DE GENERACIÓN “BICENTENARIO”

Escribe: Milcíades Ruiz

El poder mediático hace lo que quiere con nosotros y no tenemos protección pública contra su manipulación. Nos solivianta, nos apasiona, nos hace odiar y hasta nos hace aplaudir a nuestros opresores. Todos los días impacta nuestro cerebro condicionando nuestro estado de ánimo. En un momento nos hacen decir: ¡la vacancia es un golpe de estado!, ¡Merino es un asesino! Pero luego que el mismo congreso, con el mismo procedimiento, cambia la persona cuestionada, nos hace hablar en contrario siendo la misma figura política.

Nos enardece saber de dos jóvenes muertos en los disturbios, al corrupto Vizcarra le ponen el micro en la boca para agrandar la noticia y dice: “son héroes de la democracia”. Ya nadie se acuerda que bajo el mandato del corrupto Vizcarra hubo también dos muertos por represión policial, en una movilización de varios días, igualmente masiva de jóvenes nativos que reclamaban por los perjuicios ocasionados por la empresa PetroTal, que opera el Lote 95, en Painahua, Requena, Loreto.

Fue el 9 de agosto, “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”. Ese día, a punto de balas y bombas lacrimógenas disolvieron la manifestación, alcanzando a los niños que corrían desesperadamente gritando de terror en la oscuridad de la noche. Y claro, por tratarse de indígenas, y de una transnacional inglesa, la prensa no hizo el despliegue como ahora, y por eso, nosotros tampoco hemos reaccionado como ahora.

Todos los días martillan nuestro cerebro para impregnarlo del bicentenario y por reflejo condicionado actuamos en ese sentido. Entonces, con motivo del estallido juvenil se está acuñando como digno de resaltar la frase “generación bicentenario” y nosotros lo rezamos, para el orgullo de los jóvenes. Pero, este mismo psicosocial periodístico podría ser utilizado para demonizar la bandera izquierdista de “Nueva Constitución”, haciendo que la opinión pública la desdeñe. Y la acompañarán con encuestas desfavorables.

Como se recordará, los rumores psicosociales fueron utilizados para desestabilizar el gobierno de Velasco, haciendo que la gente salga a las calles para protestar y cometer desmanes. Se hizo contra el gobierno de Maduro, pero no pudieron quebrar el respaldo de las fuerzas armadas. Lo hicieron el Bolivia contra Evo Morales alegando falso fraude y lo sacaron en complicidad con la fuerza armada. Aquí, en el reciente estallido juvenil, hasta se ofrecían banderolas gratis para la protesta.

Como la prensa no resaltó este sospechoso ilícito, para saber sobre su financiamiento, tampoco nosotros le dimos importancia. Actuamos por reflejo condicionado, como lo advirtiera ya a comienzos del siglo pasado, el científico y premio Novel, Ivan Pavlov. De este modo, el martilleo del bicentenario sobre nuestro cerebro seguirá repitiéndose con más intensidad, hasta hacernos creer que Túpac Amaru, fue precursor de la independencia de sus opresores.

Es loable la actitud de los jóvenes que dieron la pelea en las calles en rechazo a la forma de hacer política. El repudio es contra los políticos que han envilecido la honorabilidad de los poderes del estado. Es un mérito que hay que reconocer frente al demérito de indiferencia de los mayores. Pero si de generación se trata, hay que ver que la gran mayoría de esta generación es víctima de la degeneración republicana bicentenaria.

Comparemos la situación de los jóvenes de 1821 con la situación de los jóvenes en la actualidad y veremos que lejos de agradecer a la republica tenemos mucho que lamentar. En esos tiempos, había una gran crisis por la guerra, pero los jóvenes no pasaban hambre y su comportamiento era respetuoso. Ahora en cambio, después de dos siglos, se batirán todos los records históricos de encarcelamiento de jóvenes. ¿Eso es lo que vamos a celebrar?

Según el BCR, a setiembre pasado la población económicamente activa (PEA) se ha reducido a la mitad y el desempleo pasó de 6,3% a 16,3%. Cientos de miles de jóvenes buscan trabajo diariamente, sin que la república bicentenaria lo ampare. Cuando a un joven se le pregunta ¿por qué robas? La respuesta es: No hay trabajo. En el bicentenario, hay pues una expansión delictiva armada y con creciente sicariato como producto republicano. Diariamente vemos en los noticieros a bandas de jóvenes, capturados por la policía. Ellos también son de esta generación.

56,108 estudiantes universitarios han quedado con la carrera trunca al denegarse licencia a universidades degeneradas por el lucro. Otros miles han dejado los estudios por la crisis económica actual. En cambio, los traficantes de la necesidad educativa se han vuelto millonarios a costa del dinero de los padres de familia y tienen “plata como cancha” para candidatear a la presidencia. Otros miles de jóvenes salen a las calles para auto emplearse informalmente, pero son reprimidos sin piedad. Es la república, que se ensaña con sus propias víctimas.

Durante dos siglos republicanos no ha existido un desarrollo sostenible de industrialización. Siempre viviendo de nuestras riquezas naturales entregadas en beneficio extranjero. Se despilfarró el dinero del guano hasta que se acabó y como ahora, vivimos de la carroña que nos deja el cobre hasta que se acabe. 80 años después de la jura de la independencia, Ricardo García Rosell, quien fuera diputado de la república decía:

…Vino la independencia. La guerra cruenta y prolongada que fue preciso sostener, abatió y redujo todos los elementos productivos. Tras esto, el espíritu liberal, al dar de repente entrada fácil a los géneros y manufacturas europeas, abrió ruda competencia a las industrias nacionales. Pronto se inició la decadencia. Ayacucho que con el monopolio de tocuyos se había hecho gran ciudad, tuvo que abandonar dicha industria. Lambayeque que había crecido con sus tinas de jabón, comenzó a descender. Los obrajes de lana en el Cusco fueron abandonados y esa antigua capital que contaba con 80, 000 habitantes, redujo su población a la mitad. Cambiaron las rutas por donde circulaba el tráfico comercial y los centros del interior. Mercados antes en progreso y campos de actividad industrial, se vieron supeditados por los puertos de la costa a donde comenzaron a acudir todos a surtirse con objetos extranjeros.…

Miseria y malestar se sentía en todas partes. La riqueza fiscal sin contrapeso en el público por carecer de objeto de trabajo, era impotente para corregir o, atajar el daño. Angustias y escaseces frecuentes, se sucedía entre cortos periodos de abundancia. El Perú ofreciendo como espectáculo más desorden que opulencia, por sus errores económicos, vivió envuelto en confusiones y anarquía permanente. (…)

La agricultura es la industria madre que fomenta y da vida a todas las otras. Es la gran fuente de donde todo procede y a donde todo debe converger. Es a ella adonde hay que acudir cuando se necesitan subsistencias, cuando se necesitan hombres o cuando se necesita dinero. (…)

Pidiendo subsistencias al extranjero, los agricultores nacionales pierden o merman sus provechos. El dinero desaparece de los campos y estos, en vez de continuar su movimiento de progreso, se abaten, se abandonan y se despueblan. ¿Quién, que ha visto los efectos de una mala cosecha, no comprende y descubre en el acto esta verdad?

Obligar a un país, a que permanezca indefinidamente dedicado a solo las industrias extractivas, es condenar a sus moradores a eterna barbarie, relegándose a sí mismo, sin esperanza de mejora, a una posición perdurablemente subalterna”.

(Ricardo García Rosell- Boletín de la Sociedad Nacional de Agricultura- enero 1901 “Apuntes económicos”)

¿Esta situación ha cambiado? ¿La república ha industrializado el país, o seguimos con una economía meramente extractiva? ¿La república nos ha dado una agricultura moderna o, seguimos utilizando la chaquitaclla que se usaba en el incanato? Después de dos cientos años de entreguismo ¿Somos independientes o, estamos sometidos a la dominación extranjera?

¿Es que, el bicentenario cambiará la trayectoria republicana? No interesa. Serán las empresas mediáticas periodísticas los que guiarán nuestros pasos. Ellas nos lideran y nosotros las seguiremos como ovejas alienadas. Disculpen el berrinche.

Noviembre 24/2020

PLANTEAMIENTOS CONSTITUCIONALES

Escribe: Milcíades Ruiz

Se está generalizando la idea de la necesidad de una nueva constitución, cada vez que ocurre un hecho político gravitante. Es verdad que la constitución, es la base jurídica, sobre la que se asienta toda la estructura legal de la administración nacional. Mucho depende de su naturaleza ideológica. Pero toda constitución refleja el contexto histórico en que se elaboró, y es obra de la correlación de fuerzas políticas imperantes.

Enarbolar la bandera de una nueva constitución, en una correlación de fuerzas desfavorable, podría ser frustrante. Creamos la expectativa como solución para todos los males de nuestro país y podría entenderse que, una vez cambiada la constitución, se acabarán esos males. Esto, no es tan cierto como muchos creen, sobre todo, si su aprobación depende del actual régimen electoral amañado para favorecer a las mafias políticas.

Pero tampoco esta bandera la podrá hacer suya la población, mientras no tenga la convicción que lo impulse a luchar por ella. Nadie lucha por algo que no entiende, y eso nos obliga a ser explícitos, si queremos tener apoyo popular a esta demanda. Aun cuando no se logre este propósito, por lo menos, deberíamos tener claridad y fundamento sobre los cambios que postulamos en sus mandatos.

En esta perspectiva, planteo para el momento actual, algunas consideraciones constitucionales sueltas que, siendo discutibles, podrían abrir un espacio de diálogo para asumir una posición ideológica debidamente sustentada, con la que podamos llegar al conocimiento popular en términos pedagógicos. De este modo, aunque no logremos el objetivo a cabalidad, nuestros planteamientos seguirán siendo válidos para persistir en ellos.

Para empezar, es necesario precisar algunos términos utilizados en los textos constitucionales y de uso corriente. Indiscriminadamente se utilizan como sinónimos las palabras país, estado, patria, república, nación, pueblo. Esto distorsiona los conceptos y definiciones constitucionales, prestándose a interpretaciones dolosas. El concepto de “estado peruano”, no es igual al de “república peruana”.

Los conceptos emanan de la evolución humana. Los primigenios grupos étnicos se fueron extendiendo, y surgió la necesidad de la organización social dentro del territorio bajo su dominio. Conducir y manejar una tribu era simple por las costumbres ancestrales. Pero hacerlo en una región amplia, incluyendo tribus asimiladas, requería de un sistema administrativo, cada vez más eficiente.

Surgió entonces la necesidad de implantar un sistema de administración de justicia, de control ciudadano o policía, un sistema tributario, implantación de autoridades, etc. Es así, como nace el Estado, como aparato administrativo que facilita el dominio. Decimos entonces, Jefe de Estado a la persona que tiene a su cargo todo este aparato administrativo. En nuestro caso es el presidente de la república.

Así también, desde las tribus primigenias hemos pasado por diversas formas de organización social. Las etnias nativas establecieron sociedades comunitarias como forma de organización social de autogobierno. Con el incanato, la organización social y de gobierno, se modificó. La colonia implantó otro sistema de organización social y de gobierno. Con la independencia, se adoptó el actual modelo republicano de gobierno. Entonces al hablar de la república del Perú nos estamos refiriendo al sistema de organización social y de gobierno que tenemos.

Pero si hablamos del Perú como país, nos referimos al territorio que ocupamos. Y si hablamos del pueblo del Perú, estaremos refiriéndonos a la población. También se suele utilizar los términos ciudadanía, conciudadanos y otros, derivados de la palabra ciudad, pero es inadecuado para ciertos casos, por ser excluyente de la población rural.

También, entendemos por nación a una comunidad social ancestral que comparte el mismo origen, idioma, costumbres y cultura. Pero resulta impropio hablar de la nación peruana, pues tenemos diversidad de naciones ancestrales. Sin embargo, utilizamos el término nacional, como ámbito que engloba todos los ámbitos de menor dimensión.

Estando explicados estos primeros conceptos a manejar, van los siguientes planteamientos:

  1. El Perú, es un país con una población multiétnica, organizada como república democrática, representativa de todos los sectores productivos de bienes y servicios, así como de todas las regiones geográficas. Se rige por los principios de libertad, igualdad, equidad y justicia social.

Libertad de expresión, y de iniciativa compatible con las normas constitucionales. Igualdad de derechos sociales, y de trato en las relaciones humanas. Equidad retributiva en el intercambio social. Justicia social sin privilegios ni segregaciones.

El fin supremo de la república peruana es el bienestar sostenible de la población, en el grado óptimo de condiciones de vida, en todos los aspectos.

Con tal fin, se establece el Plan de Desarrollo Nacional Equitativo* con carácter constitucional. Este, regirá para todas las actividades económicas públicas y privadas. La esencia del desarrollo nacional está en su carácter endógeno como requisito indispensable, para el empoderamiento del desarrollo interno sostenible, desde el nivel local hasta el nacional. La constitución establecerá los lineamientos fundamentales de este plan.

Ningún cambio de gobierno modificará dicho fin supremo. Por consiguiente, todos los gobiernos sucesivos se regirán por este mandato y, todas las dependencias de los órganos de gobierno, están obligados a cumplirlo bajo responsabilidad de cometer delito. En virtud de ello, trazarán sus particulares planes, programas y actividades sobre la base de lo establecido constitucionalmente.

Para garantizar este propósito, todas las actividades económicas en el territorio nacional se sujetarán al régimen de economía para el desarrollo equitativo, el mismo que, queda establecido de la siguiente manera:

  1. Primacía de los intereses nacionales sobre cualquier otra consideración. El interés social prima sobre los intereses individuales o de grupo. Los intereses nacionales son establecidos por la presente constitución.
    1. Plena libertad para todos los negocios en el país, en cualquier modalidad de inversión, siempre que guarden concordancia con los lineamientos constitucionales. La república protege y fomenta la expansión nacional e internacional de los negocios peruanos, aplicando políticas públicas para el fortalecimiento del empresariado peruano y su mejoramiento competitivo. Otorga trato preferencial a las inversiones de mayor capacidad de generar empleo y, a las prioridades establecidas por el Plan Nacional de Desarrollo equitativo.
    1. Todas las actividades económicas, públicas y privadas, contribuirán al incremento de la producción nacional, que redunde en la expansión del empleo, incremento de la capacidad adquisitiva de los peruanos y mayores ingresos al erario nacional. Todos los órganos de gobierno, desde el nivel distrital hasta el nacional, deberán rendir cuenta anual de los niveles alcanzados en su producto bruto interno respectivo.
    1. Los ingresos pecuniarios obtenidos por la recaudación tributaria y otros conceptos, constituyen un fondo social de respaldo y compensación. Respaldo financiero para el funcionamiento administrativo de la república y financiamiento del desarrollo social. Compensación para reducir los desequilibrios de bienestar social.
    1. El presupuesto anual de la república se formula y se estructura estrictamente en función del plan de desarrollo nacional equitativo, eliminando todo gasto superfluo o, que no corresponda a la estrategia de desarrollo nacional correspondiente al plan. La austeridad en el gasto, constituye política de estado y estará sometida a supervisión permanente.
    1. El estado es la estructura administrativa de la república. Su estructura corresponde estrictamente a las necesidades de la estrategia del Plan de Desarrollo Nacional, en condiciones de eficiencia y capacidad tecnológica. Está terminantemente prohibida la creación de organismos que no correspondan a dicha estrategia, y también, el ingreso injustificado de personal burocrático por razones ajenas al mismo. El rendimiento laboral es lo que justifica la permanencia en el cargo burocrático.
    1. La economía nacional de mercado equitativo, se rige por la libre competencia para el intercambio de bienes y servicios. Se prohíbe toda práctica fraudulenta que distorsione el mercado equitativo, incluyendo las modalidades encubiertas, monopólicas y cualquier otra modalidad de manejo especulativo.
    1. La república otorga apoyo prioritario al desarrollo de las organizaciones empresariales cooperativas, comunales y de asociatividad de pequeños inversionistas.
    1. Otros

__________________________________________

*Equidad: Se usa este término en el sentido de merecimiento equilibrado no oneroso, sin abusos, compartiendo beneficios en cualquier transacción. No significa igualitarismo, sino, proporcionalidad apropiada de merecimiento en el trato.

Toda constitución establece solo las bases jurídicas generales y los detalles lo establecen las leyes y decretos. Pero, en nuestro caso, al no especificar los mandatos, cada gobierno de turno hace lo que le parece, porque no existe un rumbo establecido para el desarrollo de nuestro país, quedando todo a la deriva. Esto es aprovechado por los grupos de poder para desviar nuestro futuro en función de intereses ajenos. Esta es la razón por la cual planteo mandatos específicos como lineamientos, a fin de evitar desviaciones interesadas.

INTERESES NACIONALES:

Los principales intereses de desarrollo de la república peruana están establecidos en el Plan de desarrollo Nacional Equitativo. Particularmente, es de interés nacional:

  1. Democratizar la economía asegurando que la riqueza generada por todos los peruanos tenga una retribución equitativa según los aportes de cada ámbito. La distribución de inversiones estatales deberá contrarrestar las desigualdades de desarrollo inter ámbitos. Las grandes obras de infraestructura solo se financiarán si forman parte de la estrategia de desarrollo nacional y serán vigiladas por el organismo competente de supervisión para evitar mecanismos de corrupción.
  2. El establecimiento de un gobierno democrático equitativo, representativo de los sectores económicos de la producción de bienes y servicios, en proporción a su población laboral, conjuntamente con la representatividad geográfica, en la conformación de la Asamblea General Legislativa o, Congreso de la república.
  3. La descentralización del desarrollo en condiciones de equilibrio y equidad. La constitución establece los lineamientos para asegurar las autonomías de desarrollo y de autogobierno en un nuevo ordenamiento territorial administrativo.
  4. Formación de recursos humanos en las mejores condiciones de competitividad internacional conforme a las necesidades del futuro proyectado para nuestro país en el Plan de Desarrollo Nacional equitativo. Derecho de igualdad de oportunidades en el mejoramiento educativo y laboral, que contribuya al mejoramiento personal, familiar y social.
  5. Eliminar totalmente la discriminación de las personas desde todo punto de vista. Ningún poblador en ninguna circunstancia, puede ser objeto de segregación cualquiera sea el motivo de discriminación, sea esta racial, sexual, económica, procedencia social, ocupación laboral y/o desarrollo cultural.
  6. El pleno empleo de la población hasta alcanzar una cobertura óptima sin perjuicio de los derechos laborales.
  7. Plena libertad de información periodística. Libre competencia de las empresas informativas en una economía de mercado equitativo que evite el acaparamiento de los medios de información y posición de dominio. Protección de la sociedad frente a prácticas dañinas de difusión fraudulenta, manipuladora o de daño a la dignidad de las personas. Este derecho social de defensa social, incluye la supervisión de la información periodística y la ejerce el organismo autónomo constituido por las asociaciones de enseñanza educativa de nivel nacional. El gobierno no tiene injerencia es este control.
  8. Otros.

LINEAMIENTOS PARA UN PLAN NACIONAL DE DESARROLLO NACIONAL EQUITATIVO

  1. Los objetivos constitucionales determinan el Plan Nacional de Desarrollo Equitativo. Los lineamientos constitucionales de este plan, no pueden ser modificado ni tergiversados por disposiciones gubernamentales de rango menor.
  2. La matriz del Plan Nacional de Desarrollo Equitativo, para el corto, mediano y largo plazos, es establecido constitucionalmente. Partiendo de esta matriz, se formulará su estrategia de aplicación, por parte del Instituto nacional de Planificación, organismo constituido por los representantes de los organismos de planificación de los respectivos sectores ministeriales. Es aprobado por el poder legislativo a propuesta del poder ejecutivo.
  3. El presupuesto general de la república se formula anualmente siguiendo la estrategia del Plan Nacional del Desarrollo Nacional Equitativo y solo será aprobado si se ajusta a este requisito.
  4. El Ejecutivo formula y presenta para su aprobación ante el Legislativo, la estrategia de su periodo gubernamental con respecto al Plan Nacional de Desarrollo Equitativo, debiendo rendir cuenta anual de su aplicación y resultados.
  5. Otros.

NOTA: Como se podrá apreciar, no es fácil formular mandatos constitucionales y debatirlos es complicado, siendo necesaria la asesoría especializada. Son mucho más los asuntos constitucionales a plantear, pero sería extenso proseguir. No obstante, lo señalado, puede servir como ejercicio mental para ir tomando posición fundamentada, recogiendo los aportes de otros compañeros. Eso nos permitirá un mejor desempeño político cuando tengamos que debatir frente a propuestas contrarias. Hay puntos poco claros que podría ampliar, si hay interés en la propuesta. Vivimos tiempos en que no se sigue a las ideas sino a los caudillos. Pero, en fin, de algo servirá.

Noviembre 16/2020

ESTALLIDO POLÍTICO

Escribe: Milcíades Ruiz

El estallido juvenil contra lo que venía sucediendo en la esfera política de los mayores, ha sido un desborde social espontáneo, aunque posiciones interesadas lo han interpretado a su gusto y conveniencia. El pueblo despertó dicen algunos, pero la verdad es que esta movilización no ha sido convocada por las organizaciones, populares, ni por los gremios de trabajadores y menos por los partidos políticos supuestamente representativos de la sociedad.

Por el contrario, cuando los politiqueros se subieron al carro del movimiento para sacar provecho, fueron rechazados por los jóvenes, teniendo que desembarcarse vergonzosamente. Como todo exabrupto social, es de naturaleza temporal sin haber sido proyectado con fundamento político sostenible. Por eso vemos actuando juntos a actores derechistas e izquierdistas, alentándola para llevar agua a sus molinos.

Se trata de un producto procesal generado por la propia dinámica política. Si algo sale mal en lo que estamos haciendo, es porque hay una falla. Si no la corregimos, puede llegar el momento en que ocasione problemas. En este caso, las fallas políticas persistentes, sin corregir, hicieron saltar los ánimos de los jóvenes, que es el sector social más emotivo e intransigente. Las malas prácticas políticas generaron repudio e impaciencia.

El desprestigio del Congreso de la República, llegó a un punto en que se hizo insoportable para los jóvenes tras la decisión de vacar al presidente. Pero no es un movimiento vizcarrista, ni de defensa del corrupto. Es un movimiento de repudio a los políticos inescrupulosos enquistados en los mandos del país. No están luchando contra el neoliberalismo, ni por el cambio de constitución, como intentamos influir. Nuestra visión, no es la que ellos manejan.

Tampoco se podría decir que la muerte de dos jóvenes en el enfrentamiento con la policía, ha sido por defender la democracia, pues precisamente se han movilizado en repudio a ella, desnaturalizada por la mafia política. Con harta hipocresía se utiliza políticamente a los muertos. Nunca hicieron esto en defensa de los numerosos campesinos muertos a balazos policiales, ni de los sobrevivientes perseguidos por la represión judicial, tan solo por defender su hábitat.

No es honrado dar a los hechos una connotación que no la tienen, y peor, si es con alguna intención soterrada. Tampoco apropiarse de méritos ajenos. La renuncia de Merino deja sin bandera a quienes le pusieron la puntería. Ahora lo reemplaza otro de la misma madriguera, pero la figura política y jurídica sigue siendo la misma. ¿O es que ahora, la vacancia sí, es constitucional y, ya no es, golpe de estado? La podredumbre sigue intacta. Merino es solo chivo expiatorio, ofrendado miserablemente por sus propios mentores.

De nada habrá servido el sacrificio de los jóvenes si pasado el momento crítico, todo sigue igual. Todo quedaría reducido a una victoria pírrica, de haber logrado la renuncia de Merino y nada más. Los mismos que empoderaron a Merino son los que han empoderado a Sagasti. Eso no cambia la calidad de la matriz. Son cocodrilos del mismo pozo, aunque con otra vestimenta. Solo cambia la empatía.

Si las mafias políticas se han enquistado en el poder es por el sistema político. Si esto no se cambia, seguiremos en las mismas. La calidad política de los órganos de gobierno, depende del sistema político. No se trata de simples reformas de apariencia, sino de un nuevo sistema que garantice la real representatividad democrática y una mejor calidad de gobierno.

Que los políticos no se hagan los vivos queriendo sacar provecho de la gesta juvenil, como buitres carroñeros. La protesta deja mal parados a los partidos políticos, pues los colectivos han demostrado que tienen mayor convocatoria y contundencia. No necesitan de ellos para manifestarse públicamente, quedando aparentemente como organismos en desuso. Este, es un detalle que debe llamar a la reflexión y cambiar el viejo estilo de nuestro sistema político.

Ni la OEA ni los organismos internacionales manejados por EE UU intervienen cuando los sucesos son a favor del imperialismo. Ellos temían que el desborde conduzca a un gobierno popular como Venezuela y Bolivia. Por eso también enfilaron contra Merino y se aprestaban a intervenir para asegurar que las próximas elecciones no se les vaya de las manos. Pero ahora cambian de proceder porque el nuevo presidente es del partido morado, cuyo dueño es pro norteamericano.

No nos engañemos ni nos apasionemos con espejismos pasajeros. Lo que sí deberíamos agradecer a los jóvenes rebeldes, es haber demostrado que una movilización popular masiva y prolongada puede obtener triunfos en su lucha por el mejoramiento social. Esta es la principal conclusión que debería ser tomada en cuenta por las organizaciones populares en sus estrategias de lucha. Si así lo hiciera por una nueva constitución que responda a sus intereses, sería excelente.

La protesta quedaría en nada, si no se cambia el sistema político. La ley de partidos políticos, la ley electoral y todo el paquete normativo de la democracia fraudulenta, debería ser cambiado para lograr una democracia más auténtica. Esta demanda debería tener prioridad como paso previo a participar en la formulación de una nueva constitución. Primero hay que eliminar las trabas electorales que impiden el acceso al poder, a las fuerzas populares. Si no luchamos por este cambio, seguiremos lamentando lo de siempre.

¿Qué pasará ahora que el movimiento se esfumó? No deberíamos dejar que solo sea un recuerdo. Nos corresponde dar continuidad a la protesta, darle sostenibilidad para reforzar la lucha popular. Salvo mejor parecer.

Noviembre 17/2020

VACANCIA Y CONTRA VACANCIA

Escribe: Milcíades Ruiz

La destitución de presidente por acuerdo del Congreso de la República, desató una ola de protestas. Días previos, cierta prensa había estado fomentando los ánimos de la población contra esta medida, bajo el supuesto que sería dañino para el país, estando convocadas las elecciones generales y en plena pandemia. Se activó el odio contra el Parlamento y en especial, contra su presidente Manuel Merino. Insólitamente, se estaba abogando por no destituir al corrupto, yendo contra casos similares anteriores. ¿?

Para ser coherente con mis escritos anteriores, hago uso de mi derecho a la discrepancia para emitir mi opinión discordante con quienes están en desacuerdo con la decisión multipartidaria del Parlamento, dentro del cual Merino es solo un voto, pero se carga sobre él, todo el peso de la decisión de los otros 104. Hasta la bancada del Frente Amplio que antes había pedido la destitución de Merino votó por la vacancia, salvo dos damas. Mal haríamos de echarle la culpa a Merino de los votos de esta agrupación.

En todo caso, los culpables son 18 de Acción popular, 20 de APP, 6 del FA, 14 del FREPAP, 15 de FP, 10 de PP, 7 de SP, 12 de UPP y 3 de los no bancados. Son los representantes de todos los partidos políticos, a excepción del morado, los que destituyeron a Vizcarra. Esto indica que decisión ha sido democrática, pero se trata por todos los medios de deslegitimar esta decisión, que es una atribución legítima.

Pero Manuel Merino, por más que lo miren como un simple agricultor, siempre ha tenido apoyo de la población mayoritariamente campesina de Tumbes. Ha presidido diversas asociaciones agropecuarias, incluyendo el de la comercialización de productores de plátano, miembro del Comité de defensa del Agro Tumbesino y representante regional de los Productores Agrarios de Tumbes. Ha sido un dirigente gremial de base.

Desconcierta ver que protestan juntos por el mismo motivo izquierdistas y derechistas. Todos los gobernantes corruptos tienen seguidores, pero nunca me imaginé que algún sector de la izquierda estuviera en contra de la vacancia de uno de ellos, a pesar de haber pregonado que luchaban contra la corrupción “caiga quien caiga”. Incluso desde la izquierda se ataca a la bancada izquierdista que votó a favor. El pueblo que observa estas contradicciones, queda desorientado.

Muchos aducen que la medida es inconstitucional porque distorsiona el concepto de incapacidad moral permanente, pero no reparan que en su distorsión del concepto “golpe de estado”. Están contra la constitución espuria, pero la defienden en este caso, para proteger a un presidente corrupto. Una candidata que siempre habla mal de Cuba y del gobierno de Venezuela quizá porque no entiende el problema, también salió a protestar contra la vacancia del corrupto. ¿La apoyarán en las próximas elecciones?

Pero es claro que se actúa sobre las consecuencias y no sobre las causas de estas crisis políticas. Actuamos sobre el producto terminado y no sobre los insumos del proceso. La vacancia es una consecuencia sucesiva que viene desde atrás. No es un hecho aislado. Entonces, tenemos que identificar las fallas para actuar sobre ellas. Las incoherencias, quizá se deban a que la emotividad de la coyuntura supera los principios ideológicos.

Se podrá decir que el actual congreso es de lo peor y estaremos de acuerdo, pero esto es lo que hemos conseguido con la disolución del anterior apoyada por la izquierda y lo hemos hecho participando voluntariamente en las últimas elecciones. Es el producto del proceso. Ellos no se han auto elegido. ¿A quién echar la culpa? Y si vamos más atrás, podríamos preguntar ¿No fue la izquierda la que recomendó votar por el mal menor?

Se aboga por el equilibrio de poderes como ideal político, pero este paralelismo es precisamente discordante con los anhelos democráticos. El presidente es solo un administrador de las leyes del congreso y de allí el concepto de Ejecutivo. Todo está tergiversado ex profesamente por el histórico caudillismo. Pero hay líderes políticos quieren manejar el país como hacen con sus partidos. El dueño del partido es el que decide y no la asamblea de la asociación política.

En toda organización social, sea empresa de sociedad, comunidades nativas y campesinas, sindicatos, asociaciones, cooperativas, la asamblea es la máxima autoridad. Puede destituir al presidente por alguna falta y nadie se atrevería a discutir esta atribución. La asamblea puede equivocarse, pero solo ella puede rectificarse. Ningún presidente puede enfrentarse a la asamblea porque lo destituyen inmediatamente.

Solo en nuestro amañado régimen político el presidente se toma la atribución de disolver a la asamblea nacional (Congreso). Eso es antidemocrático. Pero esto, es un producto histórico de la arbitrariedad de quienes nos han gobernado con fines protervos durante la vida republicana. Una nueva república no debería mantener un régimen presidencialista que, es la negación de la voluntad democrática.

Desde nuestra concepción ideológica, no deberíamos apoyar el personalismo en contra de las mayorías. Este es un principio que no deberíamos pisotear. No deberíamos avalar bajo ningún pretexto procedimientos de esta índole. Si buscamos una nueva república, el presidencialismo y separación de poderes, no va con nuestra ideología. Muchos males republicanos se deben a esta forma de gobierno y corresponde corregir el sistema político si queremos el cambio que pregonamos.

Si manifestar mi opinión genera contrariedad, asumo las consecuencias. Lo hago de buena fe y defenderé mis principios, aunque me cueste lo peor. Prefiero quedarme solo con mi posición porque estoy seguro de que el tiempo me dará la razón. Con decir lo que pienso no ofendo a nadie. Disculpen.

Noviembre 12/2020

BICENTENARIO DE DOBLEZ POLÍTICA

Escribe: Milcíades Ruiz

En este momento histórico, el Perú está en un punto crítico, como al inicio de la república. La declaración de nuestra independencia en 1821 por obra extranjera, fue solo un bello espectáculo para la historia. Cambiamos de dominación sin ser libres ni independientes. Lo que vino después, ha sido un círculo vicioso de nunca acabar hasta nuestros días. Promesas y desengaños.

Desde niños nos han acostumbrado a emocionarnos con la leyenda histórica de la independencia nacional, en versión de los dominadores. Nos ocultaron lo más importante. No hubo revolución social ni emancipación. La expedición libertadora enviada por Chile y Argentina, no pudo liberarnos. Tampoco la colombiana. Con la república, prosiguió la dominación de los descendientes de los conquistadores y colonialistas, bajo el disfraz de “patriotas” y hasta ahora, con el de “demócratas”.

¿Qué le debemos a la república bicentenaria sino, la prolongación de la confiscación patrimonial del Tahuantinsuyo? Jamás dejaron que los peruanos ancestrales recuperen lo suyo y se autogobiernen. Seguimos desde entonces con la usurpación bicentenaria y la postergación de los peruanos ancestrales en el manejo gubernamental. Pero la manipulación quiere que nos olvidemos de eso, y hagamos todo, “con miras al bicentenario”, en homenaje a dos siglos de despojo, para seguir en lo mismo.

Estamos entrando al circo electoral y como en aquellos tiempos, la doblez política alcanza su más alto furor. Desfilan malabaristas, payasos bailarines, equilibristas, prestidigitadores, etc. Todos fingen ofreciendo defender al pueblo, los corruptos dicen luchar contra la corrupción, prometen un país de maravillas, pero luego de ser elegidos olvidan las promesas. Esto se repite cada campaña electoral y el círculo vicioso nos embelesa, para luego lamentar como siempre, lo que hemos elegido. En esto, la izquierda debería marcar la diferencia.

La doblez política la arrastramos desde el inicio de la república. Nos ha pasado esto, con casi todos los presidentes y congresistas. El prócer de la independencia, Manuel Vidaurre, uno de los gestores del modelo republicano, Primer presidente de la Corte Suprema de Justicia y presidente del II congreso constituyente, varias veces ministro, había sido partidario del alzamiento de los hermanos Angulo y Pumacahua, en el Cusco, pero no quiso aceptar el liderazgo del movimiento por su lealtad al rey.

Defendía a los “indios” frente a los abusos coloniales, pero se oponía a eliminar el tributo que los agobiaba. No era independentista, sino un liberal monárquico. En términos actuales podríamos decir que, era un “progresista”. Años después diría: “Yo amo a la nación española como a mi abuela y a la América como a mi madre. (citado por Basadre, Historia de la república, 1: 261.). El amor a la “madre patria” estaba impregnado en todos los criollos o, españoles sudamericanos.

Solo una escasa minoría de los criollos sin convicción, firmó el Acta de Independencia. En vano creyó San Martín que tendría apoyo por lo menos de los firmantes. Pero cuando el 27 de agosto de 1821, decretó: “En adelante no se denominarán los aborígenes, indios o naturales; ellos son hijos y ciudadanos del Perú y con el nombre de peruanos deben ser conocidos”, los firmantes no aceptaron igualarse.

Peor aún, cuando al día siguiente, decretó “la abolición de las mitas, pongos, encomiendas, yanaconazgos y toda clase de servidumbre personal, y nadie podrá forzarles a que sirvan contra su voluntad bajo pena de expatriación”, los seudo patriotas temieron lo peor. Entonces empezaron los odios a San Martín y el sabotaje a su gobierno. Los gastos de la guerra exigían la colaboración de los “patriotas” pero no había voluntad. Se tuvo que recurrir a la confiscación de bienes de los enemigos de la independencia.

Ninguna revolución triunfa, sino se defiende drásticamente del sabotaje. Había que cambiar el régimen imperante, reestructurando el sistema económico y social, pero no se podía hacer esto, sin afectar los intereses y privilegios de la élite colonialista. Surgieron entonces los afanes conspirativos que había que reprimir. Monteagudo fue el encargado. Se decretó cuarentena contra los españoles a partir de la 6 de la tarde, pero después se pasó a las confiscaciones y deportaciones.

Muchas haciendas de los criollos perdieron esclavos, huidos y levados para ambos ejércitos, pero también se les expropió ganado para alimentar a la tropa. La independencia les era odiosa. Los españoles huyeron de la represión libertadora llevándose lo que podían de su patrimonio, pero también, la situación de guerra desató crisis económica y el pillaje aumentó, como ahora. San Martín deseaba implantar una monarquía independiente, pero los liberales criollos se pusieron en contra, acusando de tiranos a los libertadores.

La tensión fue creciendo y el 25 de julio de 1822, aprovechando que San Martín viajó a Guayaquil para entrevistarse con Bolívar, se la emprendieron contra el ministro Monteagudo, su brazo derecho. Los liberales anti monárquicos promovieron una movilización de protesta pidiendo su destitución y deportación. Riva Agüero y, Sánchez Carrión, estaban entre los principales instigadores del tumulto.

Se comisionó al joven Dr. D. Francisco J. Mariátegui para que informara al encargado del gobierno como Supremo Delegado, Marqués de Torre Tagle, sobre la decisión de los amotinados. Dado que el gobierno se demoraba en resolver, la gente se agolpó frente a la Municipalidad y al palacio, pidiendo a gritos la caída del ministro, acusándolo de abusos y arbitrariedades, hasta que lo consiguieron. Monteagudo se vio obligado a renunciar, con detención y extrañamiento.

Al regresar San Martín, se encontró con esta situación inesperada y no aguantó más, el desengaño. No había apoyo de patriotas para defender la independencia. “Que se la vean solos. Váyanse al diablo” pudo haber dicho, y resolvió retirarse. Lo hizo con decoro, convocando a la asamblea constituyente para entregar el mando. Estas son sus palabras:

            Señor D. Bernardo O’Higgins.-Lima, agosto 25 de 1822.

Compañero y amado amigo:

(…) A mi llegada a ésta me encontré con la remoción de Monteagudo. Su carácter lo ha precipitado: yo lo hubiera separado para una Legación, pero Torre Tagle me suplicó repetidas veces lo dejase, por no haber quien lo reemplazase. Todo se ha tranquilizado con mi llegada.

Va llegar la época por que tanto he suspirado. El 15 o 20 del entrante voy a instalar el Congreso. El siguiente día. me embarcaré para gozar de una tranquilidad que tanto necesito; es regular pase a Buenos Aires a ver a mi chiquilla; si me dejan vivir en el campo con quietud permaneceré; sino, me marcharé a la Banda Oriental.

(…) Ud. me reconvendrá por no concluir la obra empezada; Ud. tiene mucha razón, pero más tengo yo; créame amigo mío, ya estoy cansado de que me llamen tirano, que en todas partes quiero ser Rey, Emperador y hasta demonio. Por otro parte, mi salud está muy deteriorada, el temperamento de este país me lleva a la tumba; en fin, mi juventud fue sacrificada al servicio de los españoles y mi edad media al de mi patria, creo que tengo un derecho de disponer de mi vejez.

(…) Creo que esta será la última que le escriba; Adiós mi querido amigo, de particular conocerá U. la amistad de su atento servidor. José de San Martín

Fuente: Mariano F. Paz Soldán, Historia del Perú Independiente, 1865

Ausente San Martín, la expedición libertadora quedó descabezada. Se desató el desorden, deserciones, pillaje, y no había ejército peruano que sostenga el gobierno civil. Las controversias políticas entre liberales se agudizaron y el miedo empezó a cundir. ¿Y si a los “indios” y esclavos armados, que dejó San Martín se les ocurre retomar la revolución de Túpac Amaru?

Pero vean esta joyita que seguramente batirá todos los records Guinness, como promesa bicentenaria:

PROCLAMA DEL PRIMER CONGRESO CONSTITUYENTE

(redactada originalmente en quechua)

“EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEL PERÚ”

“A LOS INDIOS DE LAS PROVINCIAS INTERIORES:”

“Nobles hijos del sol, amados hermanos, a vosotros virtuosos indios, os dirigimos la palabra, y no os asombre que hoy llamemos hermanos: lo somos en verdad, descendemos de unos mismos padres; formamos una sola familia, y con el suelo que nos pertenece, hemos recuperado también nuestra dignidad, y nuestros derechos. Hemos pasado más de tres cientos años de esclavitud en la humillación más degradante, y nuestro sufrimiento movió al fin a nuestro Dios a que nos mirase con ojos de misericordia. Él nos inspiró el sentimiento de Libertad, y él mismo nos ha dado fuerza para arrollar a los injuriosos usurpadores que, sobre quitarnos nuestra plata y nuestro oro, se posesionaron de nuestros pueblos, os impusieron tributos, nos recargaron de pensiones, y nos vendían nuestro pan y nuestra agua. Ya rompimos los grillos, y este prodigio es el resultado de vuestras lágrimas y de nuestros esfuerzos. El Ejército Libertador que os entregará esta carta, lo enviamos con el designio de destrozar la última argolla de la cadena que os oprime. Marcha a salvaros y protegeros. Él os dirá, y hará entender que están constituidos: que hemos formado todos los hijos de Lima, Cuzco, Arequipa, Trujillo, Puno, Guamanga y Guancavelica, un congreso de los más honrados y sabios vecinos de esas mismas provincias. Este Congreso tiene la misma y aun mayor soberanía que la de nuestros amados Incas. Él a nombre de todos los pueblos, y de vosotros mismos, va a dictar leyes que han de gobernarnos, muy distantes de las que nos dictaron los injustos reyes de España. Vosotros indios, sois el primer objeto de nuestros cuidados. Nos acordamos de lo que habéis padecido, y trabajamos por haceros felices en el día. Vais a ser nobles, instruidos, propietarios, y representareis entre los hombres todo lo que es debido a vuestras virtudes.

     Esperad muy breve el cumplimiento exacto de estas promesas, que no son seguramente como los falsos ofrecimientos del gobierno español. Aguardad también nuestras frecuentes cartas, nuestras determinaciones, y nuestra constitución. Todo os irá en vuestro idioma quechua, que nos enseñaron nuestros padres, y que mamaistes a los pechos de vuestras tiernas madres.

     ¡Hermanos! El día que recibáis esta carta verás a vuestro padre el Sol amanecer más alegre sobre la cumbre de vuestros volcanes de Arequipa, Chachami, Pichupichu, Coropuna, Sulimana, Sarasara, Vilcanota, Illimani. Abrasad entonces a vuestros hijos, halagad vuestras esposas, derramad flores sobre las hueseras de vuestros padres, y entonad al son de vuestro tambor y vuestra flauta, dulces yaravíes, y baylad alegres ccachuas diciendo a gritos: ya somos nuestros: ya somos libres: ya somos felices.

En la ciudad de Lima a 10 de octubre de 1822 años.

Javier de Luna Pizarro, Presidente. José Sánchez Carrión, Diputado secretario. Francisco Javier Mariátegui, Diputado secretario.

(Fuente: Jorge Basadre- “La idea de patria en la generación independiente”- Revista “Fanal”- N° 44- 1955)

¿No es indignante esta prueba de suplantación y doblez centenaria? Para muchos que no están identificados con la causa nativa no les importa. Pero sí, a los que están del lado de la justicia. ¿Cómo celebrar un acontecimiento que nos trae malos recuerdos? Muchos años después de ese acontecimiento histórico, los esclavos afroperuanos y los vasallos nativos, soportaron impotentes, el no poder cantar como sus amos: “Somos libres, seámoslo siempre”.

Volviendo al punto. Ya sin el amparo de San Martín, los liberales posesionados del poder, pronto se enterarían que, el ejército realista estaba camino a Lima para retomar el control. El nerviosismo se apoderó de todos y corrieron suplicantes a pedir la urgente la venida de Bolívar. No sabían con quién se metían. El fusilamiento los esperaba. De eso me ocuparé en otra ocasión. (Fuentes: Mariano F. Paz Soldán, Historia del Perú Independiente, 1865. Timothy E. Anna-La caída del gobierno español en el Perú- IEP.2003. Otros).

Pero entonces, ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando las falsas promesas y los engaños históricos? Pues, hasta que cambiemos de actitud, diciendo ¡Basta ya! y nos lancemos a luchar decididamente por los cambios que el país necesita. Alabamos el triunfo del pueblo chileno que se movilizó masivamente para exigir el cambio de constitución, hacemos nuestro el triunfo político del pueblo boliviano, nos regocijamos con triunfos ajenos, pero sería bueno hacer algo similar por lo nuestro. ¿No les parece?

Noviembre 4/ 2020

LA CONVENIENCIA POLÍTICA

Escribe: Milcíades Ruiz Rojas

¿Seguiría usted con el mismo procedimiento si por sexta vez le sale mal un producto anhelado? Seguramente que, a la primera, cambiaría el procedimiento buscando que le salga perfecto. A nadie se le ocurriría hablar mal del producto terminado sino del proceso. Sin embargo, no sucede así en nuestro sistema político que, por sexta vez consecutiva arroja un presidente corrupto.

En este caso, no se trata de un asunto de personas, ni de una casualidad. Es nuestro sistema político el que está fallando. Esta maquinaria seguirá arrojando malos resultados sino no se corrigen las fallas de origen. De nada sirven las reformas superficiales que solo maquillan detalles, sin cambiar las piezas defectuosas. Las deformaciones están en el proceso electoral que favorece a las mafias políticas, desvirtuando la real democracia.

Se dirá que es una calificación exagerada, pero las cúpulas suelen actuar de manera similar, aunque con otro estilo y métodos. Las mafias políticas operan en muchos partidos, revestidas de veneración, por sus adulones. Pero nadie toca este tema, a pesar de que vemos a los mafiosos siempre flotando en el ambiente político como protagonistas vitalicios, que envejecen en los mandos.

No en todos, pero en algunos partidos, el que lo funda suele ser el dueño, contra el cual nada se puede hacer, aunque tenga mal comportamiento político. Este, siempre es el candidato “natural” sin importar los méritos. Algunos lo fundan con el único propósito de acceder a loa altos cargos y no por ideología. Otros lo hacen por negocio y nada más. Todo esto, está permitido por el régimen electoral.

El proceso electoral fraudulento no solo evacúa presidentes podridos, sino también, parlamentarios, gobernadores y alcaldes elegidos con el mismo patrón. Todos carecen de representatividad pues son designados por el grupo de poder de los partidos, entre los que merodean las cúpulas, como buitres electorales. Al pueblo solo se le da a escoger de una lista electoral de conveniencia y tiene que votar por desconocidos. Es la democracia de la conveniencia.

Bajo este régimen, nunca por nunca, los oprimidos van a llegar al poder. Ellos están solo para emitir su voto, pero no para postular a un cargo de gobierno. Pasen revista a los candidatos y miembros del parlamento. Verán que no están allí, los representantes de agricultores y campesinos, aunque sean mayoría nacional, tampoco de los pescadores artesanales, obreros fabriles, choferes y demás, trabajadores de los diversos sectores laborales. Entonces, no hay quién defienda sus intereses.

Si los últimos seis presidentes son probadamente corruptos, ¿Qué podemos esperar del próximo presidente? Estamos ya en un proceso electoral que debe definirse el abril próximo. Los mafiosos se arremolinan en torno a las candidaturas, ¿Tendremos un parlamento del nivel moral y doctrinario requerido, para mejorar el desempeño de los órganos de gobierno?

Es bueno aprender del pueblo. Con mayor razón si necesitamos su apoyo. Las personas del llano no viven de la política, sino de su trabajo. No tienen voz pública, solo voto electoral una vez cada cinco años. No anda en ajetreos electorales ni tiene interés en traficar políticamente con las necesidades de los pobres para vivir de la política. Pero sí, observan, deducen y tienen un concepto de cada político.

Cuando los ciudadanos dicen “Es un convenido”, expresa la opinión despreciable que tiene de un político no confiable. Lo dice porque observa que no mantiene una línea de conducta consecuente con su ideología, sino actúa según su conveniencia. ¿Lo apoyará con su voto la próxima vez? Todos dirían que no, pero los politiqueros tiene la habilidad en el verbo y convencen a los incautos de la “conveniencia” de su actitud.

Oiga compañero, la Susana es una corrupta. “Sí, pero no conviene decirlo porque sería hacerle el juego a la derecha”. Oiga compañero, el presidente Kuczynski ha mentido al país negando sus relaciones con ODEBRECH y se ha comprobado que su empresa hizo negocios turbios a costa del estado, lucrando con falsas consultorías, siendo ministro. “Sí, pero no conviene vacarlo porque sería hacerle el juego al fujimorismo”.

Pero compañero, ustedes dijeron que luchaban contra la corrupción “caiga quien caiga”. “Sí, pero ahora no conviene, pues sería un golpe de estado”. “Nuestra bancada no respaldará la vacancia presidencial, porque el pedido de vacancia no tiene como finalidad luchar contra la corrupción. “No vamos a ser cómplices de esta falsa disyuntiva entre el golpismo y el lobbismo”.

¡Pero compañero, donde quedan los principios! Escucha: “Un sector del Congreso quiere llevar al país de retorno a la década de 1990, en que el gobierno de Alberto Fujimori promovió la captura de las instituciones democráticas”. “No pechemos a la institucionalidad, necesitamos fortalecerla”. “… hemos denunciado un golpe institucional. Se está acorralando la independencia de los poderes”. Bla, bla, bla.

En efecto, una bancada se retiró en tropel antes de la votación, favoreciendo al inculpado al no alcanzarse el mínimo requerido para que lo vacaran. Gracias al extinto Mamani, vino el segundo pedido de vacancia. Se escuchó decir a Mercedes Aráoz que era un “golpe de Estado” pues “hemos sido confiados en que podíamos trabajar con un Parlamento que jugaba por los intereses del país. Quizás nuestra peor culpa es esa, confiar en los políticos que tienen intereses individuales”

Sabemos lo que pasó, pero ahora que fueron difundidos los audios que comprometían al presidente Vizcarra en asociación ilícita para delinquir, y obstruir a la justicia en el caso Richard Cisneros, favorecido por tráfico de influencias y contratos irregulares, se hizo el primer pedido de vacancia. Volvieron los argumentos de la “conveniencia”: “Es un golpe de estado”, sería ir contra la “estabilidad institucional”, contra la democracia, etc. En suma, cometió delito, pero “no conviene vacarlo”.

¿No conviene a quienes? Vino la votación y no se le vacó, pese a las evidencias. En la bancada del FA hubo votos en contra de la vacancia y abstenciones. Ahora hay un segundo pedido de vacancia y los antecedentes nos crean dudas sobre la actuación de esa bancada, de cara a las elecciones del próximo año. Está clarísimo la corruptela del presidente que recibió sobornos millonarios. Sin embargo, en algunos partidos políticos se escucha decir que estando próximas las elecciones, “no conviene” vacarlo.

¿Y por qué tanto miedo a perder la institucionalidad o, establishment, de la dominación? ¿No es precisamente lo que queremos cambiar? ¿Acaso el pueblo le tiene miedo al golpe de estado? El pueblo no tiene nada que perder porque no vive de la política. Son otros lo que tienen mucho que perder si se desestabiliza este régimen de dominación. Aunque resulta irónico, el pueblo ha recibido los mayores beneficios, no de la democracia política, sino de gobiernos de facto.

No fue el gobierno “democrático” de los partidos políticos, el que abolió la esclavitud de los negros, ni el que eliminó el tributo indígena. Tampoco el derecho de sufragio de los analfabetos, ni el derecho de voto de las mujeres. No fue un gobierno “democrático”, el que estableció las elecciones municipales. Ningún gobierno “democrático” dio tantos decretos laborales en favor de los obreros como lo hizo el golpista Odría, cuya esposa apoyó tanto a las barriadas como nadie.

No fue la institucionalidad democrática la que liberó a los nativos del régimen feudal decretando la reforma agraria que liquidó a la oligarquía terrateniente. No fue la democracia “representativa” la que nacionalizó los recursos petroleros y mineros en poder del imperialismo norteamericano. No fue ella la que dio participación a los trabajadores de las fábricas con la comunidad industrial.

Tampoco fue la “institucionalidad democrática” la que creó el seguro social para obreros y empleados ni construyó las grandes unidades vecinales, unidades escolares (hoy emblemáticos) y los grandes hospitales del obrero y del empleado. Y podríamos seguir señalando muchos otros casos sociales. En cambio, la institucionalidad política nos hizo perder territorio patrio, se opuso a la reforma agraria y ha sido siempre entreguista de nuestras riquezas.

¿Cómo no estar agradecidos del Mariscal Ramón Castilla? ¿Cómo no estar agradecidos del Mariscal Juan Velasco, cuyo grado póstumo lo merece? No es que abogo por los regímenes de facto. Solo señalo los hechos que sucedieron, aunque discrepe de los métodos. Ojalá la institucionalidad democrática hubiera hecho algo similar a favor del pueblo, para estar agradecidos de ella. Lamentablemente no es así. En ella ha primado siempre la “conveniencia”, de intereses políticos antes que la moralidad.

Esto nos dice que tenemos que luchar por el cambio del sistema político, para que la democracia, sea benéfica y no motive intervenciones de facto. Pero no necesariamente, tenemos que esperar el cambio del sistema sabiendo que los dominantes tiene interés en mantenerlo. Nada impide que, por lo menos, los partidos de izquierda hagan la revolución interna convirtiéndose en partidos multisectoriales en un nuevo diseño político.

Salvo mejor parecer.

Octubre 24.2020

LA SOLUCIÓN ESTÁ EN EL AGRO

Escribe: Milcíades Ruiz

El cuchillo es de gran utilidad para muchas actividades, ayudando a resolver múltiples problemas. Si se usa el cuchillo para matar, la criminalidad no está en el cuchillo, sino en el asesino. El capital es una herramienta de desarrollo, pero si es usado malévolamente, entonces adquiere la criminalidad del capitalismo.

El capitalismo es un sistema en el cual la sociedad se rige por el dinero. Las personas, empresas instituciones y demás entidades son valoradas según la cantidad de dinero que dispongan. A mayor disponibilidad de dinero, mejores son las condiciones de vida. Entonces todos soñamos con acumular la mayor cantidad de dinero pues de ello depende muchas de nuestras satisfacciones. Pero esta acumulación, es a costa de los demás.

El problema es que, en esta carrera por acumular dinero no todos parten en igualdad de condiciones. A la desigualdad de partida se agrega la desigualdad en el transcurso pues, los que van adelante utilizan el dinero acumulado o capital creciente, para repotenciarse. Entonces la desigualdad es mucho mayor. En este sistema no existen fronteras ni moral que limite las desigualdades, ni las trampas, ni piedad.

Así, quienes tengan mayor poder económico someten a los demás imponiendo las reglas que les favorezcan. El que se rebela es castigado por no someterse a las reglas establecidas. Esta norma se aplica entre las personas y países. Al amparo de este sistema unos pocos han acumulado riqueza, mediante diversos mecanismos que se han sellado jurídicamente. Apropiarse de lo ajeno está legalizado si cumple las reglas establecidas, en el comercio, relaciones de trabajo y otros intercambios.

El eje de este sistema son los negocios. Cuanto más grande sea un negocio mayor será la acumulación. Si se hace negocio con una persona quizá la ganancia sea poca, pero si se hace con muchas personas las ganancias o utilidades, se multiplican. Y si el negocio es internacional con millones de personas, la ganancia, puede ser gigantesca. Se puede hacer negocio alquilando fuerza de trabajo, alquilando dinero, comercializando, elaborando productos, etc.

Las ideas de negocios son muchísimas y las modalidades también, incluyendo la corrupción, competencia desleal, sociedades de capitales, usando dinero propio o utilizando el dinero de los ahorristas depositados en los bancos, etc. En este afán, todos buscan los rubros más convenientes y sacar provecho de las oportunidades. Esto genera una gran competencia entre los dueños de negocios codiciosos de capturar clientes. Es la lucha por los mercados.

Luchamos por cambiar este sistema, porque la desigualdad genera pobreza en la mayoría de la población y acumulación de riqueza en una minoría. Pero mientras no tengamos el poder para cambiarlo, estamos obligados a cumplir sus reglas manejándolas estratégicamente en beneficio de la colectividad propia, hasta donde se pueda. En esta perspectiva es que, deberíamos plantearnos la recuperación económica de nuestro país en estos momentos críticos.

Se ha determinado que, a mayor velocidad de circulación del dinero los negocios se revitalizan con mayor acumulación y que, a mayor demanda de los clientes, se genera mayor producción, movilizando la maquinaria económica a mayores niveles. También se acepta que siempre es conveniente una estrategia de crecimiento sobre la base del mercado interno y con mayor razón en crisis internacionales. El asunto es acumular y acumular entre nosotros, reduciendo desigualdades, para hacer crecer nuestra economía a la máxima velocidad

Pues bien, todos estamos de acuerdo en reactivar la economía lo más pronto posible, pero no, sobre el cómo hacerlo. Tampoco existe una estrategia definida de parte del gobierno, estableciendo prioridades y estímulos especiales, para que sirva de guía de orientación para que todo el aparato estatal se aboque a esta misión con la mística requerida. Sugiero entonces, considerar el valor estratégico del sector agrario, para este momento, que justifica su priorización, por las siguientes razones:

  1. El sector agrario es el de mayor población laboral y la población rural de su entorno cubre cerca del 50% de la población nacional. Los censos registran como población urbana, la que vive en los pueblos distritales y provinciales, pero allí, casi todos son productores agrarios. Los que no lo son, viven de la agricultura (comercializadores, financieras, transportistas, agroindustriales, periodistas, proveedores de insumos, de herramientas, equipos, maquinaria, etc.).
  2. Hay regiones que son enteramente agrícolas, tales como Apurímac, Ucayali, Amazonas, Cajamarca, Madre de Dios, etc. A excepción de las principales ciudades de la costa casi todo el territorio nacional, está dedicado a la producción agropecuaria y derivados o, está vinculado a este sector.
  3. No hay mayor sector apropiado para generar demanda, empleo y PBI. Este sector no solamente es de producción agrícola y ganadería, sino también pesquero, agroindustrial, artesanal, maderero, turístico, exportador, etc. No hay otro sector que abastezca de alimentos a la población como el agrario. Por seguridad alimentaria resulta un sector estratégico.
  4. No hay otro sector que genere la cantidad de empleo que el agrario. No solamente en las labores de cultivo, acopio a mano como el café, algodón y demás, sino también en la post cosecha dando empleo a estibadores, comerciantes, transportistas, procesadores, vendedores de mercados y más. Pero también todos los trabajadores de las empresas proveedoras de semillas, fertilizantes, fármacos agropecuarios, envases, etc., deben su empleo al agro. Ni qué decir de los empleados estatales de diversos ministerios.
  5. Entonces, entiéndase bien: Cuando el agricultor tiene liquidez, moviliza toda la economía nacional al comprar fertilizantes y otros insumos, equipos y maquinaria, utensilios domésticos y herramientas, ropa, zapatos para toda la familia, servicios de salud, pasajes de viajes, hoteles, restaurantes y más. Hasta las bodeguitas de los caseríos adquieren movimiento con las bebidas y enseres compradas por los agricultores solventes. He allí la clave de la solución.
  6. Si se inyecta dinero a este sector, se genera gran movilización económica. Esto, no solo es crucial para la reactivación sino también para la reducción de la pobreza que tiene su mayor peso en el área rural donde más del 50% de su población la sufre. Pero también revierte la migración porque si se rentabiliza el agro, muchos estarían dispuestos a regresar sabiendo que la agricultura ya es rentable.
  7. Son muchas otras las potencialidades del sector agrario para reactivar la economía. Hay cultivos que en dos meses ya están devolviendo la inversión. Se dispone de mayor diversificación productiva que otros sectores, tales como la gran variedad de productos alimenticios e insumos industriales, como el algodón que se expande a los hilados, textiles, confecciones, etc. También el turismo vivencial, de aventura, y el calendario de festividades ancestrales, danzas, gastronomía y artesanía.
  8. No solo son explotables para el turismo, el paisaje de los valles interandinos, nevados, aguas termales, arqueología y antropología andina, sino también, los escenarios históricos de muchos acontecimientos pre incas, incaicos, conquista, república. El área de la gesta de Túpac Amaru, las batallas de la ruta de Arenales, la ruta de Pizarro al Cusco, la ruta de Andrés A. Cáceres, la ruta del caucho, la ruta guerrillera, las rutas de Manco Inca, de los morochucos, etc. etc.
  9. En el Perú, hay una experiencia interesante. La reforma agraria dio poder adquisitivo a los obreros y campesinos de las haciendas expropiadas. Eso motivó una inmensa demanda de artefactos eléctricos y causó admiración ver en los techos de las viviendas de los trabajadores antenas aéreas de televisión, lo que antes no se podía. Lógicamente elevó el PBI y prosperidad de fabricantes, proveedores mayoristas y minoristas.
  10. Para los que no lo saben: La fortuna de los grupos Graña, Romero, Brescia, y otros ricachones se originó en el agro1. (ver nota final)

La estrategia es dinamizar el sector agrario promoviendo la acumulación expansiva para generar demanda interna y empleo. Dado que este sector es el más afectado por la pandemia, habiendo perdido cosechas, mercado y rentabilidad por la cuarentena y la caída de ingresos de los consumidores, todo los cual lo ha descapitalizado y arrastra deudas. Que, no obstante, es el sector al que menos han llegado los subsidios crediticios, y muy pocos han accedido a los bonos de subsistencia como tampoco se han beneficiado con el programa Arranca Perú, se sugiere las siguientes medidas de gobierno:

  1. Orientar la inversión pública hacia el sector productivo agrario.
  2. Establecer el bono productivo agrario en especie, incluyendo: semillas de alta productividad, insumos productivos, fármacos agropecuarios y asistencia técnica de supervisión para optimizar honradez y resultados.
  3. Apoyo de otros sectores para agro exportación, en caso de sobreabastecimiento del mercado interno, turismo, forestación, producción hidrobiológica, bonos de carbono y otros.
  4. Otorgar el crédito agrario a pequeños productores con menos de 5 hectáreas con la sola garantía de la cosecha (prenda agrícola).
  5. Compatibilizar las importaciones agrarias para que no destruyan los objetivos de la reactivación de este sector.
  6. Capitalizar el agro con la reforestación y plantaciones permanentes de frutales. Cada árbol es un capital, cada crianza de animales mayores y menores es capitalización. Abundan los espacios desaprovechados para estos rubros.
  7. Otras medidas. Un ejemplo de otras medidas es la siguiente:

Hay un enorme problema nacional por la proliferación de la delincuencia que sigue operando desde las cárceles urbanas. Si se construyen penales a lo largo de la cordillera que son zonas de pobreza, se generaría un gran movimiento económico sin precedentes. Jueces, secretarios, abogados, familiares de los reos, personal de vigilancia, obreros de construcción y servicios, estarían circulando en esas zonas, necesitados de alimentos, bebidas, papeles, alojamiento, servicios personales, etc., en beneficio de los lugareños generando negocios de toda índole

Los penales en cordillera podrían tener efecto disuasivo. Viajar a las zonas cordilleranas beneficia a toda la ruta porque desde la primera parada aumenta el consumo de bebidas y alimentos, y al regreso aumenta la venta de productos nativos en la ruta.

Aunque ya se ha recorrido el 25% de la campaña agrícola, todavía se puede dar alcance al calendario productivo actuando rápidamente porque el clima no espera ni las lluvias tampoco.

Notas:

  1. El 11 de septiembre de 1914 se reunieron en el Teatro Colón más de 300 hacendados en asamblea que constituyó la “Asociación de Defensa Agraria” como entidad apolítica recayendo la presidencia en el hacendado Antonio Graña (Hda Huando) acompañándolo en la directiva, Luis Pardo, Benjamín Roca Muelle, Miguel Echenique, Francisco Danmert, Emilio Sayán, Eulogio Fernandini (Hda Pro y Comas), José Balta, Antero Aspíllaga, Manuel Mujica y Andrés Alvarez Calderón. Al agradecer la designación como presidente de la Asociación de Defensa Agraria, Antonio Graña dijo: “Señores. Todos los agricultores en el fondo de nuestro espíritu sentimos en la soledad de nuestros campos, el aislamiento en que vivimos. Por muchos años, con nuestra frente hacia el surco y nuestro brazo gobernando la mancera del arado, hemos limitado nuestros esfuerzos al terruño, del que teníamos que arrancar el bienestar de nuestros allegados. En distintas oportunidades hemos palpado la necesidad de hacer sentir nuestra influencia en asuntos que son de vital importancia para la agricultura y la ganadería nacional. Por falta de cohesión no hemos podido conseguir que nuestras aspiraciones fueran atendidas. ¿No tendremos derecho los agricultores del Perú para ser oídos en cuanto atañe a los problemas de sus industrias, factor principal de progreso de cualquier región? Evidentemente que sí. Y por esta razón de perfecto derecho es que cada día, se presenta con más urgencia la necesidad de una asociación de agricultores y ganaderos que encarne el alma de ellos y que, en perfecta comunión de ideas se esfuerce por obtener de los poderes públicos, las disposiciones más en armonía con su verdadero progreso. Y en este punto es preciso ser perfectamente claro y terminante. La Asociación de Defensa Agraria, no constituirá jamás una agrupación ni se plegará a ninguno de los partidos políticos existentes“. Fueron miembros de este gremio Miguel A. Checa, Felipe Espantoso, Rafael Escardó (Hda Maranga) Luis Felipe Del Solar (Hda Esquivel Huaral), José Ganoza Chopitea, Víctor Larco, Manuel Prado Ugarteche, Emilio Ortiz de Zevallos, entre otros. (Fuente “Trazos para una república equitativa”- M. Ruiz- 2013).

Más tarde tomarían el poder, incursionando en todos los negocios y, se oligarquizaron, pero queda la lección de la enorme capacidad del agro para impulsar la economía nacional. Aunque esta nota caiga en saco roto y no tenga eco, me conformo con vuestra acogida. Gracias por ello.

Octubre 18/2020

LA UNIDAD ELECTORAL

Escribe: Milcíades Ruiz

Cada vez que se anuncian elecciones empieza el cotorreo de unidad en la izquierda peruana. Esto viene sucediendo por más de cuarenta años. Se han hecho grandes esfuerzos unitarios que se han frustrado. Sin embargo, se persiste en la idea, solamente por motivos electorales. Luego es abandonada hasta las próximas elecciones. Esta es una reseña del camino electoral andado, que podría ser aleccionador.

La dialéctica nos dice que todo tiene una razón de ser y los hechos no ocurren por casualidad. Somos parte del proceso histórico mundial que, involucra a todos los países incluyendo el nuestro. En todas partes, las izquierdas se han debilitado. Las causas están en los cambios acaecidos en las condiciones de lucha, en los últimos tiempos. Esos cambios activan y desactivan la animosidad de lucha.

Retrocediendo unos 60 años, encontramos una primera fractura mundial derivada del viraje ideológico de los líderes de la Unión Soviética que preconizaban la coexistencia pacífica entre el bloque socialista y el capitalista, claudicando de su ideología. Esta postura motivó la discrepancia de líderes mundiales que insistían en continuar la lucha sin concesiones contra el colonialismo y la dominación capitalista. Esta corriente la encabezaba China con mucha firmeza.

Se generó así, la primera división mundial: pro soviéticos y pro chinos. En el Perú, el Partido Comunista Peruano de línea pro soviética tuvo el desmembramiento de militantes de línea pro china y de otros grupos discrepantes. Así empezaron las divisiones en cadena dando lugar a nuevos partidos y partiduchos de izquierda. En estas circunstancias ocurrió el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, que hizo justicia social confiscando empresas norteamericanas y cambiando las estructuras de dominación en diversos sectores.

El entusiasmo fue general en Latinoamérica y en nuestro país, que estaba gobernado por la oligarquía terrateniente. Las izquierdas se fortalecieron y la activación subió al tope. EE UU inició entonces toda clase de acciones políticas y militares para derrocar la Revolución Cubana, la misma que tuvo que amparase en la Unión Soviética, optando por convertirse en república socialista. En la década de 1960, todos los izquierdistas latinoamericanos anhelaban seguir el mismo camino de Cuba y con tal fin, se levantaron en armas en varios países.

Así ocurrió en nuestro país y aunque no se tuvo el éxito esperado, el impacto de la gesta guerrillera fue enorme en la consciencia de la sociedad peruana, incluyendo los militares enviados a sofocar la insurrección en defensa de la oligarquía gobernante. En octubre de 1968, militares al mando del general Juan Velasco Alvarado, toman el poder político acogiendo los anhelos revolucionarios. Su gobierno eliminó la oligarquía y dispuso una serie de reformas estructurales.

Gran parte de la izquierda apoyó, pero no los dogmáticos. Las controversias internas entre quienes se decían ser más revolucionarios que otros, multiplicó la división de la izquierda. El cambio político hizo predominar las ideas de izquierda, disminuyendo las de derecha. En todo el Perú se hablaba un lenguaje revolucionario sin ser reprimido. Líderes campesinos y sindicales discurseaban envalentonados con frases anti oligárquicas y antimperialistas.

Desde el gobierno se propiciaba el debate sobre el modelo autogestionario, propiedad social y otros temas ideológicos. Los universitarios salían al campo a compartir faenas agrícolas e ideales con los trabajadores. La concientización política del pueblo iba en aumento. Este auge de las ideas de izquierda fue cortado cuando Velasco fue depuesto en 1975 por Morales Bermúdez. Este, desmontó el proceso en marcha y convocó a elecciones de una Asamblea Constituyente para volver al régimen político tradicional. La izquierda estaba ya dividida en 20 partidos débiles1, que después serían 34.

Con dicha convocatoria, volvieron los políticos tradicionales de la democracia plutocrática y también la insurgencia armada maoísta en el otro extremo. Todos los grupos de izquierda subdivididos, a excepción de los pro chinos, se entregaron de lleno a la contienda electoral. Con la derecha debilitada, el Partido Aprista Peruano (PAP), concentró el apoyo de Morales Bermúdez y los enemigos de Velasco. Comenzaron entonces los afanes de la unidad de izquierda desde 1977 y la conformación de frentes que solo juntaban, pero no unían. Surgieron la UDP y el FOCEP como dos frentes importantes.

En la constituyente de 1978, la izquierda obtuvo 27 escaños: 4 de la UDP, 12 del FOCEP, 6 del PSR velasquista, y 5 del PC. Hugo Blanco obtuvo la mayor votación. El partido aprista con su mayoría dominó la Asamblea Constituyente, sin que los izquierdistas trascendieran en el carácter de la Constitución de 1979. Al año siguiente, para las elecciones generales de 1980, la izquierda tenía 8 candidatos presidenciales y nuevamente se insistió en la unidad. Surgió Izquierda Unida (IU) formada por UDP, FOCEP y otros partidos. Los resultados fueron menores. 24 escaños: 10 senadores y 14 diputados.

En las elecciones municipales de 1983, IU participó con la candidatura de su presidente Alfonso Barrantes, quien ganó en la capital, mientras otros izquierdistas ganaban en distritos limeños como también, al interior del país. Barrantes fue alcalde de Lima sin tener partido, pero alcanzó mucha popularidad con su carisma y trabajo social. Estando la izquierda en alza, Barrantes postuló a la presidencia en las elecciones de 1985. Alcanzó alta votación y pasó a segunda vuelta electoral, pero declinó en favor de Alan García, su ex compañero.

No obstante, la campaña fue exitosa para IU al obtener 64 escaños: 14 senadores (5 del PUM) y 50 diputados (15 de UNIR), producto de 1 millón 600 mil votos. La izquierda estaba en su punto más alto pero la calidad gubernativa fue baja. Lamentablemente no estuvo en condiciones de capitalizar los desatinos del gobierno desastroso de Alan García que nos condujo al precipicio económico.

Paramos aquí, para una primera conclusión:

El ascenso de la izquierda peruana a su pico más alto en las elecciones de 1985, obedece a las condiciones favorables que se fueron dando desde 1960. Sin embargo, no se construyó poder popular, ni se consolidó la posición alcanzada. Estas condiciones favorables no las tenemos en la actualidad. Los ingredientes son distintos. Si las condiciones cambian el escenario político los resultados electorales serán distintos.

“Sendero Luminoso” también cobró auge propugnando la lucha armada. En la década de 1980, arreció con sus actividades de sabotaje al suministro de electricidad, eliminación de personas e incursiones represivas en el área rural y urbana. Algunos radicales se fueron con ellos y otros apoyaron políticamente sin presagiar la barbarie que vino después. Mientras los radicales de izquierda alentaban la destrucción del sector asociativo creado por la reforma agraria, “Sendero” dinamitaba los bienes de las empresas campesinas, eliminando a directivos y técnicos que no pudieron huir.

Este brutal procedimiento irracional causó mucho derramamiento de sangre inocente. No se salvaron ni los dirigentes izquierdistas del campo y la ciudad. El gobierno los combatió aplicando terrorismo de Estado con genocidio indiscriminado. Los cuadros de izquierda huyeron de ambos terrorismos para salvar sus vidas, pero otros no pudieron escapar. Más de doscientos dirigentes de izquierda fueron eliminados.

La prensa derechista se encargó de comprometer a toda la izquierda con el terrorismo, generando el desprestigio de nuestras filas. Barrantes se atrevió a condenar los actos terroristas y desató la crisis en IU por la agudización de divergencias de línea política y tuvo que apartarse en 1988 al no poder soportar los ataques de los radicales. Para las elecciones generales de 1990, la derecha logró aglutinarse en torno al FREDEMO, siendo candidato presidencial Vargas Llosa.

Ese año, IU ya debilitada, postuló para presidente a Henry Pease que solo obtuvo el 8%. Barrantes fue candidato de Izquierda Socialista, obteniendo el 5%. Eliminados en primera vuelta, recomendaron a sus militantes votar por Fujimori que resultó ser un presidente sin escrúpulos y genocida, adoptando el neoliberalismo como línea de gobierno. Fujimori retribuyó el apoyo nombrando cuatro ministros de izquierda en su primer gabinete, ocasionando nuevas subdivisiones.

Después de 1991, con la disolución de la URSS y la caída del bloque socialista europeo, el neoliberalismo capitalista cobró fuerza mundial como patrón de libre mercado a ultranza y en nuestro país, Fujimori subastó el patrimonio empresarial del Estado en provecho de la empresa privada nacional y extranjera. Además, cerró el Congreso en 1992 dejando fuera a los 18 representantes de la izquierda. Convocó a un Congreso Constituyente mediante elecciones fraudulentas teniendo bajo su control el Poder Electoral e implantó la actual Carta Magna.

Limitada por ambos terrorismos, la izquierda electoral se debilitó enormemente. Convocada las elecciones generales en 1995, IU preparó su plancha presidencial con Barrantes, Cucho Haya y Rolando Breña, pero ante la renuncia del primero quedó como candidato el segundo, también de extracción aprista. El resultado: 2%, 2 congresistas. Fujimori fue reelegido teniendo bajo su control el poder electoral.

El terrorismo de Estado se hizo más cruel en el gobierno de Fujimori. Creó un aparato militar paralelo genocida, que asesinó dirigentes populares, estudiantes, periodistas y mucha gente inocente. Los estudiantes universitarios y profesores de izquierda estaban amenazados por ambos terrorismos y el gobierno metió tanques a las universidades. Los partidos y grupos de izquierda quedaron desactivados, temerosos del aniquilamiento.

Durante 10 años no hubo acceso de los estudiantes al debate político en universidades, ni concientización en los centros laborales. Los profesores izquierdistas enmudecieron, los gremios campesinos se desactivaron y empezó la migración rural huyendo del doble terrorismo hacia las ciudades. Toda la maquinaria de la dominación se volcó a denigrar a la izquierda, vinculándola con el terrorismo. En el código penal se insertó como delito grave la apología al terrorismo para acallar reclamos.

El JNE manejado por el asesor presidencial Montesinos, hizo ganar nuevamente a Fujimori las elecciones de abril de 1999. La izquierda desarticulada no estuvo en condiciones de participar. Algunos se colgaron de Toledo, de Somos Perú y de Unión por el Perú (UPP). Salieron como congresistas, Gloria Helfer (ex ministra de Fujimori), Henry Pease, Daniel Estrada y Gustavo Mohme.

Paramos aquí nuevamente para una segunda conclusión:

Después de 1985, la izquierda se vino abajo por los siguientes factores: 1. ineptitud política frente a la nefasta gestión del gobierno aprista (tenía 64 parlamentarios). 2. Desaliento de por el derrumbe del campo socialista; 3. Doble amenaza terrorista; 4. Entrada en boga del neoliberalismo y 5. La persistencia del dogmatismo. La izquierda en este tramo histórico fue de más a menos, hasta desaparecer del mapa electoral en 1999.

En este transcurso, la indignación popular explotó cuando se propalaron videos de sobornos fujimoristas para comprar congresistas y prensa. A falta de liderazgo de izquierda que captara esa indignación, fue Toledo el que capitalizó la “Marcha de los 4 Suyos” en protesta por el latrocinio, exigiendo la renuncia de Fujimori. Este logró salir del país y renunció desde el extranjero. Ollanta Humala aparentó una rebelión extemporánea y sospechosamente fue premiado con un cargo militar en el extranjero.

Valentín Paniagua asumió la presidencia transitoria y convocó a elecciones generales para el 2001. Entre tanto, Barrantes falleció en diciembre del 2000. Toledo ganó la presidencia y con él, fueron congresistas Henry Pease y Gloria Helfer en tanto que Javier Diez Canseco lo fue por UPP-Social Democracia. Otros candidatos fueron Lourdes Flores, Fernando Olivera, Luis Castañeda, Hernando De Soto.

A inicios del presente siglo, hubo una oleada política de gobiernos populares en Sudamérica que llevaron a la presidencia a Lula en Brasil, Tabaré en Uruguay, Bachelet en Chile, Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia. Hugo Chávez gobernaba Venezuela y lideraba la oleada. Esta corriente levantó los ánimos de la izquierda y favoreció las posibilidades del candidato Ollanta Humala, supuestamente vinculado a Hugo Chávez.

En el Perú cobra auge la defensa de la ecología devastada por la minería en Cajamarca. En el 2003 el sacerdote y sociólogo Marco Arana constituye su ONG, GRUFIDES para obtener ayuda financiera en la defensa de la ecología cajamarquina. El activismo lo llevó a relacionarse con luchadores sociales de izquierda y a asumir una posición política en esta dirección. Adquiere protagonismo nacional con el auge de la lucha anti minera y la defensa campesina de las lagunas frente al proyecto minero Conga.

Para las elecciones generales del 2006, al que postularon 20 candidatos presidenciales, algunos remanentes de izquierda cambiaron de ropaje surgiendo el MNI, Avanza País, Partido Humanista (Yehude Simon), Democracia Social, Grupo Malpica, Confianza Perú, Partido Socialista. Concertación Descentralista postulaba como presidenta a Susana Villarán, el partido socialista a Javier Diez Canseco y el MNI a Alberto Moreno, con Gregorio Santos para congresista. Ollanta Humala presentó su candidatura aparentando ser izquierdista y velasquista.

Ollanta Humala con apoyo izquierdista obtuvo el 30,7% de los votos, Alan García el 24,3% pasando a segunda vuelta que la ganó García con el 52,6%. Susana Villarán 0,62%, Javier Diez Canseco 0,49%, Alberto Moreno 0,27%. Gregorio Santos, proveniente del partido Patria Roja, postula ese mismo año por el MNI al gobierno regional de Cajamarca obteniendo el segundo lugar. En el año 2009, García nombró a Yehude Simon, (quien había sido diputado por IU), como Primer Ministro del gobierno aprista sucediendo la masacre del “Baguazo”.

Mientras tanto, el fujimorismo con financiamiento externo inició en el 2009 una campaña nacional de trabajo político en todo el país con miras a las elecciones del 2011, creándose el partido Fuerza popular con Keiko como candidata presidencial. Los conflictos socio ambientales comenzaron a cobrar fuerza en el gobierno de Alan García, con un saldo de 80 muertos. La izquierda y los ambientalistas apoyaban las demandas de los afectados por la minería. En el 2009 se funda la organización “Tierra y Libertad” liderada por el sociólogo Marco Arana.

Vinieron las elecciones regionales y municipales del 2010. Triunfa la izquierda en Cajamarca con Gregorio Santos por el MAS, Vladimir Cerrón en Junín por Perú Libre, y Jorge Acurio en Cusco por Gran Alianza Nacionalista. Susana Villarán del partido Democracia Social lanzó su candidatura a la alcaldía de Lima por Fuerza Social. Tuvo el apoyo hasta de los ex radicales de izquierda. También de la DC y de Tierra y Libertad que tomó orientación de izquierda moderada. Por circunstancias especiales que dejaron fuera al principal competidor, ella ganó en la capital como candidata de izquierda.

Fuerza Social sobreestimó su triunfo y desembarcó a sus aliados ex radicales de izquierda, para presentarse como la “izquierda moderna”. La soberbia fue fatal porque no tuvo una gestión municipal digna, a tal punto que un ex regidor de IU tramitó en el 2012 su revocatoria. Solo ella se salvó a costa del dinero de ODEBRECHT. Sus regidores fueron revocados. Entre ellos, Marisa Glave. Nadie imaginó que Villarán sería más tarde, segundona en la plancha de Urresti ni que terminaría en la cárcel.

En las elecciones generales del 2011 la izquierda estaba aglomerada en torno a Ollanta esperanzada en un gobierno popular. Todos se daban cuenta de la mediocridad del ex militar, de su carencia de línea política, de la influencia de su esposa, de los asesores que le puso Lula, del dinero disponible a manos llenas, pero no había otra opción pues la izquierda no tenía candidato. Ollanta ganó en segunda vuelta contra Keiko Fujimori, utilizando a la izquierda como fuerza política y a ODEBRECHT como fuerza financiera corruptora.

Junto a él, salieron de congresistas Javier Diez Canseco y Verónica Mendoza que renunciaron al oficialismo al año siguiente. Ollanta pagó el apoyo izquierdista con cargos públicos, pero los eliminó progresivamente de la conducción del gobierno tomando el rumbo neoliberal. El gobierno de Ollanta estuvo marcado por los conflictos mineros, siendo los más fuertes Conga en Cajamarca y Tía María en Arequipa que dejaron varios muertos. La lucha campesina por la defensa del agua y el medio ambiente fortaleció a la izquierda.

En el 2013 se constituyó el Frente Amplio. T y L concedió su titularidad al F A en el registro electoral. Al año siguiente, cinco de los aliados a T y L actuando por su cuenta intentaron la alianza del F A con Toledo y también con el partido Humanista de Simon. T y L no aceptó las condiciones y los discrepantes se pasaron al grupo de S. Villarán y a Diálogo Vecinal.

En las elecciones regionales y municipales del 2014 nuevamente de invocó la unidad electoral, pero solo se obtuvo el triunfo de Gregorio Santos en el gobierno regional de Cajamarca, dejando de figurar en el interior del país. La candidatura municipal de Susana Villarán fracasó en Lima y luego más tarde terminaría en la cárcel denunciada por recibir soborno de empresas brasileñas.

Para las elecciones generales del 2016, nuevamente se invocó a la unidad y algunos grupos de izquierda apelaron a los vientres de alquiler al no tener reconocimiento legal. Los 11 grupos de izquierda subidos al carro de Tierra y Libertad- (T y L), lograron apartar a Marco Arana de la candidatura presidencial, saliendo elegida candidata Verónica Mendoza. El divisionismo se estaba gestando.

Otro frente alternativo de izquierda se frustró y Gregorio Santos candidateó con el vientre de Democracia Directa (fonavistas). Realizadas las elecciones del 2016, pasaron a segunda vuelta Keiko y Kuczynski La izquierda votó por el mal menor, dejando fuera a Keiko. El FA obtuvo 20 congresistas de los cuales, 11 eran de T y L. La candidata presidencial del FA con su organización “Sembrar” solo obtuvo 2 escaños y no más de dos las otras agrupaciones. La fuerza electoral del FA estuvo en 7 regiones de la serranía siendo Puno el que más aportó con 3 congresistas.

El FA era la segunda fuerza en el Congreso, pero el divisionismo lo partió. La soberbia nuevamente fue fatal al interpretar el triunfo como resultado del liderazgo de la candidata y no del trabajo de T y L con filiales en muchas regiones. Los diminutos grupos querían tener el mismo valor representativo que T y L, en la repartición orgánica y así, desembarcar al dueño de la pelota. Al no lograrlo, se retiraron en mancha, para formar una nueva organización precaria. Marisa Glave dejó T y L y se fue con ellos. Bajo el liderazgo de Verónica Mendoza fundaron la agrupación Nuevo Perú.

La tercera conclusión podría ser.

Después de haber tocado fondo los remanentes de izquierda resurgen en Lima y el interior del país, favorecidas por las luchas anti mineras en defensa de la ecología que, aportaron a mayor cantidad de votos. La corrupción alcanza a la izquierda. El divisionismo nuevamente se hace presente destruyendo lo avanzado.

En las elecciones regionales y municipales del 2018 solo se obtiene el triunfo de Vladimir Cerrón de Perú Libre en la región Junín, desapareciendo la izquierda en casi todo el país. Son los grupos de derecha e independientes los que retoman espacios.

Kuczynski renunció ante la inminencia de su destitución, siendo reemplazado por Vizcarra en el 2018 y al año siguiente la izquierda parlamentaria lo apoyó para que disuelva el congreso de la república. Con ello perdió su representación parlamentaria. Para las elecciones complementarias del nuevo congreso nuevamente entró a la carga el divisionismo. Los parlamentarios cesantes de Nuevo Perú cuestionaron la alianza de su agrupación con Perú Libre y optaron por seguir dividiéndose. Hicieron fracasar el frente “Juntos por el Perú” y perdieron soga y cabra.

En las elecciones parlamentarias del 2020, la izquierda alcanzó solo el 14,4% de los votos válidos (1´875,794 votantes). Solo el FA pasó la valla con el 6,21%. JPP (7 partidos) 4.8%, Perú Libre 3,4 %. Nuevo Perú no obtuvo ni un escaño y ahora solicita públicamente una alianza con T y L de la que salieron tirándole basura. No hay escrúpulos. Pero también en esta agrupación, hay problemas divisionistas.

Conclusión Final:

Es probable que el clamor de la unidad llegue a sus bodas de oro electorera. Las cifras, reflejan el grado de aceptación del electorado a la actuación de la izquierda en los diversos momentos históricos, según las condiciones correspondientes. Los triunfos electorales de la izquierda han sido decepcionantes tanto en la gestión de gobierno regional como a nivel municipal, sin hacer la diferencia con gestiones derechistas, perdiéndose lo avanzado.

Solo se ha logrado varias alianzas por conveniencia electorera pero no unidad de acción, ni menos ideológica. Las alianzas electorales horizontales, solo son pactos pasajeros de intereses negociados como se estila en la derecha. No hay la unión vertical, porque las condiciones no lo permiten. La unidad es resultado de adhesiones de confianza política. En esta dirección se tendría que trabajar. Los conflictivos siempre son muy pocos, pero si no se los extirpa generan divisionismo.

La fuente del poder de la izquierda está en el pueblo que sufre. Hay que crear condiciones en concordancia con las oportunidades y fortalecer lo avanzado para dar sostenibilidad al desarrollo de la izquierda, combinando la lucha electoral con las luchas sociales concreta en otros ámbitos. Capitalizar las demandas populares y darles sustentabilidad ideológica para generar militancia.

Estas apreciaciones son discutibles y cada cual tiene las suyas. No siempre tenemos toda la razón, pero quizá pueda ser de utilidad para motivar el intercambio de ideas. Peor es no decir nada.

Fuentes:

  1. Ricardo Letts- “La izquierda Peruana”- junio 1981.
  2. Constante Traverso Flores- “La Izquierda en el Perú”- Proesa Editores- 2013.

Octubre 15/2020

RECURSOS NATURALES DEL ECOSISTEMA

Escribe: Milcíades Ruiz

Desde la izquierda se plantea una nueva constitución que recoja nuestros planteamientos. Sin embargo, no hay seguridad de que esto se logre, porque para eso, se necesita tener una representación constituyente mayoritaria. Un partido derechista también podría ofrecerla para ganar votos, ya que tiene posibilidad de lograr otra similar o peor, y entonces nuestra bandera sería un “blooper” político.

Valle Cotabambas- Apurímac

No obstante, es importante defender nuestros planteamientos constitucionales porque nos dan un marco referencial de una línea política sustentable, cualquiera fuera el accionar circunstancial. Podemos defender nuestras ideas, aunque todavía no estén consideradas en la constitución vigente. En esta perspectiva, expongo algunas ideas discutibles, sobre asuntos constitucionales que podrían ser consideradas.

Tener una base doctrinaria ayuda mucho a mantener una posición política coherente. Los ideales doctrinarios no nacen del cerebro ni del corazón. Tienen sus raíces en la realidad viviente que los impacta haciéndolos desarrollar procesos biológicos. Reaccionamos ante los hechos sociales según nuestra ideología. Por eso nos conmueve e indigna la injusticia social que sufren nuestros compatriotas campesinos en su lucha contra la codicia de los depredadores de recursos naturales.

Pero esta reacción no puede ser por simple emotividad. Lo hacemos porque tenemos fundamento racional. Conocemos que los meteoritos caídos a nuestro planeta, muestran que la materia en el universo, es la misma la que conocemos. Está compuesta por átomos conocidos que se agrupan en moléculas, mediante combinaciones químicas dando por resultado, objetos materiales de diversa forma, tamaño y consistencia.

Siendo así, ¿Por qué entonces no hay vida en todos los planetas? Porque las condiciones en que la materia se desarrolla, no han sido ni son, las mismas. Los alquimistas, creyeron que combinando metales podrían obtener oro. Pero este, como otros sedimentos metálicos provienen del proceso sideral que ha atravesado nuestro planeta desde su formación, pasando por catastróficas fundiciones de materiales a altísima incandescencia masiva.

A diferencia de los procesos en pequeño que están a nuestro alcance manejar, los procesos siderales son de amplia cobertura en el tiempo y espacio. Ocurrieron en un tiempo determinado y en condiciones astronómicas que ya no existen. Por eso decimos que los minerales son recursos naturales no renovables. Cuando se acaben, no habrá más en estado natural.

Si los demás planetas del universo hubieran pasado por el mismo proceso que el nuestro (en el tiempo y espacio) y bajo las mismas condiciones siderales (galácticas y del sistema solar en formación), probablemente serían también biológicos. Para ello, hubieran necesitado las condiciones requeridas en un momento dado y no en otro, en que la materia inerte, inorgánica, adquiere la capacidad de convertirse en materia orgánica o biológica.

En nuestro planeta eso ocurrió, según nuestras magnitudes, hace más de mil millones de años. Pero aún, subsiste un factor determinante sin el cual no habría vida, que es, la luz solar que atraviesa nuestra atmósfera, siempre que esta, conserve las condiciones apropiadas. A la luz solar le debemos los procesos de la clorofila, que mantiene la cadena nutritiva de seres vivos, así como, los procesos del oxígeno del que vivimos.

Además, ello solo es posible porque nuestro planeta tiene una envoltura atmosférica de diez mil kilómetros con 5 capas diferentes que actúan como filtro a los rayos solares mortíferos, y tiene una capa de ozono que protege la vida terrícola1. Todas estas capas atmosféricas, la energía solar, la existencia de la luna satelital y otros factores, son piezas integradas del sistema biológico o ecosistema planetario. Sin estas condiciones no habría vida.

Además, la vida en nuestro planeta es posible únicamente, por su ubicación en el sistema solar. No, en otra ubicación. Por lo dicho, podemos concluir en que somos afortunados por formar parte del sistema ecológico planetario, único hasta hoy, en nuestra galaxia y más allá. Se busca indicios de vida en otros planetas hasta donde alcanza nuestros medios científicos, pero todos los esfuerzos conducen a que, no hay otro planeta como el nuestro.

Es único a millones de años luz de espacio y tiempo procesal. Pero la existencia de vida terráquea depende de las condiciones que la generan. Si esas condiciones se pierden, entonces la vida se extinguirá. Por consiguiente, existen razones inobjetables para sostener nuestros planteamientos en defensa del ecosistema planetario. Surge entonces, una primera razón ideológica que trasciende en nuestro modo de vida.

Cuidar el planeta es cuidar la vida. Todo ser viviente debe su existencia al ecosistema planetario. Consiguientemente, todos los humanos tenemos la obligación de cuidar nuestra fuente de vida, velando por que nuestro planeta conserve sus atributos en el presente y futuro. La participación en la supervisión de las buenas condiciones de preservación del ecosistema planetario es un derecho humano.

Como se verá más adelante, este planteamiento define políticas de estado, respecto a los recursos naturales y los derechos de los seres vivos que habitan las zonas de explotación de los mismos. Pero también sobre la dispersión de los contaminantes derivados de esa explotación, debido a la rotación planetaria. Aire, agua, gases y más elementos dañinos circulan con los vientos en todo el planeta deteriorando las condiciones de vida.

Por ello, la preservación implica:

  1. Medidas prevención y precaución, ante todo riesgo de deterioro de las condiciones de vida.
  2. Recuperar las condiciones óptimas al 100%, reparando los daños existentes.
  3. Garantizar la sostenibilidad biológica en el tiempo máximo.

Sabemos que el desequilibrio climático ocasiona desastres naturales, como también, eclosiones virales de alta mortalidad humana, animal y vegetal. Eliminar las causas del desequilibrio en las condiciones de vida, es parte de la obligación humana para asegurar la supervivencia. Entonces, toda iniciativa particular solo debería desarrollarse en condiciones compatibles con la preservación de la integridad ecológica planetaria.

Esta compatibilidad es el límite para toda iniciativa de desarrollo, desde el accionar personal hasta el más alto grado de organización social. Todo acto que ponga en peligro, la preservación biológica planetaria constituye delito de lesa humanidad si pone en riesgo, la vida de millones de humanos y demás seres vivos. Pero también, lo que hagamos cotidianamente, podría contribuir al deterioro planetario si no ponemos límite a nuestras actividades contaminantes.

El fin lucrativo de ningún modo puede estar por encima del interés colectivo en la preservación ecológica. No se trata tampoco de ejercer un control ciego, impidiendo iniciativas. Ellas son permisibles respetando el rango de compatibilidad.

Es indesligable la existencia de vida y las partes del ecosistema como pueden ser los recursos naturales del subsuelo. El derecho a la vida, es al mismo tiempo derecho a un entorno ecológico saludable. Atentar contra el ecosistema es atentar contra la vida que aloja. Entonces, si sostenemos esta posición política en el ámbito planetario, para ser coherentes, tendremos que sostener la misma concepción en el ámbito nacional y local, considerando las particularidades de cada caso.

Desde esta posición, la explotación de los recursos naturales, solo pueden autorizados si son compatibles con la preservación de la ecología nacional y local. Sin embargo, la actual constitución establece que los recursos naturales son patrimonio nacional y solo el gobierno dispone sobre ellos. Pero entonces, ¿Cómo queda el derecho de vida de los posesionarios del suelo que aloja los recursos explotables, siendo estos, per se, componentes del ecosistema? No hay razón para eliminarlos de esa incumbencia.

¿Aceptaríamos que las NN UU nos impongan la regla de que, los recursos naturales del planeta son patrimonio de la humanidad y no nos corresponde decidir sobre los ubicados en nuestro país? Esta sensación de injusticia, es la que sufren los agricultores andinos, cuando el estado en colusión con intereses extranjeros, les despoja del subsuelo y suelo, destruyen su hábitat ecológico y lo congestionan con sustancias nocivas para la salud humana, vegetal, animal, ambiental, etc.

Es que, a diferencia de la minería extensiva, la intensiva a tajo abierto implica remover capas geológicas y uso masivo de reactivos, abundante combustible con emisión masiva de gases de efecto invernadero, y toda una red de logística de abastecimiento y traslado de minerales en toda la ruta de acceso, esparciendo polvo y otros desechos. Pero este es el método para la producción de minerales a gran escala con mucha maquinaria y muy poca mano de obra, como requisito de alta rentabilidad.

Si los recursos naturales son patrimonio nacional, ¿Por qué entonces, perder nuestro patrimonio para aumentar el de nuestros depredadores extranjeros? ¿No deberíamos aprovecharlos en función a los intereses nacionales y locales? Y los habitantes de poblados cercanos a las zonas mineras y petroleras, ¿No tienen vela en este entierro?

Veamos un caso práctico:

Hace poco, el concejo municipal de Santiago de Chuco, amparándose en la constitución y leyes, emitió una ordenanza, con la finalidad de preservar, proteger, conservar y restaurar, áreas naturales, flora y fauna silvestre, así como fuentes de recursos hídricos para el consumo humano, irrigación agrícola y pecuaria. Ordenó suspender toda actividad personal, empresarial, nacional o extranjera que contamine o afecte la superficie, el aire o, el subsuelo.

El propósito era frenar el riesgo de extinción de las fuentes de agua de la zona, frente a la depredación y extracción de agua por interés particular en detrimento del interés colectivo, toda vez que existen épocas de sequía y escasez de agua que afectan en gran parte a caseríos, centros poblados y distritos.

Los depredadores mineros demandaron judicialmente a esa municipalidad, exigiendo la nulidad de la ordenanza por inconstitucional. Fueron hasta el Tribunal Constitucional, que dio la razón a la municipalidad en cuanto a los fundamentos de la medida, agregando otros a favor de la preservación ecológica y derechos de vida saludable. No obstante, falló a favor de los depredadores demandantes por un asunto administrativo: La medida es inconstitucional porque la ordenanza municipal contiene atribuciones que corresponden a otros niveles estatales.

Pero esos niveles burocráticos son ajenos a la problemática y no sufren las consecuencias de sus decisiones, además de que están contaminados por el soborno depredador. Entonces, todos los fundamentos ambientales, derechos de vida y preservación ecológica se fueron al tacho para beneplácito de los depredadores. Es así como los afectados, se ven impotentes en sus reclamos, al no poder impedir la destrucción de su hábitat, pese a tener derechos consagrados por la leyes ambientales y tratados internacionales.

¿Cuál sería nuestra propuesta sustitutoria del texto constitucional? Les dejo el ejercicio que para eso no se precisa protocolo. Mientras tanto, volveré con otro planteamiento constitucional para una reestructuración administrativa con nueva división política.

Octubre 12/2020

  1. www.astromia.com/tierraluna/capatmosfera.htm

OCTUBRE REVOLUCIONARIO

“Yo creo que la guerrilla le hizo mucho bien al Perú.

Nos hizo pensar en que debían venir soluciones.

Una guerrilla, es una guerra interna, entre peruanos.

Un país no está seguro cuando está dividido.

Por eso yo quise unir a peruanos,

unir a la fuerza armada con el pueblo”.

Gral. Juan Velasco Alvarado1

Siempre es un deber de consciencia evocar los actos heroicos de quienes lo dieron todo por la causa del pueblo y expresar nuestra gratitud por lo que hicieron por nosotros. Pensando en ello, traigo a la memoria cuatro acontecimientos históricos ocurridos todos ellos en este mes.

“La revolución de octubre”, que hoy nadie menciona, se entendía en el siglo pasado, como el triunfo más grande del socialismo contra el capitalismo, en referencia a la revolución bolchevique de 1917, liderada por Vladimir I. Lenin y que dio nacimiento a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Fue un faro que irradió la esperanza de los revolucionarios de todo el mundo, estimulando la lucha popular.

En Latinoamérica, sus logros y heroicidades, provocaron un hervidero de ideales sobre todo entre los jóvenes universitarios y los obreros. Surgieron muchos movimientos revolucionarios contra las dictaduras, y los partidos comunistas emergieron masivamente. Para frenar este avance, el capitalismo tomó toda clase de medidas preventivas incluyendo la propaganda anticomunista.

Se inició entonces una gran persecución de líderes populares, aunque no fueran comunistas. Redadas policiales, torturas, desapariciones forzadas, encarcelamiento, deportaciones, asesinatos, masacres, ilegalización de partidos políticos y muchos más, eran prácticas gubernamentales para frenar el espíritu revolucionario. No obstante, el pueblo siguió luchando sindicalmente, reorganizando sus filas, y adoctrinándose.

En Perú, fueron muchas las jornadas de combate y heroísmo inspirados en la “revolución de octubre”. Surgieron los líderes doctrinarios que hasta ahora recordamos como forjadores del socialismo peruano. Paros y huelgas por la jornada de las ocho horas, pasaje universitario, derechos sindicales, seguro social, jubilación, vacaciones, derecho de voto a los analfabetos y otras conquistas sociales, que hoy disponemos, tuvieron esa fuente revolucionaria. Sería una ingratitud histórica de parte nuestra, olvidar lo que significó la “revolución de octubre”.

La oligarquía terrateniente gobernaba nuestro país, acaparando los diversos rubros de negocios en todos los sectores económicos. Los oligarcas, presidían la Cámara de Diputados, la de Senadores y todos los altos cargos de administración estatal, claves para los negocios turbios. Se clamaba por una reforma agraria, que devolviera las tierras arrebatadas por la dominación feudal, pero los oligarcas controlaban el poder legislativo que eludía todo clamor. Tenían comprados a los partidos políticos representados en el Parlamento.

El país exigía la recuperación de los yacimientos de petróleo en poder de empresas norteamericanas que los explotaban onerosamente. Se llevaban la riqueza petrolera sin dejar nada para el Perú, ni pagar los debidos impuestos. Había complicidad con los políticos entreguistas y corruptos. La oligarquía manejaba la prensa manipulando la opinión pública a su favor. Las movilizaciones populares de protesta eran reprimidas sangrientamente.

El triunfo de la revolución cubana y sus medidas de confiscación de empresas extranjeras, reforma agraria, reforma en salud, educación y su incorporación al bloque socialista, hizo brotar entre los revolucionarios, la opción de la lucha armada como alternativa para lograr justicia social y cambiar las estructuras del país. Los revolucionarios de esa época consideraban que no había otra salida.

Los menores de 60 años, no saben lo que es vivir en un país dominado por la oligarquía latifundista que tenía a su servicio todo el aparato estatal, el poder judicial, y el poder electoral. El sufrimiento era inmenso para el pueblo, porque policía, juez y sacerdote estaban coludidos con el hacendado latifundista. Las violaciones de las hijas y esposas de los vasallos quedaban impunes. Hasta tenían su propia cárcel en la casa hacienda.

Contra esta situación se alzaron en armas los movimientos guerrilleros de la década de 1960. En 1965, se combatió en diversos frentes de la ciudad y el campo, enarbolando las banderas de la revolución socialista con un gobierno popular obrero campesino. Precisamente en octubre 23 de 1965, se cumple un aniversario más del acto heroico de Luis de la Puente Uceda, líder del MIR que combatió hasta morir, en la montaña de “Mesa Pelada”, La Convención- Cusco.

Con él, también cayeron combatiendo Paul Escobar, Rubén Tupayachi, Edmundo Cuzquén, Agustín Marín, Carlos Valderrama y otros guerrilleros socialistas. También sería una ingratitud histórica de parte nuestra, olvidar el sacrificio de estos luchadores sociales que lo arriesgaron todo por una causa noble. Va en esta nota mi reconocimiento y homenaje a los combatientes del MIR, como seguramente lo harán muchos peruanos.

La gesta de los heroicos guerrilleros de 1965, no fue en vano. El impacto de esa heroicidad caló profundamente en la sensibilidad del provinciano que, en ese entonces era Jefe del Comando Conjunto de la Fuerza Armada, Gral. Juan Velasco Alvarado, quien tomó el mismo camino de rebelarse contra la oligarquía gobernante. El 3 de octubre de 1968, lideró a un grupo de oficiales del ejército que tomaron el poder con la fuerza de la razón y la razón de la fuerza, para emprender una revolución socialista con ideales similares a las de los guerrilleros.

Fue un acontecimiento insólito que desconcertó a toda la población peruana. Se pensó que se trataba de un golpe militar más, como era frecuente en Latinoamérica y en el Perú, con fines personalistas y pro imperialistas. Pero nadie sabía de lo que había en los planes del gobierno revolucionario del Fuerza Armada que, al día siguiente de tomar el poder anuló el “Acta de Talara”, con el que el gobierno tramaba mantener el petróleo en manos de la empresa norteamericana, International Petroleun Company, filial de la Stándar Oil.

El 9 de octubre las tropas ocuparon los yacimientos de La Brea y Pariñas, así como también, la refinería de Talara, expropiándolas a dicha empresa, dando a este acto el nombre de “Día de la Dignidad Nacional”. Luego vendría la reforma agraria que resultó ser más radical que la de Cuba, pues no solamente los grandes latifundios fueron expropiados, sino cayeron también medianos terratenientes y hasta los dueños de fundos que no cumplían con los derechos laborales a sus trabajadores.

El objetivo del proceso revolucionario emprendido por el Gral. Velasco era, edificar una nueva sociedad supuestamente “ni comunista ni capitalista” en el que regiría una democracia de participación plena y una economía de autogestión. Sorprendentemente, dio amnistía a los movimientos guerrilleros, liberando a los presos. Acto seguido, los invitó a participar en el proceso. Nadie lo podía creer.

Como sabemos, el proceso se truncó al ser desplazado Velasco, con la salud disminuida, por su compañero de gobierno Gral. Francisco Morales Bermúdez, ganado por la Central de Inteligencia Americana- CIA y otros traidores castrenses, con el cuento de que lo hacían para profundizar la revolución. Años más tarde, Velasco diría1: “Yo estoy seguro que la CIA tuvo que ver con mi salida. El imperialismo nos la juró. Morales tiene que llevar ese pecado en la frente, haber terminado con la soberanía, con la dignidad, con todo lo bueno que le dimos a nuestro pueblo”.

Pero también, octubre es de una alta recordación para los revolucionarios, porque el 9 de octubre de 1967, se puso fin a la vida de uno de los más grandes paradigmas de la heroicidad revolucionaria mundial: Nuestro compañero, Ernesto “Che” Guevara. Y también en el mismo escenario histórico, acabaron con la vida de nuestro compañero del ELN, compatriota Juan Pablo Chang “Francisco”, que participaba en esa gesta guerrillera con el propósito de liberar a Sudamérica desde las montañas de Bolivia.

El día anterior habían combatido en la quebrada del “Churo”. Eran 17 guerrilleros contra varias unidades del ejército enemigo, que descargaron sobre ellos sus ametralladoras y granadas de mortero. Los guerrilleros respondieron con todo lo que les quedaba de municiones. Los disparos enemigos dañaron el fusil del Che, quien siguió combatiendo hasta agotar las cacerinas de su pistola. Un proyectil impactó su pantorrilla derecha sin orificio de salida, quedando solo son una pierna para caminar.

No obstante, ayudado por su compañero “Willy” (Simeón Cuba- minero boliviano), trató de romper el cerco, pero era inútil. Prisionero ya, fue llevado al pueblo La Higuera, donde lo interrogaron y maltrataron. Pasado el mediodía del 9 de octubre, escuchó la ráfaga con la que apagaron la vida de Juan P. Chang. Se preparó entonces para morir con dignidad y pasó a la inmortalidad histórica.

Pese a su fortaleza de convicción para asumir tan grande misión a costa de perder lo obtenido con la revolución cubana, era muy humano y amoroso. Presintiendo lo peor, dejó a sus hijos el siguiente escrito2:

“A mis hijos queridos Hildita, Camilo, Celia y Ernesto:

“Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque ya no esté entre ustedes. Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada. Su padre ha sido siempre un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.

“Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que, cada uno de nosotros solo, no vale nada.

“Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo, cualquier injusticia cometida contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.

Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de

Papá.

Notas.

  1. “Los últimos días del general Velasco”- A. Zimmermann Z. -1078
  2. Juventud Rebelde. La Habana- Cuba/ “El Gran Rebelde”. – Luis J. Gonzales- Gustavo Sánchez-Bolivia, 2007

–oooOooo–

Milcíades Ruiz

Octubre 1/2020