apropiaron de Hong Kong por cincuenta años. Ahora, los descendientes de ingleses también nos hacen creer que ellos están contra el narcotráfico. “A otro perro con ese hueso” ¿Por qué entonces, solo van presos los capos latinoamericanos y no, los gringos que son los dueños del negocio?

¿Se imaginan ustedes el peso económico y político del narcotráfico en EE UU? La cantidad de dinero que mueve el narcotráfico en ese país es inmensa. Ellos compran flotas de aviones, barcos, submarinos, helicópteros, armamento, empresas de inversionistas que lavan dinero, poseen fábricas, casinos, cine, medios de comunicación, bancos y red financiera mundial. ¿Qué pasaría si el negocio del narcotráfico se cae?

Si el narcotráfico es el sostén de la economía norteamericana, ¿Podemos ser tan ingenuos al creer que el imperialismo está interesado en combatirlo? Muchos dirán que estoy equivocado y otros quizá se sientan ofendidos. Pido las disculpas del caso. Pero creo que esta temática merece debatirse en el seno de la izquierda.

El que calla otorga y si los defensores del pueblo no se manifiestan, creo que es de miserables, ir después a pedir apoyo electoral al campesinado. Las organizaciones populares como tales, están en la obligación de solidarizarse con las luchas campesinas. Con mayor razón las organizaciones agrarias, pero en general toda la izquierda debe hacer escuchar su voz en defensa de los agricultores cocaleros como lo hizo en su tiempo, Evo Morales. Salvo mejor parecer.

Abril 2019

TIRO POR LA CULATA

Escribe: Milcíades Ruiz

La detención preliminar dictada por el poder judicial contra el ciudadano peruano norteamericano Pedro P. Kuczynski, con fines investigativos ha generado opiniones encontradas porque no estamos acostumbrados a que los “grandazos” vayan presos. Resulta absurdo para muchos que comparten ideales con el detenido. Pero no para el pueblo del llano, que tiene un sentido de justicia sin “leguleyadas” aunque no es reconocida por la estructura jurídica parcializada con los delincuentes poderosos.tiro

Los delincuentes de oficio se especializan y tienen su propio estilo de robo. Existen desde delincuentes comunes que tienen diversas modalidades visibles, hasta los sofisticados de alto vuelo, con modalidades invisibles. En términos sociológicos diríamos que hay delincuentes pobres que actúan muchas veces por sobrevivencia y delincuentes ricos que suelen actuar por codicia.

El sistema republicano nos ha acostumbrado a ver solo a los delincuentes comunes, aceptamos como normal a los delincuentes que “roban pero hace obras”, vemos a la gente pobre que pide limosna pero no nos importa. No llama la atención que la justicia haga lo que quiera con un ladronzuelo pero ¿que lo haga con un ladrón de alto vuelo? No pues. ¡Eso es un exceso, un abuso, una arbitrariedad, hay persecución, no hay debido proceso, está delicado de salud, es un anciano, etc. ¡

Sin embargo, el susodicho tiene un prontuario que no es desconocido y al igual que el delincuente Oropeza, Hinostroza y otros, también huyó de la justicia por la frontera norte y volvió como si nada hubiera pasado. Pero mientras los delincuentes comunes le roban a una persona o a un negocio particular, en cambio el ladrón de las alturas del poder, le roba al Estado que es el depositario del dinero del pueblo contribuyente.

Es el caso del sindicado y es robo agravado porque además, brinda servicio para que otros extranjeros también le roben al país, consiguiéndoles contratos fraudulentos. Por más de medio siglo ha lucrado con esta modalidad a costa del estado peruano, colocándose como funcionario público en lugares estratégicos del poder político como por arte de magia, atreviéndose incluso a posesionarse de la presidencia de la república. La rata lobista de despensera.

No se sabe cuánto le tocó de los US$ 35 millones que le entregó por lo bajo en 1968, a la International Petroleun Company- IPC, la empresa de los Rockefeller, siendo gerente en el Banco Central de Reserva, cuando ya el gobierno de Velasco la había expropiado los yacimientos en Talara. Pero “gallina que come huevos…..” regresó y diseñó un esquema de robo sofisticado, con visos de legalidad y sin dejar huellas, robando y haciendo que otros roben con todas las de la ley.

Su estrategia ha sido siempre ocupar lugares claves, ya sea como ministro de energía y minas, Ministro de Economía, Primer ministro, Presidente de Proinversión que adjudica los contratos de megaproyectos, etc. Precisamente, el ministerio público pidió su detención estudiando los antecedentes de los contratos fabricados por ProInversión, cuando el exmandatario era presidente del Consejo Directivo del organismo adscrito al Ministerio de Economía y Finanzas, donde tenía su gente.

“Señala el fiscal los actos de blanqueo de capital en los que ha incurrido el imputado y sus empleados de confianza, como consecuencia de su intervención en presuntos actos de corrupción denominados: (a) Corredor Vial Interoceánico Perú – Brasil – IIRSA Tramos 2 y 3, y (b) Proyecto de Irrigación e Hidroenergético de Olmos, que fueron adjudicados por Pro-Inversión bajo el marco legal del Proceso de Promoción de la Inversión Privada (concesión) a la empresa Odebrecht (a través de sus concesionarias)”.

Por su parte la resolución del juez señala que el imputado es investigado por el presunto delito de lavado de activos en la modalidad de conversión, transferencia y ocultamiento, con los agravantes de pertenecer a una organización criminal y su condición de ex funcionarios público. Textualmente dice en el punto 8 lo siguiente

“8. Por tanto, se tiene como actividad criminal previa que el imputado Kuczynski Godard – en su condición de ministro de estado- habría tenido intervención directa (ello no se hubiera podido lograr si el imputado no gestionaba, impulsaba y proponía la adecuación del marco normativo, mediante diversas resoluciones Supremas de gobierno) para favorecer a dicha empresa (Odebrecht) materializando el acuerdo corruptor sostenido entre Simoes Barata y Toledo Manrique, con el objeto de que la empresa ODebrecht se ajudicara la obra de construcción y mantenimiento del proyecto de la IRSSA… introduciento conceptos técno económicos en la relación contractual (estado –empresa) con la finalidad que luego la empresa Odebrecht pueda favorecer económicamente a los intereses privados del imputado Kuczynski Godard, mediante la contratación de sus asesorías privadas”.

Pero lo irónico de este asunto es que fue este gringo quien al iniciar su mandato pidió facultades legislativas que le fueron concedidas por el actual parlamento en materia de reactivación económica, y formalización de seguridad ciudadana, lucha contra la corrupción y otros rubros. En razón de ello, emitió en el 2016, el Decreto legislativo 1298 sospechosamente en la víspera de año nuevo, que modifica el código procesal penal.

Su DL señala que resulta necesario establecer “instrumentos normativos idóneos y eficaces para fortalecer las actividades de investigación y procesamiento de las causas penales, bajo los supuestos de flagrancia delictiva, que posibiliten resultados positivos en la lucha contra la delincuencia y la criminalidad organizada, entre otros, en beneficio de la ciudadanía en general”

En la parte resolutiva de dicho DL leemos lo siguiente:

“Artículo 261 Detención Preliminar Judicial.-

  1. El Juez de la Investigación Preparatoria, a requerimiento del Fiscal, sin trámite alguno y teniendo a la vista las actuaciones remitidas por aquel, dicta mandato de detención preliminar cuando:
  2. a) No se presente un supuesto de flagrancia delictiva, pero existan razones plausibles para considerar que una persona ha cometido un delito sancionado con pena privativa de libertad superior a cuatro años y, por las circunstancias del caso, puede desprenderse cierta posibilidad de fuga u obstaculización de la averiguación de la verdad.

(…).

“Artículo 264 Plazo de la detención.-

(…)

  1. En los delitos cometidos por organizaciones criminales, la detención preliminar o la detención judicial por flagrancia puede durar un plazo máximo de diez (10) días.

(…)

  1. Dentro del plazo de detención determinado por el Juez, el Fiscal decide si ordena la libertad del detenido o si, comunicando al Juez de la Investigación Preparatoria la continuación de las investigaciones, solicita la prisión preventiva u otra medida alternativa.
  2. Al requerir el Fiscal en los casos señalados en los incisos anteriores la prisión preventiva del imputado, la detención se mantiene hasta la realización de la audiencia en el plazo de cuarenta y ocho horas”.

Fue pues el propio imputado el que estableció las normas que se le están aplicando y que ahora califica de ridículas y arbitrarias. Pero como dije al comienzo del presente escrito, probablemente lo hizo confiando en que su norma se aplicaría sobre los demás menos para sí. Todavía no se sabe si triunfará la justicia o se saldrá con la suya pagando los costosos servicios de abogados especializados en defender corruptos. Sea como fuere, el tiro le salió por la culata.

Y pensar que cierta izquierda votó por este sujeto de mala calaña ante el temor de un mal mayor y que la bancada de Nuevo Perú le favoreció al retirarse del hemiciclo cuando se debatió su vacancia. Tampoco está libre de culpa el Presidente Vizcarra como también muchos otros políticos que solo buscan su beneficio personal. Hay todavía mucho por investigar y penalizar pero este es el momento histórico que nos ha tocado vivir y de nosotros depende la situación que dejemos a nuestra descendencia.

Abril 2019

SOLOS CONTRA EL MUNDO

Escribe: Milcíades Ruiz

Solemos salir a las calles por asuntos menos graves que lo que sucede en Las Bambas y nos solidarizamos con causas extranjeras firmando comunicados, pero no hay la misma actitud política con los nuestros, con los campesinos ancestrales de Apurímac y Cusco que luchan contra la alianza gobierno- corporaciones extranjeras. ¿Por qué no hacemos lo mismo en apoyo a los peruanos ancestrales que luchan contra la invasión extranjera que les arrebatan sus riquezas dañando su hábitat? ¿Por qué esta incoherencia?comuneros apurímac

Tenían una vida apacible antes de que los inversionistas extranjeros le pusieran el ojo a las enormes riquezas del subsuelo de las comunidades campesinas. Aparecieron como las tropas de Pizarro y la codicia ajena les trajo innumerables problemas. En defensa de su hábitat amenazado por los depredadores de recursos naturales nuestros compatriotas andinos vienen luchando solos, contra un poder abrumador y en esta causa justa ha tenido ya varios muertos.

Solo reclaman justicia. No se oponen a la extracción minera siempre que se opere sin causar daños a sus fuentes de vida: agua, aire, sanidad humana, de sus cultivos y crianzas. Es lo mínimo que se puede pedir ante tanta adversidad. Pero no es solamente eso. Los depredadores de riquezas han dejado en escombros con sus venenosas sustancias y desechos mineros a los asientos mineros de Huancavelica, Cerro de Pasco, Cajamarca y otros lugares que tras siglos de extracción son los lugares más pobres del Perú.

Entonces los campesinos de Apurímac y Cusco no quieren que les pase lo mismo. Reclaman justas compensaciones. Se ha invadido el territorio comunal, que es propiedad privada. Cualquier ciudadano tendría derecho a desalojarlos de su propiedad como sucede en la ciudad, pero a ellos les está negado este derecho. Construyen carreteras para transportar el mineral pero dentro de la propiedad privada comunal y es de justo derecho que se compense apropiadamente a los afectados. ¿Por qué negarles ese derecho?

Los daños no están solamente en los lugares de extracción minera, sino en todo el trayecto del transporte de mineral desde Las Bambas hasta el puerto de Matarani en Arequipa. Pero los tramos iniciales son horrorosos por la polvareda y derrames que no solo afectan los cultivos y pasturas, sino penetran hasta los domicilios campesinos que han perdido su tranquilidad. ¿Qué haríamos nosotros si ese fuera nuestro caso?

Llegó el momento en que los campesinos del ande apurimeño dijeron basta ya y bloquearon el tránsito minero hasta que no se les compense los daños y se tomen las medidas de alivio. Hicieron las gestiones y entablaron el diálogo pero Kuczynski les respondió con un decreto declarando el “Estado de Emergencia” en toda la ruta, suspendiendo los derechos ciudadanos. Esta medida abusiva fue prolongada hasta hoy por Vizcarra a pesar de que cuando era vicepresidente fue a la zona y conversó con los comuneros ofreciéndoles solución.

Esta situación se mantiene desde el año pasado sin solución ni comprensión. Pero el aparato estatal, los medios de prensa y los vende patria están arremetiendo con todo para obligar a los campesinos a ceder posiciones, echándoles la culpa de todos los males económicos. Fomentan el odio a los afectados y se parcializan con el depredador. El gobierno ha metido preso al principal dirigente y defensores legales, valiéndose de artimañas como siempre lo han hecho con los líderes populares.

Ya están lanzando la amenaza de resolver apelando al consabido “principio de autoridad” por encima del principio de la democracia y la justicia. Esta práctica de las dictaduras asoma con fuerza en estos momentos y los movimientos políticos que supuestamente defienden las causas populares ni siquiera se acuerdan de ellos, como sí, lo hacen cuando necesitan de apoyo electoral.

¿Por qué sectores de izquierda no se movilizan, ni protestan, ni se solidarizan, ni defienden la causa justa de los campesinos apurimeños y cusqueños que se han decidido luchar hasta la muerte? ¿Será por discriminación? Hagamos algo por favor.

Disculpen la molestia.

Mayor información sobre esta temática en:

https://www.dropbox.com/s/eaegaakzts85w5o/MINER%C3%8DA%20EN%20APUR%C3%8DMAC.docx?dl=0

MINERÍA: OPERACIONES ESTRUCTURADAS

Escribe: Milcíades Ruiz

Mientras el escenario político nos proyecta la corruptela de obras por coimas, todos los demás escenarios de la corruptela pasan desapercibidos. Mientras cierta bancada está más empeñada en que los peruanos lleven el apellido materno o paterno por delante, sin preocuparse por la situación campesina agobiada por los desastres naturales y los desastres antinaturales mineros, la corrupción en el sector minero avanza sigilosamente.

Marcha Tia María.jpgDe manera similar a la concesión de obras públicas, cuyos presupuestos incluyen los costos indebidos; las concesiones mineras tienen su propio estilo y los costos indebidos suelen ser muy elevados y con mayor ramificación que incluye desde gobernantes nacionales y regionales, funcionarios sectoriales, autoridades locales hasta dirigentes locales. También forman consorcios y tienen su club argollado como el de la construcción.

Detrás de cada proyecto minero están muchas empresas peruanas carroñeras, que viven de los subcontratos. Todas participan de la caza de nuestros recursos naturales y cada cual rodea la presa ayudando a festinar trámites y a vencer resistencias. El modus operandi es casi una tradición peruana y los inversionistas extranjeros lo tienen como ventaja comparativa. En el Perú todo se resuelve con coimas. Son muchos los que cometen delito de traición a la patria, pero nadie investiga porque eso también está cubierto.

Estos días, se está sondeando reacciones lanzando de a pocos el regreso de la Southern Copper al valle Tambo en Arequipa. El ministro del sector Francisco Ísmodes, ha soltado la idea de que se otorgaría la licencia de construcción antes de agosto, al proyecto minero “Tía María” que comprende dos yacimientos cupríferos. Como se recordará esta autorización fue paralizada desde el 2011, tras la férrea lucha de los agricultores que hizo retroceder a los depredadores coludidos con autoridades de todo nivel.

El gobierno de entonces arremetió con todas las fuerzas represivas aduciendo el principio de autoridad, pero no pudo vencer la resistencia. La empresa minera les ofreció de todo casa por casa y tampoco pudo. Se puso en escena la trampa de la mesa de diálogo en la que gobierno y empresa tenían abrumadora mayoría sobre la única representación de los afectados, pero estos no cayeron en la celada.

Nadie entendía el por qué las autoridades eran más exigentes que la propia empresa que, al ver las dificultades anunció que se retiraría del proyecto. Lo que no se sabía era que la empresa minera tenía comprado al ministerio del interior con un convenio de cooperación financiando programas de este portafolio. Entonces las fuerzas policiales estaban obligadas a parcializarse con la empresa depredadora, no solamente en la represión sino también en la mesa de diálogo, actuando de juez y parte, como los demás representantes del gobierno.

Pero la Southern no solamente financiaba y probablemente lo sigue haciendo, a ministerios, sino también a gobiernos regionales del sur del país donde tiene otros yacimientos de cobre, financiando supuestas obras de desarrollo. No olvidemos que el presidente Vizcarra fue anteriormente presidente regional de Moquegua. Pero esta modalidad de cooperación con los organismos del estado y con autoridades regionales es una forma de corrupción pues, lo mismo hacía ODEBRECH financiando campañas políticas.

La Southern Copper es la mayor productora de cobre en el país. Opera las minas Cuajone y Toquepala en Perú, así como una fundición en Ilo. También es dueña de la operación aurífera Tantahuatay en la Región Cajamarca con la minera Buenaventura de los Benavides. Tiene además, el proyecto minero de cobre y molibdeno “Los Chancas”, ubicado en Aymaraes, Apurímac.

Pese a que los estudios de impacto ambiental del proyecto Tía María, se encuentran observados, sin embargo para el ministro Ísmodes “Es un proyecto que está priorizado por el Gobierno para que pueda ser implementado en el año 2019”, según dijo a la agencia Reuter. Esta posición se alinea con el Plan Nacional de Competitividad lanzado por el gobierno para crear un entorno favorable para los inversionistas.

Para ello dicho ministro dijo también que están trabajando un plan con la empresa para reducir la oposición de los habitantes de la zona dada la bravura con que defendieron anteriormente su hábitat, fuente de vida e ingresos. Si esta es la perspectiva del gobierno, sería bueno saber cuál es la perspectiva de la izquierda peruana al respecto. No se trata solo del proyecto Tía María, sino de la política de gobierno con relación a nuestros recursos naturales y demás proyectos mineros.

Si seguimos absorbidos por la prensa que nos hace mirar a otro lado, es probable que los afectados ni se enterarán hasta que sea demasiado tarde. En la lucha popular, se vislumbra una serie de conflictos con la consiguiente represión que sufrirán los afectados. Si esto fuera así, hay que prepararse y actuar como corresponde. No esperar el derramamiento de sangre para sacar provecho político. Tenemos que desarrollar una estrategia acorde con nuestra ideología pero sobre todo demostrar a nuestro pueblo que estamos con ellos por ideología y no por oportunismo.

Salvo mejor parecer.

cuadro 1.png

gráfico 1.png

 

Cuadro 2.png

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marzo 2019