LA SITUACIÓN AGRARIA

Escribe: Milcíades Ruiz

La economía política es una herramienta importante para evaluar la evolución de la vida nacional e internacional. Pero quienes la usan lo hacen desde su propia perspectiva ideológica. Entonces entran juego valoraciones diferentes “según el cristal con que se mire”. Escuchamos decir que las inversiones constituyen el motor del desarrollo porque hacen crecer el PBI, generan empleo, etc. En términos generales es una verdad que se acepta como que dos más dos son cuatro.

Sin embargo, la aplicación de esta premisa suele ser diferente y hasta contradictoria. Algunos lo hacen pensando única y exclusivamente en los inversionistas extranjeros y por consiguiente, hay que darles todas las facilidades para que inviertan en el país, tentándolos con jugosas ganancias, aun a costa de regímenes especiales en materia de impuestos y legislación laboral, etc., a fin de brindarles como atractivo la más alta rentabilidad.

Con ello, los números estadísticos de nuestra economía crecen y la vanagloria nos induce a decir que somos un país que crece más que los demás de la región. Pero en la realidad ese crecimiento del PBI es artificial pues tiene un plus generado por la inversión extranjera y que no es nuestro. Por ser ajeno ese producto se irá al extranjero como se van las utilidades de la inversión foránea que nos deja solo su carroña.

Entonces nuestro crecimiento es solo aparente y si la inversión extranjera se retira volvemos a quedar desvestidos, después de haber perdido gran parte de nuestros recursos naturales no renovables. Algunos inversionistas extranjeros ni siquiera necesitan traer capital pues para eso está el dinero de los peruanos depositados en los bancos locales dispuestos a financiar proyectos rentables. Aun el banco agropecuario (Agrobanco) puede hacerlo en desmedro de su función.

Pero partiendo de la misma premisa de que inversión es trabajo y es crecimiento, podemos entender también, que estamos hablando no solamente de inversionistas extranjeros, sino fundamentalmente de inversionistas nacionales, pues lo que producen los peruanos se queda totalmente en el país y no se va para potenciar a nuestros depredadores. Lo invertido y capitalizado se queda para la expansión reproductiva nacional. En este caso es el país el que se capitaliza y crece realmente. Así lo ha hecho China cuyo empoderamiento económico es indiscutible.

¿Por qué entonces, no dar a los inversionistas nacionales los estímulos de rentabilidad para que capitalicen y acumulen poder económico como sí, se otorga a los inversionistas extranjeros? Las respuestas son muchas, pero privilegiar la inversión extranjera significa segregar a los inversionistas nacionales. Veamos los resultados de esta segregación en el sector agrario que, en el Perú, tiene el mayor número de inversionistas. Los productores agrarios son cerca de dos millones y medio pero la gran mayoría de ellos son pequeños inversionistas que trabajan con su propio capital y tienen bloqueado su crecimiento económico.

En total, el crecimiento de la economía peruana en el año 2016 fue de 3,9 % (Variación porcentual anualizada – Año base 2007). En el siguiente gráfico del INEI, se puede apreciar el crecimiento mensual de nuestra economía del 2008 al 2016, lo que nos permite ver el deterioro en el tiempo transcurrido.

1

En cuanto al sector agrario, el INEI con la información proporcionada por el Ministerio de Agricultura- Minagri, reporta lo siguiente: La contribución del sector agrario al crecimiento del PBI nacional en el año 2016 ha sido apenas de 0,1 puntos, como se aprecia en el siguiente gráfico.

CONTRIBUCIÓN SECTORIAL AL PBI 2016

2

En detalle, el sector agrario (cultivos más crianzas) en el año 2016 registró un crecimiento de 1,8% en comparación al mismo periodo del año 2015, debido al incremento del subsector agrícola en 0,60% y del subsector pecuario en 3,63% (industria avícola fundamentalmente).

3

A pesar de que el subsector agrícola tiene mayor ponderación en la medición del PBI sectorial, sin embargo, el magro resultado de 0,6% es muy triste si consideramos que incluye a toda la agricultura familiar que constituye la más amplia mayoría de agricultores cultivadores. Si no fuese por la agricultura de exportación los resultados del subsector agrícola estarían en rojo. Esto, debido a que el sector privilegiado de inversionistas tuvo todo a su favor, determinando mayor producción en cultivos de exportación en manos de grandes inversionistas con régimen especial: uva creció 15,37%, espárrago 1,82%, palta 20,22% y páprika 45.40% (capitales chilenos en uva y espárragos, pero también españoles, ingleses, etc.)

Por el contrario, la agricultura segregada registró menor producción en Quinua 26,51%, cebolla 7,25%, maíz amiláceo 10,79%, algodón rama 35,34%, papa 3,99% y maíz amarillo duro (-14,49%) que son cultivos de pequeños agricultores. La corrupta importación de alimentos, desalienta la inversión de los productores nacionales que tienen una función social. Como es obvio, casi todo el campesinado terminó el año con pérdidas económicas (menos cosechas, menos ingresos).

5

La superficie sembrada de los principales cultivos, según campaña de agosto-diciembre correspondiente al nuevo gobierno, alcanzó a 1 258,7 mil hectáreas, inferior en -9,93% respecto de la campaña anterior en el mismo periodo; este resultado es producto de la menor siembra de cereales -13,42% (trigo, maíz amarillo duro, maíz amiláceo, arroz, cebada grano y quinua), de hortalizas -8,91% (pimiento, tomate, zapallo, zanahoria, ajo y cebolla). Las raíces y tubérculos cayeron en -5,51% (papa, yuca, camote y olluco), las legumbres -9,77% (frijol, pallar, haba grano y arveja grano) y los productos de fibras -1,83% (principalmente algodón).

Sin embargo, el ministro del ramo orondamente anuncia un crecimiento del 3,5% en el 2017. Habrá que despertarlo pues solo quedan 4 meses para terminar la campaña agrícola meteorológica anual con todo el lastre de daños climatológicos a la economía de los inversionistas agrícolas segregados.

AGROBANCO

Según datos oficiales Agrobanco, la entidad financiera adscrita al Ministerio de Agricultura, terminó el año con un saldo negativo. Resultado neto del ejercicio 2016: – S/. 94’849,246 vs S/. 17’325,926 del 2015.

La Utilidad Neta (-S/ 94.85 millones) disminuyó en 647.4% respecto al mismo periodo del año anterior (S/ 17.33 millones) explicado principalmente por un incremento de S/ 134.45 millones (MM) en las provisiones para créditos directos como consecuencia de un deterioro de cartera que privilegió a las grandes empresas. La morosidad se incrementó considerablemente.

A mediados del año 2016 ya los 10 principales créditos refinanciados a grandes empresas, concentraban el 24.10% del total de créditos refinanciados, mientras que los 50 principales créditos refinanciados representaban el 46.0%. A diciembre 2016, los créditos vencidos llegaron a S/ 106.84 MM mayor en 5.07 puntos porcentuales al 2015 que fue de S/ 21.87 millones. En estas circunstancias el gobierno le ha tenido que inyectar 150 millones de soles como auxilio de salvataje.

Al 2016, Agrobanco tenía en cartera 105,955 créditos vigentes, de los cuales el 62.4% son atendidos con recursos propios y el 37.6 % son clientes del Fondo Agroperú (Administrado por encargo del Ministerio de Agricultura). En el siguiente cuadro se puede evaluar el desempeño comparando diciembre 2015 con el mismo mes 2016 pero también lo acumulado a junio 2016 y se verá el incremento inusitado en créditos de capital a las empresas forestales mayormente de exportación de nuestros recursos naturales.

Curiosamente, los préstamos para uva a junio del año pasado ya copaban el 23% de la cartera y a diciembre ascendieron a S/. 403.17 millones, como ningún otro cultivo y los beneficiarios mayormente han sido agroexportadores e inversionistas extranjeros. Uva es lo que más se ha exportado en el 2016. A mediados del 2016 ya los 50 principales clientes copaban la tercera parte de las colocaciones (33.8%) dejando relegados a los pequeños inversionistas. De los 106 mil prestamistas, los 50 grandes prestatarios se llevaban la tercera parte de la cartera de colocaciones. Agrobanco depende orgánicamente del Ministerio de Agricultura y se entiende que su prioridad son los pequeños agricultores pero no es así, pues siendo un banco estatal sus fondos han sido orientados a las grandes empresas.

6.png

Las colocaciones por tipo de crédito han ido disminuyendo para las micro y pequeñas empresas, pasando de 81% en el 2011 a 51,3% en el 2016 como se aprecia en el siguiente gráfico. En cambio se han dado mayores créditos a los medianos 39.9% y, 8.8% para las empresas grandes y corporaciones.

7.png

En los siguientes gráfico se puede ver el desastre a junio 2016 en que los créditos vencidos, los refinanciados y en cobranza judicial pesan más que los créditos vigentes. El mayor porcentaje de colocaciones crediticias agrarias está problemas y son las grandes empresas las que no permiten recuperar el dinero que pertenece a todos los peruanos. A esas empresas les conviene más seguir trabajando con el dinero estatal refinanciando la deuda.

8

9

Justificaciones habrán muchas pero sería bueno que la Comisión Agraria del Parlamento haga las indagaciones correspondientes para mejorar el desempeño de las instituciones del sector. El mandato de la Constitución de la República es muy claro: “Art. 88. El Estado apoya preferentemente el desarrollo agrario” (…). Sería bueno que los parlamentarios del Frente Amplio fueran consecuentes.

Con el dinero de los contribuyentes se construyen grandes irrigaciones cuyos proyectos de obras son entregados a empresas como ODEBRECH en Olmos y CHAVIMOCHIC (valles de CHao, VIrú, MOche y CHICama). También suele suceder con otras grandes obras de irrigación (Majes entre ellas) y otras obras públicas. El dinero empleado en estos proyectos no ha sido recuperado por el Estado y ha pasado al olvido. Las tierras de estas irrigaciones se entregan seguidamente a empresas agroexportadoras mediante subastas sin dar acceso a los pequeños inversionistas agrícolas, muchos de los cuales son dueños aborígenes de esas tierras ancestrales de la irrigación.

La situación agraria en los actuales momentos es que hay una segregación económica y social que impide el empoderamiento del campesinado y productores agropecuarios en general. Esta segregación proviene de las políticas de Estado. El desaliento de la pequeña inversión agraria trae como consecuencia la migración del campo a la ciudad, de la sierra a la costa y a la selva. La alta presión demográfica en las ciudades genera delincuencia insoportable y en la selva fortalece el narcotráfico y la depredación de bosques amazónicos.

La situación agraria en síntesis se sigue deteriorando y no tiene perspectivas de mejoramiento estructural. Esta situación no cambiará mientras haya indiferencia política y los interesados no accionen para lograr revertir las condiciones actuales.

  • INEI -informe-técnico N° 02. Produccion-nacional-dic 2016 emitido: 15 Febrero 2017
  • AGROBANCO: ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE LA GERENCIA al IV trimestre de 2016.
  • AGROBANCO NOTAS A LOS ESTADOS FINANCIEROS al 31 de Diciembre de 2016 y al 31 de Diciembre de 2015
  • Equilibrium Clasificadora de Riesgo S.A. 29 de setiembre de 2016.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s