CUIDADO CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

Escribe: Milcíades Ruiz

En estos momentos estamos más enfrascados en los acontecimientos políticos coyunturales, pero no deberíamos perder de vista los avisos de la naturaleza. Aunque muchos no lo adviertan, las condiciones planetarias tienen mucho que ver con nuestro comportamiento político. A riesgo de desentonar con el coro social, va la siguiente nota.

La energía es el combustible de todo movimiento. El sol es la fuente de energía de nuestro planeta generando diversidad de movimientos, incluyendo los biológicos. El deterioro de esta condición vital está modificando nuestra ecología planetaria por sobrecalentamiento, ocasionando explosiones virales y desastres meteorológicos. El próximo verano podría ser desastroso para Perú y hay que monitorear el riesgo.

Nuestro planeta es esférico y recibe la energía solar que la pone en movimiento, pero al mismo tiempo que gira sobre sí mismo, gira alrededor del sol (107 mil km/hora). Lo hace de manera inclinada y cambia de inclinación en cada solsticio (23,4 grados). Eso hace que cada 21 de junio el hemisferio norte inclinado reciba mayor calentamiento solar ocasionando verano, mientras que el hemisferio sur se enfría entrando a invierno. El 21 de diciembre cambia de inclinación en sentido contrario ocasionando verano en el hemisferio sur, e invierno en el hemisferio norte.

Esto lo aprendemos a temprana edad y, lo vemos también cuando asamos pollo a la brasa, parrillas, anticuchos, etc. Siempre volteamos la carne para que no se queme en un solo lado. Pero si nos excedemos carbonizaremos la carne. Pues bien. Esto es lo que viene sucediendo a nivel planetario con el sobrecalentamiento global que ocasiona cambios climáticos. Si al calentamiento solar normal, le añadimos calentamiento artificial por obra humana, en el verano se obtiene los siguientes resultados iniciales:

Importantes incendios desde el Mediterráneo hasta la región ártica, multiplicando la emisión de contaminantes nocivos a la atmósfera. Tan sólo en junio pasado, más de 100 incendios forestales de gran intensidad y duración se registraron en el círculo polar ártico, emitiendo 50 megatoneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. La cifra es superior a la suma de las emisiones desprendidas por incendios árticos en los meses de junio del periodo 2010-2018, destacó la Organización Meteorológica Mundial.

Además del CO2, el fuego emite otros contaminantes nocivos como partículas en suspensión y gases tóxicos, incluidos el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y los componentes orgánicos distintos del metano, que contribuyen al calentamiento global. Los países más afectados: Alaska (Estados Unidos), Canadá y Siberia (Rusia). Solo en Alaska, la temperatura superó el récord de 32 grados centígrados (°C), ocasionando este año casi 400 incendios forestales.

La NASA publicó la semana pasada, una serie de imágenes, captadas por el satélite Landsat 8, que ponen de relieve la gravedad de la sequía cada vez más profunda que está afectando el estado estadounidense de California.

Las fotos comparan imágenes de Sierra Nevada tomadas en diferentes períodos de tiempo, y la diferencia es dramática, ya que la capa de nieve blanca de Sierra Nevada aparece reducida a la nada. La NASA advierte que la nieve de montaña es como una cuenta bancaria para el agua en el país, y ahora la región “tiene pocos fondos”. La nieve de Sierra Nevada constituye aproximadamente el 30 % del suministro de agua de California.

“La nieve de las montañas se derritió casi un mes antes de lo previsto, dejando los embalses sin su caudal habitual de agua dulce”. La nieve derretida de Sierra Nevada y las Montañas Rocosas normalmente llena los embalses de California cada primavera, pero los suministros de agua están disminuyendo después de dos años de escasas lluvias. El lago Shasta, el embalse más grande de California, mostró una disminución importante del nivel de agua. Según el monitor de sequía de EE.UU., actualmente el 89 % de los territorios occidentales de EE.UU. están en estado de sequía y el 25 % en el de sequía excepcional.

En Alemania el excesivo calor viene ocasionado incendios, lluvias torrenciales e inundaciones nunca vistas. En el estado alemán de Renania-Palatinado, la policía reportó 110 muertos y dijo que el número podría seguir subiendo. En el vecino estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, se confirmaron 45 muertes, incluidos cuatro bomberos. El desastre ya interrumpió el tráfico ferroviario de larga distancia.

Luego de que las lluvias torrenciales y graves inundaciones azotaran varias regiones de Alemania causando la muerte de más de 150 personas, la vecina Austria también resultó afectada por grandes crecidas de aguas. Entre los estados más dañados por el desastre se encuentra Salzburgo, donde se construyó una protección contra la crecida a lo largo del río Salzach, que ya superó los niveles de alerta. Allí también, hay ciudades inundadas, desprendimientos de tierra y carreteras destruidas.

En China, las fuertes lluvias han desbordado ríos en Henan, inundando calles de una docena de ciudades, donde pasajeros del metro han quedado atrapados por las aguas, informa Reuters. Las autoridades de Zhengzhou, capital de esta provincia, se han visto obligadas a detener todos los servicios de trenes subterráneos. Hay cerca de 200.000 personas evacuadas, más de veinte fallecidos, 200 vuelos locales cancelados y estaciones de metro cerradas.

En la India, al menos 20 personas han muerto en los corrimientos de tierra provocados por las fuertes lluvias monzónicas en la ciudad de Bombay. La región rusa de Carelia, en la frontera con Finlandia, se encuentra afectada por 33 incendios forestales que abarcan un área de más de 7.000 hectáreas, informó el Ministerio regional de Recursos Naturales.

El hielo marino de verano en el área del gran Mar de Weddell de la Antártida ha disminuido en un millón de kilómetros cuadrados, un tercio en los últimos cinco años. Es el hábitat para muchas especies, incluidos los pingüinos y las focas, que dependen de él para acceder a los alimentos y reproducirse. Este descubrimiento, con implicaciones para el ecosistema marino, se publicó en la revista Geophysical Research Letters.

Estas son solo algunas noticias del desastre en el hemisferio norte que ahora está en verano, pero el 21 de diciembre próximo, nos toca a nosotros entrar en verano cuando el planeta se incline a la inversa. Entonces, correremos los mismos riesgos si el calentamiento global sigue en aumento. Ojalá que esto no suceda, pero es bueno estar precavido.

Si nuestra cordillera pierde la nieve perpetua, lógicamente todas las lagunas que reciben sus deshielos también se quedan sin agua y todos los valles y cuencas hidrográficas se van secando dejando sin este recurso a los usuarios del campo y la ciudad. Por consiguiente, la siembra y cosecha de agua, reservorios y humedales perderán lo esencial. De suceder así, los conflictos por el agua se agudizarán, pero las consecuencias económicas y políticas serían terribles para el gobierno entrante.

El planeta tiene capas atmosféricas y si los gases de efecto invernadero cierran desfogues, la presión moviliza vientos y derrumbes internos. El calentamiento dilata las estructuras geológicas del planeta y hay movimientos sísmicos con mayor frecuencia. El hielo derretido aumenta el nivel de los océanos y ocasionan desequilibrios biológicos y ambientales en el sistema ecológico planetario. La evaporación genera lluvias excesivas y todo el planeta se desequilibra.

No es bueno ser alarmista, pero tampoco lo es, ser indiferente. Vemos las noticias de lo que ocurre en el otro lado del planeta, pero no pensamos en que lo mismo podría ocurrir en nuestro lado. Al igual que la pandemia que nos aflige, reaccionamos cuando ya es tarde. Puedo estar equivocado, pero es mejor prever que lamentar. Este, solo es un llamado a la consciencia. No esperemos que la desgracia nos toque la puerta.

Julio 22-2021

DÓLARES FALSOS EN CUBA

Escribe: Milcíades Ruiz

El 15 de julio pasado, Diego García-Sayán, ex regidor de IU, ex candidato a diputado por IU (1990) y congresista accesitario en el 2000 (IU), ministro y ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados, ha escrito en su columna del diario La República, lo siguiente:

“Cuba: La protesta es un derecho fundamental y se tiene que respetar. Más aun, ante los padecimientos de la población fruto de la ineficiencia gubernamental y la falta de libertades, agudizado todo por el inmoral bloqueo.” (Adendum a su nota “Asamblea Constituyente: Ser o no ser”).

Con este párrafo mostraba su apoyo a los manifestantes que, en días pasados, marcharon contra el gobierno cubano. Quién lo hubiera creído. Una persona de esa trayectoria o quizá por ello, tenga un juicio tan equivocado de la problemática sobre la cual se pronuncia, en momentos en que no solo la ONU condena el bloqueo, sino también, diversos líderes mundiales entienden que el acontecimiento al que alude, ha sido fraguado, dada las evidencias tan claras. Tal parece que algunas personas, pierden con el tiempo, su fidelidad ideológica.

Le pasó al escritor Mario Vargas, y están en su derecho legítimo de cambiar de ideología política, abierta o encubiertamente. Aunque resulta condenable que traicionen la fe de quienes creyeron en ellos, es la izquierda la que se equivoca al propiciar liderazgos de oportunistas allegados que carecen de solidez ideológica y trayectoria de lucha. El mencionado personaje es influyente, pero lo menciono porque su caso es aleccionador. De otro modo, no valdría la pena.

Podríamos concederle la razón en que la protesta es un derecho fundamental que hay que respetar. ¿Hacemos eso en Perú? Hay que tener moral para acusar. Sería mirar la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Pero resulta extraño que este diplomático, no pueda distinguir lo que es una protesta espontánea de lo que es una protesta artificial prefabricada con fines engañosos. ¿Deberíamos respetarla por igual? ¿La moneda falsa tiene el mismo valor que la verdadera?

No obstante, atribuye la movilización fraudulenta a la ineficiencia gubernamental y a la falta de libertades. ¿Es el Perú, modelo de eficiencia y de libertades en el que no hay protestas sociales? El Perú, ¿es libre de comercializar con Cuba? Si en la libre competencia de carrera entre países, al más chico se le bloquea para evitar que avance, no hay razón para culpar de ineficiente a la víctima del sabotaje sino, a los tramposos que juegan sucio ¿No les parece? Las dificultades económicas y las penas que sufre la población en Cuba son introducidas desde afuera por bloqueo.

Esto que es tan sencillo de entender, ¿Cómo es que el susodicho no se ha dado cuenta? Salvo que haya una intención oculta para culpar de ineficiente al gobierno cubano por hechos que no ha cometido. Habría que ver el móvil, como hacen los policías para descubrir la verdad criminosa. ¿Qué se busca con esta incriminación tergiversada? ¿Será que no se ha enterado de la cantidad de muertos y presos políticos que hay en el Perú, por protestar contra los órganos de gobierno, las condiciones laborales de las agroexportadoras y los daños ambientales en las minas?

Quizá por eso, nunca salió a decir que tenemos derecho a la protesta, ni pidió respeto a ellas. Son doscientos conflictos sociales que tenemos oficialmente en Perú en este momento. ¿Con que cara criticar a Cuba por una sola protesta callejera fraudulenta? No es un juicio equilibrado, no es lógico y eso hace sospechar, de que sumarse al engaño perpetuado por los enemigos de Cuba, podría tener otras connotaciones en las miras del citado personaje.

En los documentos desclasificados de la Central de Inteligencia Americana- CIA, está esta metodología utilizada para crear condiciones adversas al gobierno de Fidel, generando protestas populares que conduzcan a su derrocamiento. Los mismos documentos mencionan que este ardid no tuvo éxito por el respaldo que el pueblo daba al gobierno cubano. No lo volvieron a intentar mientras Fidel y Raúl lideraban la revolución. Ahora que estos, ya no están en el liderazgo, es que vuelven a la carga con la farsa, cuyo fin es el derrocamiento del actual gobierno.

Esta metodología también la aplicaron en China, donde drásticamente fue cortada la intención. Pero lo han aplicado también contra Venezuela, fracasando en la creación de un gobierno paralelo. No creo que el citado columnista no se haya enterado de estas movidas. Entonces, ¿Qué objeto tendría su adendum?

Finalmente, nos dice que lo señalado en contra de Cuba se ha agudizado por el “inmoral” bloqueo. Después de 60 años de bloqueo económico financiero, político, alimentario, medicinal, cultural, deportivo, científico, etc., recién ahora reduce todo esto, a un asunto de moral simplemente. Un bloqueo inmoral y nada más. Sabe que EE UU está detrás de todo, pero ni lo menciona. No condena al abusivo sino al abusado.

Es una persona influyente con capacidad de trepar a cargos importantes, y no sería raro verlo en puestos gubernamentales nuevamente. Pero es así como muchos procuran mantener protagonismo con el viento a favor, a la espera de la oportunidad que se presente para sus intereses particulares. Por eso es importante saber con quienes se mete la izquierda para gobernar. Salvo mejor parecer.

Julio 16-2021

BICENTENARIO FATAL

Escribe: Milcíades Ruiz

La municipalidad de Lima Metropolitana, ha convocado a la vecindad a firmar el Libro Conmemorativo del Bicentenario de la Independencia. Expresa un sentimiento forjado por la educación parcializada que hemos recibido desde niños, y al igual que los futbolistas que se pronunciaron electoralmente a favor de los racistas que los desprecian, habrá también, quienes firmen traicionando a sus ancestros nativos. Pero también hay resentimiento y disconformidad por lo siguiente.

La libre expresión es un derecho humano legítimo y aunque no participemos de la misma opinión, tenemos que defender este principio también para nuestros adversarios. Los estratos sociales se expresan según los valores de su formación cultural. Estos valores, inicialmente naturales han sido modificados a la conveniencia de cada régimen de opresión imperante. Han pasado dos siglos de enseñanza parcializada con una sola versión interesada sobre la independencia del virreinato del Perú.

Por eso, no es extraño que quienes se identifican con la versión oficial, aun siendo de izquierda, expresen este sentimiento de veneración por esta conmemoración, sin que seamos realmente libres e independientes. Es razonable esta actitud en quienes descienden de los beneficiarios de la república bicentenaria, que son de una minoría dominante como lo fue, la que la fundó. (En 1821, solo se pudo recolectar 3,504 firmas para el Acta de Independencia, y muchos se arrepintieron después). Pero es indudable la persistencia de una mentalidad colonialista en esta minoría que sigue dominando.

Ella mantiene su añoranza por el pasado virreinal y no por el pasado nativo. Entonces saca a relucir las tradiciones de la aristocracia colonial y de Lima de antaño, como motivo de orgullo. Por eso mantiene los nombres de sus ídolos representativos perennizados en las calles, avenidas y otros lugares, tales como: Avenida del Corregidor, Conquistadores, Pizarro, Almagro, Jr. Conde Superunda (Virrey) y suelen mencionar la sede el gobierno como “La Casa de Pizarro” (antes casa del curaca nativo Taulichusco).

Por ello, la municipalidad de Lima, con motivo del bicentenario sacará a relucir el emblema de la tres veces coronada “Ciudad de los Reyes” en pleno siglo XXI que nada tiene que ver con nuestros símbolos natos. Como sabemos, Lima fue fundada por el conquistador del Tahuantinsuyo Francisco Pizarro en enero de 1535, en nombre del emperador Carlos V y de su madre la reina Juana (“La Loca”). Lo hizo, despojando el suelo a cuatro mil hogares nativos de la aldea del Rímac.

Pero el escudo de armas o emblema, que hasta hoy luce Lima, fue otorgado por Carlo V en 1537. Lo pueden verificar. Es un estandarte con tres coronas de oro, puestas en triángulo (“tres veces coronada”), y encima de ellas, una estrella de oro en un contorno que dice: “Hoc signum vere regum est”, (Este es el verdadero signo de los reyes). Por timbre y divisa dos gallinazos con corona de oro, mirándose entre sí y entre ambos, las letras I (Ioana) y una K (Karlos). Encima de todo, otra estrella de oro.

Mostrando este estandarte de la conquista de nuestro territorio, dicha municipalidad celebrará el bicentenario entre bombos y platillos. Mientras en otros lugares las protestas populares derriban las estatuas de Colón y de los conquistadores, aquí nos hacen venerar el pasado oprobioso para los peruanos ancestrales. Pero nada impide que, desde el otro lado, en el Perú ancestral, nos expresemos de otro modo.

Igual que la mayoría de peruanos, he heredado los trazos genéticos de mis orígenes nativos. Soy Cupisnique-Mochica, y aunque también tengo implante extranjero, predomina en mi ser, el patriotismo nativo. “La sangre llama”, decimos en el Chinchaysuyo, para explicar el sentimiento entrañable de nuestra identidad. Por ello, no podemos olvidar, el martirio de la dominación afuerina de nunca acabar, desde que la codicia europea invadió nuestro territorio y nos arrebató la patria aborigen.

No hemos podido liberarnos de esa dominación material e ideológica a pesar del tiempo transcurrido, pues permanece la estructura que empodera a los descendientes de dichos invasores. Por eso, cada vez que martillan mi cerebro incitándome a que todo lo enfoque pensando en el bicentenario de la independencia del virreinato, siento que se burlan de mis sentimientos. Después de todo lo que nos han hecho hasta ahora, ¿Por qué celebrar el bicentenario, funesto para los peruanos ancestrales? ¿Por qué los oprimidos, tendríamos que celebrar el bicentenario de las atrocidades de nuestros opresores republicanos?

Cuando se declaró la independencia del Perú en 1821, nuestros ancestros lucharon y derramaron su sangre, creyendo que al fin se irían los invasores y devolverían el Tahuantinsuyo. Pero no fue así. La independencia fue para los opresores y no, para los oprimidos. Para los tahuantinsuyanos, fue el día más aciago. Perdimos nuestra patria originaria. Eso marcó nuestras vidas, porque lo que pasamos hoy, es consecuencia del ayer. Entonces, les digo a aquellos que nos incitan a celebrar el bicentenario: ¿Quieres que celebre nuestra desgracia?

Claro que no todos los descendientes criollos tienen mentalidad colonialista y sería injusto e irracional, incriminarlos. Muchos de ellos, abogan y luchan por los derechos de los pueblos originarios. Es la estructura de dominación la que no permite la reivindicación nativa. Su cultura alienante es la que nos presiona para que celebremos el despojo de nuestra heredad.

Son doscientos años de vida republicana y de postergación racial. Un bicentenario de lágrimas y segregación, no es motivo de celebración para nosotros. Ni huancas, ni shipibos, quechuas, aimaras, machiguengas, aguarunas, chancas, ni ningún otro de las 77 etnias de nuestro territorio nacional, tiene representación en los poderes del estado porque prima la segregación republicana. Tampoco pueden ser generales, ni almirantes, ni diplomáticos. No podemos celebrar una injusticia bicentenaria.

Se nos rechaza y desprecia en nuestra propia casa. Para nosotros, celebrar esta desdicha es traicionar nuestra reivindicación.

Los dominantes neocolonialistas se reparten el gobierno, una y otra vez. A nosotros, solo nos dan a escoger entre los candidatos que nos imponen desde arriba. Nuestros líderes naturales son marginados. Los pueblos originarios somos mayoría nacional, pero nos segregan políticamente quedando marginados del poder. La política es propiedad privada, donde impera intereses ajenos a lo nuestro. No somos masoquistas. Celebrar el bicentenario, no cambiará nuestra desgracia.

Dirán que soy resentido social. ¿No lo serían ustedes, si durante cientos de años, sufrieran como nuestros antepasados, y como seguimos ahora, sufriendo el desprecio racial? ¿Deberíamos celebrar con nuestros torturadores, el martirio de un bicentenario de abusos y marginación? Este maldito rencor, que no se va de nuestros corazones, lo sembraron ustedes, neocolonialistas republicanos.

En 1821, nuestros ancestros ni siquiera tenían el derecho de llamarse peruanos. Eso estaba reservado solo para los criollos colonialistas. A los dueños originarios del territorio, se les designaba despectivamente como “indios” o, como “naturales”. Hasta hoy, esta designación, es despectiva. Sin embargo, muchos de los nuestros murieron combatiendo en las filas patriotas, pero el bicentenario los ignora. Los héroes del bicentenario son los ex realistas disfrazados de “libertadores”. Mis héroes defendían el Tahuantinsuyo, los tuyos el virreinato.

Por último, la independencia ni siquiera fue obra de vuestros falsos héroes patriotas, sino de subversivos extranjeros. Los seudo patriotas, se sentaron a la mesa ya servida y se adueñaron de la república con ingratitudes para los libertadores foráneos. Tus próceres, siguieron con sus esclavos y vasallos nativos después de la independencia. Esos son tus próceres, no los míos. No me vengas con que Túpac Amaru II fue precursor de la independencia de los opresores. Esa falsedad bicentenaria, que nos enseñan desde niños, no la celebraremos, aunque nos acusen de antipatriotas

Tus próceres hablaban de Libertad, pero se la negaban a sus esclavos, reclamaban igualdad con los españoles peninsulares, pero no, con sus vasallos nativos, dueños originarios del Perú. Esa desigualdad se mantiene al cabo de dos siglos de vida republicana. Son doscientos años de segregación racial y de tristeza, porque llevamos el estigma de ser peruanos ancestrales. ¿Y así, nos piden celebrar el bicentenario?

Vuestros predecesores trataron a los nuestros como animales, prohibiéndoles la educación escolar, para luego decir que eran brutos e incapaces de gobernarse. Solo así, usurparon sus legítimos derechos de gobernarse a sí mismos y se adueñaron de la patria. Con ello, condenaron a nuestros niños andinos a caminar descalzos, horas tras horas, para ir a la escuela. En cambio, ustedes tienen todo a la mano; las mejores escuelas, los mejores hospitales y todo lo demás. ¿Esta maldad bicentenaria quieren que celebremos?

Hablas de libertad de expresión y de democracia. Pero tan luego expresamos nuestras protestas, nos difaman como apologistas del terrorismo. Todo el tiempo nos vigilan bajo un régimen policiaco que, a la menor sospecha de rebeldía, nos persiguen para encarcelarnos. Pero nuestra rebeldía la causan ustedes con sus maltratos. No es justo que los victimarios culpen a las víctimas. ¿Eso cambiará con el bicentenario?

Los cholos, indígenas o nativos, tenemos derecho a la heredad patrimonial que nos legaron nuestros ancestros. Nuestro es el suelo y la ecología que preservaron nuestros antepasados, creando los alimentos de los que disfrutan también los tuyos. Son doscientos años de segregación, y tenemos que vivir en zonas marginales porque detestas nuestra presencia a tu alrededor. Por todos estos malos recuerdos de tu república malévola, me niego a celebrar el bicentenario adverso.

Hemos huido de ustedes a los lugares más alejados para vivir en paz, libre de vuestras ambiciones y abusos. Pero hasta allí nos persiguen con los depredadores inversionistas para seguir despojándonos de la riqueza de nuestro suelo. Envenenan el agua de la que vivimos, y con la cual producimos alimentos. Contaminas el aire que respiramos, nos traen enfermedades y virus nunca vistos. Convierten en cementerio nuestro hábitat de vida, para que la riqueza, se la lleven al extranjero. ¿Eso quieren que celebremos?

Destruyen nuestra Amazonia, nuestros bosques de vida, traen narcotráfico, dejan que la madera de tala ilegal se vaya al extranjero. Nos engañan con la consulta previa solo por aparentar. Lo cierto es que tu codicia, la compran nuestros depredadores para despojarnos de nuestros recursos amazónicos. Durante doscientos años nos reprimen cuando reclamamos, disparan sus armas a matar y judicializan nuestras protestas. Nos encarcelan como escarmiento. ¿Cómo celebrar un bicentenario de desdichas?

Nuestros antepasados construyeron Machupicchu del cual, todos se vanaglorian, pero lo concesionan a empresas extranjeras. Y nosotros ¿Qué? ¿La propiedad intelectual no es válida para nosotros? Los descendientes de esos constructores son ahora usados como animales de carga para turistas. Son objetos turísticos en fotografías, danzas, y folclor, pero la renta es vuestra. Te haces rico a costa nuestra, dejándonos en pobreza eterna. Te damos de comer a precios subvaluados, como contribución indígena encubierta. ¿Eso quieren que celebremos?

¿Acaso no se ríen ustedes de nuestros apellidos nativos? Nos han obligado a cambiar nuestros nombres nativos para no ser motivo de burla, para acceder al trabajo, a la ciencia, a las exclusividades sociales, al protagonismo nacional. No pudieron matar nuestras lenguas nativas y no podrán matar nuestro sentimiento recuperar lo nuestro. Ni el bicentenario ni los casi quinientos años de dominación podrán quebrantar nuestro amor a la naturaleza, a la madre tierra. Con el Tahuantinsuyo ganamos territorio, con la república perdimos territorio a manos de países vecinos. ¿Esto debemos celebrar en el bicentenario?

El bicentenario solo me entristece. Celebraré cuando devuelvas todo lo que nos han quitado. Cuando me devuelvas mi patria. Cuando se diga la verdad histórica de nuestras luchas. Cuando reconozcas nuestro derecho al gobierno nacional. Cuando ya no me segregues. Cuando tu codicia individualista no sea un peligro para las fuentes de vida. Cuando el bien común vuelva a estar por encima de lo particular. Cuando regrese el esplendor de nuestro pasado para impulsarnos a un futuro sin sufrimiento. Entones mi rencor se acabará. Mi rebeldía cesará. Mi alegría volverá. Cantaré, bailaré y compartiremos.

Disculpen. “Se me salió el indio”.

Julio, 2021

PLAN DE EMPLEO

Escribe: Milcíades Ruiz

Una de las tareas inmediatas del nuevo gobierno, será emprender urgentemente un plan de rehabilitación del empleo que por causa de la pandemia ha dejado sin ingresos a una gran masa de la población. La presente nota, sugiere algunas ideas que, aunque no tengan eco, podría ser de utilidad para nuestro manejo conceptual, y generar, por lo menos entre nosotros, planteamientos de mayor consistencia.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) estima que 2 millones 231 mil 300 peruanos quedaron sin empleo debido a la cuarentena. Este año, en su primer trimestre, unos 16 millones 264 mil personas se encontraban desempleados. En comparación con el mismo periodo del año pasado, la población ocupada en la Costa disminuyó 4,9% (-433 mil 700 personas). En la Sierra central disminuyó en -9,8% (-215 mil 100 personas).

Si por lo menos pudiéramos restablecer pronto la tasa de ocupación pre pandemia ya sería un gran triunfo. Pero faltaría cubrir la tasa de desempleo que ya teníamos pendiente, y que se ha acumulado hasta la fecha. Esto nos lleva a pensar en un programa de emergencia y, otro de corto, mediano y largo plazos. En todos estos periodos, el reto es alcanzar metas en el menor tiempo posible, sobre todo en la situación de emergencia.

La concepción del problema es fundamental, porque de ella, depende los planteamientos de solución. El empleo está ligado al crecimiento económico. ¿Es un problema que compete solamente al gobierno? O, es que, es un problema que incumbe a la sociedad en su conjunto. El empleo se genera en todos los sectores económicos, en el que participan la inversión pública, la inversión privada y la alianza pública privada. La economía es una rueda. Cuantas más vuelta da, crece más, recapitaliza y crece el empleo.

Estimular las fuentes de empleo sería parte del plan a emprender. ¿Cómo conseguir eficiencia y eficacia en esta misión patriótica, evitando los vicios burocráticos que bloquean los planes, programas y proyectos? Este es uno de los principales problemas a superar. La simplificación y la velocidad de acción deberían caracterizar a esta tarea. No hay necesidad de crear burocracia por favor político, sino de poner a trabajar lo que ya tenemos, para lo que fuera necesario.

Organizar esta tarea para obtener los resultados satisfactorios nos podría llevar a crear un comando central exclusivo para el programa de empleo masivo, el cual deberá elaborar el Plan Nacional de Empleo, con sus objetivos, estrategia y metas. Pero es básico diferenciar lo que es empleo productivo de lo que es solo gasto. El empleo productivo reproduce empleo. Es cuestión de ubicar los ámbitos claves de pronta respuesta, de sostenibilidad y de ventajas para el mercado competitivo, a fin de que el esfuerzo obtenga óptimos resultados.

Las fuentes de empleo son las inversiones, pero no es lo mismo estimular la inversión en la capital que ya está sobresaturada, que hacerlo en provincias a las que podrían retornar los migrantes. La costa siempre ha sido en la historia republicana, la privilegiada en obras de desarrollo y programas económicos. No deberíamos insistir en este desequilibrio fatal. Si hacemos obras de irrigación en la serranía como tantas hay en la costa estaríamos subsanado una relegación histórica.

En la sierra y selva hay mucho por hacer con fines de empleo y desarrollo. Hay que acabar con las mafias del tráfico de recursos madereros e impedir la depredación para beneficiar con el valor agregado a la población nativa. Las ganancias son altas no solo con los bonos de carbono, sino porque el valor de la madera está alcanzando niveles altos, debido a su creciente escases. La madera trabajada da empleo inmediato y altos precios remunerativos si se proyecta a la exportación, no como materia prima, sino como productos elaborados.

Por eso, ubicar las fuentes estratégicas de empleo es primordial. Hay fuentes que responden rápidamente y otras que tienen mayor efecto multiplicador. Una mayor cobertura de internet en la sierra y selva podría despertar un sin número de iniciativas de negocios que generen empleo e ingresos, si Promperú desarrolla una red especial de apoyo, a la exportación directa. Las ventajas ecológicas de la serranía le dan gran potencial.

Pero también en el nivel de base gubernamental, las municipalidades podrían contribuir a dinamizar la economía local si orienta su gestión en ese sentido y deja de tener un rol pasivo, parasitario del erario nacional, creyendo que su labor es hacer obras de cemento solamente. Cada municipio distrital y provincial, debería evaluar la gestión municipal, en términos de crecimiento y desarrollo económico. Esto obligaría a las autoridades municipales a estrechar lazos permanentes con los sectores productivos de los cuales ahora están aislados, indiferentes.

Si el gobierno municipal de áreas rurales, se preocuparan por hacer crecer los negocios agrícolas, apoyando con viveros y semilleros de alta productividad, buscar mercados rentables, atraer inversiones agroindustriales y mejorar la infraestructura productiva, seguramente los beneficios serían altos no solo para la población de su jurisdicción sino para el incremento de la renta municipal. Las municipalidades tienen grandes posibilidades de impulsar el empleo de la vecindad tomando las iniciativas respectivas. Tienen los fondos Pro compite que ni siquiera lo usan. Los alcaldes deberían saber gobernar el municipio.

Cada planta es un activo biológico patrimonial contable, como lo es una oveja, un cuy, una vaca. Sembrar un árbol ya es invertir y mejor aún si es un frutal de alta demanda. Tener un bosque ya es un capital de respaldo financiero. Una plantación de té, genera una inmensa cantidad de mano de obra, sobre todo mujeres y jóvenes, tanto en la recolección como en su procesamiento y comercialización. Este cultivo otorga más de US$ 600 millones de divisas anuales a Sri Lanka, una isla del tamaño de la región Arequipa.

Pero nosotros no solo tenemos té ecológico especial para exportar. Tenemos ventajas en muchos productos por nuestras particularidades ecológicas que no lo tienen en otros continentes. Tenemos anís, y hierba luisa que el año pasado se exportó 667.5 toneladas y uña de gato 664 toneladas, como también, hoja de coca que ocupa mucha mano de obra y el año pasado hemos exportado por el valor de US$ 1 millón. Así también, el orégano ocupa mucha mano de obra, no solo en el cultivo sino en toda la cadena de exportación. De enero a mayo de este año ya se ha exportado 14 mil toneladas de kión o jengibre que da mucho empleo en selva.

Ni qué decir de la expansión de empleo en algodón y todos los derivados de este producto en la post cosecha y procesamiento industrial. La selva produce algodón de la variedad “áspero” cuya demanda no es aprovechada. Según reporte del Ministerio sectorial tenemos actualmente una oferta de 580 productos agrarios provenientes de la cosecha de 243 pequeños productores de 23 regiones del país. Pero esta materia prima multiplica el empleo en sus diversas conexiones de transporte, comercialización, procesamiento industrial, etc.

Hay pues, mucho mercado externo disponible que no aprovechamos para generar empleo ya que ello implica no solo obreros de campo, sino también clasificadores manuales, embalaje y otras labores conexas que da mucho empleo femenino. El cultivo de palma aceitera en la selva es una importante fuente de ingresos para unas 7.200 familias, generando más 17.000 puestos de trabajo directos y 25.000 indirectos anuales. Ni que decir del café de la selva alta a pura mano de obra.

Según reporte del Centro de Investigación de Economía, de la Asociación de Exportadores (CIEN-ADEX), en los primeros cuatro meses del presente año, la agroindustria (Mayormente frutas y hortalizas) generó 433,979 puestos de trabajo, mostrando un crecimiento de 17.7% (65.192 empleos más) respecto al mismo periodo del 2020). Esto, a pesar de la pandemia. Ningún otro sector de la economía lo hace.

Por el lado del agro tradicional, los empleos generados de enero a abril del presente año llegaron a 38.668, mostrando un de 10% (3,520 puestos de trabajo más) a lo generado en los primeros cuatro meses del 2020.

Por otro lado, necesitamos recuperar y ampliar el área triguera, como también la de maíz, pensando en la sustitución de exportaciones alimentarias. En el 2020, Perú importó más de dos millones de toneladas de trigo, 97.231 toneladas de cebada, 3 millones 744 mil de maíz, 81,554 toneladas de lentejas. Como es sabido, estas importaciones tienen cero (0%) de arancel. Si orientamos el plan de empleo en la sustitución de importaciones alimentarias mataríamos dos pájaros de un solo tiro.

Pero mucho va a depender de los estímulos que se brinden para que las inversiones desarrollen empleo en las áreas estratégicas. En el ámbito estatal, la velocidad de acción y la rigurosidad será determinante. Así evitaremos lo que pasa en el sector agrario en el que hay 101 obras paralizadas desde el 2011 al 2020, teniendo los presupuestos ya asignados, según da cuenta el propio ministro del sector.

Si el nuevo gobierno logra ganarse a la sierra y selva con un buen plan de empleo, tendrá un gran respaldo nacional y será difícil que la oposición crezca. ¿No les parece? Ustedes qué dicen.

Julio 05/2021

PROPUESTA PARA UN NUEVO AGRO NACIONAL

El siguiente es un resumen de mi participación en el foro convocado por el Grupo Emancipador con motivo del “Día del Campesino”.

Gobernar un país es saber administrar un negocio social en medio de muchos problemas nacionales e internacionales. El agro es solo una sección del negocio nacional. Una de las llantas del vehículo que se llama Perú. Es el conjunto en su totalidad, el que tiene que funcionar óptimamente como una maquinaria integrada, en busca de la más alta rentabilidad social o, bienestar de la población. Entonces, No deberíamos ver al agro aisladamente, olvidándonos del conjunto.

Por ejemplo, hoy el dólar está subiendo porque hay déficit de esta moneda y solo se puede bajar ingresando más dólares al mercado. El café puede traer miles de millones para que nuestra moneda no se devalúe, pero como este producto no es tomado como un factor estratégico, se pierde esta palanca económica salvadora. Podemos ver entonces que el café, no es solo un asunto agrario. Casi todo es de exportación y está relacionado con otros sectores como comercio exterior y la captación de divisas.

Por esto, la administración estatal, tiene que manejarse con eficiencia social, pues toda gestión se juzga por sus resultados. Saber hacia dónde conducir el país, es fundamental. Eso nos da un rumbo, un horizonte de objetivos, estrategia y metas. Tras estos faros, todas las partes deben concurrir para lograr el éxito esperado. Es esto, lo que nos da la mística de trabajo, sabiendo los ideales patrióticos por los que vale la pena esforzarse. Si no hay horizonte, la desorientación ocasiona caos.

Dentro del neoliberalismo, establecer un rumbo no es posible, porque en este sistema el que manda no es el estado, sino el mercado. Pero el mercado no tiene patria, no tiene sentimiento humano y no le importa las desigualdades sociales ni el padecimiento de los desprotegidos. A los neoliberalistas, solo le importa, cuánto rinde el capital invertido en un negocio.

Esto es lo primero que tenemos que zanjarpara conducir el país. O funcionamos siguiendo el interés social o, siguiendo los intereses de los neoliberalistas. Si optamos por lo primero, tenemos que encausar el mercado en función a los intereses nacionales. En este caso, es el estado el que determina las reglas del mercado nacional, los márgenes de acción dentro de los cuales la inversión privada y la inversión extranjera puede actuar, conciliando beneficios.

Es la estrategia nacional de desarrollo, la que señala las prioridades y roles sectoriales. Dentro de ella, corresponderá al agro, lo que esa estrategia determine. Si no se sigue un esquema administrativo coherente con la estrategia, entonces seguiremos como hasta ahora. Una administración caótica en la que los ministros de cada sector no saben qué pauta seguir y todos los servidores públicos desconocen su misión.

Pero si tenemos claro hacia dónde vamos, entonces cada ministerio hace lo que le corresponde en la estrategia común, de la cual derivan las políticas de estado para cada sector como una plantilla única y estable. No como hasta ahora, que cada ministro hace lo que le parece. Lamentablemente, eso es lo que hemos tenido y tenemos, en el sector agrario. Si no hay una estrategia establecida, las políticas sectoriales dependen del criterio personal de cada ministro. Viene un nuevo ministro, pero con otros criterios, con otro grupo de confianza. El agro ha tenido hasta 4 ministros en un año. De este modo, nunca hay estabilidad en las políticas de estado y el sector agrario camina de un lado para otro, sin rumbo.

Así, por ejemplo, el PBI agrario sube o baja, no por la gestión del ministro, sino por lo que hacen los agricultores, siguiendo la campaña agrícola ya sea en año bueno o, año malo. Es que, muchas veces los ministros no conocen la problemática del sector, pues son nombrados, por repartija política solamente. Luego cuando aprenden algo, son cambiados. En estas condiciones, ¿qué podemos esperar del sector agrario?

Hay ministros que solo hacen cambiar de nombre al ministerio y luego se van. Le ponen Ministerio de agricultura Y RIEGO, como si el riego no fuese parte de la agricultura. Hoy tenemos Ministerio de Desarrollo Agrario y riego – MIDAGRO, nombre que distorsiona los conceptos. Peor aún, la eficiencia del ministerio es muy baja. En el 2020 no ejecutaron ni el 50% del presupuesto que se les asignó. Es decir: Ni teniendo la plata son capaces de cumplir con su labor y, mientras los campesinos sufren los desatinos de la política agraria, la burocracia desperdicia los recursos asignados al sector.

Es así, como se maneja nuestro sector de manera caótica y a “río revuelto, ganancia de pescadores”. Llegó el ministro Klimpper que era un distribuidor de insecticidas pero que incursionaba en el negocio de la agroexportación por ser más rentable. Usó el cargo para sacar la ley supuestamente de promoción del sector agrario, pero que en realidad era para dar mayor rentabilidad a los agroexportadores. Su empresa agroexportadora se agigantó con ello y abrió su cuenta en un paraíso fiscal.

Pero esta forma de gobernar un país, genera muchos males sociales. Los que gobiernan viven mayormente en la capital, en las grandes ciudades, donde están sus negocios. Su visión es solo urbana. Se preocupan en tener lo mejor en su lugar de residencia, sin importarles las provincias, la serranía, la selva. Entonces, el progreso del país se orienta más a lo urbano que a lo rural.

Como consecuencia de ello, tenemos un desbalance abismal entre lo que es la sociedad urbana de gran dinamismo económico, político, social, cultural, tecnológico y; a la inversa, la sociedad rural atrasada, pobre y sin futuro para la juventud. Este desbalance ocasiona migración obligada, despoblamiento rural, congestión urbana de toda índole, pugna por el empleo, etc.

Con esta mentalidad se viene tratando la reactivación económica en la pandemia. Los que más tienen, han recibido fondos subsidiados hasta por S/10 millones de Reactiva Perú. ¿Cuánto ha recibido el agro, en comparación con el área urbana? Ha pasado un año, ya se terminaron las cosechas y el fondo FAE agrario todavía no llega al campo. Y de llegar, los campesinos no califican porque es solo para empresarios.

En estas condiciones, la economía rural pierde dinamismo y rentabilidad. El valor de la hectárea de tierra cae a niveles bajísimos y nade quiere comprar tierras para invertir en el agro porque no hay rentabilidad. Así, el patrimonio campesino, no vale nada. Ni su casa ni su chacra. Si el agro fuera rentable, el valor patrimonial campesino se elevaría como garantía crediticia y como herencia familiar.

Entonces nos encontramos en esta situación de desvalorización de los negocios rurales por falta de rentabilidad. El neoliberalismo dice: “Lo que pasa es que los agricultores peruanos no son competitivos”. Pero lo que no son competitivos son los precios y no la capacidad campesina. Pongamos a trabajar un gringo y un campesino peruano en las mismas condiciones y veremos quien rinde más. No se trata solamente de la condición campesina sino de un mal manejo del negocio nacional. De nada sirve adquirir tecnología para ser competitivos si con ello aumento la oferta que hace caer los precios. Es un asunto de manejo de mercados.

Todos los países tienen los dos lados de la balanza: Ciudad y campo. Pero, en equilibrio diferente. En Europa hacen el contrapeso destinando gran parte del presupuesto a desarrollar el área rural (PAC- política agraria común). Construyen hospitales, universidades, servicios rurales y le dan de todo al ámbito rural para evitar el desbalance.

Fíjense ustedes en lo siguiente:

Cuando los campesinos tienen disponibilidad de recursos, le compra a la bodeguita del pueblo, al semillerista, al comerciante de fertilizantes. Compra: insecticidas, herramientas, envases, máquinas, equipos, ropa y zapatos para la familia, cuadernos para los hijos, medicinas y hasta se toma sus tragos dando a ganar a las fábricas de bebidas. Es decir, mueve la economía local y también la de las empresas proveedoras de insumos que, siendo urbanas, dan empleo a mucha gente.

En cambio, cuando el agricultor carece de recursos por falta de rentabilidad, pierden también todos los proveedores al no tener ventas, teniendo que despedir personal. Por falta de rentabilidad, los niños campesinos van descalzos a la escuela y esposas e hijos trabajan en la chacra sin remuneración porque la plata no alcanza para pagar peones.

Esto que sucede en un pueblo rural, sucede en todo el territorio nacional, lo cual hace al agro un sector de enorme importancia como dinamizador de la economía nacional si es que adquiere liquidez monetaria. Dar capacidad de compra a los agricultores genera la más alta demanda nacional de bienes y servicios, lo que estimula la producción industrial y el empleo urbano. Esto, que lo vivimos a diario en el interior de los valles agrícolas, es desconocido por los gobernantes.

Ni siquiera los mejores analistas y estudiosos de la realidad peruana se han dado cuenta que la riqueza del agro es más grande que la minera. Las minas se acaban, el agro no. La minería de gran escala deja daños de gran escala a la ecología rural. El agro, regenera vida. El agro da empleo masivo, la minería no. Por ejemplo, la palma aceitera se cultiva en la selva de San Martín, Ucayali, Loreto y Huánuco, generando más 17.000 puestos de trabajo directos y 25.000 indirectos. No hay empresa minera que supere esta capacidad.

Ahora, atención a lo que dice el Centro de Investigación de Economía y Negocios Globales de ADEX: Solamente en el sub sector agroindustrial, ligado a la agroexportación (que, no llega ni al 1% de propietarios), en plena pandemia, en los 4 primeros meses del año, ya generó 138,533 empleos directos (20.810 empleos más que el año pasado). Empleos indirectos: 59,133 y empleos inducidos 236,313, lo que hace un total de 433.979 empleos. (65.192 empleos más, que el año pasado). Esto, no lo hace la minería.

Pero, además, la riqueza que genera el campesinado se queda en el país. En cambio, la gran minería se lleva la riqueza al extranjero recuperando su inversión y, dejando para el país solo sus escorias y carroñas tributarias.

Es muy distinto el proceder de los países desarrollados que dan al sector rural las compensaciones que evitan la migración, a la vez que preservan la seguridad alimentaria, para no depender de importaciones. Pero mientras ellos subsidian a su agricultura, en nuestro país hablar de subsidios es una herejía

Estos días, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) integrado por 43 países, dio a conocer que sus miembros y otros, otorgan US$ 540.000 millones anuales en subsidios al sector agrícola: el 40%, o sea, 202.000 millones de dólares se destinan al apoyo a los productores, y el 60% (US$ 338.000 millones) se destina a la competencia desleal distorsionando precios.

Estas distorsiones son las que arruinan a nuestros agricultores y nos llevan a importar maíz, papa, trigo, leche y otros productos agropecuarios, al no poder competir con estos precios subsidiados en sus países de origen. Así, el agricultor peruano queda fuera del mercado, teniendo que abandonar esos cultivos. Nadie puede ser competitivo si hay trampa en el mercado. Esto lo saben los gobernantes, pero priman los intereses neoliberales. Son muy pocos los que todavía siembran algodón y maíz. Si lo hacen, es por necesidad, pero solo para sobrevivir comiendo menos.

Resumiendo: Lo dicho a groso modo, sobre las malas prácticas de gobierno, ya nos da una idea de lo que deberíamos hacer para cambiar de situación. Esto es, proceder de manera contraria a lo que se ha venido sucediendo en cuanto a políticas de estado con relación al agro. No obstante, podríamos puntualizar algunas actividades concretas.

  1. Podemos rentabilizar la producción agropecuaria, con un programa de subsidios tecnológicos a la asociatividad campesina para la producción en escala, de alta productividad, concediendo bajo supervisión técnica, semillas de alto rendimiento, fertilizantes orgánicos como los fosfatos que tenemos en las canteras y otros, fármacos bajo receta especializada, cultivadoras mecánicas para reemplazar la chaquitaclla prehispánica. Es lastimoso ver a las madres campesinas en las rudas labores agrícolas cargando sus bebes en la espalda.

Estos subsidios tecnológicos, reducirán los costos para el campesino y dejarán margen de rentabilidad, que compense el subsidio que el campo otorga a la ciudad con precios bajos. Esto y los subsidios a programas de apoyo indirecto como son instalaciones diversas, investigaciones, capacitación financiera comercial, y otros, le darán competitividad al productor agrario nacional.

  • La ganadería nacional provee carne, leche, cueros, lana. La mayor cantidad de tierras son de pastoreo, pero esta capacidad instalada no es aprovechada óptimamente como factor de desarrollo. Bien se podría hacer un programa de canje de ganado de baja calidad con ganado de alta productividad en ovinos, porcinos y, bovinos. Por cada ejemplar de ganado chusco que entreguen los campesinos de las zonas pobres, se les entregaría un reproductor de alto rendimiento. En vacunos, podemos hacer canje con ganado Brown Swiss que se adapta muy bien hasta en las alturas de Puno. En los países ganaderos como Nueva Zelanda, hay una inmensa cantidad de ganado de alta calidad que va al matadero por exceso y que podríamos aprovechar.
  • La economía funciona sobre la base de circuitos muy diversos. No es igual la economía del café, que la del arroz, ni de la caña de azúcar, de la papa o, maíz. Es necesario federar todos los agentes económicos de cada circuito económico rural. La calidad competitiva empieza desde las siembras y en cada etapa del proceso hasta el consumidor. A todos los de la cadena económica les conviene mejorar su oferta, pero no deben trabajar aisladamente. Hay que compartir el negocio de manera equitativa.

He reunido a los agentes económicos del café y los exportadores estaban dispuesto a gravarse con un porcentaje para crear un fondo de productividad sin depender del estado. Como gerente de organización de la ONA he organizado gremios nacionales por línea de cultivo y de crianzas, con capacidad económica propia, logrando mantener precios rentables en cada rubro. Para los productores agrarios los precios son los salarios porque determinan sus ingresos familiares. Pero cada circuito económico tiene su propia problemática y sus intereses particulares. Es así como se debe trabajar la economía de la papa, la economía del maíz, etc. El enfoque económico debería ser el eje de la política agraria.

  • La agroindustria es muy sencilla. Por ejemplo, los productores de maíz pueden incursionar en la industria de alimento balanceados para forrajes diversos. Tienen la materia prima y en vez de vender la cosecha a precios bajos, bien podrían empezar con un molino y su propia marca en los envases. Eso es todo. Los arroceros reciben S/. 0.70 por kilo de arroz en cáscara. Los molineros venden la cáscara quemada (pulitón) que en el mercado se vende a S/. 1.80 el kilo, precio superior al que recibe el productor por el grano en chacra. Plantas pequeñas de procesamiento agrícola y ganadero hay en gran variedad. Pero igual tenemos potencialidad en fibras vegetales, licores, lácteos, turismo agrario, etc. Una pequeña planta cooperativa, procesadora de leche en cada valle, podría liberar a los ganaderos del abuso de Gloria S, A. Solo hay que organizar el circuito económico. Son las cadenas económicas endógenas las que hay que promover, ya que las cadenas productivas trabajan para afuera.
  • Manejo del mercado interno y de las importaciones para garantizar precios equitativos es de suma importancia. Hay que trabajar con miras a la sustitución de importaciones en materia alimentaria. Decimos que somos país originario de la papa y del maíz, pero es una vergüenza que los estemos importando. Sembramos maíz con semilla que nos vende Brasil y Bolivia. Importamos alrededor de 4 millones de tm anuales. Hasta la quinua estuvo a punto de importarse.
  • Un instrumento clave del desarrollo agrario es restablecer la banca de fomento. Hoy tenemos el Agrobanco que no es de fomento sino de “desarrollo”, nombre con el que se disimula su carácter de banca comercial. La prenda agrícola como garantía de crédito ha sido la palanca de la más grande cobertura crediticia que tuvo el agro en toda su historia. Esta experiencia hay que restablecerla.

Hay mucho que decir sobre lo que se debe hacer y no, como política de estado con relación al agro, pero me he extendido demasiado. Solamente, quero señalar lo importante que es la edificación de la institucionalidad agraria en concordancia con una nueva política agraria. De parte de los productores se tiene que trabajar sobre un nuevo tipo de organización acorde con las condiciones actuales.

Ya no más un gremio estéril que solo se lamenta, que solo actúa por desesperación esporádicamente. La economía agraria es permanente. Se hace necesario una institucionalidad de productores agrarios con capacidad de negociación frente a intereses contrarios. Esto significa crear poder agrario para luchar de poder a poder. No tenemos en el sector, una institución de defensa e influencia como la tienen los productores urbanos. Una institucionalidad similar a la urbana, representativa de la economía rural, con influencia política, podría ser un escudo de protección para el desarrollo agrario nacional.

25.06.2021

Milcíades Ruiz

EL MOMENTO POLÍTICO

Escribe: Milcíades Ruiz

Estamos en un momento histórico de deterioro de una etapa del capitalismo y el comienzo de otra. El montaje erigido mundialmente en beneficio de EE. UU. principalmente, se está desbaratando irreversiblemente, por obra del propio sistema. Todos los intentos por revertir el descalabro norteamericano son inútiles y el amo del mundo, no cuenta con los medios económicos para detener su decadencia. Su situación es de angustiosa impotencia. ¿Pero qué pasará con nosotros?

Nuestros lazos con EE UU siempre han sido de sometimiento absoluto en la república bicentenaria. Encarrilados como furgón de cola, al igual que los demás países de Latinoamérica, todavía seguimos enganchados a esa locomotora que empieza a fallar insistentemente. Desengancharse de este tren es exponerse a las furiosas represalias del amo. Cuba lo hizo, escudado por la Unión Soviética, pero al quedar desprotegida sufre las sádicas consecuencias. Lo hace con dignidad, sin arriar banderas de su soberanía, a un costo heroico.

La solidaridad con Cuba es creciente y el bloqueo no se justifica. Es que no hay nada eterno, porque todo movimiento genera cambios y la acumulación de estos, ocasionan transformaciones. El orden mundial de la estructura capitalista ha llegado a generar desigualdades extremas que lo desequilibran. La migración de grandes poblaciones de países pobres de África y Centroamérica que invaden los países ricos, es solo una manifestación espontánea de este desequilibrio.

Si esta situación de desigualdad se mantiene, entonces el desequilibrio cobrará mayor fuerza hasta que se resuelva con un nuevo equilibrio. Siendo la migración un asunto de desarrollo irracional, no hay otra solución que no sea de equilibrar la balanza de desarrollo mundial de manera racional. Pero eso significa para los países ricos ceder posiciones. La torta mundial es una sola y lo que se quita a una, para dar a otras ocasiona desbarajustes distributivos en el nivel de vida afectando desigualdades.

Pero precisamente, el poderío alcanzado por EE UU y su nivel de vida alcanzado es a costa del desbalance del desarrollo mundial. Bajar de nivel no es aceptable por esta potencia y se aferra al desequilibrio lanzando manotazos de ahogado con sus represalias. Lo que ocasiona con esto, es mayor desestabilización de su posición. Cada vez es más difícil manejar la manada y hasta sus aliados europeos intentan desacatar, teniendo el amo que recurrir al castigo y otras maniobras, para mantenerlos en el redil.

Mientras tanto, el odio a las represalias sigue aumentando y los afectados toman alternativas neutralizantes que restan eficacia a los castigos. Pero las represalias empujan a los afectados a amparase en potencias contrarias, estableciendo lazos comerciales y políticos que, de poco, van creciendo. Con la tecnología de quinta generación (5G), China ya se había posesionado del mercado europeo, lo que alarmó a EE UU, teniendo este, que maniobrar para detener esa influencia.

De modo que la situación de EE UU es de vida o muerte. O afloja los amarres, o el estrangulamiento los romperá, causando estragos. Pero el nivel de vida de la población de los países ricos, depende de esta disyuntiva. Ceder significa menores ingresos estatales en los países desarrollados y en sus negocios vinculados con los países subordinados. Los países europeos admiten esta necesidad, aunque son parte de la locomotora norteamericana. Pero EE UU se aferra a su dominio tapando los forados que surgen por todas partes.

Ya ha perdido terreno en las Naciones Unidas cuyas resoluciones no lo favorecen y hasta el Grupo de los Siete (G7) ha dado su brazo a torcer en su anterior política frente al cambio climático, al paso que los gigantes tecnológicos norteamericanos afrontan sanciones por su enriquecimiento ilícito y está en marcha la aplicación de un impuesto mundial a estos.

Por otro lado, están creciendo las operaciones financieras con dinero digital que amenazan debilitar al dólar. Si los países crean su propia moneda digital, podrían prescindir del dólar, haciendo las transacciones internacionales en su propia moneda o con otra moneda digital de garantía. El presidente Joe Biden ya ha aceptado que, en tecnología, China los ha superado, y que su reto es ponerse a la altura de este competidor.

Tampoco es EE UU el que lidera la conquista del cosmos. Es China la que está tomando la delantera. También ha perdido supremacía en la industria de guerra. Lo peor de todo es que no cuenta con los medios económicos para recuperar el terreno perdido. Su situación económica es deficitaria y de alto endeudamiento. La inflación anual de EE.UU. alcanzó 5% en mayo y se hacen esfuerzos para evitar la devaluación del dólar que ya es una realidad oculta.

Según la cadena CNN, durante el mandato de Donald Trump, la deuda nacional estadounidense alcanzó su máximo en los últimos 70 años. A febrero de este año, el déficit presupuestario de EE.UU. ascendió a 2,3 billones de dólares este año, y la deuda pública subió a 102 % del PIB del país, excediendo el tamaño de la economía norteamericana. Aun así, el presidente Biden, está solicitando al congreso un nuevo fondo de rescate para revitalizar la economía y el empleo. Cada vez se hunde más.

Desde finales de abril diversos economistas y empresarios estadounidenses, alertaron que vendría una ola de alzas en diversos sectores. Mayo fue una pesadilla para millones de gringos, la inflación disparó los costos de las mercancías básicas como los cárnicos, pollo, y otros artículos. El descontento no se ha hecho esperar y los economistas institucionales advierten que, tanto la deuda como el gasto público y la inflación, están fuera de control.

De allí que, la oposición plantea poner límite a la deuda pública antes que se desencadene el caos en el sistema financiero mundial y también recortar gastos. La Cámara de Comercio de Estados Unidos sostiene que el tema de la inflación se puede prolongar si se insiste en propuestas de gasto millonario. (Luis Diaz Luna –diario LA OPINIÓN – California- 20 junio-2021). Todo esto y demás informes que sería largo enumerar, nos dan idea que el ciclo de la predominancia de EE UU en el mundo está llegando a su fin.

Es que, todo en el universo tiene un ciclo de existencia. El ciclo puede durar un tiempo indeterminado, pero todo lo que empieza, se acaba. Son las condiciones las que van generando cambios por etapas. No hay nada que no sea resultado de un proceso o de muchos. El equilibrio y desequilibrio de conjunto repercute en los involucrados. Un desequilibrio financiero mundial ocasiona crisis que desequilibra también nuestra economía.  (M. Ruiz- “Razonando con la Dialéctica”)

La inflación que ocurre en EE UU nos afecta porque Perú es uno de los vagones del tren de esa locomotora. Somos prisioneros del dólar y si los precios suben donde adquirimos insumos, nuestros costos se elevan, como sucede con nuestra dependencia alimentaria en varios rubros, como trigo, maíz, lácteos, aceites y otros. Esta inflación implica cierta devaluación de nuestra moneda y, por consiguiente, nuestros sueldos o ingresos, se reducen automáticamente sin que nos demos cuenta.

Según un estudio de Scotiabank, en mayo nuestra moneda registró una depreciación de 7,4% con respecto al mes anterior y en el acumulado del año va en 7,7%. En los cinco primeros meses del año el BCR ya sacó US$ 10.3 mil millones de nuestras reservas y las introdujo en el mercado para evitar mayor subida del dólar (vendió en el mercado spot US$ 4,3 mil millones e hizo colocación neta de derivados cambiarios por US$ 6 mil millones).

No obstante, el tipo de cambio sigue alto pasando ya los S/. 3,9 x dólar. Si bien el BCR cuenta con reservas por US$ 72.628 millones al 9 de junio, mucho depende de la posición política de su directorio para que el dólar suba o baje, en un momento político como el que estamos viviendo. Si fuese adicto a Perú Libre, quizá habrían sacado más divisas para bajar el dólar. Pero allí están los directores fujimoristas. Es así como, de un modo u otro, se sabotea una opción política, sin que la gente se percate.

Martin StuermerNico Valckx: Economistas Unidad de Productos Básicos Departamento de Estudios del FMI.

Son muchas las dificultades que afrontará el próximo gobierno. Si no arma sus defensas, oportunamente, lo desestabilizarán tarde o temprano. Ser consciente de esta realidad ayudará a su gestión sorteando todas las trampas. Esperemos que haga un manejo inteligente. ¿No les parece?

Junio 20- 2021

EN EL MES DE LA AGRICULTURA

Escribe: Milcíades Ruiz

Junio es en Perú, el mes de la agricultura, del Inti Raymi, del Año Nuevo andino, de la Reforma Agria y mucho más. Es el fin del año agrícola y de las cosechas. Hay motivos para celebrar y conmemorar en el ámbito rural. Pero esto, no sucede en el urbano, donde el racismo encubierto, desdeña el campo, ignorando que este, lo alimenta. Es la cultura de la dominación consuetudinaria, que concibe lo rural por debajo de lo urbano, como dos estamentos separados de una misma sociedad.

Pero es preciso cambiar esta mentalidad que nos divide. No deberíamos seguir mirando a los campesinos como seres inferiores. No lo son. Sus ancestros han dado pruebas de su sabiduría astronómica, ingeniería, arquitectura, genética vegetal, medicina, etc. Desde que ocurrió la invasión y conquista del continente, el poblador nativo fue puesto en inferioridad de condiciones, impidiendo el desarrollo de sus capacidades por cientos de años, con el fin de facilitar la dominación.

La república, ha mantenido esta minusvalidación, y todavía le pide que celebre su bicentenario, olvidando su calvario de oprobio.

Desde tiempos inmemoriales es costumbre andina, expresar gratitud al padre sol por las condiciones de vida que proporciona, y es una obligación moral el Inti Raymi. Ni las reprimendas de la dominación, ni la religión, pudieron eliminar esta ofrenda, pues aún, a escondidas, se ha mantenido hasta la actualidad. Al padre sol, se le pide que regrese para el nuevo año agrícola, que empieza con el solsticio de invierno.

Los campesinos tampoco olvidan a Velasco, cuyo gobierno devolvió las tierras arrebatadas por el colonialismo a los nativos, e hizo justicia decretando la Reforma Agraria. Para los dominadores, Velasco fue un dictador, pero para los campesinos fue un libertador. Y por eso, le rinden tributo de recordación cada 24 de junio. Fue quien cambió la denominación del “Día del Indio” por “Día del Campesino”. No obstante, el poder dominante ha sepultado esta celebración oficial.

Pero también, junio es el mes en que se inició la campaña guerrillera de la década de 1960, enarbolando la justicia social y tuvo gran apoyo campesino. Aunque la represión aterrorizó todo apoyo, finalmente repercutió en la sensibilidad del mando militar que asumió las banderas guerrilleras y emprendió la revolución peruana encabezada por el Gral. Juan Velasco Alvarado.

Quienes conocen lo que fue, la república oligárquica terrateniente, saben la inmensidad de sufrimientos, abusos, violaciones sexuales, torturas y crímenes, que se han evitado, gracias a esta acción revolucionaria. Cincuenta y dos años después, países hermanos todavía claman por una reforma agraria.

La Reforma Agraria no se llegó a desarrollar como estaba proyectada, al ser depuesto el presidente Velasco. Se truncó en su primera etapa de expropiación y adjudicación, impidiéndose las siguientes etapas al desactivarse todo el proceso revolucionario. Por esta razón, es erróneo decir que la reforma agraria fracasó o, que no cumplió sus objetivos, pues fue cortada en sus inicios.

Esta reforma era parte de un proyecto mayor que culminaba con el establecimiento de una nueva sociedad autogestionaria de participación plena, como estaba planeado en sus fundamentos ideológicos. En este proyecto social, el empresariado asociativo creado por la reforma agraria, (Cooperativas, SAIS, EPS) constituía la columna vertebral de una nueva economía, con sus centrales empresariales en cada valle, dentro de una zonificación de Proyectos Integrales de Asentamiento Rural- PIAR.

Pese a su desactivación temprana, se llegaron a expropiar más de 12 mil predios (50 diarios en promedio) que sumaban 14.5 millones de hectáreas. Se organizaron más de 1,350 empresas asociativas. ¿Se imaginan la capacidad económica de este empresariado que movilizaba más capitales que la industria urbana? Solo la SAIS Túpac Amaru, adjudicataria del latifundio ganadero de la Cerro de Pasco Mining Corporation, movía más dinero que cualquier empresa limeña.

Pero, la lucha por la reforma agraria no fue fácil. Muchos murieron en este afán desde mucho antes de la ley de reforma agraria. Desde los inicios de la república bicentenaria, la aspiración de terratenientes feudales era, tener familiares que siguieran la carrera eclesiástica, la carrera militar y la abogacía, pues eran las tres columnas del poder. El hacendado con el sacerdote y el “tinterillo” constituían la trinidad del poder gamonal en cada provincia.

El presidente del primer congreso constituyente fue el representante de la iglesia terrateniente, Francisco Javier Luna Pizarro, lo que le sirvió para posesionarse más tarde del arzobispado de Lima. Los secretarios de ese congreso eran los abogados J. F. Sánchez Carrión y Francisco J. Mariátegui, que luego ascendería a la presidencia del poder judicial. Abogados y sacerdotes eran mayoría absoluta en ese primer congreso, fundador de la república.

En los primeros 50 años de la república los caudillos militares se disputaban el poder sin respetar legalidad alguna y la troica feudal siguió mandando en provincias. Luchar por la reforma agraria era pues, enfrentarse a estos poderes y a la oligarquía terrateniente que manejaba el gobierno nacional. Muchos hacendados tenían parentela en la oficialidad militar. Digo esto, para que se comprenda que la aplicación de la reforma agraria fue también una lucha dramática.

Se tuvo que implementar los tribunales de tierras en todo el país para proceder con legalidad. Declarada legalmente una zona de reforma agraria, había que armar los expedientes que acreditaban las causales de afectación a los predios, notificar a los hacendados y obtener la resolución del juez de tierras, antes de la toma de posesión y adjudicación a los campesinos organizados empresarialmente.

En la guerrilla, para liberar a los campesinos, a veces tomábamos el feudo bajo fuego cruzado, como sucedió en la hacienda Chapi en Ayacucho. Allí, los dueños eran oficiales retirados del ejército y se defendían con armas de guerra. Pero también, con la reforma agraria, a pesar de la legalidad, había casos de resistencia de algunos hacendados. Íbamos con el juez de tierras a la toma de posesión, y nos recibían a balazos. Por eso, siempre nos acompañaba la solidaridad campesina que ayudaba en masa, en este procedimiento.

Altos oficiales del gobierno militar eran parientes de hacendados, lo que hacía más difícil la reforma agraria. Yo era funcionario del gobierno en esta tarea, y acudí a una invitación del sub prefecto, sin saber que se encontraba en compañía del prefecto, un coronel del ejército. Sin mediar explicación alguna, el coronel ordenó mi arresto y envío a una prisión de Lima, acusándome de permitir que mi personal se reúna con los sindicatos campesinos para planificar la afectación de predios.

Pero no solo había estas dificultades en el gobierno, sino también había que luchar contra la oposición del partido aprista, que manejaba los poderosos sindicatos en las cooperativas azucareras. Quienes asesorábamos a los consejos de administración de estas cooperativas, teníamos que hacer nuestro trabajo de esclarecimiento, reuniéndonos con los trabajadores sindicalizados en cada área empresarial: Fábrica, maestranza, campo, servicios. Terminábamos como amigos, pero el partido aprista se movilizaba contra el gobierno, bajo los auspicios de la CIA.

Pero no solo eso. Los revolucionarios de pura boca de la izquierda extrema, también atacaban al gobierno de Velasco. Más tarde, los maoístas dinamitaban las instalaciones y maquinaria de las empresas creadas por la reforma agraria, matando dirigentes y técnicos inocentes. Entonces, si esto sucedía con el gobierno revolucionario militar; podemos deducir lo que podría suceder, con un gobierno civil, en el que el presidente no tiene apoyo del Congreso, ni de las armas.

Aunque la adversidad política frustró el proceso emprendido por Velasco, y destruyó el empresariado asociativo; las tierras no pudieron ser revertidas a los terratenientes y quedaron en manos campesinas. Entonces, hablar de una segunda reforma agraria, cuando las condiciones son ahora muy diferentes, se presta a confusiones. Esta, no es una demanda campesina. Los productores campesinos tienen demandas concretas que, sin embargo, no son asumidas por los partidos políticos.

Hay una mentalidad política verticalista que plantea medidas que no son recogidas del clamor popular. Salen del cerebro de los políticos que, piensan hacer aquello que consideran que “necesita el agro” y no, lo que piden los agricultores. No se toman el trabajo de averiguar las demandas agrarias, algunas de las cuales son de suma urgencia. “No hombre, lo que tú necesitas es crédito” ¿Pero con que voy a pagar la deuda, si lo que cosecho no alcanza? “Lo que necesitas es tecnología”. ¿Y cómo voy a adquirir tecnología si apenas me alcanza para sobrevivir?

Si miramos el panorama mundial, vemos que los precios agrarios suben en el mercado internacional. Sin embargo, los precios agrarios en el mercado nacional bajan. Estamos en plena cosecha y nuestra oferta es mayor que la demanda. ¿Quién atiende esto? Pero este abastecimiento cambiará a partir de julio, y si, el nuevo gobierno no sabe manejar lo que se viene, los reclamos sociales, se multiplicarán.

Aunque muchos aducen que el Perú es un país minero, hay quienes consideramos que no habrá desarrollo nacional sin desarrollo agrario. Los yacimientos se acaban, el agro es fuente inagotable de riqueza, sin dañar la ecología. La potencialidad industrial del agro es inmensa, pero no la visionamos. Nuestra riqueza biológica es superior a la minera, pero tenemos ceguera estratégica. Los gobernantes son de vista corta y prefieren lo más fácil, lo que está a la mano. No construyen. Solo parasitan.

Ahora que estamos sumidos en la desgracia sanitaria y económica mundial, es bueno recordar las lecciones de la historia. Desde sus inicios, la república fue sostenida por el agro. Ninguna otra fuente aportaba más que la población rural, mediante la tributación racista, tan solo por ser nativo. Ese aporte fue puramente agrario, hasta su abolición cuando se descubrió la riqueza del guano.

La guerra del salitre, que tuvimos con Chile, dejó al país en ruinas. Fue el agro que, con tan solo dos cultivos, (del centenar que tenemos), salvó al país endeudado, El algodón y el azúcar cubrieron más del 50% de nuestras ventas de exportación. Lo mismo sucedió en la crisis mundial de 1929. Fue el agro el que financió la recuperación cubriendo el desempleo y gran parte del presupuesto nacional. Más de la mitad de la población de la costa vivía del algodón. En el cultivo, apañe, desmote, hilandería, textilería, confecciones, fabricación de jabón de pepita, de aceite, comercialización, transporte, etc.

Los cuadros han sido tomados del trabajo de Carlos Contreras y otros en “Compendio de la historia económica del Perú”- BCR/IEP

En el mes de la agricultura, rindo homenaje a los trabajadores agrarios cuyo esfuerzo en beneficio de la sociedad no es reconocido ni compensado. Solo me resta decirles que, ojalá el nuevo gobierno tenga la lucidez suficiente para conducir al país con inteligencia política y considere el valor estratégico del agro. Salvo mejor parecer.

Junio 15-2021

BICENTENARIO TERRORISMO DE ESTADO

Escribe: Milcíades Ruiz

Habiéndose utilizado el fantasma del “terrorismo” como arma electoral, reproduzco textualmente, algunos párrafos de mi libro “TRAZOS PARA UNA REPÚBLICA EQUITATIVA” y de la versión del Gral. Manuel de Mendiburo Bonet, incorporado al ejército de San Martín desde el grado de alférez, llegando a ocupar altos cargos ministeriales en la república. Con conocimiento protagónico, fue un reconocido historiador como lo asevera Basadre, y dio su versión sobre el terrorismo de estado.

Tomado de República Equitativa, pagina 79:

“Es de esperar que lo que vengo diciendo me exponga a muchas iras, pero no me retractaré como los inquisidores lo hicieron con Galileo. Nunca falté a mi conciencia por temor o por oportunismo de no decir la verdad por conveniencia. Creo firmemente que es preciso rescatarla verdad y hacer justicia histórica con la población nativa y mestiza. De no hacerlo, me convierto en cómplice. Después de todo, sólo soy un hilo en un pajar.

Es cierto que en la guerra de esa independencia los peruanos nativos derramaron más sangre que los “españoles criollos” y muchos de estos nunca arriesgaron nada, pero sí se sentaron como “patriotas” a la mesa ya servida. Muchos nativos dieron su vida esperanzados en la eliminación de las atrocidades coloniales. Fueron utilizados ya de mensajeros, ya de guerrilleros, ya de montoneros o como soldados y ganaron muchas batallas contra las fuerzas realistas.”

Los nativos soportaron horribles represalias de exterminio, pues al igual que en los tiempos modernos, las tropas del gobierno arrasaron aldeas enteras acusándolas de complicidad con los subversivos. El sanguinario coronel virreinal José Carratalá ordenó a sus tropas incendiar por completo a Cangallo (Ayacucho) para borrarlo para siempre, pero este pueblo renació de sus cenizas y aún conserva su coraje morochuco.”

Tomado de Manuel de Mendiburu Bonet Diccionario Histórico-Biográfico del Perú.

(…)

“La verdad histórica acusa con más razón a los que pertenecían al partido liberal de España, los cuales recién llegados al Perú tenían más crueldad que sus antecesores y les excedían en orgullosa altivez por que se habían encontrado en algunas batallas con los ejércitos franceses.

Incorporado Carratalá a la división de Ricafort a que pertenecía, se halló en varios encuentros con las guerrillas y paisanaje de algunos pueblos sublevados, desde Huamanga a Jauja. Aquella fuerza ingresó tarde a este valle, y no pudo sostener al brigadier O’Reylli que acababa de ser derrotado en Pasco por el general Arenales en 6 de diciembre de 1820. Como la tropa de Ricafort no fuese suficiente para aniquilar la insurrección de dicha provincia de Jauja tuvo que retirarse a Izcuchaca.

El virrey la Serna mandó de Lima con una división al coronel Valdez, quien reunido a Ricafort batió en Ataura a los insurrectos, dando muerte a millares de indios con indecible furor de venganza. Ambos jefes descendieron a Lima sin demora por la vía de Pasco y Canta, y Carratalá quedó en el Cerro con 4 compañías y alguna caballería para conservar aquel punto y estar a la mira de las provincias del Sur.

(…)

Concentradas las fuerzas en Jauja fue preciso pensar en la pacificación de las provincias situadas al Sur. Los pueblos lejos de aquietarse, habían continuado alterados con la esperanza de que el ejército real sucumbiera en Lima. Viéronlo retirarse con grandes pérdidas y por esto mismo no se desalentaron; así es que llegó a obstruirse la comunicación con el Cuzco (sede provisional del virrey) de tal modo que aun los correos no podían transitar sin escolta que los custodiase.

Carratalá fue el encargado de pacificar el territorio empleando la severidad, y valiéndose de medios aterrorizadores según las instrucciones de Canterac, que ya había hecho quemar diferentes pueblos próximos a las provincias de Jauja y Huarochirí. Al coronel Carratalá no fue repugnante el ejercicio de crueldades de que ya tenía dadas no pocas pruebas. En varios pueblos llenó con facilidad su comisión, pero en los del partido (Provincia) de Vilcashuamán experimentó hostilidades mayores, porque allí el entusiasmo y bravura de los llamados Morochucos lo pusieron en frecuentes apuros.

Ya no sólo hizo uso de las armas sin compadecer a los vencidos, sino que entregó al saqueo y a las llamas el pueblo de Cangallo hasta dejarlo destruido (enero de 1822).

(…) Pero hay otro suceso horrible que precisamente coloca ante la historia el nombre del coronel Carratalá bajo el aspecto más odioso y abominable. Había en Huamanga una mujer llamada María Andrea Vellido, cuyo esposo y un hijo se hallaban entre los guerrilleros que hacían correrías por el territorio circunvecino. Se les persiguió con empeño inútilmente, porque ellos con noticia de las operaciones que se ponían en obra para destruirlos, burlaban y cansaban las tropas destinadas a exterminarlos. Interesaba a Carratalá salvar un convoy de efectos que estaba próximo y podía ser presa de los que, conociendo bien los caminos, los cruzaban velozmente sin ser sorprendidos.

Tal fue la circunstancia en que un denunciante acusó a Andrea Vellido de sostener comunicación con los enemigos. Ella no sabía leer y tenía necesidad de valerse de mano ajena para expedir sus cartas: acaso le sería interceptada alguna, según se dijo. Puesta en prisión se negó a contestar a cuantas preguntas se le hicieron: desechó las promesas de recompensa, y se mantuvo con igual firmeza para no ceder a los halagos lo mismo que a las amenazas de quemarle su casa.

Irritado Carratalá de no encontrar medio para obtener los datos que procuraba, y descubrir la complicidad de otras personas; viendo la obstinada repulsa de aquella incontrastable mujer, dispuso fuese pasada por las armas. Cuando se le intimó la resolución conservó su carácter tranquilo, y con una heroica serenidad marchó al suplicio en que recibió la muerte dejando sus pequeños hijos en la más triste situación.

(…) Que estos hechos atroces fuesen autorizados por Canterac no habrá quien lo extrañe: pero la Serna (El jefe de estado virreinal) a quien elogiaban por filántropo los que le hicieron Virrey, no sólo aprobó esos atentados, sino que en decreto de 11 de enero de 1622 después de llamar criminalísimo e infame al pueblo de Cangallo, mandó que nunca se reedificara para que desapareciese de la memoria de los hombres.”

(Fuente: Manuel de Mendiburu Bonet Diccionario Histórico-Biográfico del Perú (1874-1890). Tomo 2- Carratalá- pag 320.)

Tomado de República Equitativa:

“LOS SANGUINARIOS DE AHORA”

“El método aplicado en Cangallo por Carratalá en 1822 contra los subversivos independentistas, se prosiguió practicando en la denominada democracia representativa republicana. La mañana del 14 de agosto de 1985 los pobladores de la pequeña comunidad de Accomarca (Vilcashuamán, Ayacucho) fueron reunidos a la fuerza por elementos militares que arribaron por diferentes frentes a la quebrada de Huancayoc, y luego de introducirlos en dos casas los asesinaron con disparos de fusil y granadas de guerra. 69 hombres, mujeres y niños fueron eliminados.

El principal incriminado, teniente Telmo Hurtado, dijo ante la Sala Penal que lo juzgó veintiséis años después: “El tiro entraba por el occipital, así era la manera de matar a los subversivos”. (…) “En el operativo de eliminación’ no hubo diferencia entre mujeres y niños, para nosotros todos eran terroristas”. (26 fueron los niños aniquilados).

“Todo el Estado Mayor sabía del asesinato. El general (Wilfredo) Mori Orzo (jefe del Comando Político Militar de Ayacucho) me mandó dos días después (del asesinato) a hacer una “limpieza”, es decir, desaparecer a los testigos (del crimen) para que no se viera comprometida la plana mayor en un escándalo periodístico”.

Confrontado con Juan Rivera rondón, otro de los inculpados, dijo: “Yo soy responsable de la muertede31 personas; tú debes haber matado al resto, tú quemaste sus casas. Los dos participamos en el operativo”. (Diario La República 21.09.12)

Hurtado confesó que el G17 era el plan Hualgayoc de ejecución de terroristas y que la matanza fue ordenada por el G2 que era César Martínez Restrepo. La orden de preparar las trincheras para los exterminios fue dada por el jefe militar Nelson Gonzales Feria. (Portal Américanoticias 21 Set 2012)”

Sin otro comentario, es de esperar que la reflexión, nos ayude.

Junio 3. 2021

IMPORTACIONES Y AUTOGOL DE LOS ALIENADOS

Escribe: Milcíades Ruiz

En la nota de abril pasado “El Pueblo carga la cruz”, advertí sobre las amenazas de ese momento en que el dólar alcanzaba su más alto nivel, y las consecuencias de nuestra dependencia alimentaria en los precios debido a la corrupción política y administrativa en la cadena de importaciones. No pensé que esto, sucedería tan pronto, pero ganaderos y, panaderos han sido los primeros en sentirlo. Pero esto, recién comienza.

No hay una investigación a fondo sobre esta problemática, pero hay grandes intereses criminosos en juego, cuya participación en el proceso electoral tiene antecedentes. Como ya se explicó, el precio del dólar como de cualquier otra mercancía puede subir y bajar según el abastecimiento en el mercado. Si la oferta es menor que la demanda los precios suben. Si el mercado queda desabastecido la culpa no es de tal o cual candidato.

En los siguientes gráficos de la SUNAT, podemos ver que los dólares que salen por las importaciones, son mayores a las cantidades que entran por las exportaciones, ocasionando un déficit comercial que se refleja en el mercado cambiario durante los tres primeros meses de este año. Este desabastecimiento de dólares hace que la oferta sea menor que la demanda y por ello, la cotización del dólar sube.

Si los importadores retiran US$ 501’687,142 del mercado: US$ 188´238.083 para importar trigo, US$ 5’816.653 para importar cebada y, US$ 307’632.406 para importar maíz amarillo duro para pollos, entonces ya la oferta de dólares disminuye considerablemente y el precio empieza a subir. Hubo un momento en que la cotización del dólar pasó de S/. 3.84. En estos casos, el BCR saca los dólares de reserva y cubre el déficit para evitar que siga subiendo. Es por eso que, ahora se mantiene por encima de S/. 3.70.

Pero, no es solo estos tres productos alimenticios lo que se importan. La lista es larga y casi siempre son los mismos importadores. Alicorp, una de las tantas empresas del grupo Romero, importa una gran variedad de alimentos siendo la más grande importadora de trigo para la panificación, fideos, galletas y demás derivados, habiendo importado trigo en el primer trimestre por valor de US$ 76.468.000. En aceite de soya importó por valor de US$ 49’530.000.

Salta a la vista las multimillonarias cifras que hay en juego cuando se toca el asunto de controlar las importaciones. Allí está la “madre del cordero” de la donación del grupo Romero por más de medio millón de dólares para la campaña política fujimorista del 2016 y probablemente lo esté haciendo también ahora, cuidando de no dejar huella. Ese dinero, salió de nuestros bolsillos. Ni qué decir de sus celos por sus negocios en finanzas, inmobiliarias, exportaciones, transporte marítimo, palma aceitera, biocombustibles, pesca, textil, telecomunicaciones, logística aduanera, etc.

El grupo Gloria, otro grupo de poder económico aportante a la campaña política fujimorista, según un informe de la clasificadora de riesgo Class & Asociados, es uno de los tres que controlan casi la totalidad del mercado lácteo, conjuntamente con el grupo Nestlé (grupo suizo) y Laive. Importan, procesan y exportan con un régimen especial de tributación y devolución de millones de dólares por impuestos (draw back) a la importación láctea tramposa que hace pasar como insumos, productos terminados (leche en polvo). Esto no se investiga por obvias razones.

Para que tengan una idea de los intereses en juego, en relación con la propuesta electoral de revisar las importaciones, véase la siguiente figura:

Pero estos dos ejemplos son solo muestras de una inmensa mina de corrupción y de abuso de poder político, que existe en las importaciones en perjuicio de los consumidores. Ello explica lo que hay detrás de toda la basura que se arrojan en los medios de comunicación mercenarios sobre este tema. ¿Quiénes son los que lucran con esta corrupción? ¿Quiénes pagan precios abusivos finales de esta estructura de corrupción?

Son inmensas las ganancias o rentabilidad que deja esta estructura de dominación, y que tiene a los medios de información, como aliados para ocultar información, tergiversar los hechos y manipular a la gente sin consciencia política, para que finalmente otorguen su voto electoral a quienes garanticen la continuidad de los vicios lucrativos. Pero ese dinero, tras el cual corren las empresas televisivas, sale de nuestros bolsillos. Son parte de los costos que cubren la rentabilidad de los depredadores.

Pero, ¿de dónde provienen las inmensas fortunas acumuladas por los grupos de poder? Pues del precio que todos los peruanos, hasta los más pobres, pagamos por el pan, por la leche y derivados. Precios que roban a los ganaderos, y precios que roban a los consumidores. Somos nosotros los que engordamos a nuestros depredadores. Cada vez que compramos un producto a base de trigo importado, cada vez que pagamos por consumir mantequilla, leche evaporada y derivados, les estamos otorgando dinero para que nos sigan oprimiendo y sigan financiando a nuestros enemigos.

Aquellos que dan su voto para que este modelo de economía no se cambie, en buena cuenta, se están poniendo la soga al cuello. Cada vez que sube el precio de pollo alimentado con maíz importado, no miramos más allá de los granjeros, cada vez que sube el precio del pan, no miramos más allá del panadero, cada vez que sube el precio de otros alimentos importados no miramos más a allá de los abastecedores. Nadie se da cuenta de los depredadores invisibles, escondidos en las importaciones fraudulentas.

La ambición por las importaciones fraudulentas, ha cambiado nuestros hábitos de consumo, dependientes del extranjero. Hasta antes del fujimorismo todavía existían las asociaciones de productores de trigo en toda la serranía peruana, con instalaciones para su procesamiento y molienda. El neoliberalismo y la corrupción política sufragada por los importadores, ha hecho desaparecer el trigo nacional a pesar de su alta calidad, y su carácter estratégico en el desarrollo de la sierra, la lucha contra la pobreza y la migración por falta de futuro.

Por eso, es penoso ver a gente pobre que está a favor de la corrupción y de las importaciones fraudulentas, vota por la continuidad del fraude, sin percatarse que actúa contra sí misma. En esto, tendremos que trabajar, para sacar a nuestro pueblo del cautiverio alienante en que se encuentra. O no. ¿Ustedes que dicen?

Mayo 2021

JAVIER HERAUD: POETA REVOLUCIONARIO

Escribe: Milcíades Ruiz

El 15 de mayo de 1963, una noticia inesperada atravesó el sentir de la sociedad peruana. Una confusa balacera había ocurrido en Puerto Maldonado (Madre de Dios), una ciudad selvática, fronteriza con Bolivia, con el saldo de un muerto. Este era el laureado joven poeta Javier Heraud. Todos se preguntaban: ¿Qué hacía por esos lugares Javier y sus acompañantes?

La más sorprendida fue su angustiada madre. La familia lo creía estudiando cine en La Habana. Los que lo conocían no se explicaban por qué una joven promesa de la literatura peruana, tuvo que morir en tales circunstancias. Ignoraban que Javier lo había dejado todo por una causa sublime de la más alta sensibilidad humana y moría por ella.

Era su último poema, el más profundo de todos. El que fue más allá de las palabras. El que se escribe con la honestidad consecuente de los ideales. El que brota del corazón y se funde en la heroicidad, por amor a la patria. Lo había dicho premonitoriamente: “Porque mi patria es hermosa, como una espada en el aire, y más grande ahora y aun, más hermosa todavía, yo hablo y la defiendo con mi vida. No me importa lo que digan los traidores, hemos cerrado el pasado con gruesas lágrimas de acero (Su poema “Palabra de Guerrillero”).

Javier había resuelto traspasar el umbral del individualismo para entrar al poemario colectivo de construir una nueva sociedad sin explotados ni explotadores. El sacrificio era enorme y con alto riesgo de morir en el intento. Pero su convicción era inquebrantable y su coraje tan grande como su nobleza. Allí estuvo a la hora de la verdad, asumiendo los costos de la opción de liberar al pueblo peruano de la opresión oligárquica y emprender la revolución socialista para la patria. No fue una decisión impronta ni romántica. La tenía meditada desde tiempo atrás.

Ya antes, Javier había asistido al Foro Mundial de la Juventud realizado en Moscú, del 25 de julio al 3 de agosto de 1961, Palacio de los Sindicatos, con 800 delegados de todos los continentes. Se relacionó con dirigentes estudiantiles socialistas de diversos países, visitó fábricas, granjas colectivas, habló con la gente de la calle sobre la vida social y los logros del socialismo.

Esta experiencia acrecentó su convicción sobre la lucha revolucionaria de los pueblos y de los beneficios de toda índole en una nueva sociedad. Le apenaba el contraste con su amada patria. El cosmonauta soviético Yurij Gagarin regresaba de su exitoso viaje como primer humano en llegar al espacio sideral fuera del ámbito de nuestro planeta. Era una proeza socialista. Javier, vibraba de emoción al propio tiempo que se entristecía recordando tanta injusticia y pobreza en su querido Perú.

Foto de Javier en el evento. El tercero de los parados, de izquierda a derecha

Plaza Roja 1961.
(Fragmento del poema de Javier Heraud)
……………………
Aquí yo he estado en el centro del incendio, en plena Plaza Roja y varias veces, tragándome mis penas y forzando mi pequeñísima alegría. He dicho Paz en rojo, en calles, en plazas y jardines.   Y digo paz en Moscú, en Tashkent, o en el corazón herido de mi pueblo.

De regreso a la patria, estaba decidido a ser revolucionario más allá de las palabras. América Latina estaba conmocionada con el triunfo de la Revolución Cubana por la vía de las armas sobre la cruel dictadura de Fulgencio Batista. El gobierno revolucionario bajo la conducción de Fidel, había iniciado un proceso de reformas estructurales, creando una nueva sociedad.

En Cuba, antes de la revolución, las empresas estadounidenses controlaban el 47,4% de la producción azucarera, el 90% de la electricidad y comunicaciones, el 70% de las refinerías de petróleo, el 10% de la producción de níquel, y el 25% de los negocios comerciales, hoteles e industria de alimentos. Más de la mitad del territorio estaba en manos de 4 mil terratenientes.

En el Perú, de aquellos años, la situación era similar, con una oligarquía terrateniente en el gobierno, sistema feudal de explotación campesina, empresas norteamericanas con latifundios, inversiones mineras y, explotación petrolera extranjera. El 0.4% de los propietarios de tierras agropecuarias eran dueños del 76% de estas. Esta situación se repetía en los demás países latinoamericanos.

La revolución cubana hacía justicia social en la ciudad y en el campo con una reforma agraria que confiscaba latifundios. Estas medidas generaron entusiasmo entre los pueblos de nuestro continente, pero también, enemistad con EE UU que, viendo el peligro que representaba para sus intereses el ejemplo cubano, temía cundiera en otros países. Puso entonces en marcha, un plan para destruir el proceso de la revolución cubana y asesinar a Fidel.

Como parte de ese plan, nuestro país y demás miembros de la OEA, alineándose con EE UU, expulsaron a Cuba de la OEA. Rompieron relaciones diplomáticas con ella, para aislarla y someterla a un despiadado bloqueo económico, con la finalidad de que el pueblo se vuelque contra el gobierno revolucionario. El bloque de países socialistas y principalmente la Unión Soviética, salieron en defensa de Cuba y prestaron todo el apoyo solidario contra el bloqueo. Toda Latinoamérica apoyaba a la revolución cubana y a Fidel.

Para los jóvenes de la época en el Perú, era muy alentador escuchar por Radio Habana Cuba, la recuperación de sus recursos naturales confiscando a las empresas extranjeras, que las trabajadoras del servicio doméstico accedían gratuitamente a estudiar medicina en las universidades, que los medicamentos eran gratuitos o que, a los estudiantes de primaria y secundaria el Estado les otorgaba gratuitamente los uniformes y útiles escolares y muchos otros logros.

Por eso, cuando en 1961 el gobierno revolucionario de Cuba anunció que daría becas universitarias a estudiantes peruanos, hubo gran acogida en Lima y provincias. Entre los postulantes estaba Javier Heraud Pérez, un joven miraflorino que desde los 16 años ya era profesor de inglés y de literatura, y a los 18, un poeta reconocido por su libro “El Río” siendo galardonado en 1960 como “El Poeta Joven del Perú, por su poemario “El Viaje”.

Para Javier Heraud, viajar a Cuba como becario era un sueño que no podía desaprovechar y conocer de cerca esta heroica experiencia histórica. Animó a sus amigos poetas a seguirle. Su sensibilidad social estaba a plenitud. Era la misma sensibilidad que sintió el poeta José Martí que, a los 17 años fue enviado a prisión, lo sometieron a trabajos forzados y lo deportaron por escuchar el clamor del pueblo cubano que, buscaba liberarse del coloniaje español. Pese a ello, regresó del destierro, fundó el Partido Revolucionario Cubano y se alzó en armas, siendo abatido por las fuerzas realistas.

Los tiempos de revolución, remueven conciencias y conmueven a los humanos más sensibles. Poetas hay muchos, pero pocos los que escuchan el clamor popular y asumen los retos de su tiempo histórico. Eso fue lo que hizo sin dudar, Javier Heraud, como antes lo había hecho el poeta Mariano Melgar, al alistarse en las huestes de Pumacahua, cuando la rebelión cusqueña de 1814, enarboló las banderas de la revolución liberal constitucionalista. Melgar fue fusilado en el campo de batalla de Umachiri, Ayaviri, Puno, el 12 de marzo de 1815.

Aunque parezca paradójico, los poetas revolucionarios van a la guerra por amor. No por la guerra en sí misma, que solo es un paso obligado a su reverso, donde florece el amor en todo su esplendor, libre de tristezas. Aquellos poetas revolucionarios mencionados, eran los héroes del amor, a los que Javier admiraba. Mientras los opresores nos mostraban como paradigma a “Superman”, Javier se regocijaba con los versos de Antonio Machado, el poeta antifascista de las filas republicanas en la guerra civil española.

Caminante no hay camino
……………………………………..
Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”  

Golpe a golpe, verso a verso…  

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
“Caminante no hay camino, se hace camino al andar…”  

Golpe a golpe, verso a verso.
(Fragmento del poema de Antonio Machado)

Este, había escrito sobre “El poeta y el pueblo”, “El hombre que murió en la guerra” y alusiones a las hazañas del legendario Cid Rodrigo Díaz de Vivar. Ello, caló en el sentimiento de Javier y de allí, tomó más tarde su nombre de combate: “Rodrigo”.

Recordando aquellos días estudiantiles, luego de rendir los exámenes aprobatorios para acceder a las becas, en la casona de la Universidad San Marcos, los becarios nos reuníamos muy entusiasmados esperando la fecha del viaje. Hacíamos nuestros círculos de estudios y nos íbamos conociendo. Al fin llegó lo que esperábamos y entre marzo y abril de 1962, un centenar de becarios partimos rumbo a Cuba.

Recordando a Javier Heraud

Un estruendo/remeció América/asustando oligarquías. /Era Fidel justiciero. / ¡Patria o muerte! / ¡Venceremos!

El pueblo aplaudía/algarabía estudiantil. /De pronto escuchamos/ “Esta es,… Radio Habana Cuba”,/becas universitarias para peruanos./Allí estaba Javier Heraud.

El verano se estaba yendo, /llevándose su la alegría. /Había que partir/hacia el país solidario/que nos brindaba, /lo que el nuestro, nos negaba.

Cerraron el aeropuerto/por maldad imperialista/Arica era una ventana. /Por ahí, nos descolgamos. /La bandada de tórtolos, / estaba alborozada.

Fotos para el recuerdo, /y de nuevo a volar, /como aves migratorias/de instinto socialista. /Gorjeando a lo Mozart/queríamos llegar ya.

Los andes quedaron atrás. /Nos zambullimos en el Caribe, /al fondo estaba Cuba. /Bulliciosa en el ensueño, /de una revolución increíble. /Inmensa nuestra felicidad.

No era un viaje cualquiera/Javier Heraud lo sabía. /La consciencia nos conminó. /Hicimos la barca de regreso, /Ejército de Liberación Nacional, /y nos evaporamos.

Fuimos rocío de otoño, /en la selva boliviana. /Camino a la frontera, /iba Javier, rio arriba, /entre pájaros y árboles, /sin tener miedo de morir.

Pisando suelo peruano, /se escucharon disparos. / “A mi patria la defiendo/con mi vida. /No me importa lo que digan/los traidores”.

Su lecho fue un río, /como él lo fue, y lo sigue siendo. /De sus aguas bebemos, /por sed de justicia. /Irriga nuestros ideales, /reverdece esperanzas.

Javier no se ha ido, /está siempre con nosotros, /como lo está en este instante. /Te lo digo Javier, en presente, /quienes hablan de tu muerte/no te conocen.

No saben que vives, /en la memoria del pueblo, /que sigues escribiendo/a través de otros poetas, /que sigues luchando/alentando juventudes.

Estás, en toda protesta social, /en cada rebeldía popular. /Lo conseguiremos Javier/y el pueblo será feliz. /No más, injusticias. /No más, sufrimientos.

Gracias por lo que hiciste, /por lo que estás haciendo. /Por lo que sembraste. /Volveremos a encontrarnos, /andando sobre tus huellas, /hasta siempre, compañero “Rodrigo”.

M. R

Al llegar a La Habana, fuimos recibidos cariñosamente en un ambiente de euforia revolucionaria. Mucha gente armada caminando por las calles, con uniforme verde oliva como Fidel, milicianos con uniforme azul (tipo blue jeans), y hermosas milicianas con pistola al cinto, boinas y botines militares, hablando de los logros, de la guerra de guerrillas, de los combatientes, de Fidel, de Raúl, del Che, Camilo Cienfuegos y muchas heroicidades.

Los afiches, carteles y retratos de los guerrilleros estaban por todas partes y las multitudes llenaban extensas plazas para las conmemoraciones. Comprábamos postales y las enviábamos por correo a nuestra familia, sin saber que eran interceptadas por el enemigo. La torrencial lluvia de justicia social desatada por la Revolución Cubana hacía reverdecer las zonas áridas de la política Latinoamericana. Nosotros éramos los brotes y allí nos encontramos con otros jóvenes de países hermanos.

Lo primero que hicimos era visitar la Universidad de La Habana para informarnos de los estudios, sin poder evitar la impresión de la algarabía popular en ese momento histórico. Fidel nos visitó en nuestro alojamiento y junto con él, nos sentamos en el piso para hablar de los estudios, de la revolución cubana, de la realidad peruana, preocupándose porque tuviéramos todas las comodidades. Hasta ordenó se le dieran zapatos nuevos al ver a un becario con las zapatillas rotas. Su sencillez, su solidaridad con nuestra situación nos daba confianza para conversar animadamente.

Estar junto a Fidel, era ya un orgullo histórico para nosotros. Al retirarse nos dejó la alternativa de prestarnos ayuda si quisiéramos prepararnos voluntariamente como revolucionarios. El entusiasmo nos ganó a casi todos, pero había que pasar una prueba inicial subiendo las estribaciones a la montaña más alta de Cuba, el pico Turquino y recorrer los campamentos guerrilleros de “Sierra Maestra”.

La mayoría de becarios éramos de condición humilde, provincianos y acostumbrados a una vida ruda. Algunos becarios provenían de la serranía donde caminar cerros es común y sufrir los abusos gamonales no era raro. Teníamos sobrados motivos para abrazar la causa revolucionaria, aunque ello nos cueste renunciar a la soñada profesionalización y quizá, hasta la vida.

Mi procedencia era campesina y ya, llevaba años de estudios en la carrera de medicina en la Universidad de Trujillo. De modo que mi disyuntiva era: O solo lucho por mi beneficio personal o lucho porque todos los de mi condición accedan al profesionalismo en una nueva sociedad. Opte por lo segundo. Lo propio hicieron los demás al tomar su decisión respectiva. Pero en el caso de Javier Heraud, resultaba difícil entender su disposición a luchar por los pobres del Perú, abandonado sus enormes posibilidades personales.

Creo que la explicación está en su sensibilidad. Los poetas revolucionarios son los que expresan su sensibilidad de la manera más elocuente en defensa de los indefensos, a tal punto de dar la vida por ellos. Los opresores jamás serán poetas. Hace falta una fuerza conmovedora interior, como la tenía Javier Heraud. Eso marcó su designio. Animó a los otros poetas becarios con quienes compartía sus afanes literarios. Estaban, Mario Razzeto, Edgardo Tello, Pedro Morote, Rodolfo Hinostroza, Marco A. Olivera. Todos muy jóvenes.

En la caminata, el grupo de poetas siempre llegaba a la zaga. No obstante, sin perder el entusiasmo, llegaban al campamento cantando: “Somos la vanguardia………… de la retaguardia”. De regreso a la ciudad, Javier estaba entre los que habían pasado la prueba inicial. Iniciamos el entrenamiento riguroso y con él, fundamos el “Ejército de Liberación Nacional” –ELN, n setiembre de 1962. Nos alentaban las noticias de las luchas campesinas en Cusco y Pasco.

Para abril de 1963, estábamos ya rumbo a Puerto Maldonado atravesando la selva boliviana, para ingresar a territorio peruano e iniciar la lucha armada por la revolución socialista para nuestra patria. Fue una larga travesía por ríos y montes. Los más entusiastas cantaban ♬ ♬ “Por los ríos y montañas, guerrilleros libres van. Los mejores luchadores, del campo y la ciudad. Abajo el imperialismo, viva la revolución”….. ♬♬.

Aquel año de 1963, el Día de la Madre fue el 12 de mayo, pero ese día la mamá de Javier Heraud como de los demás jóvenes becarios que fuimos a estudiar a Cuba, no recibieron el abrazo ni la llamada telefónica que toda madre espera ansiosa. Todas se preguntaban ¿Qué habrá pasado?

Ese domingo, Javier Heraud, con uniforme verde olivo, dejaba atrás el río Manuripi en la selva boliviana y caminaba por un sendero “entre pájaros y árboles” cargando una ametralladora ZB30 rumbo a la frontera, cerca de Puerto Maldonado para iniciar la guerra revolucionaria por una patria socialista.

Acampamos en el fundo amazónico San Silvestre de propiedad de un camarada peruano. Dos guías nos conducirían a nuestras zonas de operaciones. El contacto peruano nos trajo una mala noticia. Se nos dijo que los guías ofrecidos para internarnos no vendrían. Era porque el partido comunista, estaba en campaña electoral y no convenía que aparezcan las guerrillas. La emergencia indujo el envío de un comando especial de avanzada para un operativo sin armas. Javier se presentó como voluntario y partió con el grupo.

Al llegar a Pto. Maldonado, cayeron sospechas sobre ellos y en el afán de no ser capturados se produjo la balacera. Javier Heraud con Alaín Elías, ganaron el río Madre de Dios y abordaron una canoa. En medio del río no pudieron guarecerse ante los disparos y alzaron un pañuelo de rendición. No hubo piedad con ellos. Quienes disparaban no sabían quiénes eran ni había delito alguno. Sin esperar explicaciones siguieron disparando.

Un proyectil se incrustó en las entrañas vitales de Javier y su vida se desvaneció en la oscuridad. Tenía 21 años. Sólo quería una patria libre con justicia social. Era su ilusión, pero su “Elegía” se hizo realidad: “Yo no me río de la Muerte. Sucede simplemente, que no tengo miedo de morir entre pájaros y árboles”. “El Viaje” fue el último y terminó en “El Río” que era su otro yo. En ese momento histórico, el impacto de su muerte tocó las fibras más sensibles de la sociedad peruana.

Su sangre derramada, romántica y guerrillera, se expandió por todo el pueblo peruano como pétalos de flores que el pueblo ha recogido de mil maneras, estampando su nombre en muchas instituciones educativas, en promociones estudiantiles, en calles, plazuelas, pueblos marginales, sin que los opresores pudieran evitarlo. Había dado su vida por la causa socialista y el pueblo sabía que lo había hecho por el amor a los oprimidos. Los héroes populares nunca mueren en el corazón del pueblo.

¿Por qué recordarlo ahora y siempre? Porque su sacrificio fortalece nuestros ideales socialistas. Porque, es un símbolo de la juventud justiciera. Porque su ejemplo de revolucionario consecuente, será siempre un estímulo para las nuevas generaciones. Porque su amor por los oprimidos no tuvo límites. Porque no se quedó en las palabras. Porque su ideal sigue pendiente de culminar. Porque a la patria se la defiende hasta con la vida, antes que verla pisoteada por los opresores.

Javier Heraud se incorporó a la Ilíada revolucionaria de su época, sin saberque los dioses del Olimpo dialéctico le tenían reservada una epopeya heroica, en su camino de combatiente revolucionario. Había triunfado en el campo de batalla del amor y la literatura, pero le faltaba completar la epopeya en su parte más dramática. Su designio se cumplió. Pero los Apus de nuestra cordillera lo rescataron para nuestra historia y allí mora su ejemplo, como el más puro paladín de los precursores del socialismo peruano.

Cuando tengamos una patria justiciera, su figura resplandecerá como la aurora matinal entre los precursores del socialismo peruano. Mientras tanto, tenemos que mantener la llama de la antorcha de su inmolación. No dejemos que el olvido ingrato, sepulte su memorable sacrificio.

Mayo, 2021