APORTES PARA UNA PLATAFORMA DE LA IZQUIERDA PERUANA

Escribe: Milciades Ruiz

Introducción:

Se ha criticado la falta de ideas en el accionar de la izquierda que solo repite consignas de épocas pasadas y proclama lo mismo en cada ocasión. Respondiendo a este cuestionamiento señalaré algunas delas ideas desarrolladas en mi libro “Trazos para una República Equitativa” como una contribución al debate de propuestas innovadoras.

s

La falta de ideas propias hace que los partidos de izquierda tomen las ideas que promueven los medios de comunicación que nos inducen a la conveniencia del sistema de dominación con el cual estos, se identifican. Esa es la razón por la que encontramos puntos similares tanto en la plataforma de los partidos políticos prosistema como en los de izquierda.

Como hemos podido ver en recientes elecciones, se acostumbra hacer un listado de medidas sueltas extraídas de la cabeza de los autores y no de la realidad concreta. No recogen las necesidades ni aspiraciones de los sectores sociales y prefieren interpretarlos a su modo. Son plataformas solo de escritorio. Así sucede por ejemplo con los programas sociales impuestos desde arriba sin importar la opinión de los presuntos beneficiarios.

Dentro de la izquierda se apela mucho al prerrequisito de una base “programática”, pero es necesario aclarar un poco las categorías conceptuales. Lo primero es el objetivo de la agrupación. El objetivo general nos da el horizonte y centraliza nuestras aspiraciones ideológicas. Por eso, es fijo y permanente. Si nuestro objetivo es el cambio del sistema capitalista por el de una sociedad socialista, entonces, todo lo que hagamos tendrá ese faro de luz.

Los objetivos secundarios o particulares se derivan directamente de ese objetivo central. Los objetivos responden a la pregunta. ¿Hacia donde vamos? Expresan la razón de ser de una agrupación. Si estos objetivos no se mantienen permanentemente ante cualquier circunstancia entonces la agrupación pierde su razón de ser.

Por ejemplo, el Partido Aprista Peruano –PAP, renunció a los objetivos con los que se inició. Para muchos de sus militantes no tenía razón de ser seguir en dicha agrupación si los objetivos habían sido traicionados y cambiados. En cambio, en muchos países los partidos comunistas se subdividieron no por el cambio de objetivos sino por razones estratégicas. Es decir: ¿Cómo hacer la revolución socialista? La primera categoría es hacia dónde vamos (Objetivos) y la segunda es: ¿Cómo hacerlo? (Estrategia)

Es la estrategia la que indica el camino a seguir. A diferencia de los objetivos, la estrategia puede cambiar pero cualquiera sea ella, siempre obedecerá al objetivo central. La estrategia diseña espacios, etapas y metas. Planifica y desarrolla los grandes movimientos del esquema general. La estrategia proyecta planes y prioridades. Los planes contienen programas. Los programas se ejecutan a través de actividades.

Este es el orden referencial en que deben manejarse los conceptos. Pero en todas estas categorías tiene que haber coherencia porque son partes de una unidad. Por consiguiente, el aspecto “programático” por si solo, no sirve de mucho si no guarda correspondencia con la integridad. No se trata de hacer listados al gusto de la contraparte juntando ideas dispersas. Estas, pueden ser muy buenas pero al carecer de asidero integrador, el programa será de bajo rendimiento cuando no, un fracaso.

La plataforma política es un instrumento estratégico de carácter público. Sin revelar la estrategia la plataforma puntualiza lo que puede ser orientador para la militancia y atractivo para la población objetivo. Resume las banderas de lucha, recoge las necesidades de la población, analiza la problemática y plantea fórmulas de solución desde el punto de vista ideológico y técnico.

HACIA UN CAMBIO DE SISTEMA POLÍTICO

Hoy, las condiciones objetivas de la fisiología política en el Perú han cambiado. Ya no son los partidos políticos gestados en la capital los que tiene la preferencia electoral en regiones y municipios. Los líderes de estas jurisdicciones aún estando identificados con los partidos nacionales prefieren presentarse encabezando movimientos con otros nombres. Por qué sucede esto? Simplemente porque el pueblo ha perdido la fe en los líderes y partidos políticos nacionales.

Pero los partidos políticos regionales y municipales repiten con mayor perversión las malas prácticas de los partidos políticos nacionales con el agravante de ser volátiles. Con excepciones que no invalidan la regla general, carecen de ideología política de sostenimiento y son altamente corruptos, oportunistas, mafiosos y lo peor de todo, ineptos. Esto, lleva a una decepción total. Todos roban es la lógica, de modo que si la autoridad local lo hace ya no importa si por lo menos, hace obras.

Aunque las elecciones nacionales son diferentes por cuanto el país entero está obligados a votar por un partido político nacional, lo cierto es que el sistema político ha perdido legitimidad ante la sociedad y debería ser reformulado.

El viejo sistema de partidos políticos que se atribuyen una representatividad que no la tienen ya no es aceptable. Este sistema basado en el caudillismo civil, jugó un rol progresista frente al caudillismo militar de la primera etapa de la historia republicana. Pero ahora la situación es diferente. La sociedad repudia este sistema de suplantación de la voluntad popular que solo arroja autoridades corruptas.

El anacrónico sistema democrático en el que los partidos políticos gobiernan el país “en representación” de la población, ya no es sostenible y ha entrado en decadencia. Los presuntos representantes en el Congreso de la República no son tales, ni los sectores sociales los consideran sus “representantes”. Si esto es así, estamos aceptando ser gobernados por intrusos oportunistas que no representan a nadie y la democracia ha dejado de ser representativa, perdiendo su razón de ser.

Ante esta situación, me permito plantear el cambio del sistema político que rige en el país, para obtener una democracia más equitativa. Al respecto, copio a continuación párrafos textuales del citado libro, para tener mayor explicación sobre la reforma del sistema político:

Trazos para una República Equitativa pag. 306

[…]

  1. UN NUEVO SISTEMA DE REPRESENTACIÓN NACIONAL

Muchos plantean como principal solución a la problemática actual de nuestro país una nueva Constitución de la República, creyendo que con ello basta para cambiar nuestra situación nacional. Esta proposición es aceptada incluso por sectores conservadores que aceptan reformar el Estado o incluso retroceder a la Constitución de 1979.

Sin embargo, esta opción puede ser estéril, porque al convocarse a un congreso constituyente tendríamos la misma fanfarria electorera de oportunistas en que prima el dinero, las campañas millonarias, la manipulación de electores y las maquinaciones de las cúpulas de partidos políticos para que, al final tengamos un Congreso Constituyente con los mismos políticos corruptos, testaferros del poder económico y sicarios jurídicos, que evacuarán una nueva Carta Magna sin cambio cualitativo.

Entonces, de nada sirve plantear una nueva constitución política si antes no se cambia el viejo sistema eleccionario fraudulento, porque si este se mantiene, el resultado será el mismo. El cambio de sistema eleccionario es lo primero que hay que lograr. Es una meta de lucha indispensable y necesaria. La reformulación del gobierno nacional implica un reordenamiento jurídico y administrativo, incluyendo la reforma del régimen eleccionario de gobernantes en todos los niveles de mando.

Un aspecto a determinar es el modelo a través del cual la sociedad ejerce su potestad suprema sin que su poder tenga que ser usurpado fraudulentamente por los vicios conocidos. La sociedad peruana no es homogénea y todos los sectores sociales que la componen tienen derecho a participar y estar representados.

Esta representación tiene que ser directa y no a través de intermediarios designados arbitrariamente por las cúpulas de los partidos políticos. Se trata entonces de establecer una instancia administrativa a través de la cual pueda la sociedad ejercer sus mandatos de manera auténtica pues la experiencia ha determinado que el sistema actual es inapropiado y anacrónico.

La sucesión de hechos históricos ha dado por resultado formas de gobierno que a esta altura del proceso social resultan obsoletos. Tras el caudillismo militar de los primeros años de la República sucedió el caudillismo civil a través de partidos políticos o grupos de seguidores de muy baja representatividad, que se atribuyen el derecho de gobernar en nombre de toda la sociedad.

Este sistema, vigente desde el siglo XIX, llegó a su decadencia en el siglo pasado y pese a los vicios repudiados constantemente a través de muchos años, se mantiene vigente en la actualidad, con todos los problemas que ocasiona. Ha quedado ampliamente demostrado que, el sistema de gobierno por partidos políticos ya no es aceptable en las actuales condiciones de conciencia nacional.

Este sistema es excluyente, arbitrario, fraudulento y lleno de vicios que la población nacional repudia, pero siendo los partidos políticos los que están enquistados en el mando del país, estamos obligados a continuar con el viejo régimen que los sostiene indebidamente, pues son estos traficantes políticos los que establecen las reglas eleccionarias a su conveniencia. De este modo, las cúpulas de los partidos políticos corruptos se reparten el botín de gobierno y se turnan para gobernar una y otra vez hasta con los mismos candidatos.

El resultado de ese sistema anacrónico es un Congreso de la República indeseable, con todos los vicios que se señalan desde todas partes de la sociedad. Este poder no es representativo de la sociedad ni sus decisiones emanan realmente de la comunidad peruana.

Ante esta situación, resulta más apropiado constituir la Asamblea Nacional de Gobierno como instancia a través de la cual la comunidad peruana pueda ejercer su poder, sin la intermediación mafiosa de los partidos políticos. El concepto de asamblea como instancia de máxima autoridad social está muy extendido en el país y es más accesible al entendimiento popular que el de Congreso Nacional.

Considerando la experiencia y el derecho de equidad, esta instancia de gobierno democrático representaría necesariamente a todos los sectores productivos y de servicios de la comunidad peruana: industriales, agrarios, mineros, pesqueros, transportistas, educadores, militares y demás sectores teniendo las siguientes características:

2.1. La composición de esta representación nacional debe reflejar la estructura socioeconómica de la sociedad peruana. Cada sector socioeconómico deberá tener una representación equitativa en la máxima instancia de gobierno nacional. La proporción representativa pueden determinarse en función a la masa de población de cada sector socioeconómico.

2.2. Cada sector socioeconómico elige a sus representantes de manera directa a través de un nuevo régimen eleccionario sectorial y geográfico.

2.3. Los representantes sectoriales son elegidos por tiempo indeterminado. La asamblea sectorial tendrá la facultad de ratificarlo o reemplazarlo en cualquier momento.

2.4. Los representantes no tendrán estatus de empleados públicos ni tendrán facultad de asignarse beneficios que correspondan a estos (en general, ninguna autoridad elegida en representación de la comunidad local, regional y nacional deberá tener estatus de funcionario público). Son cargos representativos temporales y no puestos de trabajo.

2.5. Las funciones de esta instancia y las de sus miembros deben ser formuladas conforme a su rango, a fin de evitar los vicios observados en el actual Parlamento que distraen el tiempo en actividades paralelas mientras permanece archivados urgentes proyectos de ley. Su función de fiscalización solo corresponde al cumplimiento del Plan de Desarrollo Nacional más no de investigación policial particular.

Esta instancia aprobará el Plan de Desarrollo Nacional que regirá los destinos del país cualquiera sea el gobierno de turno. Este plan estratégico será el eje de toda la operatividad privada y estatal. Deberá tener carácter constitucional y permanente, no pudiéndose desconocer, ni tergiversar por instancias menores, ni por gobiernos sucesivos con planes de gobierno que no se sustenten en el plan nacional de desarrollo vigente, el mismo que sólo puede ser revisado por la magna Asamblea Nacional.

2.6. Sus mandatos serán ejecutados por el organismo administrativo nacional o Estado. Este ente administrativo no constituye Poder de la Nación y sus atribuciones ejecutivas están subordinadas a las decisiones de la Asamblea Nacional.

2.7. El Jefe administrativo de la República es el funcionario de más alto rango del Estado Peruano, nombrado por la Asamblea Nacional por tiempo indeterminado. Administra el país por encargo de dicha asamblea, ejecutando los mandatos de esta y rindiendo cuenta de su gestión ante ella. Dirige el desempeño de los ministros de Estado asumiendo el cargo de Primer Ministro o Ministro General.

2.8. El Presidente de la Asamblea Nacional será el Presidente de la República, elegido por esta, por tiempo indeterminado. Es el gobernante de más alto rango y su función es dirigir la Asamblea Nacional y hacer cumplir sus mandatos”.

[…]

Página 310

Podríamos seguir con el texto del libro indicado y detalles de lo planteado pero, lo expresado ya da para un amplio debate empezando por la compatibilidad con el fundamento socialista pues lo planteado no se ajusta literalmente a los esquemas del pensamiento tradicional lo cual, constituye una herejía ideológica sino se le concibe como una opción estratégica de equidad. Si los sectores sociales pobres son mayoría lo tendrían que ser también en el gobierno nacional. Si la izquierda está a favor de las mayorías entonces esta opción puede ser una alternativa aceptable en la plataforma política.

Por otro lado, esta propuesta podría ser interpretada como una amenaza para los partidos políticos y quizá se apresuren a una natural reacción contraria sino se entiende el nuevo rol de los mismos en un sistema democrático diferente. No obstante, pongo fin a esta primera entrega, pero no podré responder por ahora las observaciones al respecto, hasta no terminar con los otros planteamientos disponibles y tener una visión global de las propuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s