EL FRACASO ES DE LA DERECHA GOBERNANTE

Escribe: Milcíades Ruiz

En algunos los pueblos pequeños del Perú la vida es fantasmal por el silencio en sus calles. Nadie compra, nadie vende, ni se divierte ni transitan viajeros. No corre dinero porque su producción es para el autoconsumo. No hay comercio, no hay negocios, salvo la bodeguita que languidecen por falta de movimiento. En cambio, hay otros pueblitos bulliciosos que, por lo menos en las ferias dominicales sucede todo lo contrario y por ello siempre están creciendo en diversos aspectos porque hay dinero en movimiento. Este crecimiento depende del ritmo del movimiento económico. Si pierden ritmo dejarán de crecer y vendrá la decadencia. Esto mismo sucede a nivel internacional cuando los países pierden el compás del movimiento económico.

Hay muchos ejemplos de pueblos prósperos y decadentes. Si los pueblos están vinculados al mercado siempre crecerán en la medida que saquen provecho de sus ventajas, produciendo lo que es más rentable y capitalizando excedentes. El agricultor de un pueblo lejano puede hacer florecer la industria de la capital generando empleo y prosperidad económica sin estar supeditados a la inversión extranjera que depreda. Es que, cuando el campesino tiene liquidez, compra ropa, medicinas, herramientas, fertilizantes, tecnología y toma sus cervecitas. Tres millones de productores agrarios demandando lo que la industria produce es una potencialidad que funciona como motor de crecimiento nacional.

Lo mismo podemos decir de otros sectores sociales como el caso de los profesores en huelga. Un aumento remunerativo les otorgará mayor poder adquisitivo haciendo crecer los negocios de otros sectores, con lo cual generan movimiento económico que recompensa con creces lo recibido. Y si todos los sectores elevan su capacidad de compra, el crecimiento de los negocios está asegurado, y consiguientemente habrá crecimiento de la totalidad nacional.

Es que la producción nacional depende de la demanda. A mayor demanda mayor producción y viceversa. Pero la demanda o, gasto de la gente, depende del poder adquisitivo. Si se pierde este poder, todo el edificio económico se paraliza y decae. Si no hay liquidez se compra menos y las ventas caen. Además, la población sigue aumentando y la estructura económica debería estas en capacidad de absorber la mayor demanda de empleo. De lo contrario ocurrirá un desequilibrio que se traduce en delincuencia por desempleo.

De allí la necesidad de mantener un crecimiento acorde con las necesidades de empleo. Este es lo ideal para un gobierno y esa es la clave para el mérito de una gestión. Elevar el poder adquisitivo de un país le otorga mayor capacidad de pleno empleo. Esto se consigue con una estrategia apropiada para un modelo de desarrollo sostenible a lo largo del tiempo. Si nos supeditamos solamente a la inversión extranjera depredadora para vivir de su carroña, el futuro del país estará en grave riesgo para las generaciones posteriores.

En estos días jubilares por Fiestas Patrias, toda la atención del país ha estado concentrada en evaluar el desempeño del gobierno actual al año de haber asumido la conducción del país. Se esperaba que le Presidente de la República rinda cuentas de su primer año de gestión ante el Congreso de la República. Sin embargo, la decepción ha sido general por la pobreza de su mensaje que no puede llamarse rendición de cuentas, sector por sector. Solo justificó su mala gestión culpando al “Niño costero” y a la corruptela del caso “Lava Jato”.

Aun así, todo quedó como un acto protocolar solamente para cumplir con la tradición y nada más. ¡No pasa nada! La representación nacional ha sido burlada pero ni siquiera ha protestado porque son parte de lo mismo, la derecha gobernante. Desde temprana edad los peruanos somos acondicionados para pensar y obrar conforme a las conveniencias del sistema de dominación. Por reflejos condicionado nos alegramos, entristecemos, reaccionamos con ira y nuestra ideología general manipulada nos induce comportamientos prefabricados.

Nuestra mente está condicionada para entender que cuando hablamos del gobierno nos estamos refiriendo solo al Poder Ejecutivo y cada 28 de julio se rinde honores al presidente como una divinidad generando toda la expectativa en torno a su figura. “El Presidente personifica a la nación” es el sello que han estampado en nuestras mentes y nadie lo discute. Pero si nos sobreponemos a la alienación podremos darnos cuenta que un país se gobierna mediante leyes. Gobierna el ente que dicta las leyes y la responsabilidad del Ejecutivo es solo hacer cumplir las leyes. Un rol esencialmente administrativo.

Visto así, entonces no es kuczynski el que gobierna sino el fujimorismo que actualmente tiene el poder totalitario para emitir las leyes. Si el Ejecutivo quiere emitir decretos legislativos tiene que tener el consentimiento del fujimorismo. En buena cuenta es el fujimorismo el que manda y así lo ha hecho saber autoritariamente sometiendo al Ejecutivo a su conveniencia. Pero nadie quiere entender esto y se sigue con la cantaleta de decir “el gobierno de Kuczynski” cargándole todo el peso de la responsabilidad cuando es solo un gerente que solo sigue el mandato del ente gobernante. En todo caso, se trata del gobierno de la derecha en su conjunto y el fracaso gubernamental es compartido.

Esto es lo que nos corresponde enarbolar como slogan. La derecha es un fracaso como gobierno. Pruebas al canto. El crecimiento económico ha sido por debajo de lo esperado a pesar de que en el cálculo del PBI siempre está presente Mandrake arreglando cifras sin pruebas solo a “ojo de buen cubero”, confiados en declaraciones simples sin constatación. Por eso, es mejor tomar las cifras del SUNAT que necesariamente están contabilizadas con documentos probatorios sobre los que se aplica el IGV, cuyo monto sube o baja según el movimiento económico. Así, tenemos lo siguiente:

RECAUDACIÓN TRIBUTARIA – PRIMER SEMESTRE 2017 En millones (S/) Variación (anual)

Ene 7.930 -8.3%
Feb 6.383 0,5%
Mar 7.864 -13.8%
Abr 8.797 -4,7%
May 6.660 -5,8%
Jun 6.392 -10,2%
Ene – Jun 44.026 -7,4%

Fuente: Sunat

Como se puede apreciar, durante cinco meses, la recaudación ha sido negativa frente al mismo mes del año pasado. Es decir en vez de crecer nuestra economía se ha contraído en términos reales y con pruebas en comprobantes de pago. La recaudación ha caído por varios motivos pero fundamentalmente porque los negocios han decaído. A menor facturación, menor recaudación del IGV, caída de los ingresos estatales, menores ingresos para productores y vendedores, menos empleo, menos liquidez, caída de poder adquisitivo, más delincuencia y mayor sufrimiento para nuestro pueblo.

Esto se suma a lo que se arrastra del año pasado como lo señala el BCR (Reporte de Inflación). “Los ingresos corrientes del gobierno general en 2016 cayeron 4,1 por ciento en términos reales, y fueron equivalentes a 18,5 por ciento del PBI. El deterioro de los ingresos fiscales durante el año (en 1,5 puntos porcentuales del PBI), reflejó el impacto que tuvo la desaceleración de la demanda interna, particularmente sobre el Impuesto General a las Ventas (IGV), y el incremento en las devoluciones de impuestos por exportaciones, recuperación anticipada del IGV, y la caída de los ingresos no tributarios asociados a regalías y canon petrolero, principalmente”. Sabido es, que a las transnacionales mineras se les devuelve más de lo que tributan en algunos meses.

Entonces, no todo puede ser atribuido al “Niño costero” gracias al cual el sector pesca tuvo un inmenso crecimiento que amortigua con creces la caída total pues de enero a mayo ya había crecido 91,72% en relación con el mismo periodo del año pasado. Y que no nos vengan con que la caída en minera e hidrocarburos se debe al Niño costero. Hubiera sido más creíble si el presidente decía con franqueza el chantaje que hay detrás de todo, maquinando con soberbia la liberación del terrorista de Estado Alberto Fujimori. Que, el diálogo político con Keiko tiene este ingrediente. Pero no tiene el coraje para ello.

La prostitución mediática resalta las divergencias en la izquierda pero oculta el divisionismo de la derecha que es más atroz porque es inmoral. Pero corresponde a los voceros de la izquierda el esclarecimiento del fracaso de la derecha y demostrar por qué la derecha no es alternativa para solución de los problemas que afronta nuestro pueblo. No estaría mal tampoco, que la representación parlamentaria del Frente Amplio rindiera cuenta a sus electores de su labor tras el primer año de gestión. O será mucho pedir.

Julio, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s