DESVARÍOS POLÍTICOS

Escribe: Milcíades Ruiz

En estos días escuchamos voces interesadas en el adelanto de elecciones que pregonan “Las autoridades nos debemos al pueblo”, “no hay que temer a la decisión del pueblo peruano”, “el pueblo no se equivoca”. “respeten la voluntad del pueblo”. “Si al pueblo no se le escucha se cae la democracia” ¡Qué raro que este lenguaje inusitado provenga de sectores no izquierdistas! ¿Será que están desvariando?shot-2019-03-15_15-15-05-696x385

Tal vez se estén refiriendo a otro pueblo y no, al que está contra la gran minería de transnacionales extranjeras que se lleva nuestras riquezas. Al que pide no criminalizar la protesta y se libere a Aduvire. No creo que se refieran al pueblo que reclama sus derechos ancestrales, al que repudia el “Grupo de Lima” por traernos tantos delincuentes venezolanos. Al que pide cambiar la democracia del dinero por una democracia popular.

Quizá sea un desvarío, porque fue el pueblo el que eligió dos veces a Alan García, dos veces a Fujimori, al corrupto Toledo, al gobierno de Nadine, al de pura sangre extranjera Kuczynski y dio mayoría aplastante en el Congreso a la pura sangre extranjera Keiko Fujimori. Porque ese pueblo si se equivocó. O, dicho de otra manera, se le hizo equivocar.

Pero entonces habría que preguntarnos: ¿Quiénes hacen que el pueblo se equivoque? Pues, los que manejan la opinión pública indudablemente. La prensa es un poder de facto, eleva a cualquier personaje o lo derriba por encargo, azuza fiscales y jueces, tumba ministros, moviliza ciudadanos, los hace delirar de alegría, los indigna, los lanza al ataque, los hace votar según las encuestas, los engaña, etc.

El engaño mediático es permanente. Primero hacen una campaña selectiva de desprestigio para predisponer a los ciudadanos en un sentido o en otro. Luego contratan encuestadoras de opinión pública para recoja lo que sembraron y ese producto del que son autores, es exhibido como muestra de la opinión pública y no de la prensa. Cada noticia es comentada arbitrariamente para influir sobre la gente.

No es casualidad que la izquierda aparezca con bajo nivel de simpatía entre las encuestas ni es casualidad que algunos líderes de izquierda opinen contra Cuba y Venezuela. Tampoco lo es, que muchos dejen lo suyo y corran tras de Vizcarra haciéndole coro. Muchos estamos condicionados por el poder mediático y nos dejamos manejar sin protestar.

Esta metodología ya fue empleada por el fujimontesinismo para los psicosociales pagando altas sumas por el servicio de fraude. No hay un solo día ni hora que la manipulación de la opinión publica cese en la televisión y en los teléfonos digitales. Ese poder no nos deja libre en ningún instante impactando neurológicamente en nuestro cerebro haciéndonos actuar como autómatas.

En estas condiciones, muchos de los nuestros terminan siendo arrastrados por el remolino informativo prestándose (sin querer queriendo) a las intenciones de quienes manejan la conducta social. Ahora de pronto nos dicen: ¡Hagan lo que el pueblo decide! ¿Y qué pasaría si el pueblo decide asumir sin intermediarios el mandato del gobierno? ¿Harán esto los sectores dominantes?

¿A quiénes les conviene el adelanto de elecciones? ¿Quiénes se benefician? No es el pueblo el beneficiado por cuanto seguirá al margen del gobierno, suplantado por intermediarios a los que no conoce. Adelantar el cambio con otros de la misma calaña le da igual. Para la mayoría que es el campesinado, este lío entre corruptos le es ajeno, por cuanto el pueblo vive de su trabajo, y no de la política. No son piratas ni corsarios que abordan el barco estatal para repartirse el botín.

Pero sí, los más beneficiados serán sin duda alguna, son los que están en la cola queriendo reemplazar a los actuales parásitos del estado lo más pronto posible, y algunos ya están en campaña. Los hemos visto en primera fila, en las marchas de protesta con el mismo interés, tanto a candidatos de izquierda como de derecha. Las encuestadoras ya están colocando a Julio Guzmán del partido morado como favorito.

¿Qué puede ganar el pueblo con ese oportunista de la misma ralea que el corrupto PPK? Ambos formados en el Markham College de Lima y preparados profesionalmente en EE UU, pasaron a trabajar en organismos vinculados a la dominación mundial. Guzmán lo hizo en el BID y PPK en el BM. El primero también ocupó puestos clave en la PCM y se enlazó con la multinacional Deloitte, especializada en servicios para eludir impuestos en grandes proyectos.

¿Otra vez tendríamos una primera dama judía? Ya pues. Ya tuvimos suficiente.

Pero hablando de equivocaciones, también nosotros en la izquierda nos hemos equivocado y hemos inducido a la equivocación, cuando hemos recomendado votar por Fujimori, Toledo, Ollanta y Kucsynski, buscando el mal menor en apariencia. ¿Con qué cara rasgarse las vestiduras si no somos capaces de mantenernos firmes en nuestros principios ideológicos en vez de recurrir a terceros?

Vale recordar en este setiembre la lección de Salvador Allende. Una y otra vez porfiando llegar al poder. Perdiendo, pero manteniéndose fiel a lo suyo y esa firmeza fue la que lo llevó al triunfo. Eso mismo vale para nosotros. Es preferible perder luchando por lo nuestro, antes que ceder en beneficio de terceros ajenos a nuestra ideología. Las equivocaciones nos hacen perder la fe del pueblo. O no. Ustedes qué dicen.

Septiembre, 2019

Anuncios

ABORTO POLÍTICO

Escribe: Milciades Ruiz

En estos días, el país está pendiente de la evolución de lo que se ha dado en llamar crisis política. ¿Cómo es que se ha llegado a esta situación? En la retrospectiva vemos al nuevo gobierno instalado en el 2016 como resultado de un proceso fraudulento igual que los anteriores. La voluntad popular fue distorsionada por el dinero y ese, era el producto obtenido. Develada la corrupción desde el exterior, se vino la noche para los involucrados y este hecho, fue clave en el derrumbe político que todavía no acaba.Derrumbe

Las indagaciones nos hicieron ver la magnitud de la podredumbre y las ramificaciones de un sistema mafioso que no solo maneja partidos políticos sino también el poder judicial, y el electoral, contraloría, instituciones públicas y privadas, ministerios, licitaciones de inversión, festinación de trámites y requisitos, etc. Toda la estructura de la edificación de la vieja república está resquebrajada y las rajaduras llegan hasta los distritos más pequeños.

Por suerte, hay fiscales que todavía no han podido ser anulados y trabajan contra la tradición institucional. Frente a esta fortaleza, los involucrados han maniobrado diversos actos de sabotaje, a pesar de lo cual los principales vienen cayendo sucesivamente después de haber negado sus inmoralidades. El pánico se apoderó de un rankeado que terminó auto eliminándose. Cayeron varios del Ejecutivo incluyendo el presidente en ejercicio. Su reemplazante Vizcarra fue bien recibido por el fujimorismo, aunque su lideresa también fue a prisión.

Pero Vizcarra, teniendo rabo de paja, entró con ínfulas de luchar contra la corrupción subiéndose al carro de fiscales y eso, generó distanciamiento con el fujimorismo que, desde el Parlamento viene saboteando las investigaciones pues su organización y líderes, están comprometidos. Vizcarra fue más allá de sus funciones ejecutivas, pasando al ataque político mediante propuestas legislativas contrarias al sentir fujimorista exigiendo su aprobación bajo la Espada de Damocles vestida de “cuestión de confianza”.

El enfrentamiento se ha agudizado y el concepto público es que hay una crisis política por la confrontación entre el Congreso y el Ejecutivo. Pero estrictamente, no son todos en ambos lados. De un lado está el presidente en solitario y del otro, el fujimorismo con mayoría en el Congreso. Pero este no es el problema de fondo. Es la estructura republicana la que se encuentra agrietada en situación calamitosa pues la corrupción es sistémica. ¿Esto se resolverá adelantando elecciones?

El presidente Vizcarra nos ha cambiado el panorama, haciéndonos olvidar lo fundamental para hacernos ver que el problema es solo el fujimorismo: “Muerto el perro, muerta la rabia”. Con esta salida de “borrón y cuenta nueva” se evita que prospere la demanda nacional de restructurar la república en vista de que todo está podrido. No es suficiente “que se vayan todos” si todo va a continuar como antes. La poda de una rama no elimina el mal de un árbol.

Lo que correspondería es, declarar en reorganización la vieja república y proceder a su restructuración. Pero claro, esto no conviene a los beneficiarios del sistema ni a quienes detentan el poder real y el poder político. Ni hablar de eso. Hay que poner un parche a modo de reforma política y asunto arreglado. Con maquillaje o sin ella, no hay problema pues los procesos electorales son manejables mediante el dinero de manera legal y encubierta.

Los que se van serán reemplazados por otros de la misma condición. Total, en nuevas elecciones se pueden negociar alianzas y votos a cambio de amnistía política e indultos para los políticos corruptos. Además, ya están varios ambiciosos de poder político haciendo cola y son los más interesados en el aborto eleccionario por conveniencia. Cínicamente dicen: “Es hora de recuperar la democracia” (¿?) Es esta, precisamente la que tras la campaña electoral sepultará todo, para volver a tener otro gobierno mal nacido.

Desde la izquierda se plantea una nueva Constitución como solución al problema. Es lo deseable, pero tendríamos que analizar si hay condiciones favorables para lograr una Carta Magna que responda a nuestras expectativas. Si no las tenemos, el tiro podría salir por la culata. El principal obstáculo que tenemos es el régimen eleccionario que nos discrimina y falsifica la representatividad social.

La historia nacional nos dice que todas las constituciones que han regido el país, han sido promovidas desde el poder y no, desde afuera. Lo mismo ha sucedido en el ámbito internacional. Esto ya nos da una conclusión contundente. Ningún gobierno convoca a una constituyente contraria a sus deseos. La constitución vigente fue implantada por Fujimori porque la del 79 no le servía para sus planes neoliberales.

Pero no cabe duda de que tenemos que trabajar para que se den las condiciones requeridas y es bueno tener una alternativa constitucional propia como referente. Para nosotros una nueva Constitución significa la refundación de la república con nuevo diseño de organización social, de administración política, geográfica y económica. El solo debate de propuestas enriquecerá nuestro acervo político y nos dará armas para mejorar nuestro desempeño político.

Entonces tenemos que pensar ¿Qué clase de sociedad somos y cuál es la sociedad a la que aspiramos en los términos actuales? ¿Por ahora, cuáles serían los objetivos de la sociedad bajo las actuales condiciones mundiales? De los objetivos dependerá la estructura de nuestro diseño constitucional. ¿Cómo nos organizamos para alcanzar esos objetivos? ¿Cuáles serían los criterios para una nueva administración política realmente democrática?

¿Cuáles serían los pilares de nuestro desarrollo económico? ¿Cuál sería el diseño de la nueva división política geográfica? ¿Cómo asegurar que todos los sectores socioeconómicos tengan representación equitativa en el gobierno nacional? ¿Tendrán derecho de representación las nacionalidades andinas y amazónicas? ¿Seguiremos con los moldes aristocráticos y privilegios bicentenarios? ¿Seguiremos con el mismo sistema de separación de poderes que tantos conflictos ocasiona?

Surgen pues, una serie de temas de derechos de las personas, o derechos humanos y de las colectividades. También asuntos de soberanía nacional, de relaciones económicas internacionales, política exterior, desarrollo estratégico, carácter del estado, la arbitrariedad religiosa, la restructuración completa de instituciones públicas, etc. Si intercambiamos ideas al respecto, será de mucha utilidad. Podríamos aprovechar las circunstancias para avanzar en un proyecto nacional propio. ¿No les parece?

Setiembre 2019

EN DEFENSA DE LA JUVENTUD PERUANA

Escribe: Milcíades Ruiz

En las sociedades de animales salvajes, la manada protege su descendencia que asegura el porvenir de la especie. En el salvajismo capitalista de sociedades como la nuestra, el peligro acecha en cada instante, pero las personas jóvenes no tienen la protección apropiada. El sistema en el que vivimos está concebido para que víctimas y victimarios convivan bajo la ley del más fuerte económicamente. Así, los depredadores hacen su cacería como si fuese un derecho natural. Pueden atacar a sus presas abiertamente y también de manera sofisticada.5bce1a9b36407

Sabemos que el futuro de nuestra patria depende de la formación de las nuevas generaciones. Sin embargo, no tenemos una política de estado que garantice esta previsión estratégica en las condiciones apropiadas. La enseñanza en aulas es solo una condición, pero se precisan de otras condiciones sin las cuales el futuro de los jóvenes suele ser decepcionante. Ellos conducirán el país en los años venideros y si analizamos la calidad de la juventud peruana quizá no estén aptos para sumir este reto.

En nosotros se refleja el momento histórico que vivimos y los valores que nos sirven de luz, alumbran nuestros sentimientos. A la juventud actual le ha tocado vivir en una época de auge tecnológico pero su escala de valores sociales está seriamente distorsionada por el sistema de dominación que le imprime vocaciones alienantes. En estas condiciones, los conceptos de patriotismo, solidaridad, igualdad, justicia social, democracia, etc., les suena extraños y no están en el primer plano su libreto de vida, no lo sienten, no los conmueve.

¿Qué podemos esperar de nuestros hijos si no les damos las condiciones apropiadas para que puedan defenderse exitosamente en un medio adverso de sobrevivencia capitalista? ¿Y qué podemos esperar de la juventud peruana si no le damos las condiciones apropiadas para su desarrollo generacional exitoso? La nave nacional es un desastre, impera el desorden. Nadie sabe a dónde vamos ni cuáles son los objetivos nacionales por los que debemos luchar. Entonces los jóvenes andan perdidos sin rumbo ideológico.

Las federaciones de estudiantes universitarios han perdido su capacidad política y combativa, Los partidos políticos ya no satisfacen las expectativas juveniles y ante la falta de liderazgo se opta por los colectivos, que resultan más funcionales en las movilizaciones populares. Estamos en la línea de lucha por nuestros recursos naturales, agua, riqueza minera, bosques, ecología, pero dejamos de lado lo más valioso que son nuestros recursos humanos.

Las condiciones materiales determinan nuestra conducta social. Hay desaliento cuando no se cuenta con las condiciones que permitan nuestro desarrollo. Las estadísticas nos dicen que la tasa de desempleo juvenil es casi ya del 20%, situación que se agrava con la migración extranjera. Algunos millones de jóvenes recurren al comercio ambulatorio pero otros millones caen en la delincuencia y las cárceles están superpobladas de jóvenes. A nivel general, cada día hay menos empleo y más delincuencia.

Según el último informe del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima, la población entre 15 y 29 años que ni estudia ni trabaja (nini) asciende al 18.9% (1 millón 365 mil jóvenes). El nivel de educación alcanzado por estos jóvenes, es en su mayoría secundaria (21.3%) y primaria (21.1%).

La región con mayor número de jóvenes que ni estudian ni trabajan es el Callao (25.1%) lo que se refleja en su nivel de delincuencia. Le siguen Lambayeque (23.1%), Tumbes (22,3%), Tacna (21,3%), Arequipa (21,1%) y Lima (20,8%). Estos indicativos nos hacen ver que hay un gran problema subterráneo al que no le prestamos atención. Solo vemos lo superficial. Vemos las consecuencias, pero no las causas.

Son millones de padres de familia que sufren porque sus hijos no tienen trabajo y no contribuyen con el sostenimiento del hogar. Pero también sufrimos los demás y también somos ninis. Ni podemos dormir tranquilos, ni estamos libres de ser asaltados. Sin embargo, ni desarrollamos una propuesta de solución ni asumimos una actitud política en defensa de la juventud peruana.

Le derecha y sus lacayos nos repiten que la barita mágica es la inversión privada. Pero no se están refiriendo a la inversión privada de los pequeños negocios rurales y urbanos, sino a la que realizan las transnacionales depredando nuestros recursos naturales. Es que sus empresas parasitan la inversión extranjera mediante subcontratos. La verdad es que la gran minería ni genera empleo masivo, ni genera desarrollo local. Toda la riqueza se va al extranjero para no volver.

Pero el asunto es crear empleo en la cantidad que se necesita y en los lugares requeridos. ¿Puede la minería cubrir la demanda de empleo en el Callao y otras regiones de mayor desocupación? La respuesta es obvia. Los estudios señalan que el sector agropecuario es de lejos, el que absorbe mayor empleo porque es intensivo en mano de obra. Pero veamos solo un aspecto común agro/minería que es el de exportación, para ver el efecto multiplicador en el empleo.

En la Tabla 2 elaborada por Jorge Baca Campodónico- Economista Principal de MAXIMIXE, se presenta el impacto multiplicador de las exportaciones en el PBI total y en el empleo. La minería genera más PBI, pero ese incremento no es nuestro sino de las transnacionales. Pero en cuanto a empleo, la situación es diferente.cuadro2

Es más, en la cadena de producción agraria primaria, agroindustria y pre exportación, la diferencia en generación de empleo es mucho más inmensa en comparación con la minería. Entonces dentro de una estrategia de desarrollo nacional con pleno empleo tenemos que considerar esta realidad y si en las actuales condiciones es urgente resolver el problema del empleo localizado, lo lógico sería apoyar las inversiones agrarias ambientalmente limpias y de circuito económico endógeno para potenciar los capitales nacionales que se quedan en el país.

Este sería un giro estratégico deseable, pero a los gobernantes eso no les importa y aunque la juventud está en estado de emergencia, ellos están más preocupados en el protagonismo de la farándula política. Pero no esperemos que el gobierno se acuerde de la juventud y por nuestra parte deberíamos tomar iniciativas para dar a los jóvenes mayor protagonismo nacional, para que expresen sus intereses y gesten su propio desarrollo.

En nuestra historia hubo momentos de auge juvenil y hasta la iglesia impulsaba el trabajo social con los jóvenes. Los veíamos en las zonas campesinas organizando los sindicatos del Movimiento Sindical Cristiano (MOSIC) compitiendo con estudiantes de otras vertientes políticas. Los jóvenes de la década de 1960 respondieron al reto del momento histórico asumiendo su rol con dignidad y heroísmo.

Por eso creo que es importante tomar iniciativas para generar oportunidades. Encuentros de la juventud revolucionaria a nivel provincial, regional y nacional, relanzamiento de las federaciones universitarias y otras actividades formativas, etc. En este sentido, el colectivo Revolución 3 de octubre ha puesto en marcha su Catedra Política del Pueblo, y también está invitando al FESTIVAL HIP HOP DE LA JUVENTUD PERUANA – TÚPAC AMARU http://revolucion3octubre.com/festival-tupac-amaru-encuentro-para-volver-a-ser/

Así mismo, les comunico que el jueves 19 de setiembre de 2019, a las 7:00 p.m., en la Sala de Exposición 2 de la Casa de la Literatura Peruana (Jr. Áncash 207, Centro Histórico de Lima), se inaugurará la exposición histórica Heraud. Dimensiones de un viaje, en la que podrán apreciar detalles muy interesantes sobre la vida de este insigne joven poeta y guerrillero. Documentos inéditos, poemarios, sus rastros biográficos y su gesta heroica. El ingreso es libre.

Todos pasamos por la etapa de la juventud en nuestro ciclo de vida. Razonando con la dialéctica nos daremos cuenta que es clave para el rendimiento posterior. En esta etapa se toman las decisiones más importantes para nuestras vidas. Si no le sacamos provecho a esta etapa, el futuro será deficiente. Las lamentaciones no harán retroceder el tiempo.

Agosto, 2019

EL COSTO DE LA DOBLEZ E INEPTITUD

Escribe: Milcíades Ruiz

La ineptitud de los gobernantes suele ocasionar zozobra de gobierno y crisis política que repercute con mayor fuerza en la economía popular. Ha sucedido a través de la historia nacional y mundial, marcando en algunos casos el fin de un mandato, de un imperio, de una legalidad. En nuestro país actualmente, hay una doble ineptitud de gobierno tanto en el legislativo como en el ejecutivo. El enfrentamiento entre ineptos viene causando muchos daños al desarrollo normal de la administración nacional, agudizando los problemas económicos que determinan las condiciones de vida de millones de peruanos.CONFIEP

Sucede esto, precisamente cuando estamos en caída en el concierto económico internacional, siendo previsible un malestar social creciente. En esta perspectiva, los defensores del pueblo deberían tomar las medidas correspondientes y no esperar que los hechos consumados los cojan desprevenidos. Ello sería sumar otra ineptitud de parte nuestra. Hay que estar preparados para lo peor, alistando nuestras armas ideológicas defensivas y ofensivas.

Plegarse a uno de los bandos en pugna no nos hace diferentes a los ojos del pueblo, sino carentes de camino propio. Los dominadores pueden estar divididos por cuestiones secundarias, pero frente a los dominados siempre estarán unidos en lo fundamental. Algunos voceros derechistas ya lo vienen diciendo: “La crisis favorecerá a la izquierda”. Entonces, si la derecha, avizora esto, en cambio para la izquierda es una oportunidad. Perder la oportunidad es también ineptitud.

En el entrampamiento del caso “Tía María”, el presidente Vizcarra quiso “estar bien con Dios y con el Diablo” pues no tuvo el coraje de decirle no, a la CONFIEP, que lo forzó a dar la licencia legal a la Southern, pero al ver el coraje de la contraparte sureña quiso satisfacer a los dos contrincantes simulando una falsa escena, para que no se dieran cuenta los empresarios. Para su mal, una grabación puso en evidencia su doblez.

Ahora tiene la desconfianza de ambos lados. Se había comprometido con la CONFIEP y su presidenta, María Isabel León, aseguró en entrevista con el diario “Gestión” que. además, “el gobierno está alineado con la propuesta de prorrogar el régimen laboral agrario” (en favor de las transnacionales de la agroexportación). Ahora ella desconfía. Lógicamente, los afectados también desconfían. Pero la licencia sigue firme y es jurídicamente válida ante los tribunales internacionales.

La doblez política hace que el gobernante pierda la confianza hasta de su entorno al no saber a qué atenerse y toman sus precauciones. Ya hemos visto que los parlamentarios oficialistas prefieren desligarse y, hasta su vice presidenta lo ha dejado en señal de desacuerdo con sus exabruptos, que denotan carencia de una línea política definida. De esta debilidad de Vizcarra se ha dado cuenta el presidente del Congreso que le ha dicho: “no tenga miedo de gobernar”. En otras palabras, le está diciendo que es cobarde.

La deserción a su mandato, adelantando elecciones, podría también interpretarse de otro modo. Salvando las distancias, aunque en otra magnitud y tiempo, sucedió esto con el presidente Mariano Ignacio Prado, que quería estar bien con Perú y con Chile en la Guerra del Pacífico. Tenía rabo de paja, pues antes, el gobierno chileno le había otorgado el grado de General de División chileno, con sueldo y todo, pero también tenía inversiones mineras allá. Su doblez e ineptitud ocasionó muchas derrotas militares y por su falta de coraje terminó desertando el 18 de diciembre de 1879.

Pero también hay otros casos políticos como el del jefe del PAP que desertó a su ideología y empezó a decir que hay dos imperialismos siendo mejor el norteamericano porque daba libertad. En el caso Vizcarra, también da la impresión de que tiene “rabo de paja” con la Southern y con Odebrecht, triangulando con OIRSA para la interoceánica. Entonces un adelanto de elecciones podría ser un pretexto, amparado en un deseo popular, para cambiar las miradas a otro escenario y nos olvidemos de su caso. Si este fuese su juego, entonces mal haríamos en plegarnos a sus intenciones.

Pero todos los días hay novedades en la farándula política. Entonces, ni las autoridades hacen su trabajo normal ni nosotros miramos más allá de nuestras narices. La república está en riesgo como el vetusto “Barrios Altos” y los negocios nacionales e internacionales van de mal en peor, como ya se advierte en el movimiento económico y productivo. EE UU ha bajado el costo crediticio del dólar dado que su economía no levanta. Hay una mala señal: El dólar está perdiendo preferencia y se opta por el oro como precaución.

Entonces, es necesario tomar consciencia de esta situación mirando a todos lados. “Camarón que se duerme, …”. Las lamentaciones no resuelven problemas. O sí.

Agosto, 2019

ENFOQUE SOBRE “TÍA MARÍA”

Escribe: Milcíades Ruiz

En su artículo “SIN DAR PIE CON BOLA”, publicado por el diario La República, del 15 de agosto, Diego García Sayán, tomado por muchos como izquierdista y progresista, lamenta que el proyecto “Tía María” no vaya, y plantea la creación de un aparato estatal similar al policiaco para “prevenir y enfrentar –política y socialmente- a sectores extremistas que se oponen y opondrán a rajatabla a cualquier proyecto minero importante”.TIA-MARIA-1-PERU-21

Esta es la mentalidad de quien ha sido ministro del gobierno de Paniagua y de Toledo, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, gestor de la Carta Democrática Interamericana de la OEA que hoy se aplica a Venezuela y propuesto por el Perú a la Secretaría General de ese organismo controlado por EE UU. Tiene muchos galardones otorgados por diversos gobiernos. Toda una celebridad.

No obstante, advierto en su opinión, el viejo pretexto republicano de justificar la represión de las luchas populares, aduciendo que el pueblo es incapaz de rebelarse, si no fuera por los “infiltrados” comunistas (hoy terroristas). También culpa al gobierno por haber dejado sola a la Southern en el “proceso de discusión social y del debate del Estudio de Impacto Ambiental”.

Vaya pues, el ex juez internacional, nos dice que el gobierno debió parcializarse desde un comienzo con el depredador, por cuanto el proyecto “Tía María” es de interés público. Nos dice que lo medular en el “pésimo manejo de este caso” es la “ausencia de políticas e instituciones públicas de prevención y gestión de la conflictividad social”.

Interpreto que aboga por un espionaje de control a la población a fin de que el represor tome medidas preventivas y desactive toda rebeldía haciendo uso de todas las armas que dispone. Por ejemplo, eliminar cabecillas, aislar a los radicales, comprar consciencias, etc. No como ahora que según su opinión “Nadie ata pie con bola”. Pero cualquier especie de “Gestapo” contra el pueblo sería pernicioso, aunque lo diga el gestor de la Carta Democrática de la OEA.

Estamos en otros tiempos y mientras por un lado se pugna porque el internet llegue a todo el país, con un gobierno digitalizado, por otro lado, se tendría que controlar y hackear a la población en red que no acepte los abusos, persiguiendo a las redes sociales para que no hablen de los daños de la minería de gran escala, ni del cambio climático, ni de los corruptos.

Actualmente, los líderes de la población se informan a través del internet, sobre lo que viene pasando en otros lugares y naturalmente, las noticias sobre la lucha de los afectados por los relaves mineros, marchas y paros, llegan a muchos lugares en el instante. Vayan a una reunión de campesinos y verán a los jóvenes líderes hablar en defensa del medio ambiente y otros temas de actualidad.

Ya no es como antes, en que los campesinos ignoraban las noticias. Muchos de ellos ya cuentan con celulares con internet y usan aplicativos. De modo que, echarle la culpa a los extremistas y terroristas como causantes de los reclamos sociales no solamente es retrógrado sino fantasioso. Aunque prohíban el internet, no se podrá impedir la protesta social cuando los abusos consuetudinarios ya no se ajustan a la época actual.

Pero ¡Que tal raza! Son los entreguistas de nuestros recursos naturales los que, coludidos con nuestros depredadores, ocasionan el conflicto social en zonas pacíficas del ande y no, a la inversa. Es la CONFIEP la que ha presionado al gobierno para que otorgue la licencia al proyecto “Tía María”. Entonces, ¿No son ellos los culpables del conflicto social? ¿Por qué tomar las cosas al revés?

Pero el paradigmático ex juez, nos dice: “Para que todo se maneje de otra manera, hay que tener claras tres cosas”.

“Primero, que la conflictividad social es parte inevitable del paisaje. No va a extinguirse. En lugar de querer seguir tapando el sol con un dedo, lo que hay que hacer es prevenirla y procesarla. Así como hay policías, jueces o autoridades municipales, ya es hora que el Estado cuente con una institucionalidad seria para esto.

Segundo, la realidad muestra que cuando se actúa con previsión, proyectos ambiciosos –y hasta “imposibles”- se hacen viables, la gran mayoría de la población concernida participa y los radicales/rupturistas acaban aislados.

Tercero: (…) Con una población bien informada y participante de una política pública adecuada, los radicales se quedarían como pez fuera del agua y la gente haría respetar sus derechos. Es hora de darle fin a la política del avestruz”.

Como se podrá apreciar, este enfoque del problema se inscribe en la línea de la derecha que reclama la imposición a la buena o, a la mala. Quizá yo esté exagerando en mis apreciaciones sobre este personaje influyente, pero su opinión me hace pensar que no está del lado del pueblo. Y si de prevención se trata, es preferible no encontrarlo en la lista de candidatos de izquierda. Ustedes que dicen.

Agosto, 2019

VISIÓN POLÍTICA

Escribe: Milcíades Ruiz

La dialéctica no enseña a ver más allá de la coyuntura. No hay efecto sin causa, todo en el universo es proceso, no hay acción sin reacción, todo tiene su tiempo, etc. Sin embargo, sucede a menudo que estamos en medio de un problema, pero no lo vemos. Tal parece ser ahora que está creciendo el deterioro de la economía popular, pero muchos no se percatan. Como sucede en las enfermedades, los síntomas no lo percibimos hasta que el mal toca nuestras puertas, pero ya es tarde.

El asunto es que, los primeros en sentir los males económicos son los más indefensos. Los niños piden pan porque tienen hambre, pero no hay el dinero y lo poco que hay, no alcanza. Si no hay empleo tampoco hay ingresos y entonces se recurre a los mecanismos de sobrevivencia, generando empleo por sus propios medios o arrebatando lo ajeno. No hay otra alternativa para las víctimas de una administración estatal incapaz de generar empleo.

Pero vemos que el victimario actúa al revés. Lejos de ir a las causas, solo ataca las consecuencias. La maquinaria del sistema arroja todos los días decenas de casos delincuenciales, algunos de los cuales los vemos por televisión, pero la administración estatal solo atina a reprimir el producto final. Esto significa más policías, vehículos, equipos, locales, etc., pero también más fiscales, infraestructura de investigación, personal auxiliar y como no, más juzgados con todo el equipamiento, más expedientes, más gastos, etc.ambulantes

Todo esto se refleja en la distribución del presupuesto de la república y lo que se incrementa en estos sectores, es lo que le estamos quitando a los programas de desarrollo y de alivio a la pobreza. Crece el aparato represivo, pero baja el de la producción de alimentos. Es que, mientras no se corte la materia prima que abastece la producción delincuencial, entonces el sistema seguirá arrojando el mismo producto social.

La prensa reporta un fenómeno creciente de lucha dramática de quienes tratan de sobrevivir mediante el comercio ambulatorio y la represión que sufren constantemente. Pero lejos de comprender el problema, la prensa nos hace parcializarnos con los represores, a tal punto que el alcalde del distrito La Victoria sube su nivel de aprobación y hasta lo vocean como candidato a la presidencia. Lógicamente, otros alcaldes también buscan el aplauso haciendo lo mismo, y la represión municipal se extiende a otros puntos de la capital y provincias, como si fuera digno de elogio.

Hablamos de estar siempre al lado del pueblo, pero no conozco de algún grupo político que haya salido en defensa de este segmento social de trabajadores ambulantes que solo buscan sobrevivir. La represión no elimina el problema. Es la administración estatal la que ha generado la informalidad, pero con cinismo perverso enarbola la bandera de la formalidad como la gran solución a los males económicos. Es la bandera de la CONFIEP para que la dejen comer sola sin compartir con los hambrientos.

En defensa de las víctimas del sistema, nos corresponde proponer un tratamiento diferente si queremos ser honestos con nuestra ideología. Veamos las causas de los problemas sociales y no ir detrás de Vizcarra apoyando sus arrebatos. La proliferación del comercio ambulatorio es consecuencia y no causa. En la óptica interesada de la derecha, solo se ataca el resultado final y no los orígenes del mal.

Entonces se sigue las fórmulas de la CONFIEP que siempre dicen tener la solución. Es decir, la salvación de los oprimidos, la tienen los opresores. En el CADE pasado propusieron su Plan de Competitividad y Vizcarra les ha dado el gusto con el DS 237-2019-EF, el pasado 28 de julio. Ella dice que el enfrentamiento entre poderes políticos perjudica sus inversiones y Vizcarra pide adelanto de elecciones, para que venga un nuevo gobierno más proclive a la misma, con el aplauso de quienes dicen ser enemigos de la CONFIEP y, los que antes repudiaron el cierre del Congreso (Fujimori), ahora lo piden a gritos.

Se enarbola la lucha contra la corrupción con la que todos estamos de acuerdo, pero la corrupción es consecuencia y no causa. Lo mismo sucede con el caso de Tía María en el que tanto ha insistido la CONFIEP y que por darles el gusto Vizcarra se ha creado un gran problema con la población del sur. Pero este caso es solo consecuencia de una política entreguista de nuestros recursos naturales, no es la causa. Se gobierna actuando sobre el producto final sin ver los orígenes. Esta visión también está entre nosotros.

Todos los problemas sociales, económicos, políticos, los podemos analizar desde una óptica dialéctica. He puesto a disposición de nuestras filas los elementos básicos de la visión dialéctica en el libro: “Razonando con la dialéctica”, pero hay quienes no se interesan. Sea como fuere, necesitamos un mejor desempeño en nuestro accionar político. Las nuevas generaciones de luchadores sociales necesitan de nuestra orientación y de nuestra experiencia, para ser más certeros en sus apreciaciones y movilizaciones.

Salvo mejor parecer.

Agosto, 2019

DOS POR DOS, METIENDO LAS CUATRO

Escribe: Milcíades Ruiz

Mientras la prensa nos hace poner los ojos en un estéril lío casero agitando el enfrentamiento entre dos facciones de la derecha, haciéndonos participar en la bronca; en el escenario global hay un lío mayor al que no le estamos prestando atención. Las dos facciones más grandes del capitalismo están agudizando su enfrentamiento por el empoderamiento comercial, cuyas consecuencias podrían desencadenar una conflagración mundial de nuevo tipo y que ya, nos está afectando.image_content_30755373_20180402185227

Es verdad que la vieja república ha llegado a un grave estado de deterioro que requiere ser resuelto. Y es aquí donde nos hace falta una propuesta propia, coherente con nuestra ideología, sin caer en la chabacanería política. Una acertada propuesta reivindicativa es la que necesitamos en este momento histórico para elevar nuestro empoderamiento político. El pueblo ha perdido la fe en todo el sistema administrativo tradicional y no solamente en la representación legislativa.

“Todo está podrido” es una expresión popular que refleja el deterioro institucional. Pero, así como el Presidente planteó el adelanto de elecciones, también pudo proponer la liquidación de los actuales partidos políticos, del poder judicial, poder electoral, ministerios, y seguramente tendría una aprobación mayoritaria entre la población que no analiza. Y así, no se gobierna porque se genera caos. Salvo que esa fuese la consigna. Pero la viveza del Ejecutivo está en decir figurativamente “Por allá va el ladrón”, para desviar la atención y en esto, le siguen muchos de los nuestros por falta de personalidad política. Así, mientras todos estaban concentrados en el discurso del 28 de julio, nadie se dio cuenta que al mismo tiempo se publicaba el DS 237-2019-EF, aprobando el Plan de competitividad perseguido por la CONFIEP.

¿Y por qué, el ejecutivo no plantea convocar a una asamblea constituyente para cambiar la Carta Magna que nos ocasiona tantos problemas? La respuesta es obvia. Pero las fuerzas populares lo podrían plantear para fortalecer esta bandera. Eso sí, con un nuevo sistema de representación ya que el actual está viciado. El adelanto de elecciones no hará desaparecer los males intrínsecos del sistema integral vigente. Podemos pasarnos muchos años haciendo reformas que deforman, pero la maquinaria seguirá arrojando bazofia mientras no cambie los insumos.

Hemos perdido nuestra capacidad de convocatoria popular para recoger propuestas, pero creo que bien podríamos reunirnos en un foro abierto, todos los que voluntariamente deseen aportar ideas que nos permitan elaborar alternativas viables de sostenimiento político popular. Algo deberíamos hacer para apuntalar la lucha popular.

Pero retomando lo dicho en el primer párrafo, sabemos por experiencia histórica que las guerras mundiales capitalistas se iniciaron como guerras comerciales y continuaron después de ellas, con un nuevo mapa en la distribución de mercados. En la monarquía la concentración de riqueza era producto del arrebato forzado a los conquistados, pero en la época capitalista la succión de riqueza se realiza mediante la comercialización de bienes y servicios.

Cuanto más se venda, mayor será la acumulación para seguir creciendo industrialmente y es así como EE UU ha construido su poderío, alcanzando un alto nivel de vida para su población. En otros términos, el desarrollo y nivel de vida de los estadounidenses solo es sostenible, si mantiene cautivo su mercado mundial. Si algún país como Venezuela, deja de comprarle bienes y servicios de guerra, significa pérdida de mercado y así, en todos los rubros.

Pero resulta que, acogiéndose al mercado libre, propugnado por EE UU para penetrar mercados ajenos, China penetró en nuestro continente e invadió el mercado interno norteamericano. Cuando se dieron cuenta, ya China había penetrado con su mercadería y también se había convertido en el principal proveedor de insumos, materia prima y accesorios de la industria yanqui. Esto obligó a EE UU a cambiar de doctrina y tomar medidas para desalojar de su mercado a los chinos.

China le estaba succionando riqueza al rey de los vampiros, haciéndose cada día más rico y con mayor crecimiento económico mundial. Quitarle la presa al dragón no es fácil. EE UU elevó los aranceles a las importaciones procedentes de China, encareciéndolas para que no puedan competir y amplió esta medida a otros países para recuperar mercado. China hizo lo mismo con la mercadería estadounidense. Como era previsible, estas medidas y contra medidas, han ocasionado daños en ambas partes, pero también hay un desbarajuste económico que alcanza a otros países como el nuestro.

No obstante, EE UU está decidido a recuperar su mercado porque su estándar de vida está en peligro y sigue la escalada de esta guerra comercial. En el tablero de ajedrez, se barajan otras movidas y China ha apelado a devaluar su moneda para encarecer el dólar y así, restringir todas las compras a EE UU. Pero cada vez que hacen una movida estratégica, el andamio comercial mundial se desequilibra y corre el peligro de caerse provocando crisis generalizada. Las inversiones y el comercio mundial sufren este desbarajuste.

Es de imaginarse lo que ocurriría si como contramedida EE UU también deprecia el dólar. En adelante, no se sabe lo que pueda ocurrir con nuestra condición de país carroñero de la exportación de materia prima. No tenemos otra fuente que compense el desbalance que nos ocasione una crisis mundial. Es apremiante tomar medidas preventivas. Frente a esta situación, sería bueno formular una propuesta propia distinta a la que hace el neoliberalismo de reformas que recortan los derechos laborales y sociales.

Estas son solo sugerencias que probablemente no tengan eco ya que la novela política está en un nivel emocionante para muchos y todos quieren saber el desenlace, sin importar lo que suceda con nuestra economía. La farándula política continuará y como siempre, será el pueblo el que cargue con la crisis económica. Disculpen que desentone con otra música.

Agosto, 2019