¿EL IMPERIO SE DESMORONA?

Escribe: Milcíades Ruiz

  • El poder judío lo empuja contra los musulmanes
  • Impotente ante Norcorea que lo desafía y humilla
  • Fracasa en su empeño de someter a Siria
  • Obligado a retirarse del acuerdo con Irán para cerrar filas con Israel
  • La Unión Europea se niega a seguirle y se rebela
  • Condenado por traslado de embajada a Jerusalén en perjuicio de Palestina
  • Déficit fiscal se acerca al billón de dólares
  • El país más endeudado del mundo. Deuda pública supera el 100% del PBI
  • China y Rusia se le filtran a su patio trasero
  • La UE se acerca a Rusia y China para pactar acuerdos y negocios
  • La UE amenaza liberarse de EE UU

Cuando una atadura empieza a desatarse por sí sola es que está ocurriendo algo que está desbaratando la integración de las partes. Si no se detiene este proceso el colapso es inevitable. Esto parece estar sucediendo en el bloque capitalista montado tras la segunda guerra mundial para impedir la expansión política de la ex Unión Soviética. EE UU, que no había sufrido los estragos de la guerra por estar lejos del área del conflicto, utilizó el fantasma del “comunismo” para poner bajo su férula a los países vencidos (Japón y Alemania) pero también a los países europeos invadidos por los nazis que habían quedado arruinados y endeudados. Hizo gran negocio financiero con ellos apoyando su recuperación económica y desarrollo, a cambio de tenerlos como aliados económicos y políticos.

El establecimiento del dólar como divisa internacional en reemplazo del patrón oro, le dio mayor consistencia al bloque anticomunista y a la hegemonía norteamericana. Durante setenta años este bloque occidental ha operado férreamente bajo la tutela de EE UU, pero el costo es ya insostenible: gastos de defensa con bases militares estratégicas, alianzas militares continentales, enorme aparato de espionaje en todo el mundo y gran parte del soporte económico, político y militar en las operaciones represivas contra los movimientos de liberación en Asia, África y América Latina. Esas condiciones, han venido variando y de ser favorables, se han convertido en desfavorables inconteniblemente.

Es que todo proceso no es estático, pues tiene que cumplir un ciclo inexorable aunque este dure un instante o, millones de años. Surge, se desarrolla, florece y decae hasta extinguirse. En este caso, la hegemonía de EEUU ha empezado a dar señales de decadencia que explican su situación actual. El poder no es eterno pero el poderoso no acepta perder la supremacía sobre los demás y se aferra a él con todas sus fuerzas hasta que estas, empiezan a desfallecer. Puede aparentar y alardear amenazas pero la dura realidad es cruel. A nadie se le ocurrió pensar que la Unión Soviética generaría su propia destrucción y sin embargo, ocurrió.Israel.png

Estos días han circulado las noticias en torno a la decisión de EE UU de retirarse del acuerdo nuclear que conjuntamente con otras potencias firmó en el 2015 con Irán, (Plan Integral de Acción Conjunta- JCPOA). Siendo un convenio internacional, este retiro unilateral de uno de los miembros firmantes constituye un atropello al derecho internacional pues no respeta el compromiso jurídico pactado. ¿Pero por qué EE UU hace lo incorrecto sabiendo que pierde credibilidad? ¿Qué hay detrás de esta decisión incoherente? A continuación trataré de aportar al entendimiento de este caso con una versión distinta a la difundida por el poder mediático.

Como se recordará, Irán estaba desarrollando un programa nuclear que las potencias militares consideran de su exclusividad. Eso motivó que EE UU y sus aliados europeos aplicaran a este país persa, una serie de sanciones económicas. Un nuevo gobierno iraní cambió la política de enfrentamiento y llegó a un acuerdo con los países agresores. Irán se comprometía a no desarrollar armamento nuclear limitándose a fines pacíficos, a cambio de que se levantaran las sanciones. Este acuerdo se adoptó a través de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU. EE UU celebró esto como una victoria histórica. Irán abrió las puertas a la inversión europea y a su mercado, estableciéndose lazos comerciales de envergadura.

Pero lo que quería EE UU era apoderase políticamente de Irán y aislar a Siria que es limítrofe con Israel. Sin embargo, siendo Irán un país islámico, decidió apoyar a Siria, (también musulmán) en su lucha contra el terrorismo islámico y la oposición apoyada por EE UU para derrocar al gobierno sirio. Rusia intervino en el conflicto y con su apoyo, el gobierno sirio ha vencido a sus enemigos. EE UU trató de invadir Siria con los mismos pretextos que usó para invadir Irak y Afganistán pero fracasó. Ante esta situación, Israel espantado por la presencia de tropas iraníes en el sur de Siria lanzó por su cuenta un operativo militar para destruir el poderío iraní mientras que por otro lado EE UU saboteaba a Irán retirándose del acuerdo pactado y así poder intervenir en favor de Israel.

Acto seguido EEUU propició el traslado de embajadas incluyendo la suya de la capital de Israel Tel Avid, a Jerusalén para ganar posiciones contra Palestina, desatando iras de los afectados. Israel abrió fuego de guerra y mató decenas de palestinos lo que, es motivo de condena mundial. Palestina es un país reducido al tamaño del departamento de Lambayeque por la invasión militar de Israel que lo ha partido en dos pedazos separados y aislados en un territorio ocupado por la fuerza: Gaza y Cisjordania. La matanza ocurrió en la franja de Gaza que tiene apenas 365 km2 cercada por Israel, cual si fuera un campo de concentración del que no puede salir la población sino por una reducida frontera con Egipto.

EE UU se propone hundir económicamente a Irán para debilitarlo en favor de Israel para lo cual ha anunciado que aplicará sanciones económicas y financieras. No solo contra Irán sino también contra todo aquel que no siendo iraní, haga transacciones con este país para comprar, vender, o prestar servicios financieros, transfiriendo dinero bancario, o utilizando dólares. Pero estas represalias afectarán los negocios de las empresas europeas estén o no en Irán, lo cual es rechazado por la Unión Europea. Esto también se trae abajo las expectativas europeas de surtirse del gas iraní como alternativa de menor costo al que viene de la problemática Rusia. Irán es el tercer mayor productor de petróleo de la OPEP.

Siendo así, las empresas europeas corren el riesgo de perder sus negocios y ser sancionados sin tener culpa alguna. Todo por defender a Israel y no a Europa. Esto ya es inaceptable para la UE que desobedecerá el mandato político de EE UU. El órgano ejecutivo de la Unión Europea oficialmente ha anunciado que protegerá a las empresas europeas que hacen negocios con Irán, frente a las renovadas sanciones de Estados Unidos. Es más, se dispone a “eliminar los obstáculos para que el Banco Europeo de Inversión (BEI) decida financiar actividades en Irán” eludiendo así el bloqueo norteamericano usando euros y no dólares.

Por su parte, la canciller de Alemania Angela Merkel, ha dicho: “Ya no podemos confiar en que EE.UU. nos proteja. Europa debe tomar su destino en sus propias manos, es nuestro desafío para el futuro”, Washington no es capaz de defender al Viejo Continente de los conflictos mundiales, algunos de los cuales tienen lugar “a las puertas”. Acto seguido programó su viaje a Rusia a reunirse con Putín que, ni tonto ni perezoso lo esperó con un ramo de flores.

Ya el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, había manifestado: “A estas alturas tenemos que reemplazar a EE.UU., que ha perdido vigor como actor internacional y por lo tanto, a largo plazo, influencia”. Por lo demás, Europa ya está harta de los desplantes y reproches de Trump que les increpa el hecho de que EE UU carga con los gastos de protección sin que ella cumpla con poner la suya: el 2% del PBI de cada país para mantener a la OTAN montado por EE UU ante la amenaza de la Unión Soviética que ya no existe. El malestar se reflejó esta semana en la cumbre entre la UE y los Balcanes Occidentales en Sofía, Bulgaria, durante la cual los líderes de los Estados miembros alcanzaron un acuerdo para crear un frente unido contra Washington.

A esto se suma el bloqueo norteamericano mediante aranceles elevados hasta del 25% a las importaciones en material de acero y aluminio a partir del junio afectando a Europa y, Japón entre otros. La UE insiste en que debe ser eximida total y permanentemente de estas medidas estadounidenses pues no pueden ser justificadas bajo el argumento estadounidense de “seguridad nacional” y notificó a la Organización Mundial de Comercio (OMC) una lista de productos estadounidenses a los cuales el bloque europeo podría aplicar en el futuro aranceles de contra ataque a dichas medidas arancelarias, tal como ya lo hizo China.

También Japón ha notificado a la OMC que aplicará aranceles compensatorios a los aranceles estadounidenses a la importación de acero y aluminio, anunciando que aumentaría los aranceles sobre productos estadounidenses en alrededor de 50.000 millones de yenes (455 millones de dólares), para equiparar los daños arancelarios. Las medidas de “reequilibrio” dependerán de las medidas futuras de Estados Unidos y de sus efectos sobre las empresas japonesas, han dicho las autoridades.

Toda esta rebeldía no había sucedido antes, pero los acontecimientos mundiales vienen tomando un giro que muestra las grietas del bloque aliado Europa-EE UU., que se agrava con el creciente desarrollo de los vínculos económicos Europa-China. Pero lo más dramático para EE UU es que ya no cuenta con los medios para soportar el peso de su hegemonía. Para su mala suerte, les ha tocado un presidente que en su afán de recuperar la prestancia perdida actúa de una manera que acelera el deterioro.

Trump anda pidiendo al Parlamento ampliaciones presupuestales, pero según la Oficina Presupuestaria del Congreso (OPC), el déficit será de 804.000 millones de dólares en el 2018, un 21 % más que el de 2017 (3,5% del Producto Interno Bruto), previéndose para el 2019 un déficit de 981.000 millones de dólares. deuda usaSe calcula que para el 2020 el déficit pasará del billón de dólares. Todo esto, sin considerar la deuda pública pues EE UU es el país más endeudado del mundo y según dicha fuente, se encuentra en su máximo nivel desde la Segunda Guerra Mundial con proyección a llegar al 150% del PBI en el 2047. ¿Será el dólar una moneda confiable en el futuro? Al 6 de febrero de 2018, la deuda oficial del Gobierno de EE UU era ya de 104% del PIB, siendo China su mayor acreedor.

Viendo esta tendencia, es claro que EE UU lucha por mantenerse a flote y trata de aliviar el peso de la embarcación arrojando por la borda los sobrepesos empezando por los migrantes, en la creencia que así podrá salvarse. No se da cuenta que el problema no es el sobrepeso sino la pérdida de energía de sus motores económicos. De continuar así, no podrá ni soportar su propio peso. Las condiciones que favorecieron su acumulación económica a costa de los demás países del mundo han cambiado. Su predominio ha gestado su reverso, el mismo que ha venido mejorando su resistencia a tal punto que los métodos abusivos del pasado ya no son efectivos.

La oscuridad le está llegando a EE UU y a su red de poder. Le pasó lo mismo al imperio romano y a otros imperios. Es la ley universal.

Mayo 2018

Anuncios

3 pensamientos en “¿EL IMPERIO SE DESMORONA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s