FIELES AL CASTIGO O VOTO DE PROTESTA

Escribe: Milciades Ruiz

Lo que más preocupa al pueblo peruano es el declive y deterioro de la economía nacional que como siempre, ocasiona mayores daños en los sectores más indefensos. La pita se rompe por el lado más débil pues los sectores pudientes siempre encuentran la forma de trasladar los efectos de la crisis a las capas sociales inferiores. Es cuestión de poder. El pueblo puede ser mayoría y tener la razón de justicia en cómo afrontar la crisis pero, si no tiene el poder, poco o nada puede hacer para evitar inequidades.

mnSon las reglas del sistema imperante en que el pueblo no cuenta. Los que deciden son los gobernantes elegidos bajo un régimen electoral fraudulento que les da una representación espuria. Ni siquiera necesitan haberse ganado el sustento familiar laborando en algún sector socioeconómico pues les basta vivir de la política exclusivamente. El presidente no es representativo de ningún sector socioeconómico pero representa al país entero.

Hemos tenido incluso un presidente extranjero de pura sangre japonesa que ha procedido por encima de todos nosotros gobernando en nombre del Perú. Aún más, los susodichos después de haber ejercido la presidencia tenemos que pagarles su sueldo de por vida pero no conforme con esto, buscan la reelección una y otra vez, cerrando el camino a nuevas opciones.

En estas condiciones, tenemos en vitrina a personajes repudiables que se presentan como únicas alternativas. ¿Es que estamos en sus manos? Quizá pensando en ello es que el presidente estadounidense haya dicho que el Perú siempre ha sido un “amigo fiel”. Que nuestro país “es la envidia del mundo” por su economía. Seguramente porque esta, es fiel seguidora del neoliberalismo inhumano que solo toma en cuenta las cifras y fórmulas inertes de gabinete sin considerar la vida de las personas de carne y hueso.

Esta fidelidad que el amo aplaude, ha sido dejada de lado por países hermanos andinos cuyos gobiernos cuentan con apoyo popular precisamente por ello. Ellos no envidian al Perú. Es el pueblo peruano el que los envidia porque sus economías son más equitativas. Ser fieles al castigo del amo solo es una virtud en los perros. Después de 24 años de neoliberalismo el resultado es alta delincuencia en todas partes y a todo nivel.

Pero mientras los fieles amigos del amo están seguros de que estamos obligados a votar por ellos, nos guste o no, porque así lo establece el régimen electoral, el voto de protesta podría darles una sorpresa. Es tan grande la indignación de nuestro pueblo frente a la degradación moral que representan dichos personajes que muchos están dispuestos a votar hasta por un cocinero antes que por alguno de los reincidentes. Besitos y sonrisas entre cloacas y lavado de activos, dan la impresión de que el fantasma de Sodoma se ha posesionado de nuestro país y todos temen lo peor.

En estas condiciones, es posible que empiece a gestarse el voto de protesta cuya direccionalidad podría ser un salto al vacío. De algún lado ya dijeron: “Por si acaso, ese cocinero es mío”. En un ambiente de desesperanza en que el deterioro parece irreversible la oportunidad es propicia para que el electorado se desborde por donde uno menos piensa. Y eso es lo que muchos están pensando en aprovechar presentándose libres de pecados como como pretende el norteamericano kuczynski.

Esto nos hace recordar que tras el desastre del primer gobierno aprista y ante la amenaza de una tiranía derechista el electorado se volcó a votar por un “chinito” creyéndolo inofensivo. El tiro le salió por la culata y ese voto de protesta le costó la vida a miles de peruanos, además de todas las atrocidades que aún están impunes como las esterilizaciones forzadas “para que no hayan más pobres”. ¿El exterminio preventivo es más efectivo que las cámaras de gas?

En esta perspectiva, existe el peligro de que el electorado caiga en otra trampa si no sabe escoger adecuadamente una nueva alternativa. ¿Entonces, qué fuerza política nueva podría capitalizar el resentimiento popular? ¿Está la izquierda en capacidad de asumir el reto o dejará pasar la oportunidad? ¿Será que la ola popular podría venir desde abajo como sucedió en Bolivia con Evo Morales?

Aunque las condiciones son distintas como también el régimen electoral, si es factible que el voto de protesta se oriente hacia un movimiento de masas que provenga desde las bases de la sociedad. Ello dependerá de la capacidad de manejo estratégico de tal opción. Esto ya lo sabe la C. I. A que trabaja todas las posibilidades y si hace falta les daremos libre acceso a toda la información clasificada porque le somos “fieles”. Es que, si EE UU pierde esta plaza estratégica, su situación se complica en su dominio sobre el Pacífico y Sudamérica.

En este escenario, ya están apareciendo algunas caras nuevas y también los reciclados que piensan que el pueblo ha olvidado sus fechorías. Los partidos caudillistas están confiados en que la fiesta electoral será solo entre ellos, amenizada por la orquesta mediática oligopólica. Todos sonríen preparando sus trampas y anzuelos con las carnadas que ofrecerán al electorado.

En la margen izquierda, se viene trabajando en varios frentes políticos. Todos dicen de palabra que buscan la unidad pero en la práctica dividen fuerzas aún más, porque no hay opción que satisfaga plenamente. El principal móvil de estos frentes parece ser el apetito electoral que sin duda explotará a la hora de las definiciones.

Pero no hay que confundir. No es lo mismo un frente político diversificado que un movimiento popular que emerge desde la base con un solo sentimiento. Los frentes son solo circunstanciales pero también los movimientos espontáneos tienen muchas carencias técnicas como se ha visto en algunas insurgencias populares latinoamericanas.

Por ello, es importante que los revolucionarios honestos consideren las posibilidades de insurgencia de un liderazgo popular espontaneo y la oportunidad del voto de protesta. No para subirse al carro ni para capturar mandos sino para servir a la causa popular sin pretensiones personales. Propiciemos el encuentro de los sectores sociales más afectados por el neoliberalismo y ayudemos a generar una nueva corriente popular levantando sus demandas.

Si alguno de los frentes de izquierda aceptara como suyas las candidaturas procedentes de los sectores socioeconómicos en proporción a su masa poblacional en vez de que sean producto de repartijas de cúpula, sería también una opción estratégica de grandes posibilidades.

Sin embargo, no hay que olvidar que existe una barrera con impedimentos para el acceso al poder de las fuerzas populares. Es el actual régimen electoral tramposo que favorece a los adinerados y cuyos resultados arrojan una aberrante seudodemocracia. Las autoridades corruptas admiten que se necesita una reforma electoral pero siendo ellas las beneficiarias de ese régimen es ilógico pensar que legislen contra sus intereses. En todo caso será solo un maquillaje y no un cambio sustancial hacia la equidad política.

El modelo de sistema político que nos rige corresponde al siglo XIX en que tras el caudillismo militar surgió el caudillismo civil bajo la forma de partidos políticos. La esencia de estos organismos antiguos ha sido siempre la suplantación de la voluntad popular o democracia “representativa”. La historia da cuenta de extranjeros en el poder en representación de una provincia o departamento donde nadie lo conocía. Pero ya en el siglo XXI dicho modelo es anacrónico y aberrante. Es necesario un nuevo sistema acorde con este momento histórico para una democracia equitativa.

No esperemos que los cambios vengan por si solos, ni que venga una expedición libertadora a luchar nosotros. Los últimos acontecimientos de lucha popular demuestran que cuando el pueblo se propone: “Si se puede”.

Febrero 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s