INFORMALIDAD, PRODUCTO NEOLIBERAL

Escribe: Milcíades Ruiz

El neoliberalismo, nos ha traído la palabra informalidad como un hecho condenable y la ha introducido en nuestras mentes para que rechacemos todo lo que no se ajusta a sus reglas de competitividad, otra palabreja neoliberal que ya forma parte de nuestro acervo económico y político. Estos valores no existían antes de que el neoliberalismo se posesionara de nuestro país. Hoy, la gente ha sido robotizada para hablar, pensar y actuar en términos neoliberales.th (8)

Muchos no se dan cuenta de este implante mental y obran con mentalidad neoliberal en el trabajo, en la política y demás aspectos de la vida cotidiana. Entonces, vemos a los trabajadores informales con una animadversión pre fabricada y nos solidarizamos con la represión neoliberalizada. Pero la informalidad es un aborto del neoliberalismo.

Si seguimos el rastro de este problema vamos a encontrar que la informalidad, es generada precisamente por el neoliberalismo. Es una de sus consecuencias. Entonces llegaremos a la conclusión de que la informalidad, es un producto social y que la maquinaria estatal está arrojando un producto indeseable, por fallas de fabricación social.

Estas fallas no se corrigen atacando el producto final. Hay que ir a las causas. Mientras no se corrijan las causas, las consecuencias serán las mismas. Hasta los políticos corruptos dicen que aspiran a gobernar para combatir la corrupción. Pero este, es el producto final de un proceso. Ello demuestra que tenemos invertida nuestra apreciación de los hechos.

De esta forma, la sociedad reacciona a la inversa y en vez de solidarizarse con los damnificados del sistema neoliberal justifica su represión. Muchos están contra la informalidad sin siquiera preguntarse el por qué las personas recurren a la informalidad. Pero esta es la tabla de salvación para miles de familias cuyos niños piden pan todos los días.

La informalidad es una explosión social que se expresa como un acto desesperado de sobrevivencia humana. Cerrar las puertas a los informales es un acto de crueldad. Es empujar a los informales a las garras de la delincuencia. Es un boomerang contraproducente porque el daño social, presupuestal y en otros aspectos, es mayor que el beneficio de perseguirlos.

La inconsciencia de este fenómeno neoliberal, nos lleva a condenar a las víctimas del sistema favoreciendo a los victimarios. Es que la contaminación neoliberal se ha expandido y se gobierna con esta mentalidad. No interesa si eres minusválido social. Lo que vale es, ser competitivo. Si no lo eres tienes que salir del mercado.

Es así como el gobierno actual acogiendo el pedido de la CONFIEP ha puesto en marcha el Plan Nacional de Competitividad y no sería raro que en estas fiestas de fin de año publiquen normas legales adversas mientras la gente se divierte. Ya lo han hecho otras veces.

El manejo neoliberal gubernamental ha deformado la vivencia nacional. No se gobierna en función de las necesidades del país sino de la competitividad neoliberal, lo cual nos lleva a depender de la inversión extranjera cuya competitividad no tiene nada que ver con nuestro desarrollo sino con conveniencias ajenas.

Al no haber prioridades en función de nuestras necesidades de desarrollo social, los problemas nacionales no son atendidos ni como emergencia. Entonces revienta pus por todos lados. Tenemos trabajadores informales no solo en el comercio ambulatorio sino en todos los sectores. Si no hay causes para una salida ordenada el desborde es inevitable.

Si alguien no logra conseguir trabajo y tiene una motocicleta para trabajar haciendo servicio colectivo, es una forma de autoempleo que no hace daños a otras personas, pero puede llevar un pan para la familia. Prohibirles hasta el autoempleo es irracional. Después de todo, no es su culpa, el desempleo. El culpable está en palacio de gobierno y es a este, al que hay que perseguir.

Nuestro pueblo está tratando de sobrevivir ante la ineptitud del gobierno que tiene el dinero para inversión pública que genere empleo, pero gasta ahora, no ha utilizado ni la mitad de lo presupuestado. Todo esto hace que muchos profesionales por falta de empleo hagan taxi informal y otros, transporte informal, comercio ambulatorio, etc. Es que no tienen otra alternativa de sobrevivencia familiar.

Si nos preciamos de defender a las clases populares, entonces ¿por qué no actuamos en defensa de los informales perseguidos por el neoliberalismo? ¿Con qué cara pedirles el voto en estas elecciones si les damos la espalda cuando son reprimidos? ¿Acaso muchos de nosotros no somos políticos informales, perseguidos por el neoliberalismo que criminaliza nuestras protestas informales?

Todos quisiéramos vivir en una sociedad formal, ordenada y limpia. Pero la informalidad es inherente en países como el nuestro, que no tiene las condiciones de los países desarrollados. Si no queremos informalidad hay que cambiar de sistema. La represión no es la solución.

Diciembre, 2019

DEMOCRACIA FRAUDULENTA

Escribe: Milcíades Ruiz

Los manejadores sociales logran comportamientos inducidos con fines religiosos, doctrinarios y comerciales. Pero también, con fines perversos de dominación política, cultural y económica. Se utilizan tecnologías digitales y psicológicas para lucrar mediante el fraude publicitario, pero este delito, es legal. En política se trafica fraudulentamente con las expectativas populares, cometiendo estafas diversas. Toda la campaña electoral es un fraude legitimado, pero lo permitimos porque así, nos han acondicionado.voto n1

El acondicionamiento manipulado ha hecho perder a la población su capacidad de reacción frente a los abusos gubernamentales. Sabe que no es justo, pero lo soporta porque se siente impotente ante una férrea estructura de poder con fuerzas armadas de represión. Es una cuestión de poder. Si el pueblo no cuenta con suficiente capacidad de imponer condiciones, la corrupción, el fraude y el abuso continuarán.

No puede haber democracia si el pueblo no tiene mandato sobre los administradores del estado. El fraude se ha enseñoreado por encima de la voluntad popular. Un sistema eleccionario fraudulento, necesariamente arroja gobernantes fraudulentos. Eso es lo que hemos tenido siempre durante gran parte de la historia de la república que, por lo mismo, es fraudulenta.

La investigación del caso Lava Jato, llevada a cabo por fiscales que están fuera de lo común, nos permite ver la corrupción de los presidentes y otros gobernantes en los últimos 30 años. Pero la república siempre ha funcionado así, en oculto. El fraude electoral no está solamente en el conteo de votos emitidos y en las actas. Está en el régimen eleccionario, en los organismos electorales y otros mecanismos de estafa.

Una forma muy clara de fraude electoral está en la interferencia de poderosas empresas que invierten millones de dólares en cada proceso electoral. Sabemos bien que las empresas invierten donde hay rentabilidad calculada y no, por ideales políticos. La empresa nunca invierte para perder dinero y por eso, todo aporte de dinero a la campaña electoral de un candidato es un pago a cuenta.

Pero estas inversiones disfrazadas como donaciones, aportes o colaboraciones, en la práctica son fraudes electorales. El propósito inmediato es estafar al electorado con un resultado fraudulento distorsionando el proceso. El dinero aportado se usa para el fraude publicitario en toda forma y medio, sufragar competencia desleal, sobornar autoridades electorales, bloquear rivales, etc.

En esta estafa electoral, están involucrados muchos cómplices incluyendo las empresas que financian el fraude, pero al parecer estas, están exoneradas de ser acusadas e intervenidas. Pero el fraude toma también caminos indirectos haciendo triangulación con instituciones como la CONFIEP y otras, que tienen diversos métodos de estafa electoral.

Entonces, los procesos electorales son manejados por fuerzas empresariales muy poderosas que cometen fraude sin aparecer en el escenario político. Todos creen que se ganan las elecciones en mérito a la campaña electoral de las figuras políticas, pero no es así. Todos creen que gobiernan los políticos, pero estos son solo testaferros del poder económico.

“No hay lonche gratis” es la consigna del neoliberalismo y los millones de dólares gastados para el fraude y el soborno, solo forman parte de los costos de inversión. Es pago a cuenta y diferido para que finalmente sea el pueblo el que asuma ese costo. Así, ha procedido ODEBRECHT cargando los costos al presupuesto sobrevalorado de obras y concesiones de peajes por más de 30 años.

Con esta modalidad delictiva, la millonada entregada a Keiko por el grupo Romero, grupo Gloria, grupo Ferreyros, y otras grandes corporaciones, ya ha sido recuperada, cargándola al precio de los servicios financieros, productos lácteos y otras formas de recuperación. El dominio del mercado de estos grandes grupos de poder económico les permite trasladar al consumidor los costos de la corrupción en complicidad con los gobernantes sobornados.

En esta perspectiva, siendo el pueblo el que paga esos sobrecostos con impuestos, peajes y otros cargos, al final de la cadena resultamos siendo nosotros los que financiados las campañas de Keiko y demás candidatos corruptos. Por eso estalla la gente, de pura rabia contenida por tanto abuso sin poder hacer nada. Eso explica la prolongada protesta chilena pues las esporádicas marchas de protesta son solo pataletas del momento.

Así se gobierna el Perú y como hemos podido verificar, muchos políticos llegan al poder por esta vía. Muchos congresistas son producto del fraude. Por consiguiente, los poderes del Estado son producto del fraude. Si no fuera por este fraude, muchos líderes políticos no hubiesen llegado a ser parlamentarios, ni autoridades judiciales ni electorales.

Pero ahora, con el nuevo proceso electoral ¿Será diferente? ¿Las campañas electorales no serán fraudulentas? En las listas de candidatos aparece muchos traficantes ya conocidos, pero los desconocidos ¿tendrán un comportamiento diferente? ¿Cambiar a un ladrón conocido por otro desconocido evita la delincuencia?

No es cuestión de personas. Es el sistema electoral fraudulento el que arroja una democracia fraudulenta, con autoridades de falsa representatividad. El producto final siempre será el mismo si no se cambia el sistema electoral en su totalidad. Las reformas solo maquillan la apariencia. El cambio de régimen electoral debería ser por ahora nuestra bandera para lograr una democracia más auténtica. Salvo mejor parecer.

Noviembre 2019

OCTUBRE HEROICO

Escribe: Milcíades Ruiz

El 8 de octubre, se cumple un aniversario más del último combate de la gesta heroica del “Che” Guevara y los combatientes peruanos del Ejército de Liberación Nacional- ELN, en la quebrada del Yuro, Valle Grande, Bolivia, en 1967. Ahora que el desastre político agobia nuestro país, como consecuencia del vigente régimen de corrupción generalizada y subordinado al sistema de dominación mundial, es bueno recordar a quienes murieron por liberar el país de estas desgracias recurrentes.Octubre

Aquel día, 17 combatientes al mando del “Che” se enfrentaron a más de mil soldados enemigos. Se combatió hasta horas de la tarde. Con el fusil destrozado y una pierna herida el comandante heroico cayó prisionero y también Juan Pablo Chang. Conducidos al pueblo de La Higuera, fueron asesinados al día siguiente estando inermes. Lucio Galván- “Eustaquio”, logró romper el cerco militar en un acto de arrojo a puro fuego cruzado.

El 12 de octubre, día aciago para nuestro continente, ya en Rio Grande, lejos de la quebrada del Yuro, una emboscada acabó con su vida. Sus restos fueron rescatados años después y llevados a la Cripta de los Héroes (memorial) que se ha erigido en Santa Clara -Cuba, donde reposa el “Che” Guevara y sus combatientes continentales. Allí, están también los restos de Juan Pablo Chang.

Lejos de la patria, donde no puedan ser venerados por el pueblo peruano, no obstante, reciben la visita de millones de personas que expresan su reconocimiento y gratitud por lo que hicieron. Con mayor razón, los peruanos que hemos compartido sus ideales no podemos menos que rendir nuestro homenaje silencioso por ahora con la esperanza de que algún día el pueblo tenga la libertad de hacerlo frente a sus monumentos.

Lucio Galván fue fundador del ELN y estuvo con Javier Heraud, en la expedición libertadora que incursionó por Puerto Maldonado en 1963. Gratamente, hemos tenido en estos días, el estreno de dos películas sobre la vida de Javier Heraud: “El Viaje” y “La Pasión de Javier”. Valoramos el esfuerzo de los realizadores y expreso mi gratitud por mantener latente su egregia heroicidad, como estoy seguro lo hacen millones de peruanos.

Pero al igual que Javier, son muchos los patriotas peruanos que estuvieron en diversos puestos de combate arriesgándolo todo. No son conocidos por su modestia de figuración, pero hay algunos que todavía sobreviven recordando aquellos tiempos y deseando entregar la posta a las nuevas generaciones. Hombres, mujeres, médicos, empresarios, gente de barrio, intelectuales, campesinos, etc. Va un abrazo de solidaridad para ustedes compañeros.

Fueron años de dramático trajín, cambiando de nombre, eludiendo a la CIA, a los servicios de inteligencia, olvidando familia, abandonado estudios, organizando la insurrección, la red de apoyo en la ciudad y el campo, el traslado de las armas hasta las zonas de alzamiento, exploración, clandestinidad, muchísima caminata diurna y nocturna, por la cordillera y el llano, recorrer ríos, combates, hambre, sed, enfermedades, prisiones, torturas, etc. Pese a todo, nunca se perdió la fe y después de cada caída había coraje para levantarse en nuevos escenarios.

Con la gesta del “Che” era la tercera campaña del ELN y en conexión con el nuevo foco guerrillero de Puno en la selva fronteriza con Bolivia. Esto quedó al descubierto por documentos capturados junto al diario del “Che” y se tuvo que suspendieron acciones. Pero al año siguiente, justamente en octubre 3 de 1968, insurgió la revolución militar del General Juan Velasco Alvarado asumiendo en gran parte el programa del ELN.

Muchos no pudieron volver a casa y sus tumbas se quedaron en el monte. Es una lista larga pero no deberían ser olvidados. El día que se escriba la historia verdadera, los heroicos combatientes revolucionarios de la década de 1960 tendrán el reconocimiento merecido que hoy está proscrito en la historia oficial pero no en el corazón de nuestro pueblo. Por ahora solo podemos decir: ¡Gloria eterna a los combatientes revolucionarios que ofrendaron su vida por la liberación del pueblo!

Octubre, 2019

LA IRA CONTENIDA

Escribe: Milcíades Ruiz

Piñera ha hecho en Chile lo que Vizcarra hizo con las comunidades ancestrales cusqueñas, en paro al ser afectadas por el corredor minero de la transnacional china dueña de Las Bambas: Declarar el estado de emergencia y enviar tropas militares a reprimir las protestas. Sin embargo, los que se rasgan la vestidura por los sucesos en Chile, callan ante el abuso contra los nuestros.CHILE-CRISIS-PROTEST

Pero son dos caras del mismo modelo neoliberal que se nos ha impuesto como camisa de fuerza eliminando toda protección social. En el estado de derecho neoliberal, los órganos de gobierno están “atados de manos” pues el mercado es el que gobierna de facto pasando todo a manos privadas. Pero el mercado es controlado por la oligarquía mundial propietaria de las grandes cadenas monopólicas, sin ninguna consideración social. La gente puede estar muriéndose, pero el Estado protege a la inversión privada antes que a la sociedad.

Imitando a Chile se privatizó el fondo de pensiones en el Perú (AFP), se entregaron al sector privado las empresas estatales satanizadas, se dio pase libre a las cadenas comerciales y farmacéuticas, se entregó la educación universitaria a la voracidad lucrativa haciendo a los dueños millonarios y gobernantes con partidos políticos propios. Se privatizaron los servicios públicos básicos, electricidad, teléfonos, se exoneró de impuestos y obligaciones laborales a las transnacionales de la agro exportación.

Con este modelo se puso en boga las concesiones de negocios más lucrativas, aeropuertos, puertos, infraestructura vial, peajes a 30 y más años. Todo está concesionado y hasta Machupicchu también. Solo falta privatizar el agua y el aire. Este modelo es el que abrió las puertas a la corrupción en todas las obras públicas, caminos, irrigaciones, hidroeléctricas, etc. Lobistas y testaferros ocupan los más altos cargos de la administración estatal.

Pero este copamiento de la vida nacional, en beneficio de la gran inversión privada angurrienta, causa grave daño por todos lados. Tal es el caso del encarecimiento de las medicinas que impide salvar vidas. Por eso, este modelo neoliberal ha hecho de Chile, el país donde los sistemas educativos son los más caros del mundo, el servicio de agua es privado, el sistema de pensiones es privado y en crisis como acá, los salarios son bajos como acá y el acceso a vivienda propia es un imposible para los pobres, como acá.

El neoliberalismo trae consigo la insoportable delincuencia de todo nivel. En solo un año, del 2017 al 2018 las denuncias por robo subieron 151.59%. Y para el 2019, los números siguen en alza: al 31 de mayo de este año, las denuncias por robo ya eran más de la mitad de lo que se reportó en todo el 2018. El sicariato es de todos los días. La gente está harta del deterioro económico, social y político. La indignación social puede estallar en cualquier momento.

El pueblo puede ser sometido a la fuerza como en el virreinato y la república, pero todo tiene un límite. La rabia por impotencia al no poder hacer nada frente al poder que criminaliza la protesta va acumulándose. Pedir justicia, es hacer apología del terrorismo y reclamar agrupadamente es delito contra el orden público. Los rebeldes siempre van presos. Por eso, cuando Vizcarra envía tropas a Chumbivilcas, no es para proteger a las comunidades, sino a la empresa depredadora de nuestros recursos naturales.

Cuando el pueblo no se somete y persiste en su rebeldía se aplica el estado de emergencia y estado de sitio. El gobierno pone las balas y el pueblo los muertos. Por siglos se viene controlando la ira popular de este modo, desde la colonia hasta la república, cuya democracia es solo para los dominadores, pero no para los dominados. Son muchos los casos de rebeldía autóctona al no poder soportar más, tantas injusticias y son millones, los asesinados por la represión.

Al igual que los embalses de agua que rompen el dique por excesos, ocasionando estragos a su paso, así también, el estallido social rompe los muros de contención ocasionando desgracias. Los saqueos, incendios y violencia irracional son inevitables en estos casos. En el caso chileno, el reclamo por el alza de pasajes solo ha sido un detonante de una acumulación explosiva latente.

En nuestro país, el monto de los sobreprecios en obras, adendas y coimas millonarias de las autoridades las termina pagando el pueblo con el IGV, peajes, y otras imposiciones de recaudación. Solo el pueblo paga impuestos de su bolsillo, las empresas trasladan el impuesto al precio y hasta se les devuelve lo pagado. Tenemos pues, mucha ira histórica acumulada porque el asunto viene de siglos, sin ser escuchados.

Pero la indignación acumulada puede despertar al volcán. Todo está podrido suele decir la gente y con los corruptos en el poder es una utopía eliminar la corrupción. Esta ira no tiene ideología y por eso su estallido no tiene control alguno. ¿Alguien puede negar que hay un gran resentimiento nacional e impotencia, frente a las desigualdades e injusticias? ¿Que se añora el pasado ancestral porque la seudo democracia neoliberal solo es para una minoría adinerada y no, para la mayoría?

¿Es necesario que suceda lo de Chile para recién cambiar lo que ocasiona ira popular? No es cuestión de contentar a la población con regalitos engañosos de aumento de salario mínimo, ni de reducir horas laborables, como despreciativamente lo hace Piñera. Pasado los días volverán a lo mismo porque el neoliberalismo los neutralizará con otros ajustes. Mientras el modelo neoliberal no sea cambiado, los problemas continuarán.

Muchos dirán: Si el modelo es el causante de los males, simplemente hay que cambiarlo. Si pues, pero el problema es que no tenemos el poder para hacerlo. Construir ese poder es lo que deberíamos hacer para refundar la república en términos equitativos de justicia social. No se trata solo de cambiar gobernantes del legislativo y ejecutivo con nuevas elecciones, porque el problema no es de personas sino sistémico. O no.

Octubre, 2019

CUIDADO CON VIZCARRA

Escribe: Milcíades Ruiz

Lo sucedido en Ecuador por mandato del Fondo Monetario Internacional cuyo mayor accionista y decide es EE UU, nos deja tres lecciones claras: El costo de la ineptitud de gobierno, la pérdida de soberanía nacional y la potencialidad política de las poblaciones ancestrales. No estamos lejos de llegar a una situación similar ahora que todo el poder está en manos de una persona contradictoria que, por un lado gobierna supuestamente según las encuestas dirigidas y por otro, contrariamente respalda al presidente ecuatoriano en oposición a la voluntad popular.chumbi

Ahora mismo ha declarado en “Estado de Emergencia” en el corredor vial minero de Las Bambas, que afecta las poblaciones ancestrales de Cusco y Apurímac, las mismas que se encuentran en pie de lucha reclamando sus derechos pues se construyó la carretera en terrenos comunales sin ser consultados. Pero, además, ha mandado tropas policiales y del ejército a combatir esa protesta andina. Anteriormente hizo lo mismo en Fuerabamba y otras comunidades, con un saldo trágico.

Mediante decreto N° 169-2019-PCM, Vizcarra ha dejado a los campesinos de la zona del conflicto, sin derecho a la inviolabilidad de sus domicilios, prohibidos de celebrar reuniones públicas y sin derecho a transitar libremente. Amenazantemente, el ministro del interior ha advertido: “Apostamos por el diálogo, pero eso no se puede confundir con debilidad”. Esta mentalidad de primero someter para después dialogar bajo amenazas, es precisamente una característica del autoritarismo gubernamental. Entonces ¿en qué quedó la verborrea vizcarrista de que hay que hacer lo que el pueblo pide?

Acusa de usurpador al ex presidente del Parlamento que disolvió, pero respalda al usurpador de la presidencia de Venezuela, Juan Guaidó. Exigió el adelanto de elecciones generales pero disuelto el congreso, convocó solamente a elecciones parlamentarias accesitarias quedándose con todo el poder, cortando las investigaciones del caso Chinchero y también sobre su empresa. Hoy no tenemos ni Junta nacional de Justicia, ni ley de presupuesto para el 2020.

Pero estas muestras nos dan un perfil de personalidad política manejable por EE UU que utiliza la sumisión del gobierno peruano para emprender el “Grupo de Lima” en su plan subversivo contra Venezuela. Este comportamiento se inscribe en la línea de dominación del FMI_EE UU, que obligó al presidente Moreno a cortar de plano el subsidio de beneficio popular, reducir las vacaciones laborales al 50% y al aporte forzado de un salario a favor del erario nacional, aparte de otras medidas pendientes. En esta misma línea de gobierno, Vizcarra ha promulgado el Plan Nacional de Competitividad.

Pero no son medidas propias del gobierno de Moreno sino, es el FMI el que gobierna Ecuador por encima de la autonomía y soberanía nacional. Esto sucede cuando la ineptitud gubernamental coloca al país en condiciones de súplica ante el FMI, pidiendo por favor un préstamo de dinero. Este se lo da, pero a condición de tomar las riendas del país prestatario, vulnerando la soberanía nacional. Ha sucedido en Grecia, Argentina y otros países sometidos, causando los mismos problemas sociales.

Las proyecciones económicas no son alentadoras. Por lo pronto, el FMI ha recortado el pronóstico de crecimiento para nuestro país en 0.9 puntos porcentuales con respecto a lo proyectado en julio, bajando de 3.5% a 2.6% en octubre, en tanto que el déficit fiscal podría ser del 2% para este año. En cambio, colocó a Bolivia como el país sudamericano de mayor crecimiento (3.9%), seguido de Colombia (3.4%). El presidente del BCR ha salido a decir que la crisis política no ha afectado la economía, pero lo hace para tranquilizar los ánimos nada más. Si la economía no es bien manejada, corremos el riesgo de una recesión que nos expone a las garras del FMI.

Pero en medio de este panorama hay un aspecto muy alentador que es el potencial de lucha popular en las poblaciones ancestrales que, en el caso de Ecuador ha obligado al gobierno a dar marcha atrás en sus medidas fondomonetaristas. Ha sido a costa de muertos, heridos, prisioneros y persecución judicial. Pero esta tragedia no amilanó la resistencia y movilización ancestral al que se sumaron sectores urbanos.

Esta misma actitud ancestral la hemos visto en el Perú con las comunidades campesinas en lucha desigual contra las fuerzas represivas, pero triunfantes en sus demandas contra el abuso gubernamental y la contaminación minera. Esa antorcha de rebeldía, resistencia y lucha, viene desde la conquista española, con el despojo de territorio, riquezas mineras y de la patria. La historia no ha registrado las luchas nativas por cientos de años en la colonia y la república, pero ellas sucedieron persistentemente.

Ese espíritu de lucha se está regenerando en los andes peruanos con los jóvenes que a falta de protección de las leyes y del Estado, actúan en defensa propia con mucho coraje. Esto debería obligar a las fuerzas de izquierda a replantear sus esquemas y planteamientos ya que actualmente el campesinado, es la fuerza combativa de mayor importancia política. Salvo que prefieran seguir apoyando a Vizcarra.

Ustedes que dicen.

Octubre, 2019

DESVARÍOS POLÍTICOS

Escribe: Milcíades Ruiz

En estos días escuchamos voces interesadas en el adelanto de elecciones que pregonan “Las autoridades nos debemos al pueblo”, “no hay que temer a la decisión del pueblo peruano”, “el pueblo no se equivoca”. “respeten la voluntad del pueblo”. “Si al pueblo no se le escucha se cae la democracia” ¡Qué raro que este lenguaje inusitado provenga de sectores no izquierdistas! ¿Será que están desvariando?shot-2019-03-15_15-15-05-696x385

Tal vez se estén refiriendo a otro pueblo y no, al que está contra la gran minería de transnacionales extranjeras que se lleva nuestras riquezas. Al que pide no criminalizar la protesta y se libere a Aduvire. No creo que se refieran al pueblo que reclama sus derechos ancestrales, al que repudia el “Grupo de Lima” por traernos tantos delincuentes venezolanos. Al que pide cambiar la democracia del dinero por una democracia popular.

Quizá sea un desvarío, porque fue el pueblo el que eligió dos veces a Alan García, dos veces a Fujimori, al corrupto Toledo, al gobierno de Nadine, al de pura sangre extranjera Kuczynski y dio mayoría aplastante en el Congreso a la pura sangre extranjera Keiko Fujimori. Porque ese pueblo si se equivocó. O, dicho de otra manera, se le hizo equivocar.

Pero entonces habría que preguntarnos: ¿Quiénes hacen que el pueblo se equivoque? Pues, los que manejan la opinión pública indudablemente. La prensa es un poder de facto, eleva a cualquier personaje o lo derriba por encargo, azuza fiscales y jueces, tumba ministros, moviliza ciudadanos, los hace delirar de alegría, los indigna, los lanza al ataque, los hace votar según las encuestas, los engaña, etc.

El engaño mediático es permanente. Primero hacen una campaña selectiva de desprestigio para predisponer a los ciudadanos en un sentido o en otro. Luego contratan encuestadoras de opinión pública para recoja lo que sembraron y ese producto del que son autores, es exhibido como muestra de la opinión pública y no de la prensa. Cada noticia es comentada arbitrariamente para influir sobre la gente.

No es casualidad que la izquierda aparezca con bajo nivel de simpatía entre las encuestas ni es casualidad que algunos líderes de izquierda opinen contra Cuba y Venezuela. Tampoco lo es, que muchos dejen lo suyo y corran tras de Vizcarra haciéndole coro. Muchos estamos condicionados por el poder mediático y nos dejamos manejar sin protestar.

Esta metodología ya fue empleada por el fujimontesinismo para los psicosociales pagando altas sumas por el servicio de fraude. No hay un solo día ni hora que la manipulación de la opinión publica cese en la televisión y en los teléfonos digitales. Ese poder no nos deja libre en ningún instante impactando neurológicamente en nuestro cerebro haciéndonos actuar como autómatas.

En estas condiciones, muchos de los nuestros terminan siendo arrastrados por el remolino informativo prestándose (sin querer queriendo) a las intenciones de quienes manejan la conducta social. Ahora de pronto nos dicen: ¡Hagan lo que el pueblo decide! ¿Y qué pasaría si el pueblo decide asumir sin intermediarios el mandato del gobierno? ¿Harán esto los sectores dominantes?

¿A quiénes les conviene el adelanto de elecciones? ¿Quiénes se benefician? No es el pueblo el beneficiado por cuanto seguirá al margen del gobierno, suplantado por intermediarios a los que no conoce. Adelantar el cambio con otros de la misma calaña le da igual. Para la mayoría que es el campesinado, este lío entre corruptos le es ajeno, por cuanto el pueblo vive de su trabajo, y no de la política. No son piratas ni corsarios que abordan el barco estatal para repartirse el botín.

Pero sí, los más beneficiados serán sin duda alguna, son los que están en la cola queriendo reemplazar a los actuales parásitos del estado lo más pronto posible, y algunos ya están en campaña. Los hemos visto en primera fila, en las marchas de protesta con el mismo interés, tanto a candidatos de izquierda como de derecha. Las encuestadoras ya están colocando a Julio Guzmán del partido morado como favorito.

¿Qué puede ganar el pueblo con ese oportunista de la misma ralea que el corrupto PPK? Ambos formados en el Markham College de Lima y preparados profesionalmente en EE UU, pasaron a trabajar en organismos vinculados a la dominación mundial. Guzmán lo hizo en el BID y PPK en el BM. El primero también ocupó puestos clave en la PCM y se enlazó con la multinacional Deloitte, especializada en servicios para eludir impuestos en grandes proyectos.

¿Otra vez tendríamos una primera dama judía? Ya pues. Ya tuvimos suficiente.

Pero hablando de equivocaciones, también nosotros en la izquierda nos hemos equivocado y hemos inducido a la equivocación, cuando hemos recomendado votar por Fujimori, Toledo, Ollanta y Kucsynski, buscando el mal menor en apariencia. ¿Con qué cara rasgarse las vestiduras si no somos capaces de mantenernos firmes en nuestros principios ideológicos en vez de recurrir a terceros?

Vale recordar en este setiembre la lección de Salvador Allende. Una y otra vez porfiando llegar al poder. Perdiendo, pero manteniéndose fiel a lo suyo y esa firmeza fue la que lo llevó al triunfo. Eso mismo vale para nosotros. Es preferible perder luchando por lo nuestro, antes que ceder en beneficio de terceros ajenos a nuestra ideología. Las equivocaciones nos hacen perder la fe del pueblo. O no. Ustedes qué dicen.

Septiembre, 2019

ABORTO POLÍTICO

Escribe: Milciades Ruiz

En estos días, el país está pendiente de la evolución de lo que se ha dado en llamar crisis política. ¿Cómo es que se ha llegado a esta situación? En la retrospectiva vemos al nuevo gobierno instalado en el 2016 como resultado de un proceso fraudulento igual que los anteriores. La voluntad popular fue distorsionada por el dinero y ese, era el producto obtenido. Develada la corrupción desde el exterior, se vino la noche para los involucrados y este hecho, fue clave en el derrumbe político que todavía no acaba.Derrumbe

Las indagaciones nos hicieron ver la magnitud de la podredumbre y las ramificaciones de un sistema mafioso que no solo maneja partidos políticos sino también el poder judicial, y el electoral, contraloría, instituciones públicas y privadas, ministerios, licitaciones de inversión, festinación de trámites y requisitos, etc. Toda la estructura de la edificación de la vieja república está resquebrajada y las rajaduras llegan hasta los distritos más pequeños.

Por suerte, hay fiscales que todavía no han podido ser anulados y trabajan contra la tradición institucional. Frente a esta fortaleza, los involucrados han maniobrado diversos actos de sabotaje, a pesar de lo cual los principales vienen cayendo sucesivamente después de haber negado sus inmoralidades. El pánico se apoderó de un rankeado que terminó auto eliminándose. Cayeron varios del Ejecutivo incluyendo el presidente en ejercicio. Su reemplazante Vizcarra fue bien recibido por el fujimorismo, aunque su lideresa también fue a prisión.

Pero Vizcarra, teniendo rabo de paja, entró con ínfulas de luchar contra la corrupción subiéndose al carro de fiscales y eso, generó distanciamiento con el fujimorismo que, desde el Parlamento viene saboteando las investigaciones pues su organización y líderes, están comprometidos. Vizcarra fue más allá de sus funciones ejecutivas, pasando al ataque político mediante propuestas legislativas contrarias al sentir fujimorista exigiendo su aprobación bajo la Espada de Damocles vestida de “cuestión de confianza”.

El enfrentamiento se ha agudizado y el concepto público es que hay una crisis política por la confrontación entre el Congreso y el Ejecutivo. Pero estrictamente, no son todos en ambos lados. De un lado está el presidente en solitario y del otro, el fujimorismo con mayoría en el Congreso. Pero este no es el problema de fondo. Es la estructura republicana la que se encuentra agrietada en situación calamitosa pues la corrupción es sistémica. ¿Esto se resolverá adelantando elecciones?

El presidente Vizcarra nos ha cambiado el panorama, haciéndonos olvidar lo fundamental para hacernos ver que el problema es solo el fujimorismo: “Muerto el perro, muerta la rabia”. Con esta salida de “borrón y cuenta nueva” se evita que prospere la demanda nacional de restructurar la república en vista de que todo está podrido. No es suficiente “que se vayan todos” si todo va a continuar como antes. La poda de una rama no elimina el mal de un árbol.

Lo que correspondería es, declarar en reorganización la vieja república y proceder a su restructuración. Pero claro, esto no conviene a los beneficiarios del sistema ni a quienes detentan el poder real y el poder político. Ni hablar de eso. Hay que poner un parche a modo de reforma política y asunto arreglado. Con maquillaje o sin ella, no hay problema pues los procesos electorales son manejables mediante el dinero de manera legal y encubierta.

Los que se van serán reemplazados por otros de la misma condición. Total, en nuevas elecciones se pueden negociar alianzas y votos a cambio de amnistía política e indultos para los políticos corruptos. Además, ya están varios ambiciosos de poder político haciendo cola y son los más interesados en el aborto eleccionario por conveniencia. Cínicamente dicen: “Es hora de recuperar la democracia” (¿?) Es esta, precisamente la que tras la campaña electoral sepultará todo, para volver a tener otro gobierno mal nacido.

Desde la izquierda se plantea una nueva Constitución como solución al problema. Es lo deseable, pero tendríamos que analizar si hay condiciones favorables para lograr una Carta Magna que responda a nuestras expectativas. Si no las tenemos, el tiro podría salir por la culata. El principal obstáculo que tenemos es el régimen eleccionario que nos discrimina y falsifica la representatividad social.

La historia nacional nos dice que todas las constituciones que han regido el país, han sido promovidas desde el poder y no, desde afuera. Lo mismo ha sucedido en el ámbito internacional. Esto ya nos da una conclusión contundente. Ningún gobierno convoca a una constituyente contraria a sus deseos. La constitución vigente fue implantada por Fujimori porque la del 79 no le servía para sus planes neoliberales.

Pero no cabe duda de que tenemos que trabajar para que se den las condiciones requeridas y es bueno tener una alternativa constitucional propia como referente. Para nosotros una nueva Constitución significa la refundación de la república con nuevo diseño de organización social, de administración política, geográfica y económica. El solo debate de propuestas enriquecerá nuestro acervo político y nos dará armas para mejorar nuestro desempeño político.

Entonces tenemos que pensar ¿Qué clase de sociedad somos y cuál es la sociedad a la que aspiramos en los términos actuales? ¿Por ahora, cuáles serían los objetivos de la sociedad bajo las actuales condiciones mundiales? De los objetivos dependerá la estructura de nuestro diseño constitucional. ¿Cómo nos organizamos para alcanzar esos objetivos? ¿Cuáles serían los criterios para una nueva administración política realmente democrática?

¿Cuáles serían los pilares de nuestro desarrollo económico? ¿Cuál sería el diseño de la nueva división política geográfica? ¿Cómo asegurar que todos los sectores socioeconómicos tengan representación equitativa en el gobierno nacional? ¿Tendrán derecho de representación las nacionalidades andinas y amazónicas? ¿Seguiremos con los moldes aristocráticos y privilegios bicentenarios? ¿Seguiremos con el mismo sistema de separación de poderes que tantos conflictos ocasiona?

Surgen pues, una serie de temas de derechos de las personas, o derechos humanos y de las colectividades. También asuntos de soberanía nacional, de relaciones económicas internacionales, política exterior, desarrollo estratégico, carácter del estado, la arbitrariedad religiosa, la restructuración completa de instituciones públicas, etc. Si intercambiamos ideas al respecto, será de mucha utilidad. Podríamos aprovechar las circunstancias para avanzar en un proyecto nacional propio. ¿No les parece?

Setiembre 2019