AGRO Y MINERÍA

Escribe: Milciades Ruiz

La economía de un país tiene que estar en constante crecimiento dado que la población crece y con ella también las necesidades nacionales. Cada año se requiere de mayor cantidad de escuelas, hospitales, urbanizaciones, burocracia policial, militar, judicial, obras viales y de toda índole. Pero este crecimiento económico tiene que ser sobre la base de inversiones propias para que el aparato productivo nacional nos permita acumular y multiplicar capitales que reimpulsen nuevas inversiones.

2

Pero cuando el crecimiento del Producto Bruto Interno –PBI, se debe a capitales externos, lo que tenemos es un crecimiento artificial y engañoso. No crece el país sino el capital extranjero y el PBI obtenido solo figura en el papel ya que en parte, no es producto nuestro. Parte del PBI es por obra ajena y como tal se va afuera dejándonos solo la carroña que nutre nuestro presupuesto nacional. La parte del crecimiento que se llevan no compensa el valor de la riqueza que pierde el país ni los pasivos ambientales.

Si del total de PBI descontamos lo que es el PBI ajeno, lo que nos queda como crecimiento propio es muy poco. El falso crecimiento es solo una apariencia y por ello, gran parte de la población peruana se pregunta: ¿Si el país está muy bien, por qué nosotros estamos tan mal?  Otros creen que es un problema de distribución solamente pero la verdad es que la rentabilidad obtenida no es nuestra sino ajena y lo ajeno no se distribuye. Se va al extranjero para empoderar a quienes nos empobrecen.

Si la economía nacional crece a un ritmo de 6% en el PBI y la minería aporta el 9 % de eso. Si las demás inversiones extranjeras en hidrocarburos, comercio, construcción, finanzas además de otros productos y servicios aportan otro tanto al PBI oficial, entonces el crecimiento realmente nuestro será una cifra que nos desilusionará. Por lo mismo, siendo el PBI un parámetro económico, su apariencia conduce a errores en otros cálculos económicos reportados en cifras porcentuales del mismo.

Si el valor de las exportaciones minerales en el 2011 fue de US$ 27 361 millones de dólares no quiere decir que el Perú se enriqueció en este mismo valor. Siendo casi en su totalidad propiedad extranjera podríamos decir que dicha riqueza es lo que hemos perdido para siempre como parte de nuestros recursos naturales. O dicho de otro modo, esa riqueza es nuestro aporte al engrandecimiento de los países que nos oprimen.

Pero no solamente perdemos riquezas sino también dignidad por entreguismo ramplón, por las concesiones onerosas que otorgamos, perdemos libertad al quedar prisioneros del capital extranjero, pero sobre todo perdemos futuro dejando a nuestra descendencia un país en escombros, saqueado por  la codicia extranjera.  Si comparamos lo que perdemos con lo que ganamos el saldo es altamente negativo, incluyendo lamentable pérdida de vidas de agricultores opositores.

El gobierno de Fujimori, nos introdujo en el neoliberalismo que tomó posesión de nuestra economía dejándola con las puertas abiertas a la voracidad del capital extranjero. Al amparo de la Constitución espuria vigente, expresamente acondicionada para un modelo de gobierno dictatorial y mafioso, la inversión extranjera creció considerablemente hasta convertirse en sostén del gasto público.

Así, mientras el negocio minero estaba en auge en el mercado internacional la inversión extranjera minera nos dejaba su carroña en grandes cantidades creando la falsa ilusión de crecimiento. Pero la crisis financiera del capitalismo moderno en el 2008 y años siguientes, hizo decaer el negocio de minerales, arrastrando al país en su caída y dejando al descubierto nuestra equivocada política económica.

Pese a ello se persiste en el error a pesar de que las condiciones internacionales han cambiado y no se puede revertir el pasado reciente con paquetes económicos intrascendentes que lejos de reactivar la producción, causan daño a las condiciones laborales, al ambiente y al desarrollo nacional. Es que el Estado no es el único carroñero ya que tras los intereses de la inversión extranjera están los “Felipillos” carroñeros que salen en su defensa porque son beneficiarios de la depredación.

Por eso, lo que está en juego en el valle Tambo no es el proyecto Tía María en sí, que la empresa minera ya lo descartó, sino el futuro del modelo neoliberal. Si el gobierno no aplasta la movilización campesina en el Valle de Tambo, la inversión extranjera minera no tendrá las manos libres en lo sucesivo y será un mal ejemplo para los demás valles. Este temor aterra a los “Felipillos” del gobierno y del sector privado que parasitan depredadores.

Visto de esta manera, la lucha de los agricultores del Valle de Tambo adquiere importancia histórica no solo para esta cuenca sino para nuestra patria. La sangre derramada enaltece esta gesta y envilece a los represores. El conflicto se va extendiendo como el movimiento de Túpac Amaru II. Entonces ya no podemos seguir indiferentes. Ya no se trata de un caso particular. Los hechos nos involucran a todos los que queremos una patria libre de la opresión de nuestros depredadores.

Frente a esta situación, se hace necesario presentar al agro como la mejor alternativa para una estrategia de desarrollo sostenible de crecimiento endógeno. Hay un desconocimiento de sus potencialidades y de las experiencias históricas. Hacer consciencia de las opciones que ofrece el agro en el proceso de diversificación económica y en el crecimiento de capitales nacionales, permitirá esgrimir argumentos válidos alternativos frente a los desatinos neoliberales.

La supremacía del agro

Desde que la monarquía española invadió el Tahuantinsuyo imponiendo su dominación, la minería exterminó millones de pobladores peruanos sometidos a condiciones infrahumanas de trabajo esclavista con la mita obligatoria en los socavones de la muerte. Esta situación cambió en la república y aunque la minería siempre estuvo presente no era el eje de la economía, siendo el agro el generador de capitales nacionales, acumulación y sostén del empleo.

Después de la crisis capitalista de 1929, la producción algodonera fue la locomotora que sacó del hoyo a nuestro país. Caña de azúcar fue otro rubro agrícola que reflotó la economía de esos años, como se puede apreciar en el siguiente cuadro. Eran los productos principales en exportaciones.

85

Principales productos de las exportaciones peruanas 1927-1950:

Porcentaje dentro del valor total, por trienios

25

Fuente: Dirección de Estadística del MHC, Extracto Estadístico del Perú, 1931-1933, pp. 67 y 117; Anuario Estadístico del Perú 1948-1949 y Anuario Estadístico del Perú 1951. Cuando los casilleros están en blanco quiere decir que el porcentaje representado era menor al del último producto que figura en el cuadro, o que, por lo mismo, no figuraba en los Anuarios Estadísticos oficiales.

Hasta la segunda guerra mundial, el nivel de empleo alcanzado por el agro en comparación con otros rubros lo podemos ver en el cuadro siguiente:

EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE TRABAJADORES EN EL PERÚ EN RENGLONES ECONÓMICOS DE EXPORTACIÓN, ANTES Y DESPUÉS DE LA CRISIS DE 1929

87

Y miren ustedes la composición del PBI por sectores en el Perú, en porcentajes respecto del total, 1929-1941 (%)

652

Pueden preguntar a quienes vivieron aquellos años cómo era la vida de entonces y comparar si estaban mejor o peor que ahora con tanta pobreza, delincuencia, barrios marginales, migraciones, corrupciones, etc. Pueden ver las fotos de los obreros huelguistas de aquella época con ternos, corbata y sombreros de paño. El agro aportaba hasta el 30% del presupuesto nacional.

La agricultura azucarera comprendía el cultivo de caña y la fabricación de azúcar, operando con miles de braceros y obreros asalariados. En la agricultura algodonera en cambio se trabajaba con yanaconas que compartían producción y rentabilidad. Pero aparte de los agricultores, había empleo para miles de peones, pañadores cosechadores, transportistas, obreros de desmotadoras, de fábricas textiles, fábricas de aceite y jabón, confeccionistas, etc. Más de la mitad de la población de la costa vivía del algodón sumando cientos de miles.

wsw

La producción minera, en cambio, se localizaba en la sierra con inversionistas nacionales. Los pequeños mineros vendían a las grandes empresas su producción al no contar con un sistema propio de concentración o refinación de los minerales. Pero el agro siempre ha superado largamente a la minería en generación de empleo como lo es ahora, con el auge minero.

Después de la segunda guerra mundial el agro fue la matriz para la expansión de los capitales nacionales en minería, industria, construcción, pesca, transporte terrestre, aéreo y marino, comunicaciones, banca, seguros, exportación e importación, etc. Las grandes fortunas de grupos o corporaciones empresariales de ahora tales como: Romero, Graña y Montero,  Brescia y más, tienen su origen en el agro, en familias de agricultores.  Allí se iniciaron.

En el siguiente gráfico se puede observar  el reflejo en la PEA  como consecuencia del cambio estructural de nuestra economía en los años posteriores hasta el empoderamiento del neoliberalismo que introdujo el fujimorismo con el abandono del agro como rubro estratégico de desarrollo nacional.

hggg

En el informe anual del Ministerio de Trabajo sobre el empleo a 2012 encontramos los siguientes gráficos y cuadros demostrativos sobre la supremacía estratégica del agro.   La minería en pleno apogeo presenta una caída en su productividad de 11,2% y 13,7% para los años 2007 y 2011, respecto al año anterior; sin embargo, en el 2012 se incrementó ligeramente en 0,3%.

PERÚ: PRODUCTIVIDAD SEGÚN RAMA DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, 2007-2012 (Variación porcentual anual)

gfrgrr

Nota: Para la conversión a dólares se utilizó el tipo de cambio nominal anualizado. Fuente: Series INEI –Informe Técnico PBI Trimestral N° 03 agosto 2013 y Encuesta Nacional de Hogares sobre Condiciones de Vida y Pobreza, continua 2007-2012. Elaboración: MTPE – DGPE – Dirección de Investigación Socio Económico Laboral (DISEL).

Pese a las políticas anti agrarias del periodo neoliberal los mayores incrementos del empleo por ramas de actividad se han registrado, principalmente, en los sectores agricultura, servicios y construcción. La actividad agrícola ha perdido casi 4,0 puntos porcentuales de participación en el empleo total, es decir, 33 mil trabajadores abandonaron dicha actividad cada año para emplearse en algunos de los sectores con demanda creciente.

En el siguiente gráfico oficial, compárese la Población Económicamente Activa- PEA del agro con la minería.

PERÚ: DISTRIBUCIÓN DE LA PEA OCUPADA POR RAMA DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, 2007 Y 2012  (Porcentaje)

www

Nota: – Las bases de datos han sido actualizadas con proyección de la población en base a los resultados del Censo de Población y Vivienda del 2007. Fuente: INEI – Encuesta Nacional de Hogares sobre Condiciones de Vida y Pobreza, continua 2007 y 2012. Metodología actualizada. Elaboración: MTPE – DGPE – Dirección de Investigación Socio Económico Laboral (DISEL).

La supremacía del agro es evidente y para mayor  detalle veamos el cuadro siguiente:

PERÚ: DISTRIBUCIÓN DEL EMPLEO POR RAMA DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, 2007 – 2012

sdcscsc

Nota: La base de datos ha sido actualizada con proyección de la población en base a los resultados del Censo de Población y Vivienda del 2007. Fuente: INEI – Encuesta Nacional de Hogares sobre Condiciones de Vida y Pobreza, continua 2007 y 2012. Metodología actualizada. Elaboración: MTPE – DGPE – Dirección de Investigación Socio Económico Laboral (DISEL).

Por todo lo expuesto hasta aquí, resulta condenable la incomprensión del gobierno sobre la potencialidad estratégica  del agro para reactivar la economía. Por el contrario, no solo lo desatiende sino lo agrede con medidas contraproducentes, enviando las fuerzas represivas contra los agricultores como lo viene haciendo en el valle de Tambo. Los ministros vociferan tildando de delincuentes a los agricultores que se oponen a sus planes entreguistas.

Todos los paquetes reactivadores ignoran al agro y el gobierno acaba de quitarle lo poco que le quedaba para su defensa frente a la agresión extranjera al desactivar la franja de precios que protegía la producción nacional  frente a la competencia desleal de productos extranjeros subsidiados. Entonces díganme ustedes: ¿Si ese fuera el caso nuestro, como agricultores, no seríamos capaces de protestar como lo vienen haciendo ellos? ¿Por qué seguir soportando tanto abuso? ¿Acaso es sagrado el Estado de Derecho antidemocrático y entreguista?

La ceguera gubernamental

Para un futuro sostenible del desarrollo nacional, es fundamental considerar que el agro es fuente inagotable de riqueza de permanente renovación que cumple una función social de alimentar a la población y una función económica de proveer de insumos a otros sectores contribuyendo directa e indirectamente en la formación del PBI. Por el contrario, la minería agota nuestro stock de riqueza en beneficio mayor para las potencias extranjeras pero no regenera lo que extrae y por lo tanto es una fuente no renovable.

52

Sin ser excluyentes podemos señalar que el agro, en comparación con la minería tiene una ventaja abrumadora en cuanto a la salud humana. No solamente por  la producción de alimentos sino también, por sus beneficios ambientales. Brinda un servicio invalorable a la humanidad porque absorbe del aire el gas venenoso CO2 y arroja oxígeno a la atmósfera. Sin esta función del agro, la vida como la conocemos sería imposible.  Es por ello un factor esencialmente descontaminante de nuestro medio de vida y garantía de sobrevivencia humana.

En cambio la minería es cuestionada precisamente por ser contaminante no solamente en su extracción, sino también en su procesamiento y uso. Pero hay una falacia cuando se acusa de anti mineros o terrorista anti mineros a quienes la cuestionan. El cuestionamiento no es a la minería en sí, como actividad cuya producción es indispensable, sino a la contaminación, al modo de explotación entreguista, atentatorio contra nuestro desarrollo autónomo.

bbhjj

Por consiguiente, el cuestionamiento es contra todo tipo de contaminación y no solo minera.  Igual se rechaza la contaminación industrial y de otros sectores. El agro explotado industrialmente también contamina cuando utiliza insumos venenosos y arroja gases venenosos al medio ambiente, producto del uso de combustibles fósiles y concentrados alimenticios pecuarios para la producción en escala como sucede en los países dominantes.

Esto no sucede en el Perú donde más del 90 %  son pequeñas parcelas orgánicas que por razones económicas no usan insumos químicos, ni maquinaria ni avionetas pulverizadoras. Perú es líder mundial en producción orgánica de alimentos inocuos que son exportados bajo estrictas certificaciones internacionales.

Pues bien, después de haber demostrado la supremacía del agro sobre la minería en cuanto su participación en el PBI, exportaciones, aportes al presupuesto público, generador de capitales nacionales y empleo masivo.  Así como también, haber mostrado la historia con la variación de la estructura económica hasta el reinado del neoliberalismo. Ahora, me propongo demostrar la potencialidad económica del agro actual como alternativa estratégica al vigente modelo mono dependiente extractivista  primario exportador de materias primas.

El agro peruano tiene centenares de cultivos, crianzas terrestres y acuáticas, producción forestal, artesanal, agroindustrial y otros rubros explotables como negocios en turismo de diversa índole, folklore, silvicultura, etc.  Casi en su totalidad estos negocios son conducidos por inversionistas  individuales y en menor medida personas jurídicas diversas. Nuestra biodiversidad nos permite disponer de una serie de productos originarios y exóticos en los que tenemos ventajas competitivas y ecológicas.

Ya he dado cuenta de lo que significó el algodón peruano en el pasado en la economía nacional antes de ser abandonado como rubro estratégico del desarrollo nacional y de las preferencias del neoliberalismo que ha cambiado el rumbo de nuestro país bajo los interese de la inversión extranjera depredadora de nuestros recursos naturales. Toca ahora demostrar la potencialidad del agro como alternativa para un cambio hacia la diversificación económica para salir de la mono dependencia.

Aunque son cientos los rubros de negocios disponibles en el agro, me ocuparé de un solo cultivo que sirva de muestra de lo que se puede hacer con otros cultivos y otros negocios agrarios. Se ha hablado mucho de la importancia de las inversiones mineras por el monto de sus inversiones y su contribución al sostenimiento del presupuesto nacional. Muchos creen que es la única alternativa y hablan que el Perú es un país minero, que trae progreso, etc. Tienen esta mentalidad porque ignoran las potencialidades agrarias y no conocen la realidad rural. Muchos de ellos nunca han salido de sus oficinas burocráticas.

Concretamente me referiré a la economía del café.  Uno de los tantos cultivos pero que tiene una enorme función económica, social y de lucha contra el narcotráfico. Es un cultivo de las zonas más alejadas del gobierno central y de sus políticas, donde no hay presencia estatal de apoyo. Sin embargo da origen y dinamismo económico social a una amplia red a los largo de la cadena económica hasta llegar a los mercados y consumidores finales en los cafetines públicos y privados.

En el Perú se cultivan alrededor de medio millón de hectáreas de café aunque lo computado por el último censo es de 425, 400 has. En el año 2011 con esta superficie sembrada se exportaron según la SUNAT  y AGRODATA , 292,616,624 kgs,  por un valor de US $ FOB 1,575,653,222 . Esta sola cifra supera largamente los 1200 millones US$ previstos  para la inversión en el proyecto minero “Tía María”.

Pero la diferencia sustancial consiste en que el valor de la inversión y exportación minera se va fuera del país para no retornar. En cambio, las divisas obtenidas por el café peruano se quedan en el país para incrementar nuestras reservas, para impulsar nuevas inversiones y proyectos en diversos sectores (incluyendo minería) financiados por la banca depositaria del dinero de los caficultores peruanos.

¿Y quiénes son los inversionistas caficultores de nos traen miles de millones de divisas cada año?  Nada menos que campesinos  migrantes de la serranía en situación de pobreza ya que el 85% de ellos solo tienen entre 0.5 ha y 5 has. ¿Bajo qué condiciones de trabajo? En condiciones paupérrimas, en desamparo estatal, sin asistencia tecnológica, ni seguro de salud, sin sueldo, gratificaciones ni jubilación.

En estas condiciones, los rendimientos productivos son necesariamente bajísimos, mayormente de 8 quintales por hectárea de un óptimo de 60 qq/ha. Entonces, si trabajando en estas condiciones son capaces de captar divisas por más de 1,500 millones de dólares cada año tenemos que, con elevar 5 veces el rendimiento a tan solo a 40 qq/ha, a los precios del 2011, la economía del café hubiese aportado, US$ 7,878,266,110 anuales superando a los más grandes proyectos mineros. Solo es necesario tecnificar el cultivo para alcanzar este rendimiento en pocos años. Todo lo que se puede hacer reduciendo realmente la pobreza sin necesidad de programas sociales asistencialistas artificiales.

Todo esto con pequeñísimos capitales nacionales y sin contaminación alimenticia ni ecológica. Pero la economía del café no es solo exportación. Su amplio espectro cubre todo el entorno de la producción desde la provisión de insumos, jornales de trabajo, herramientas, envases, maquinas despulpadoras e instalaciones de secado, acopiadores, transporte a los centros de comercio y almacenamiento antes de entrar a los siguientes eslabones de la cadena como se muestra en el gráfico post cosecha a continuación.

2587

Entonces considerando todo el circuito económico podremos ver la capacidad del cultivo del café en toda su dimensión económica, social, laboral, financiera, comercial y lo que representa en movimiento de capitales. Esto sin considerar su contribución a la lucha contra el narcotráfico, siendo un cultivo alternativo a los ilícitos.  Actualmente, Perú es el primer productor de café orgánico en el mundo y posee un alto potencial para seguir expandiéndose. ¿Se imaginan ustedes lo que pasaría si la inversión extranjera minera invade los valles cafetaleros?

Podría seguir señalando muchas otras ventajas de la economía del café pero me estoy excediendo en extensión de este escrito. Solamente agrego que: Si un solo cultivo tiene una potencialidad económica y social superior a los proyectos mineros, es de imaginarse si a esto sumamos todos los otros cultivos, crianzas y demás actividades rurales. ¿Se imaginan los neoliberales la masa de dinero que movería el agro con solo prestarle un poco de atención estatal? ¿Se justifica entonces la serie de sufrimientos por causa de la inversión minera extranjera? ¿Cómo es que los gobernantes no puede ver la ironía de esta realidad económica?

Mayo 2015

Anuncios

2 pensamientos en “AGRO Y MINERÍA

  1. que plantea entonces??? una actividad minera por parte de empresas estatales???? porque no se dice nada con respecto a la minera informal, Puerto Maldonado, Puno, Piura y otras que dan un valor agregado negativo como son prostitución infantil, consumo de drogas, pérdida de valores de nuestra sociedad y lo más preciado que tenemos nuestra juventud, finalmente el enorme grado de contaminación que dejan a su paso, vaya visite las minas de la Rinconada o Ananea en Puno, minas de Mazuco en Pto.
    Finalmente todo lo que se produce o se saquea en estas minas igual son vendidas al extranjero haaaa pero viene algo más “estos informales no pagan impuesto” entonces así quienes realmente ganan???? el agro??? las comunidades que beben agua contaminada???, o nuestra niñez que crece en la informalidad???

    Me gusta

    • Hola Miguel: Gracias por tu comentario. Lo que planteo y propongo es mirar hacia atrás cuando el agro era lo principal para ver la supremacía sobre la minería. De este modo nos daremos cuenta lo que hemos perdido al abandonar el agro que no contamina por algo que no solo cotamnina sino que nos hace perder riqueza. Trabajar a pérdida no es bueno. La minería informal altamente contaminante proviene de esta equivicación gubernamental de abando al agro. Los mineros informales provienen del agro abandonado y mísero. Si el agro fuese rentable nadie tendría que ir a buscar ingresos por minería artesanal. Si lo hacen es por necesidad. Hya diferencias sustanciales que debemos corregir. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s