ES CRISIS DE ESTADO, NO ES SECTORIAL

Escribe: Milcíades Ruiz

Las empresas mediáticas nos están llevando a concebir que las crisis en el sistema judicial es solo sectorial. Por lo tanto, la solución es reformar únicamente este sector. Pero es el Estado como estructura lo que se resquebraja por un lado y otro. Se puede parchar las grietas más notorias pero se nada sirve si todo está podrido. La delincuencia callejera a mano armada es solo una modalidad pero la tenemos bajo otras modalidades en toda la estructura del Estado hasta el más alto nivel, de manera encubierta y hasta con legalidad.

El poder legislativo ha removido muy a su pesar al Consejo Nacional de la Magistratura, declarando a esta institución tutelar en estado de emergencia a fin de restructurarlo y calmar la indignación popular que podría desbordar en insurgencia. El desmontaje ha malogrado los planes de los delincuentes congresales y seguramente reconstruirán sus redes pues como sabemos: “Hecha la ley, hecha la trampa”. Pero veamos lo siguiente:

Sobre la base de una encuesta a expertos en la materia “Transparencia Internacional”, elaboró una tabla mundial de la percepción de la corrupción en las instituciones de los países, incluyendo el nuestro. De una calificación de 1 (nada corrupto) a 5 (muy corrupto), las instituciones más corruptas resultaron siendo los partidos políticos, con un promedio de 3,8 y en el caso del Perú 4,3. (Fuente: Barómetro Global de la Corrupción 2013). Desde entonces la corrupción se ha elevado a la actualidad. Entonces, siendo el Parlamento el sustrato de los partidos políticos, la figura que proyecta es la de corruptos procediendo contra corruptos.

En estas condiciones, ¿Puede haber garantías de solución a esta crisis global del estado peruano? ¿Acaso el Parlamento no es un poder corrupto? Se sabe por los audios filtrados solamente unos cuantos magistrados pero ¿Son los únicos corruptos del sector judicial? ¿Acaso no se ha comprobado la corrupción en la presidencia de la república? ¿No hay corrupción en el poder electoral? ¿No hay corrupción en el ministerio de energía y minas, como en los demás ministerios? ¿No hay corrupción en los gobiernos regionales y locales?

El tráfico de influencias es muy común en todos los organismos del estado, en las importaciones no solo de alimentos, en las exportaciones, en las autorizaciones, licencias, organismos de supervisión, en la administración de cuentas, en el ingreso y ascensos a las fuerzas armadas y policiales, en el cuerpo diplomático, en las licitaciones de obras y proveedores del estado, tanto o peor que en el sector justicia. Las mafias, compadrazgos y padrinazgos no de exclusividad de este sector sino, multisectorial.

Pero también hay corrupción en el sector privado. ¿No es común el soborno para eludir trámites y pagos por infracciones de tránsito vehicular? El deterioro moral nos alcanza a muchos de nosotros ¿Alguien puede decir que no hay arreglos deshonestos en los partidos de izquierda? Es que la conducta social es solo una manifestación de males que están en la profundidad del sistema que nos rige. Podemos bajar la fiebre, pero si no se cura la enfermedad, el padecimiento irá creciendo.

Si tuviésemos el poder para cambiar de raíz todo el sistema sería muy fácil. Se van a cumplir dos siglos de república y el pueblo sigue sin acceso al dominio de gobierno. La fuerza para cambiar todo reside en el pueblo. Son las masas las que tienen que asumir un creciente protagonismo en la forja de una nueva sociedad. Sin el pueblo organizado, que luche y defienda sus derechos no somos nada. Empoderar a los sectores sociales oprimidos es nuestra misión. Esa debería ser nuestra línea de trabajo político. Ustedes que dicen.Manifestantes  3.jpg

Julio 20018

 

Anuncios

PARA MEDITAR EN “FIESTAS PATRIAS”

Escribe: Milcíades Ruiz

Todas las voces de izquierda y derecha se aprestan a celebrar un año más de la independencia del virreinato del Perú y abogan por el boato celebratorio de su bicentenario. Lo hacen de buena fe sin pensar en la enorme injusticia de este acontecimiento. Independencia del virreinato no es lo mismo que emancipación del Tahuantinsuyo, menos de la población nativa. Todo se ha tergiversado y ha hecho perder de vista el derecho de la población autóctona de recuperar su territorio arrebatado por la dominación colonialista. La población nativa ancestral perdió su patria siendo suplantada por los invasores y sus descendientes que se apoderaron de ella.incas

Es otra la historia y este es otro asunto pendiente de recuperar velando por su autenticidad y reivindicando la lucha heroica por la independencia desde la perspectiva de la población nativa. Esto tiene que ver con nuestra consciencia y honestidad. Reconocemos o no, los derechos de la población ancestral, estamos dispuestos o no, a reparar el daño histórico. Disculpen que insista. Estamos indignados por la delincuencia en el poder judicial pero el fraude también estuvo presente desde el inicio de la república. Todo fue arreglado a espaldas de los herederos de la patria nativa.

Muchos prefieren no tocar esta temática que resulta molestosa para quienes no llevan sangre autóctona. Mucho menos en “Fiestas Patrias” donde unos reciben gratificación y aguinaldos mientras muchos peruanos ancestrales de las alturas andinas pasan hambre y sufren las inclemencias de la estación invernal. Otros países de Asia, África y Europa también fueron invadidos y colonizados pero recuperaron su territorio, su autonomía y su derecho de gobernarse a sí mismos. Vietnam, China, Rusia, países árabes, africanos y hasta la misma España son gobernados por descendientes autóctonos. En Sudamérica sucede todo lo contrario.

Revisar la cara oculta de la historia desde una perspectiva diferente quizá nos haga reflexionar y actuar de otra manera. La Revolución Francesa de 1879, cambió la historia y su radicalismo generó espanto en todas las monarquías que tuvieron que aceptar nerviosamente la necesidad de reformar su modelo de gobierno para sobrevivir antes que el contagio revolucionario las arrase. Una nueva Constitución republicana como en Francia, era una consigna que recorría toda Europa. Carlos IV era del rey de España, de la misma dinastía del derrocado rey francés Luis XV y Luis XVI guillotinado por la revolución.

La monarquía española trató de recuperar la corona francesa aliándose con su enemiga Gran Bretaña pero fue derrotada desastrosamente y las tropas francesas ocuparon gran parte del territorio español, teniendo que ceder la colonia de Santo Domingo a cambio de la paz. No obstante, en 1796, España hizo alianza con el gobierno francés, desatando la ira de Gran Bretaña que le declaró la guerra. Las guerras causaron la ruina de España haciéndola insostenible. En estas condiciones surgen las ideas independentistas de los virreinatos.

El rey enfermo y desalentado fue tentado a refugiarse en sus colonias de Sudamérica pero optó por abdicar en favor de su hijo Fernando VII en 1808. Esta medida fue desactivada por Napoleón Bonaparte para entonces ya emperador francés. Carlos IV se exilió en Francia y cedió todos sus derechos a Napoleón, que nombró emperador a su hermano José. El pueblo español, no aceptó lo dispuesto por Carlos IV y emprendió la lucha por la independencia de España.

Mientras este desastre sucedía en España, las colonias en Sudamérica quedaron al abandono sostenidas solo por la lealtad de los virreyes que enviaban dinero para socorrer al imperio sumido en el desastre. Ante la incertidumbre, los españoles instalaron Juntas de Gobierno y lo mismo se hizo en las colonias aunque tropezaron con la oposición del virrey pues amenazaba su autoridad. En este intento fracasaron y fueron ejecutados los hermanos Angulo, Pumacahua, Melgar y otros.

Mientras tanto, las ideas de la independencia de las colonias habían calado en los españoles sudamericanos resentidos por la discriminación que sufrían ante los españoles peninsulares que ocupaban los mejores cargos y privilegios en los negocios. Los subversivos independentistas siguiendo las ideas de la Revolución francesa y el ejemplo de las colonias de Norteamérica independizadas de Gran Bretaña, ya se habían organizado y estaban operando con el apoyo británico a condición de romper el monopolio español del comercio con las colonias.

Los grupos revolucionarios independentistas se organizaron militarmente, retornaron a las colonias y entraron en acción primeramente en los virreinatos de Granada y Buenos Aires. En este proceso, Chile juró su independencia el 12 de febrero de 1,818 pero quedaba el riesgo de perderla si no se aseguraba la caída del gobierno realista del Perú, donde no había líderes luchando por la independencia del virreinato.

Con tal fin, haciendo gran esfuerzo económico Chile organizó y financió, una Expedición Libertadora que tenía la misión liberar el virreinato del Perú. Esta expedición estaba conformada fundamentalmente por argentinos, al mando del general José de San Martín y se contrató los servicios mercenarios del Almirante inglés Tomás Cochrane al mando de la armada en las operaciones marítimas.

Fue así como, los subversivos extranjeros llegaron al Perú y el 15 de Julio de 1821 se firmó el Acta de independencia. Firmaron esta acta: El Conde San Isidro, el Conde de la Vega del Ren, el Conde de Las lagunas, el Marqués de Villafuerte, el Marqués de Monte Alegre, el Conde de Torreblanca, el Conde de Vista Florida, el Conde de San Juan de Lurigancho, el Marqués de Corpa, el Marqués de Casa Dávila.

Y también, otros miembros del entorno aristocrático y terratenientes tales como: Xavier de Luna Pizarro, José de la Riva Agüero, Manuel Agustín de la Torre, Tomás e Ignacio Ortiz de Cevallos, Antonio Boza, Hipólito Unanue, José y Miguel de la Puente, Manuel A. Colmenares, Luis A. Naranjo, Mateo de Pro, Lorenzo Zárate, Francisco Moreyra y Matute, Manuel y José Ferreyros, Francisco Xavier Mariátegui, Antonio de Bedoya, José Pezet, Pedro Olaechea, Manuel Tudela, Agustín de Vivanco, Toribio de Alarco y otros cuyos apellidos que aún hoy resuenan en nuestros oídos, porque siempre estuvieron en el gobierno republicano. Aun hoy se conservan muchos de esos nombres en los terrenos urbanizados del conde de San Isidro, San Juan de Lurigancho, Zárate, Pro, Matute, Monte Alegre, etc.

La representación de la población nativa, verdaderos dueños del territorio fue omitida totalmente, a pesar de haber derramado su sangre en la lucha por la independencia de su patria durante todo el coloniaje. El primer Congreso Constituyente de la República de 1822 estuvo conformado inicialmente por 53 representantes, llegando hasta 91 diputados en 1825, de los cuales 78 eran nacidos en el Perú y todos económicamente pudientes, conforme a las normas eleccionarias. 28 diputados eran abogados aristócratas y 26 sacerdotes del alto clero. Presidente de la Junta Gubernativa fue designado el ex general realista José La Mar, que tampoco era peruano.

Es así que, declarada la independencia se comisionó la búsqueda de un rey para el Perú para traerlo de Europa y se estableció la nobleza para la corte del emperador con el nombre de la “Orden del Sol”. Como miembros de esta nobleza fueron considerados: Bernardo O`Higgins, Juan García del Río, Bernardo Monteagudo, Hipólito Unanue, Tomás Guido, Gran Mariscal Gregorio de las Heras, Gran Mariscal Juan Antonio Alvarez de Arenales, Toribio de Luzuriaga, el Marqués de Torre Tagle, el Conde del Valle Oselle y algunos militares más de alta graduación.

De la aristocrática “Orden del Sol” salieron los primeros gobernantes de la nueva república. El predilecto de virreyes, Dr. Hipólito Unanue, terrateniente de Cañete y fundador de la Orden del Sol, que había estado en el campo enemigo pasó a ser Ministro de Hacienda llegando a ser presidente del Consejo de Gobierno. Otros miembros de la aristocracia colonial también pasaron a dirigir la naciente república y han pasado a la historia como próceres de la independencia.

El hijo del Conde de San Juan de Lurigancho, Diego Aliaga, quien fuera teniente del regimiento de la nobleza colonial, capitán de la Guardia del Virrey Abascal y del virrey Joaquín de la Pezuela, regidor del cabildo de Lima, pasó a ser Consejero de Estado y en 1823 Vicepresidente de la República. El Dr. Manuel Pérez de Tudela, regidor realista, pasó a ser congresista constituyente en 1922 y, ministro vocal de la Corte Suprema. El Conde de Torre Velarde, que había sido regidor del Cabildo realista en 1813, gobernador del Cercado en 1821, pasó a ser Vocal de la Corte Suprema de Justicia. El Conde de la Vega del Ren, José M. Vásquez de Acuña, pasó a ser Consejero de Estado.

Así también, la oficialidad de la fuerza armada realista ligada a la aristocracia colonial copó los altos mandos de la nueva fuerza armada de la naciente república. De ser militares realistas, defensores del régimen virreinal y enemigos de la causa libertadora, se convirtieron de pronto en militares “patriotas”. El Mariscal de Campo, Marqués de Montemira, que al proclamarse la independencia ejercía el cargo de gobernador, designado por La Serna, pasó con el grado de teniente General, siendo más tarde Vicepresidente del Consejo de Estado.

Sobre esta base social se fue erigiendo el nuevo poder dominante de la República del Perú. Ellos coparon el Poder Legislativo, Poder Ejecutivo, Poder judicial y la nueva Fuerza Armada Republicana. El virreinato del Perú tenía 8 intendencias y 56 partidos (zonas). Cada ciudad tenía un Cabildo o Ayuntamiento con sus alcaldes y regidores. La finalidad de este ordenamiento territorial era controlar mejor el régimen de expoliación y recaudación de los tributos impuestos a la población nativa.

Al crearse la República del Perú, las intendencias tomaron el nombre de Departamentos geográficos y el intendente pasó a llamarse Prefecto. El intendente había sido el representante del virrey en cada intendencia pero continuaron como prefectos representando al presidente de la república en cada departamento. En las provincias era el sub prefecto y en los distritos eran los gobernadores. Los ayuntamientos tomaron el nombre de municipalidades pero mantuvieron los cargos de Alcalde y regidores, que eran ejercidos por los “notables” de cada ciudad, que en la práctica eran los mismos colonialistas aristócratas del virreinato.

Como es fácil deducir, el mismo ordenamiento territorial del virreinato, cuya finalidad era el sometimiento de la población colonizada, siguió rigiendo en la República. Y los mismos colonialistas y sus descendientes siguieron manejando este sistema administrativo. Aun ahora los parlamentarios siguen suplantando al pueblo ancestral, no lo representan, no son auténticos, son traficantes políticos en su mayor parte. Sin embargo, el proceso de alienación nos ha hecho perder de vista esta situación y tenemos otro concepto de lo que ha venido sucediendo en nuestro país.

Ahora que la cloaca del régimen vigente nos muestra la podredumbre generalizada de la república que fundaron los descendientes de conquistadores y colonialistas, quizá sea buen momento para meditar sobre esta temática y al vez los peruanos ancestrales luchen por recuperar la conducción de su heredad.

Lo que viene sucediendo con gran escándalo en la administración de justicia y en la administración política no es pasajero. Es un producto social estructural. Actuar sobre el producto terminado no resolverá el problema estructural. La maquinaria seguirá arrojando los mismos productos para lo cual ha sido diseñada. Mucho más que las simples reformas institucionales lo que se necesita es remover los cimientos para construir una nueva república, libre de virus sociales, con una nueva democracia equitativa.

Salvo mejor parecer.

Julio 2018

UNA LEY PARA ROBAR

Escribe: Milcíades Ruiz

¿Lobby estás? “Estoy en el Parlamento, en el BCR, en el Ejecutivo, poder electoral y poder judicial”. Es verdad, están donde haya puerta giratoria. Pero “Qué billetera tan grande que tienes abuelita”. “Para corromperte mejor”. También es cierto. Siempre nos hacen el cuento y con todas las de la ley. Por eso la gente dice: “El vivo, vive del sonso y el sonso de su trabajo”. Dicho en su correlato: “El rico vive del pobre y el pobre de su trabajo”. A diferencia del pillo de la calle que procede bruscamente, el de alto vuelo lo hace finamente con el consentimiento de sus víctimas. Así salió la Ley de promoción del sector agrario, signada con el número 27360, que otorga una serie de subsidios a las transnacionales, beneficios tributarios, régimen laboral excepcional y otras gangas que el gobierno quiere cortar pero contrariamente los gremios empresariales quieren que se prorrogue muchos años más.

robo.jpgPromulgada durante el gobierno de Fujimori, en el año dos mil, siendo ministro de agricultura José Chlimper Ackerman y ministro de economía Carlos Boloña, se nos dijo que era para beneficiar a los productores agrarios con cultivos y crianzas. Subrepticiamente se agregó a los que le compren a estos, con fines de industrialización. El objetivo era promover la inversión y “el desarrollo agrario” para lo cual era necesario conceder incentivos y beneficios tributarios hasta el año 2010, “nada más”. Esto era válido tanto personas naturales como los campesinos como también, para “personas jurídicas” sin señalarlas específicamente y todos pensaron en las asociaciones agrarias peruanas.

Los incentivos:

  • Rebaja del 50% al impuesto a la renta de tercera categoría (empresas). Solo paga el 15% después de depreciar 20% anual lo invertido en instalaciones de riego y otros.
  • Devolución del IGV por sus compras previas en instalaciones, equipos, maquinaria, contratos de obras de construcción y también, durante los años de producción.
  • No están obligados a tener trabajadores estables. Los puede contratar por temporada de días o meses. Pueden prolongar la jornada a más de 8 horas a cuenta del total de horas semanales.

Régimen laboral:

  • Jornal de S/. 16,00 (reajustable) solo si trabaja más de 4 horas. Este salario incluye CTS y bonificaciones de navidad y Fiestas Patrias.
  • Si completa el año tendrá vacaciones pero solo 15 días.
  • Indemnización: 15 jornales por año pero no más de 180 en total.
  • Subsidio por seguro de salud debiendo pagar solo el 4% de la remuneración mensual de cada trabajador.

Naturalmente, la ley no estaba pensada para agricultores ni estos estaban en capacidad de acogerse. Los primeros en acogerse fueron las empresas buitres chilenas, españolas, colombianas y otras empresas extranjeras como Campo Sol que actualmente es un conglomerado de empresas transnacionales de capitales noruegos, ingleses, norteamericanos, alemanes, y otros. A estas se les otorgaron las mejores tierras de los proyectos de irrigación costeados por los contribuyentes pero privatizados por Fujimori. Todo a precio de subasta depreciada. Lo que se hizo en CHAVIMOCHIC y otras irrigaciones del norte ahora se piensa hacer lo mismo con la de Majes-Siguas. Gracias dijo el grupo Gloria.

Lo insólito es que a costa del pueblo contribuyente se ha subsidiado por triple partida a las empresas extranjeras beneficiadas hasta con el subsidio a la tarifa de agua por obras hidráulicas. El estudio de estos subsidios elaborado por Lorenzo Eguren, publicados por CEPES, da cuenta de subsidio a la inversión, subsidio a la venta de tierras y subsidio tributario a esas grandes empresas que vinieron para aprovechar la oportunidad. EL informe hasta el año 2012, señala:

“Los ingresos obtenidos son por la venta mayormente en subastas de la extensión de nuevas tierras y la venta de servicios como pueden ser la provisión de agua y energía. Toda esta recaudación solo ha logrado cubrir el 7% del costo de inversión de los proyectos de irrigación en su conjunto, lo que significa un subsidio de 93%. Este subsidio es probable que sea mayor ya que en los casos en que no ha habido información disponible sobre ingresos en venta de tierras o en tarifa de agua, hemos asumido, para ser conservadores, que tales ingresos existieron” (ESTIMACIÓN DE LOS SUBSIDIOS EN LOS PRINCIPALES PROYECTOS DE IRRIGACIÓN EN LA COSTA PERUANA. Lorenzo Eguren).

Cuadro 1: Subsidio en la inversión en proyectos de irrigación en la costa peruanafigura 1.png

Fuente: Elaboración L Eguren.

Cuadro 2: Subsidio en la venta de la tierra en proyectos de irrigación en la costa

figura 2.png

Como señala Eguren, el subsidio más contundente es el subsidio en la inversión. Hasta el 2012, el Estado peruano solo ha logrado recuperar a lo más, 7% del costo total de los proyectos de irrigación. El subsidio en la venta de la tierra fue menor y solo se habría pagado alrededor de 75% del valor de mercado de las tierras (excluyendo experiencia de Olmos).

Con todas estas gangas, ahora Campo Sol cuenta con más de 25 000 hectáreas de tierras en las zonas de Chao, Virú, Ancash y Piura. Cuenta con seis plantas de procesamiento, tres de las cuales son de conservas, dos de productos frescos y una de productos congelados. Además, es propietaria de una empresa de empaquetamiento de frutas (mangos, uvas y otros) y participa como socia de otra en Piura. El año pasado Campo Sol s.a. ha facturado ventas por valor de US$ 368.4 millones (Agraria.pe). También tienen inversiones en Filipinas, Colombia y otros países donde le ofrecen alta rentabilidad.

Pero este, es solo uno de los tantos casos de empresas extranjeras a las que se viene beneficiando 18 años con la referida ley sin que se hayan cumplido con el objetivo que la justificó. El 99,9% de los agricultores peruanos no se benefician de esta ley. El conocido millonario Chlimper, que antes de la ley solo tenía la empresa de agroquímicos Drokasa, creó la corporación Agrokasa para acogerse a los beneficios de dicha ley como agroexportador y su fortuna creció como espuma incursionando en otras ramas además de ser director de Graña y Montero. Con este poder económico entró a financiar y manejar con Keiko el partido Fuerza Popular.

Ahora que el gobierno amenaza con quitarles la mamadera, los agroexportadores nacionales y extranjeros ponen el grito al cielo pidiendo que se vuelva a prorrogar la vigencia de esa ley por muchos años más para seguir gozando de sus beneficios a costa nuestra. Como siempre, aducen que han creado muchos puestos de trabajo y que han levantado al éxito las exportaciones agrarias. “Las exportaciones del sector agropecuario pasaron de US$ 644 millones (2001) a US$ 5.925 millones (2017), han generado 800 mil empleos y generarán 175 mil en la próxima década” dice Comex Perú, en representación de los que se comen al Perú.

Los gremios empresariales: ADEX, SIN, AGAP, CCL, CONFIEP, se han movilizado pidiendo al Presidente Vizcarra una reunión para tratar este asunto. Todos los poderosos, salen a defender sus privilegios repitiendo sus conocidos cuentos. ¿Qué hace la izquierda, supuesta defensora de los intereses nacionales y de las clases populares?

Mayo 2018

SOBRE LAS COOPERATIVAS DE AHORRO Y CRÉDITO

Escribe: Milcíades Ruiz

En el debate parlamentario sobre la supervisión de las cooperativas de ahorro y crédito, la izquierda no suena ni truena. Que se sepa, ninguna de las dos bancadas tiene una posición tomada al respecto, ni sobre el sector cooperativo de nuestro país ni sobre economía solidaria. Difícil imaginar a un izquierdista ignorante de las luchas de nuestro pueblo por alternativas distintas al capitalismo individualista. Solo los izquierdistas de pura pose, ignoran la historia del cooperativismo peruano, de las entidades comunitarias, de las empresas comunales y de las empresas de propiedad social. Pero en la historia de las revoluciones socialistas las granjas comunitarias, cooperativas y otras formas asociativas no estatales, han estado presentes como formas de mayor pureza socialista.

cooperativas.jpgEn el mercado financiero compiten por captar el dinero de ahorristas, los grandes bancos y financieras de los grupos de poder. Pero también, las cajas municipales, las cajas rurales y urbanas, mutuales, entidades de microfinanzas y, cooperativas de ahorro y crédito. Pero mientras las sociedades anónimas utilizan sus bancos y financieras como negocio lucrativo como propósito principal, para las cooperativas lo principal es la ayuda mutua. En términos generales, los bancos utilizan los ahorros de los oprimidos para financiar los proyectos de negocios de sus opresores. A los primeros le pagan bajos intereses descontando los gastos de mantenimiento y otros administrativos y a los segundos, le cobran altos intereses y comisiones adicionales por riesgo, etc.

En una cooperativa en cambio, los ahorristas son los dueños de la empresa y si necesitan crédito para emprender un negocio se prestan a sí mismos. Si tiene ahorrado mil soles podría solicitar un préstamo hasta de cuatro mil y así sucesivamente cuanto más tenga ahorrado podrá solicitar hasta un múltiplo proporcional. Al final de año, las utilidades obtenidas son de beneficio comunitario. Muchos vendedores ambulantes son socios de cooperativas en las que ahorran y solicitan créditos para mercadería, especialmente en las campañas navideñas, campañas escolares, ferias y otras oportunidades. Con la cooperativa sostienen a la familia y por ello, devuelven con puntualidad para tener buena calificación.

Pero lo que sucede con los pequeños ambulantes se multiplica cuando los cooperativistas son de mayor capacidad económica y entonces la cooperativa adquiere una potencialidad inmensa. Millones de migrantes en Lima, incluido analfabetos, tienen casa propia por su cultura ancestral de asociarse cooperativamente, lo que no sería posible individualmente. Así se han fundado miles de urbanizaciones. Pero igualmente podemos encontrar cooperativas en el sector educación, pesca, agricultura, minería, agricultura, servicios, etc. A diferencia de las sociedades anónimas donde cada miembro vale por el dinero que posee en acciones de capital, en la cooperativa hay igualdad de derechos, cada socio un voto y la administración es democrática, siendo la asamblea general la que tiene el máximo poder.

En nuestro país, las cooperativas han sido muy maltratadas políticamente. Derrocado el gobierno de Velasco que las expandió, la rencilla pudo más que la racionalidad y fue destruido todo el sector asociativo creado por la Reforma Agraria. El neoliberalismo fujimorista acabó con las cooperativas agroindustriales azucareras que se resistían a perecer. Se las obligó a transformarse en sociedades anónimas con el fin de facilitar su recaptura por la empresa privada de capital individual. La empresa Gloria S.A., compró las acciones que poseían los trabajadores cooperativistas a precios irrisorios y se adueñó de Casa Grande, Chiclín, Cartavio, Chiquitoy y otras cooperativas colindantes convirtiéndose en un latifundio agroindustrial más extenso como jamás hubo en la historia del Perú.

Aún los trabajadores de Andahuasi, Tumán y Pucalá luchan por mantenerse unidos sin tener la solidaridad de quienes dicen estar al lado de los trabajadores. Por eso pienso que para la izquierda es un deber apoyar a las empresas cooperativas, que son las más afines a nuestra ideología en nuestro medio. La derecha odia las sociedades comunitarias y prefieren apoyar a las pequeñas y medianas empresas de capital individual jugando con la ilusión de ser ricos a costa de los demás. Las cooperativas no son de su simpatía y las marginan como hacen los partidos políticos ignorándolas en sus planes de gobierno.

Hemos tenido en el Perú, la cooperativa más grande de Sudamérica, un banco cooperativo y una gran central de crédito cooperativo como banca de segundo piso. Todo lo hemos perdido por políticas de Estado adversas a la economía solidaria. La quiebra de los más grandes conglomerados cooperativos en el Perú nos ha dejado muchas lecciones. Por eso es importante la intervención de la superintendencia de Banca y Seguros para dar seguridad a los ahorristas de las cooperativas de ahorro y crédito evitando a tiempo los malos manejos que pudieran surgir. Pero que esta necesidad perentoria no debería ser aprovechada para imponerles castigos a estas cooperativas que les impida su desarrollo. No a la segregación de las cooperativas. Igualdad de condiciones y de oportunidades con todas las empresas del rubro. O mejor todavía, políticas de fomento para las zonas de pobreza.

En momentos en que la nación está abrumada por crisis económica que genera mucha delincuencia, es cuando más se necesita las organizaciones cooperativas. Para muchos, es imposible que los pequeños propietarios campesinos, de bajo nivel educativo, con cultivos de una hectárea en zonas de pobreza, puedan exportar sus productos y competir exitosamente en el mercado internacional, captando miles de millones de divisas para el país. Sin embargo, los caficultores y cacaoteros lo hacen. Más aún todavía, ganando premios mundiales de calidad. ¿Cómo lo hacen? Pues organizados en cooperativas.

Cuando el capitalismo individualista nos impide desarrollarnos y no disponemos de un marco socialista, entonces el cooperativismo es una alternativa para la población de bajos ingresos. Aun así, los socios son propietarios de los medios de producción y de la plusvalía que ellos generan. En los países desarrollados las cooperativas han alcanzado un alto poder económico y a nivel mundial existen a la fecha unas 1500 cooperativas que por sí solas facturan por más de 100 millones de dólares anuales cada una, según reporte institucional de la Alianza Cooperativa Internacional. Las 300 cooperativas y mutuales más importantes facturan más de 2,16 billones de dólares. El 30% de estas son agrarias. (Fuente: https://www.aciamericas.coop)

En un año electoral en el que se necesita apoyo de las organizaciones populares, resulta importante enarbolar las banderas de la asociatividad comunitaria en los planes de gobierno regional, provincial y distrital. Las municipalidades deben fomentar la ayuda mutua entre vecinos y lugareños. El empresariado cooperativo puede ser la base de desarrollo en las zonas de pobreza donde el inversionista especulador no llega. El dinero generado en la localidad, en el valle o en la región no debe ir a potenciar a nuestros depredadores. Debe quedarse en nuestra zona para empoderar la economía local. Salvo mejor parecer.

Mayo 2018

¿EL IMPERIO SE DESMORONA?

Escribe: Milcíades Ruiz

  • El poder judío lo empuja contra los musulmanes
  • Impotente ante Norcorea que lo desafía y humilla
  • Fracasa en su empeño de someter a Siria
  • Obligado a retirarse del acuerdo con Irán para cerrar filas con Israel
  • La Unión Europea se niega a seguirle y se rebela
  • Condenado por traslado de embajada a Jerusalén en perjuicio de Palestina
  • Déficit fiscal se acerca al billón de dólares
  • El país más endeudado del mundo. Deuda pública supera el 100% del PBI
  • China y Rusia se le filtran a su patio trasero
  • La UE se acerca a Rusia y China para pactar acuerdos y negocios
  • La UE amenaza liberarse de EE UU

Cuando una atadura empieza a desatarse por sí sola es que está ocurriendo algo que está desbaratando la integración de las partes. Si no se detiene este proceso el colapso es inevitable. Esto parece estar sucediendo en el bloque capitalista montado tras la segunda guerra mundial para impedir la expansión política de la ex Unión Soviética. EE UU, que no había sufrido los estragos de la guerra por estar lejos del área del conflicto, utilizó el fantasma del “comunismo” para poner bajo su férula a los países vencidos (Japón y Alemania) pero también a los países europeos invadidos por los nazis que habían quedado arruinados y endeudados. Hizo gran negocio financiero con ellos apoyando su recuperación económica y desarrollo, a cambio de tenerlos como aliados económicos y políticos.

El establecimiento del dólar como divisa internacional en reemplazo del patrón oro, le dio mayor consistencia al bloque anticomunista y a la hegemonía norteamericana. Durante setenta años este bloque occidental ha operado férreamente bajo la tutela de EE UU, pero el costo es ya insostenible: gastos de defensa con bases militares estratégicas, alianzas militares continentales, enorme aparato de espionaje en todo el mundo y gran parte del soporte económico, político y militar en las operaciones represivas contra los movimientos de liberación en Asia, África y América Latina. Esas condiciones, han venido variando y de ser favorables, se han convertido en desfavorables inconteniblemente.

Es que todo proceso no es estático, pues tiene que cumplir un ciclo inexorable aunque este dure un instante o, millones de años. Surge, se desarrolla, florece y decae hasta extinguirse. En este caso, la hegemonía de EEUU ha empezado a dar señales de decadencia que explican su situación actual. El poder no es eterno pero el poderoso no acepta perder la supremacía sobre los demás y se aferra a él con todas sus fuerzas hasta que estas, empiezan a desfallecer. Puede aparentar y alardear amenazas pero la dura realidad es cruel. A nadie se le ocurrió pensar que la Unión Soviética generaría su propia destrucción y sin embargo, ocurrió.Israel.png

Estos días han circulado las noticias en torno a la decisión de EE UU de retirarse del acuerdo nuclear que conjuntamente con otras potencias firmó en el 2015 con Irán, (Plan Integral de Acción Conjunta- JCPOA). Siendo un convenio internacional, este retiro unilateral de uno de los miembros firmantes constituye un atropello al derecho internacional pues no respeta el compromiso jurídico pactado. ¿Pero por qué EE UU hace lo incorrecto sabiendo que pierde credibilidad? ¿Qué hay detrás de esta decisión incoherente? A continuación trataré de aportar al entendimiento de este caso con una versión distinta a la difundida por el poder mediático.

Como se recordará, Irán estaba desarrollando un programa nuclear que las potencias militares consideran de su exclusividad. Eso motivó que EE UU y sus aliados europeos aplicaran a este país persa, una serie de sanciones económicas. Un nuevo gobierno iraní cambió la política de enfrentamiento y llegó a un acuerdo con los países agresores. Irán se comprometía a no desarrollar armamento nuclear limitándose a fines pacíficos, a cambio de que se levantaran las sanciones. Este acuerdo se adoptó a través de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU. EE UU celebró esto como una victoria histórica. Irán abrió las puertas a la inversión europea y a su mercado, estableciéndose lazos comerciales de envergadura.

Pero lo que quería EE UU era apoderase políticamente de Irán y aislar a Siria que es limítrofe con Israel. Sin embargo, siendo Irán un país islámico, decidió apoyar a Siria, (también musulmán) en su lucha contra el terrorismo islámico y la oposición apoyada por EE UU para derrocar al gobierno sirio. Rusia intervino en el conflicto y con su apoyo, el gobierno sirio ha vencido a sus enemigos. EE UU trató de invadir Siria con los mismos pretextos que usó para invadir Irak y Afganistán pero fracasó. Ante esta situación, Israel espantado por la presencia de tropas iraníes en el sur de Siria lanzó por su cuenta un operativo militar para destruir el poderío iraní mientras que por otro lado EE UU saboteaba a Irán retirándose del acuerdo pactado y así poder intervenir en favor de Israel.

Acto seguido EEUU propició el traslado de embajadas incluyendo la suya de la capital de Israel Tel Avid, a Jerusalén para ganar posiciones contra Palestina, desatando iras de los afectados. Israel abrió fuego de guerra y mató decenas de palestinos lo que, es motivo de condena mundial. Palestina es un país reducido al tamaño del departamento de Lambayeque por la invasión militar de Israel que lo ha partido en dos pedazos separados y aislados en un territorio ocupado por la fuerza: Gaza y Cisjordania. La matanza ocurrió en la franja de Gaza que tiene apenas 365 km2 cercada por Israel, cual si fuera un campo de concentración del que no puede salir la población sino por una reducida frontera con Egipto.

EE UU se propone hundir económicamente a Irán para debilitarlo en favor de Israel para lo cual ha anunciado que aplicará sanciones económicas y financieras. No solo contra Irán sino también contra todo aquel que no siendo iraní, haga transacciones con este país para comprar, vender, o prestar servicios financieros, transfiriendo dinero bancario, o utilizando dólares. Pero estas represalias afectarán los negocios de las empresas europeas estén o no en Irán, lo cual es rechazado por la Unión Europea. Esto también se trae abajo las expectativas europeas de surtirse del gas iraní como alternativa de menor costo al que viene de la problemática Rusia. Irán es el tercer mayor productor de petróleo de la OPEP.

Siendo así, las empresas europeas corren el riesgo de perder sus negocios y ser sancionados sin tener culpa alguna. Todo por defender a Israel y no a Europa. Esto ya es inaceptable para la UE que desobedecerá el mandato político de EE UU. El órgano ejecutivo de la Unión Europea oficialmente ha anunciado que protegerá a las empresas europeas que hacen negocios con Irán, frente a las renovadas sanciones de Estados Unidos. Es más, se dispone a “eliminar los obstáculos para que el Banco Europeo de Inversión (BEI) decida financiar actividades en Irán” eludiendo así el bloqueo norteamericano usando euros y no dólares.

Por su parte, la canciller de Alemania Angela Merkel, ha dicho: “Ya no podemos confiar en que EE.UU. nos proteja. Europa debe tomar su destino en sus propias manos, es nuestro desafío para el futuro”, Washington no es capaz de defender al Viejo Continente de los conflictos mundiales, algunos de los cuales tienen lugar “a las puertas”. Acto seguido programó su viaje a Rusia a reunirse con Putín que, ni tonto ni perezoso lo esperó con un ramo de flores.

Ya el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, había manifestado: “A estas alturas tenemos que reemplazar a EE.UU., que ha perdido vigor como actor internacional y por lo tanto, a largo plazo, influencia”. Por lo demás, Europa ya está harta de los desplantes y reproches de Trump que les increpa el hecho de que EE UU carga con los gastos de protección sin que ella cumpla con poner la suya: el 2% del PBI de cada país para mantener a la OTAN montado por EE UU ante la amenaza de la Unión Soviética que ya no existe. El malestar se reflejó esta semana en la cumbre entre la UE y los Balcanes Occidentales en Sofía, Bulgaria, durante la cual los líderes de los Estados miembros alcanzaron un acuerdo para crear un frente unido contra Washington.

A esto se suma el bloqueo norteamericano mediante aranceles elevados hasta del 25% a las importaciones en material de acero y aluminio a partir del junio afectando a Europa y, Japón entre otros. La UE insiste en que debe ser eximida total y permanentemente de estas medidas estadounidenses pues no pueden ser justificadas bajo el argumento estadounidense de “seguridad nacional” y notificó a la Organización Mundial de Comercio (OMC) una lista de productos estadounidenses a los cuales el bloque europeo podría aplicar en el futuro aranceles de contra ataque a dichas medidas arancelarias, tal como ya lo hizo China.

También Japón ha notificado a la OMC que aplicará aranceles compensatorios a los aranceles estadounidenses a la importación de acero y aluminio, anunciando que aumentaría los aranceles sobre productos estadounidenses en alrededor de 50.000 millones de yenes (455 millones de dólares), para equiparar los daños arancelarios. Las medidas de “reequilibrio” dependerán de las medidas futuras de Estados Unidos y de sus efectos sobre las empresas japonesas, han dicho las autoridades.

Toda esta rebeldía no había sucedido antes, pero los acontecimientos mundiales vienen tomando un giro que muestra las grietas del bloque aliado Europa-EE UU., que se agrava con el creciente desarrollo de los vínculos económicos Europa-China. Pero lo más dramático para EE UU es que ya no cuenta con los medios para soportar el peso de su hegemonía. Para su mala suerte, les ha tocado un presidente que en su afán de recuperar la prestancia perdida actúa de una manera que acelera el deterioro.

Trump anda pidiendo al Parlamento ampliaciones presupuestales, pero según la Oficina Presupuestaria del Congreso (OPC), el déficit será de 804.000 millones de dólares en el 2018, un 21 % más que el de 2017 (3,5% del Producto Interno Bruto), previéndose para el 2019 un déficit de 981.000 millones de dólares. deuda usaSe calcula que para el 2020 el déficit pasará del billón de dólares. Todo esto, sin considerar la deuda pública pues EE UU es el país más endeudado del mundo y según dicha fuente, se encuentra en su máximo nivel desde la Segunda Guerra Mundial con proyección a llegar al 150% del PBI en el 2047. ¿Será el dólar una moneda confiable en el futuro? Al 6 de febrero de 2018, la deuda oficial del Gobierno de EE UU era ya de 104% del PIB, siendo China su mayor acreedor.

Viendo esta tendencia, es claro que EE UU lucha por mantenerse a flote y trata de aliviar el peso de la embarcación arrojando por la borda los sobrepesos empezando por los migrantes, en la creencia que así podrá salvarse. No se da cuenta que el problema no es el sobrepeso sino la pérdida de energía de sus motores económicos. De continuar así, no podrá ni soportar su propio peso. Las condiciones que favorecieron su acumulación económica a costa de los demás países del mundo han cambiado. Su predominio ha gestado su reverso, el mismo que ha venido mejorando su resistencia a tal punto que los métodos abusivos del pasado ya no son efectivos.

La oscuridad le está llegando a EE UU y a su red de poder. Le pasó lo mismo al imperio romano y a otros imperios. Es la ley universal.

Mayo 2018

FALACIA DE GOBIERNO

Escribe: Milcíades Ruiz

La administración estatal ha decretado mayores cargas tributarias, a la población, sin que hasta ahora la izquierda salga en defensa de los afectados. Esta actitud en plena campaña electoral podría ser interpretada como que está de acuerdo o no le importa. Si la izquierda no defiende los intereses del pueblo no habrá diferencia con la derecha. ¿Cómo pedirle entonces a la gente que vote por nuestras opciones si es lo mismo que la derecha?carga tributaria

Con un cinismo desvergonzado, la administración Vizcarra justifica el castigo tributario alegando que lo hace para evitar la contaminación ambiental, la obesidad y los vicios que afectan la salud. ¿Nos tragamos el cuento? ¿Nos gusta que nos engañen y por eso no protestamos? ¿Qué garantía hay que en lo sucesivo tendremos mejor salud y veamos a Kuczynski como a Alan o, a parlamentarios sin protuberancias abdominales? ¿Nos preocupan más los panzones que los famélicos y anémicos que son mayoría nacional?

La verdad es que el gobierno está buscando el dinero que no tiene y opta por meterle la mano al bolsillo del ciudadano justificando este arrebato con promesas de inversión pública y otras lisonjas falsas. ¿No hay delito de falsedad genérica? ¿Y quiénes controlarán que el dinero recaudado por estos impuestos adicionales se utilicen honradamente y se cumplan los objetivos que los motivaron? Si nosotros somos permisivos aceptando el castigo tributario, ¿acaso no somos también culpables?

En realidad, el país afronta una severa recesión económica debido a su dependencia de la inversión extranjera, la caótica estructura económica y los desaciertos de gobierno nacional. Los ingresos estatales han caído por baja recaudación del IGV y del impuesto a la renta fundamentalmente, como reflejo de la caída en las ventas de los negocios y en las inversiones. El déficit fiscal está creciendo, pero hay urgentes necesidades de instalaciones públicas y las exigencias salariales van en aumento.

La recesión de la economía ocasiona por efecto dominó, una caída en cadena de los eslabones de toda la estructura. Al sobrecargar con mayores impuestos caen los ingresos empresariales y personales, cae la demanda de bienes y servicios, por lo tanto se reduce la producción, cae el empleo, caen los negocios, etc. Consiguientemente, el incremento tributario ocasiona una menor recaudación del IGV y del impuesto a la renta, pues baja la demanda, la gente compra menos, caen las ventas y las rentas y los afectados para mantener sus márgenes optarán por evadir falseando la contabilidad. Así pues, lo que se pensaba ganar por un lado se pierde por el otro.

Peor aún, la mayor carga impositiva hace crecer la indigencia, la delincuencia, la competencia desleal, la adulteración de insumos y productos, la evasión tributaria, la corrupción, etc. Es más, todos sabemos que el aumento de los costos siempre se trasladan al consumidor final que es el que pagará la factura de los S/. 2,700 millones anuales que el gobierno piensa recaudar con el incremento de impuestos.

Si se encarecen los combustibles no solamente se castiga a los taxistas y camioneros que se ganan la vida míseramente, sino también, a los agricultores que a cada rato, hacen paros porque los precios no compensan los costos de producción. Tractores, cosechadoras, trilladoras, desgranadoras, motobombas de fumigación, bombeo de riego, agrofármacos, despulpadoras de café y más, utilizan combustibles. Todo esto, en momentos de alza del precio internacional del petróleo.

Pero este paquete de medidas también afecta a los pescadores, mineros artesanales, agroindustria rural, transportistas fluviales, aserraderos de monte, servicios diversos, etc. Encarece también la fabricación de pinturas, cosméticos, ceras y otros derivados industriales. Entonces, por culpa de Lima, que tiene alta contaminación ambiental por combustibles ¿se tiene que reventar al resto del país? Los castigos tributarios crean condiciones para la violencia social. Que no se culpe a la izquierda de un incendio social provocado desde el gobierno.

Si la lógica del gobierno es desalentar el consumo de azúcar, la industria azucarera aportará menos al PBI nacional. Con esta misma lógica podría elevar el impuesto a la compra de armas para desalentar la criminalidad, y si lo que persigue es mejorar el medio ambiente debería reparar en los miles de toneladas de carbón que diariamente se consumen con el pollo a la brasa eliminando miles y miles de hectáreas de bosques cuyos árboles demoran cinco años en adquirir consistencia maderera para que las pollerías lo desaparezcan en un solo día.

Gobernar requiere ser eficientes y equitativos. Dentro de las opciones para aumentar los ingresos estatales hay muchas que no afectan a los consumidores. Solo hay que aplicar justicia tributaria. ¿Por qué no afectar a los grandes deudores del estado, a los exportadores que gozan de beneficios tributarios, a los clubes deportivos que llevan años sin pagar sus deudas teniendo patrimonio de sobra para embargar, o a las fraudulentas operaciones de devolución de impuestos a los grandes consorcios extranjeros que importan maquinaria minera y otros bienes de capital sobrevalorados?

Podrá decirse que los aumentos tributarios decretados son ínfimos y que no provocarán inflación. Lógicamente, si la demanda está deprimida, una carga más ocasionará mayor deflación. Los que tienen dinero no lo sentirán pero sí la angustiada población de ingresos precarios para los cuales un sol más, es cinco panes menos.

Si los castigos tributarios no obtienen los propósitos perseguidos sino todo lo contrario, el tiro saldrá por la culata ¿Quiénes pagarán las consecuencias del fracaso? En todo caso, a la izquierda corresponde denunciar las medidas anti populares de la derecha y aprovechar políticamente las esas fallas para ganar terreno. Es una oportunidad más para demostrarle al pueblo que la izquierda lo defiende ¿No les parece? ¿Por qué no lo hace? Tal vez ustedes tengan la respuesta.

Mayo 2018

OBSESIÓN FATAL

Escribe: Milcíades Ruiz

Si alguien dijera que la izquierda peruana adolece actualmente de una psicopatía colectiva al obsesionarse con la idea de la unidad, seguramente pensaríamos que se trata de una de las tantas barbaridades que nos atribuye la derecha. Pero pudiera ser que haya algo de cierto en esta afirmación ya que las epidemias neurológicas se producen en muchos grupos sociales que comparten los mismos problemas y ansiedades. También suelen suceder psicopatías colectivas en la derecha, secta religiosa, grupo étnico, etc. Hemos vivido la ponerología política gestada por el psicópata Montesinos que infectó patológicamente todo el gobierno fujimorista constituyendo una patocracia malvada.Obsesión.jpg

Nadie se da cuenta de esta enfermedad silenciosa que altera nuestra consciencia, y por eso no reaccionamos para recuperar la lucidez. Pero cuando la enfermedad rebasa los linderos de la razón, ocurre lo que los medios han difundido estos días sobre un hombre obsesionado por el amor de una jovencita a la que prendió fuego con gasolina, queriendo resolver a la mala lo que le estaba negado a la buena. A nivel colectivo hemos vivido una experiencia similar cuando el extremismo de izquierda derivó en terrorismo con una obsesión política que rebasó la razón, queriendo imponer su opción a la mala. Para ellos, los campesinos estaban alienados por el sistema del cual eran cómplices y la única manera de hacerlos entrar en razón era a la mala.

Guardando las distancias, en la izquierda peruana se viene hablando desde hace cuarenta años sobre la unidad. Si ahora se nos pregunta sobre cuál es el principal problema de la izquierda y cuál es la solución seguramente muchos contestarán que, es la unidad. En cada proceso electoral, no hay reunión en la que no se hable de la unidad de la izquierda como una necesidad perentoria. Muchos jóvenes ingresaron a nuestras filas escuchando esto, como en el rosario de un rezo. Ya están maduros y siguen escuchando lo mismo, por tiempo indefinido. Esta obsesión ha calado tanto en nuestra consciencia que ha sepultado el enfoque ideológico.

Pero veamos: lo normal es que, si alguien quiere conseguir un logro pero su ensayo no da resultado, quizá lo intente varias veces haciendo modificaciones hasta convencerse de que no se puede, optando por desistir o buscar otra alternativa. Pero no esperará cuarenta años para ello. Podríamos decir ¿entonces por qué, la izquierda persiste en lo mismo, pese a los fracasos? Pues, porque la obsesión no nos deja ver otra alternativa. Hemos ensayado de todo y muchos compañeros de buena fe, han hecho esfuerzos denodados por conseguir la ansiada unidad, incluso mediante comisiones especiales. Bueno pero, ¿Hasta cuándo vamos a seguir con esta obsesión? ¿No será que estamos equivocados al querer encontrar una cosa donde no existe?

Si en el escenario político nacional existe de un lado la izquierda y del otro, la derecha, cada cual con sus variantes, ¿Por qué solo la izquierda se desvela por la unidad y no ocurre lo mismo con la derecha dividida? ¿No será que los traficantes de la fe popular enarbolan esta consigna para sacar provecho propio utilizándonos como incautos? ¿Quiénes son los beneficiarios finales de los frentes unitarios? No es casualidad que los divisionistas de ayer, ahora clamen por la unidad, pero sin renunciar a sus apetitos políticos. Es cierto que los frentes de izquierda pese a sus limitaciones nos han dado presencia y aliento, aunque no hayan tenido gravitación para el cambio aspirado, pero esta opción no es excluyente.

En estos cuarenta años, las divisiones y subdivisiones, uniones y desuniones, impostación de nombres, nuevas izquierdas, frentes unitarios, han sido tan numerosas que la izquierda se convirtió en un laberinto difícil de entender si no se acudía a un minucioso diagrama. Se han escrito libros completos al respecto haciendo ver las derivaciones del Partido Comunista Peruano. Pero también, los movimientos procedentes de otras vertientes como el MIR y Vanguardia Revolucionaria han seguido la misma senda de la fragmentación. Entonces el problema es común y si miramos más allá de nuestras fronteras vamos a encontrar que se trata de un fenómeno social internacional.

Entonces, el concepto de nuestra realidad política merece repensarse. Estamos estresados por la ansiedad de tener un movimiento de izquierda de gran peso político en el escenario nacional pero este no aparece y entonces apelamos a la unidad como tabla de salvación a nuestro complejo de inferioridad. Sabemos que la unión hace la fuerza pero tras cuarenta años de abogar por ella, los resultados no son satisfactorios. Esto no puede ser casualidad. De tanto repetir la palabra unidad nos hemos obnubilado, descartando otras salidas y este padecimiento emocional es como una psicosis contagiosa que nos mina, sin que nos percatemos de los síntomas de la sugestión que nos afecta.

Por ello considero que es necesario liberarnos de esta prisión obsesiva. Es lo ideal pero no es lo real. En todo caso, aun cuando esta apreciación fuese exagerada quizá la catarsis nos haga reaccionar examinando nuestra situación con la lucidez requerida. Repetir errores no es de personas cuerdas. Los socialistas tenemos los instrumentos que nos da la ideología para una interpretación apropiada sobre lo que nos pasa y que se cataloga como “crisis de la izquierda”. Los hechos no ocurren de por sí, aisladamente. Los médicos saben bien que la historia clínica les da las luces para un diagnóstico acertado y para un tratamiento adecuado de rehabilitación.

En las ciencias sociales también se recurre al proceso histórico para encontrar las causas de los problemas, hacer el diagnóstico acertado con los análisis correspondientes y formular las alternativas de acción. Por eso sabemos que a cada momento histórico corresponde una realidad particular de acuerdo a las circunstancias preponderantes. Eso es lo que estamos viviendo ahora. No podemos forzar situaciones que no calzan con el momento histórico. Refugiarse en los dichos de Mariátegui de 1920, denota nuestra incapacidad para afrontar los retos de nuestra época. Tergiversar los momentos históricos con interpretaciones fuera de lugar solo conduce al fracaso.

Es verdad que la izquierda ha perdido preponderancia política pero esto sucede no solo en Perú, sino en todo el mundo. Entonces se trata de un fenómeno global, que repercute en nuestro país como consecuencia del derrumbe del bloque socialista encabezado por la URSS. Pero este suceso histórico premonizado por los ideólogos marxistas, alertando que la revolución tenía que ser mundial necesariamente y no, en un solo país, no ha invalidado nuestros principios doctrinarios. No podemos ir contra la ley de la predominancia en los procesos dialécticos.

Volvemos a empezar bajo condiciones orgánicas muy disminuidas pero en mejores condiciones que en 1917. Nos corresponde afrontar sin temores pero con eficacia las condiciones de nuestra época. Ese es nuestro reto. Tenemos que construir poder popular sostenible, una izquierda sostenible, organizaciones sostenibles, que vayan de menos a más de manera constante y no solo coyuntural. Por eso, sin descartar los procesos unitarios tenemos que trabajar decididamente en un proyecto de integración, acorde con las condiciones de nuestro tiempo.

Unidad de las cúpulas no es lo mismo que unidad popular. Pasadas las elecciones volveremos a lo mismo sin poder salir de nuestra precariedad. Todos los templarios que no quieran renunciar a la fragmentación manteniendo su capilla cautiva se quedarán con su Santo Grial de la unidad pasajera. Para los revolucionarios socialistas primero es el pueblo, antes que la izquierda, antes que el partido, antes que nosotros mismos. Solo podremos crecer si vamos de la mano con el pueblo en sus luchas cotidianas. En las minas, en la agricultura, en la pesca, en la construcción civil, en los asentamientos humanos, en las fábricas y en cualquier lugar donde sea necesario nuestro apoyo a la lucha popular. Ustedes que dicen.

Mayo, 2018