UN BALANCE NECESARIO

Escribe: Milcíades Ruiz

Ha pasado un año desde el último proceso electoral en el que participaron varios partidos de izquierda y varios frentes políticos. Algunas agrupaciones de izquierda no tuvieron un buen desempeño porque no estaban en condiciones de competir. Fue vergonzoso ver a varias de ellas pugnando por colgarse del saco de quien tuviera inscripción electoral para no quedarse fuera de juego. Algunas se engancharon con Tierra y Libertad formando el Frente Amplio.

Otras se arrimaron a los fonavistas que tenían inscripción con “Democracia Directa” creyéndolos manejables, pero les salió el tiro por la culata y tuvieron que abandonar esta opción quedando fuera de combate. El hueso fue recogido por otro grupo de izquierda que postuló con Democracia Directa no pudiendo pasar la valla. Otra facción de izquierda se alineó con el candidato oficialista Urresti a quien su propio partido lo defenestró dejándolo fuera de carrera. Perú Libre, tuvo que renunciar a sus pretensiones para salvar su inscripción en tanto que otros grupos dispersos quedaron a medio camino.

Manifestantes puebloEsta situación favoreció al Frente Amplio en el sufragio ya que al no haber otra opción equiparable, capitalizo casi todos votos de la izquierda. ¿Cuánto hemos avanzado desde entonces? ¿Se han cumplido las metas previstas? ¿Hemos sabido aprovechar el desgaste político de la derecha? Es de esperarse que la izquierda este en mejores condiciones que el año pasado, que las agrupaciones se hayan fortalecido y que estén mejor preparados para afrontar las próximas elecciones municipales y regionales.

Hacer un balance evaluando desempeños, nos puede ayudar mucho a mejorar la gestión política. Si no se hace esta evaluación, las agrupaciones de izquierda continuarán a la deriva y sin horizonte. Una evaluación de las potencialidades, debilidades, amenazas, errores, no significa culparse mutuamente. No es un asunto personal sino institucional sin perder de vista las condiciones internas y externas, que han condicionado nuestro desempeño como alternativa política. No es hacer críticas destructivas con ofensas, sino aportar propuestas para resolver los problemas.

El balance anual de evaluación, puede permitir el mejoramiento de la gestión política en cuanto a la expansión orgánica, la formación de cuadros, número de filiales y de militantes, funcionamiento de las instancias y las comunicaciones de coordinación de directivas, mejoramiento ideológico y capacitación, manejo de las oportunidades coyunturales, etc. Pero también, ¿cuánto se ha avanzado en nuestro acercamiento con el pueblo? ¿Estamos acompañándolo en sus demandas concretas?

Del balance de evaluación de la gestión política, surgirán los reajustes y el Plan de Trabajo para el 2018 en que, habrán elecciones de gobiernos locales. ¿Cuán preparados estamos para asumir el reto de lograr gobiernos populares en la mayoría de los distritos? A este nivel, los problemas y demandas de la población son muy puntualizadas. No se puede ir con mensajes teóricos desligados de las necesidades distritales. Establecido el Plan de Trabajo podremos fijar la programación de actividades y el cronograma de fechas para su cumplimiento.

El lenguaje político de la gente del llano es muy diferente al del leguaje de las cúpulas. Pueda ser que las cúpulas estén preocupadas más en lo que dicen los medios de comunicación, como: Seguridad ciudadana, corruptela, educación de calidad, masificación del gas, soberanía alimentaria, reactivación productiva, género y transgénero, etc. Pero la gente del llano tiene otras urgencias y sus demandas son muy sencillas. Tienen que ver más con sus labores que son fuentes de ingresos familiares y oportunidades para prosperar.

Conocer esas necesidades es primordial para presentar propuestas de solución realistas, concretas y viables. Por eso, es importante saber cuáles son los problemas de los campesinos, obreros, trabajadores individuales, transportistas y de otros trabajadores de la localidad. No se puede ofrecer tampoco aquello que rebasa las atribuciones de los gobiernos locales pero sí, aquello que es factible. Los gobiernos locales pueden hacer mucho por el desarrollo local.

El balance de gestión política se mide por resultados concretos y los logros que se han obtenido con la actuación de cada secretariado. Una gestión eficiente debe traducirse en cifras. No basta decir que en el año se han efectuado tal cantidad de asambleas, de actividades proselitistas, de participaciones en eventos sino también evaluar el rendimiento o productividad de cada actividad política.

De nada sirve justificar actividades políticas estériles. Cada actividad debería arrojar dividendos políticos acumulativos para poder ir de menos a más. Si la entidad política sigue igual o peor que el año pasado no hay duda de que la gestión ha sido nula y en ese caso hay que buscar los cambios que sean necesarios para la renovación. El Plan de Trabajo y el cronograma de actividades deben colocarse en lugares visibles para el seguimiento de la militancia. Salvo mejor parecer.

Julio 2017

 

Anuncios

PERÚ CAMPEÓN MUNDIAL

PERÚ CAMPEÓN MUNDIAL
Escribe: Milcíades Ruiz
Campesinos peruanos de origen autóctono están logrando lo que no pueden los futbolistas citadinos, con todos sus millones de estímulo, instalaciones modernas, entrenadores especiales, etc. Somos campeones mundiales en café de calidad. Esta hazaña ha sido lograda por Raúl Mamani, comunero altiplánico y caficultor del distrito de Putina Punco, en la selva del valle Tambopata, Sandia, Puno.
Acaba de ganar el premio mundial del “Mejor Café de Calidad” en la Feria Internacional de Global Specialty Coffee EXPO Seattle 2017, desarrollado en Estados Unidos. Seattle es una ciudad con más cafeterías per cápita en Estados Unidos y a esta feria mundial concurren todas las empresas industriales y comercializadoras del grano con especialistas mundiales del rubro en todas las etapas del proceso, desde el cultivo hasta su consumo, porque allí se muestran las innovaciones tecnológicas y las preferencias del mercado global.
Esto sucedió la semana pasada pero nadie salió a las calles a celebrar este acontecimiento, no hubo carabanas, ni banderas, ni transmisiones en TV, ni titulares de primera página en los diarios lo cual rebela el desprecio, la discriminación mediática y, falta de orgullo nacional por las proezas del agro peruano. El manejador de imagen del presidente ignora a Mamani porque quizá considera que no reditúa políticamente y el Congreso de la República puede condecorar a Xi Jimping o a “Melcochita” pero a Mamani no.
Putinapunco es una zona enclavada en las estribaciones de la cordillera oriental. Hace 60 años era selva virgen pero aymaras y quechuas fueron los pioneros. No sabían nada del cultivo de café ni lo consumían porque sus tradiciones eran andinas. Pero aprendieron y empezaron sembrando pequeñas parcelas café, junto a los frutales, yuca, coca, maíz. A esos lugares nunca llegó la ayuda gubernamental. Todo es por iniciativa propia. Conozco el lugar porque cerca estaba la base guerrillera del ELN para el ingreso del Che y teníamos nuestro cafetal.
Con el tiempo, el cafetal se convirtió para los colonizadores altiplánicos en cultivo principal. Cuando terminaba la campaña agrícola en el altiplano las comunidades campesinas bajaban a la selva a la temporada de café que rendía más en términos monetarios ya que en la altura primaba la agricultura de subsistencia. La migración se hizo más intensa y muchos optaron por fijar residencia en la selva. Para no ser presa fácil de los acopiadores optaron por integrase en empresas cooperativas que, se encargan de comercializar el grano por encargo de sus socios.
Raúl Mamani, es socio de la Central de Cooperativas Cafetaleras de los Valles de Sandia (Cecovasa) al amparo de la cual ha ganado concursos nacionales, lo que le valió ser invitado a participar en dicha feria mundial. Gracias a estos campesinos de las zonas cafetaleras de toda nuestra selva alta el café peruano ha venido ganando prestigio en el extranjero más que en nuestro país donde los cafetines prefieren vender café colombiano solo por la marca porque el grano es peruano.
En mérito al prestigio internacional del café peruano Barista Guild of America, la más prestigiosa organización de baristas de Estados Unidos seleccionó el café de los campesinos de la cooperativa Incahuasi de Cusco que se cultiva a más 2000 m.s.m., para servirlo en el evento Re:co Symposium 2017, que es la cita previa de los más importantes actores de los cafés especiales del mundo, dos días antes de la Global Specialty Coffee Expo. Los productores cusqueños fueron aclamados y los contratos para la cooperativa no se hicieron esperar. Valió el esfuerzo de PROMPERU que siempre ayuda en estas ferias.
Pero claro, a estos logros no se le da importancia nacional aunque lo merezca tanto como la gastronomía peruana que es también fruto de la inspiración de las campesinas pobres que, al no tener la disponibilidad de las amas de casa citadinas, se las ingenian para crear potajes que son una delicia. El campesino no es muy dado a la cocina y es la mujer la que prepara todo para alimentar a la familia con lo que hay en la chacra. ¿De dónde salió el mote, la causa, el seco, etc? Pero tampoco se reconoce esta proeza de la mujer campesina. Ella sigue pobre y son otros los beneficiarios de su ingenio.
(De derecha a Izquierda) Presidente de la Cooperativa Incahuasi, Muriel Palomino y, Claudio Ortiz, gerente general.
Pero el caso del café nos da una idea de la fortaleza del campesinado minifundista agrupado en cooperativas o como caficultor independiente. En situación de abandono estatal, tras la cordillera de los andes, sin tener el apoyo del Estado, compitiendo con el narcotráfico y las adversidades de la naturaleza son capaces de lograr éxitos increíbles. El café aporta anualmente alrededor de mil millones de divisas que el país dispone para sus importaciones y el trato que recibe el sector cafetalero es denigrante lo cual se traduce en baja productividad. El promedio solo saca la tercera parte de lo que debería ser.
Es de imaginarse la potencialidad estratégica que posee el café para el desarrollo nacional si tuviese el nivel tecnológico y científico como lo tienen otros países. Brasil y Colombia viven del café y Perú no aprovecha las condiciones ecológicas que le dan ventaja de calidad para convertirse en la primera potencia mundial en café. Las divisas que trae se quedan en el país a diferencia de la minería que se lleva todo para engrosar fortunas extranjeras. Toda la retórica de la lucha contra la pobreza y de la diversificación productiva como alternativa al extractivismo queda mal parada con el trato que recibe la caficultura nacional.
Raúl Mamani volverá a su chacrita en las profundidades de la selva, a trabajar como siempre y todo lo vivido en la competencia mundial quedará solo como recuerdo. Vive de su trabajo no de los premios. Sin seguro social, sin jubilación, sin vacaciones, sin CTS, ni horas extras, ni aguinaldos ni bonificaciones por escolaridad, Fiestas Patrias o Navidad. Así como Raúl Mamani, son muchos los campesinos que viven en condiciones paupérrimas mientras los que procesan y exportan sus productos se enriquecen. Esa es la maldición de vivir bajo un sistema de dominación como el que impera en nuestro país.
¿Esto es justo? Todos dirán que no seguramente. Pero así como velamos por los homosexuales y lesbianas para que no sean segregados, ¿No sería bueno hacerlo también con igual devoción por los campesinos que no tienen beneficios sociales en pleno siglo XXI? Justicia social es nuestra bandera en la izquierda de siempre. ¿Pero qué tanto estamos dispuestos a luchar por ella? O nos hacemos los desentendidos para explotar esta necesidad solo en campaña electoral.
Lo que sugiero es que hagamos un esfuerzo por una militancia más activa. Abramos el debate en nuestras reuniones y tratemos estos asuntos con la mayor honestidad sin pensar en sacar ventajas. Salvo mejor parecer.
Abril 2017

POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS

Parafraseando un pasaje bíblico podríamos decir: “Por sus hechos los conoceréis”. Este antiguo proverbio es de gran utilidad en el ámbito político donde abunda la demagogia y las poses falsas para encandilar a la gente. Viene al caso la declaración de un congresista del Frente Amplio, procedente del partido socialista, cuyo nombre no es lo que interesa sino los hechos, pues nos permiten polemizar sobre el concepto de izquierda que manejamos de distinta manera.

En amplia entrevista promocional en el diario UNO del 19 del presente, se le preguntó: ¿Usted se considera un congresista de izquierda? A lo que contestó: “Por supuesto, y de profundas convicciones: y soy hombre de izquierda porque siempre me ha indignado ver la injusticia y el abuso en todos lados”. Entonces, tenemos aquí una discordancia haciendo que se le crucen los chicotes a sus seguidores pues los hechos de este congresista no concuerdan con sus palabras.

¿Cómo es esto? Presume ser de izquierda pero repite lo que dice la derecha pro imperialista contra Maduro y vota con la derecha en una resolución del Parlamento de solidaridad con la oposición al gobierno venezolano. Dice ser de izquierda pero vota con la derecha la propuesta de declarar “héroes de la democracia” al comando militar del fujimorismo “Chavín de Huántar”. Vaya uno a saber qué entiende por izquierda este dirigente político mentor del movimiento “Nuevo Perú”.

En las imágenes que nos coloca ante los ojos la prensa cómplice de las maniobras contra el gobierno de Venezuela sobre las marchas de protestas, no se observan sin embargo, gremios de trabajadores sindicalizados ni campesinos, ni organizaciones populares que serían los más lastimados por un régimen dictatorial. ¿No es esto, evidencia suficiente para darse cuenta de que no es tan cierto lo que nos informan? O, hay incapacidad en la izquierda para darse cuenta de esta jugada derechista. Al gobierno de Velasco se le hizo casi lo mismo en complicidad con el partido aprista pero no prosperó y sus enemigos tuvieron que buscar otra vía para derrocarlo.

Son muchos los ejemplos de políticos que hacen alarde de sus posturas pero son los hechos los que definen su verdadera vocación. Los cuatro últimos presidentes de la república se rasgaban las vestiduras diciendo que luchaban contra la corrupción. Estas eran meras palabras pero en los hechos es todo lo contrario. Se destapó la olla y allí estaban los facinerosos acompañados de otros líderes mermeleros. Muchos políticos inescrupulosos fingen con cinismo increíble y solo nos damos cuenta de ello a la hora de la verdad cuando ejercen labores de gobierno estando en el legislativo y ejecutivo.

Los camaleones tienen esa virtud de mimetizarse para lograr sus objetivos. Eso mismo, hacen los camaleones políticos pues se tiñen del color del entorno ideológico, repiten el léxico doctrinario, enarbolan las consignas populares, simulan radicalismos y hasta osan liderar agrupaciones para negociar representaciones. Pero tampoco se puede aventurar calificativos de buenas a primeras, ya que muchos actúan de buena fe aunque equivocadamente y solo el tiempo prudencial nos permitirá conocerlos mejor a través de sus hechos.

Claro que toda persona tiene derecho a pensar y obrar como mejor le parezca respetando o no, el marco ideológico. Es su manera de responder a una problemática y deberíamos respetar su posición aunque no la compartamos. Solo hay que medir sus intervenciones para esclarecer confusiones sin presionarlo indebidamente porque en definitiva serán los hechos los que nos dirán hasta qué punto podemos contar con ellos. Ya está. No deberíamos por lo tanto, ofender a nadie por pensar de manera diferente. Respetos guardan respetos. El sectarismo es el peor enemigo de la izquierda.

Pero, ¿a qué viene todo esto? A que tenemos confusiones respecto a lo que se entiende por izquierda y muchos conceptúan que el Frente Amplio es una agrupación de izquierda. Eso no es exacto y los enfrentamientos internos lo dicen porque no es lo mismo un frente de izquierda que uno combinado con derechistas aunque los presentemos como “progresistas”. No obstante, se siguen formando frentes políticos multicolores y no sólo de izquierda, pues las circunstancias así lo determinan.

Los promotores son conocidos porque no es la primera vez que lo hacen. Ya han fracaso en lo mismo y aun teniendo la experiencia con Humala, con el Frente Amplio y otros frentes, insisten en asirse a membresías ajenas solo por carecer de escudo propio. Bueno, pero esa es una opción legítima amparada por el fraudulento régimen electoral que permite el “vientre de alquiler” y para muchos, por encima de todo, hay que ser prácticos. Esto era lo que decían los líderes apristas cuando su partido era de izquierda pero los hechos de esa lógica los llevó a la claudicación sin moral.

Debemos considerar sin embrago que presentarse con una careta prestada es en cierto modo un fraude contra la fe pública y la izquierda pierde identidad para camuflarse bajo las banderas de un frankenstein no natural. Estos son los hechos que definen la calidad política de los representantes de una izquierda que ha venido perdiendo credibilidad precisamente por sus actos. Nadie imaginó que los ultras de ayer terminarían arriando sus banderas entregándose sin dignidad. Frente a ello, surge la necesidad de ir al rescate de la izquierda recuperando sus valores ideológicos y su accionar auténtico.

No es una tarea fácil ni podemos esperar dividendos inmediatos. Muchos desean disfrutar ya de sus habilidades histriónicas por cuenta del Estado y prefieren un trabajo electorero de pronto resultado en beneficio personal principalmente. Pero no se trata de un reto personal sino de una misión social que está por encima de lo electoral. Si se han perdido los objetivos ideológicos no tendremos un rumbo definido y estaremos a la deriva sin saber a dónde ir. Entonces hay que retomar el rumbo por el que han muerto ya muchos precursores del socialismo peruano.

¿Y qué significa ser de izquierda? ¿Hay una sola izquierda o hay tonalidades diversas? Independientemente del origen histórico de este vocablo político extraigo a colación el gráfico de mi libro “Trazos para una República Equitativa” al desarrollar el tema sobre Fisiología Política. Como se puede apreciar, en un plano geométrico horizontal de 180°, se juntan en el centro dos ángulos de 90°, determinando una línea fronteriza entre el lado derecho y el izquierdo.

Es fácil deducir que en los extremos opuestos tenemos la ultra izquierda y la ultra derecha. A partir del centro hay diversas posiciones hacia la izquierda y hacia la derecha. Son muchas las variantes que hay en cada lado, desde las más moderadas hasta las más radicales. Los que están cerca de la frontera son los más propensos a emigrar al bando contrario de manera ocasional mayormente. A los moderados de la derecha se les dice ahora “progresistas” para diferenciarlos.

En las variantes de izquierda están los socialistas en diverso grado y los que no lo son. Si hay convicciones sólidas como sucede con quienes se guían por los principios del materialismo científico no habrá duda de que se mantendrá leal y honestamente en la izquierda. Pero en todo caso, este esquema visual es solo eso. Nada es estático y las movilizaciones dependen de muchos factores condicionantes. Nada es absoluto ni definitivo en la dialéctica de la vida. De manera ocasional puede haber coincidencias no estructurales con las propuestas no izquierdistas pero en lo fundamental no es ético claudicar. Nuestro deber es ser consecuente con nuestros ideales doctrinarios.

Es verdad que las injusticias y abusos indignan, pero ello no es determinante para considerarse de izquierda como afirma tal congresista, porque no tenemos esa exclusividad. Muchas personas de derecha también tienen sentimientos similares y hasta luchan contra esos males siempre que no afecten el sistema que los ampara, y grupos políticos de derecha propugnan programas sociales con esos argumentos. Kuczynski se indigna por la injusticia en salubridad, pero no por ello es izquierdista, como tampoco lo era la misionera Teresa de Calcuta.

Lo que distingue a un izquierdista es su ideología respecto al sistema de dominación imperante propugnando un cambio en la estructura que condiciona los males sociales que son producto de su funcionamiento. Esta visión no es por susceptibilidad lastimera simplemente, sino por la toma de consciencia de que esos males son sistémicos y que no hay manera de eliminarlos sino cambiando la estructura que los origina. Esto es lo fundamental aunque haya discrepancias en las maneras de lograrlo.

Por el contrario, los grupos sociales beneficiarios del sistema aspiran a que se conserve y se perfeccione sin cambiar su naturaleza estructural. Esta divergencia entre conservadores y renovadores se repite en todo el pasado histórico y los hechos nos dicen que siempre triunfan las fuerzas de la renovación. Por ello fue que el capitalismo derrotó a la monarquía como en su momento el capitalismo será también derrotado por su negación enarbolando las banderas de mejores condiciones de bienestar humano. Abolir el sistema de dominación vigente es una aspiración de las clases sociales dominadas y quienes promueven el cambio de sistema son claramente izquierdistas.

Si estamos claros en ello, podremos ver los intereses que se mueven tras los sucesos políticos en nuestro país y en el mundo en esa lucha histórica. Podremos interpretar con mayor acierto las jugadas de la derecha en colusión con las empresas de la prensa, podremos protegernos de las influencias manipuladoras de la derecha y defender mejor los intereses populares. En ese sentido, será de gran ayuda fomentar el conocimiento doctrinario y técnico en nuestras filas, abriendo los espacios de diálogo y aprendizaje sobre todo para las jóvenes generaciones.

Soy consciente de que lo dicho líneas arriba tiene mucho de polémico, pero asumo el costo. La ilusión es motivar reflexiones y extraer algo de utilidad para avanzar en nuestras aspiraciones. Después de todo, así como hay un esquema horizontal de la fisiología política también hay el esquema vertical en el que, en su parte baja las maquinaciones políticas casi no existen pero a medida que ascienden hacia las cúpulas se empoderan progresivamente hasta convertirse en lo principal.

Mayo 2017

EL FRACASO ES DE LA DERECHA GOBERNANTE

Escribe: Milcíades Ruiz

En algunos los pueblos pequeños del Perú la vida es fantasmal por el silencio en sus calles. Nadie compra, nadie vende, ni se divierte ni transitan viajeros. No corre dinero porque su producción es para el autoconsumo. No hay comercio, no hay negocios, salvo la bodeguita que languidecen por falta de movimiento. En cambio, hay otros pueblitos bulliciosos que, por lo menos en las ferias dominicales sucede todo lo contrario y por ello siempre están creciendo en diversos aspectos porque hay dinero en movimiento. Este crecimiento depende del ritmo del movimiento económico. Si pierden ritmo dejarán de crecer y vendrá la decadencia. Esto mismo sucede a nivel internacional cuando los países pierden el compás del movimiento económico.

Hay muchos ejemplos de pueblos prósperos y decadentes. Si los pueblos están vinculados al mercado siempre crecerán en la medida que saquen provecho de sus ventajas, produciendo lo que es más rentable y capitalizando excedentes. El agricultor de un pueblo lejano puede hacer florecer la industria de la capital generando empleo y prosperidad económica sin estar supeditados a la inversión extranjera que depreda. Es que, cuando el campesino tiene liquidez, compra ropa, medicinas, herramientas, fertilizantes, tecnología y toma sus cervecitas. Tres millones de productores agrarios demandando lo que la industria produce es una potencialidad que funciona como motor de crecimiento nacional.

Lo mismo podemos decir de otros sectores sociales como el caso de los profesores en huelga. Un aumento remunerativo les otorgará mayor poder adquisitivo haciendo crecer los negocios de otros sectores, con lo cual generan movimiento económico que recompensa con creces lo recibido. Y si todos los sectores elevan su capacidad de compra, el crecimiento de los negocios está asegurado, y consiguientemente habrá crecimiento de la totalidad nacional.

Es que la producción nacional depende de la demanda. A mayor demanda mayor producción y viceversa. Pero la demanda o, gasto de la gente, depende del poder adquisitivo. Si se pierde este poder, todo el edificio económico se paraliza y decae. Si no hay liquidez se compra menos y las ventas caen. Además, la población sigue aumentando y la estructura económica debería estas en capacidad de absorber la mayor demanda de empleo. De lo contrario ocurrirá un desequilibrio que se traduce en delincuencia por desempleo.

De allí la necesidad de mantener un crecimiento acorde con las necesidades de empleo. Este es lo ideal para un gobierno y esa es la clave para el mérito de una gestión. Elevar el poder adquisitivo de un país le otorga mayor capacidad de pleno empleo. Esto se consigue con una estrategia apropiada para un modelo de desarrollo sostenible a lo largo del tiempo. Si nos supeditamos solamente a la inversión extranjera depredadora para vivir de su carroña, el futuro del país estará en grave riesgo para las generaciones posteriores.

En estos días jubilares por Fiestas Patrias, toda la atención del país ha estado concentrada en evaluar el desempeño del gobierno actual al año de haber asumido la conducción del país. Se esperaba que le Presidente de la República rinda cuentas de su primer año de gestión ante el Congreso de la República. Sin embargo, la decepción ha sido general por la pobreza de su mensaje que no puede llamarse rendición de cuentas, sector por sector. Solo justificó su mala gestión culpando al “Niño costero” y a la corruptela del caso “Lava Jato”.

Aun así, todo quedó como un acto protocolar solamente para cumplir con la tradición y nada más. ¡No pasa nada! La representación nacional ha sido burlada pero ni siquiera ha protestado porque son parte de lo mismo, la derecha gobernante. Desde temprana edad los peruanos somos acondicionados para pensar y obrar conforme a las conveniencias del sistema de dominación. Por reflejos condicionado nos alegramos, entristecemos, reaccionamos con ira y nuestra ideología general manipulada nos induce comportamientos prefabricados.

Nuestra mente está condicionada para entender que cuando hablamos del gobierno nos estamos refiriendo solo al Poder Ejecutivo y cada 28 de julio se rinde honores al presidente como una divinidad generando toda la expectativa en torno a su figura. “El Presidente personifica a la nación” es el sello que han estampado en nuestras mentes y nadie lo discute. Pero si nos sobreponemos a la alienación podremos darnos cuenta que un país se gobierna mediante leyes. Gobierna el ente que dicta las leyes y la responsabilidad del Ejecutivo es solo hacer cumplir las leyes. Un rol esencialmente administrativo.

Visto así, entonces no es kuczynski el que gobierna sino el fujimorismo que actualmente tiene el poder totalitario para emitir las leyes. Si el Ejecutivo quiere emitir decretos legislativos tiene que tener el consentimiento del fujimorismo. En buena cuenta es el fujimorismo el que manda y así lo ha hecho saber autoritariamente sometiendo al Ejecutivo a su conveniencia. Pero nadie quiere entender esto y se sigue con la cantaleta de decir “el gobierno de Kuczynski” cargándole todo el peso de la responsabilidad cuando es solo un gerente que solo sigue el mandato del ente gobernante. En todo caso, se trata del gobierno de la derecha en su conjunto y el fracaso gubernamental es compartido.

Esto es lo que nos corresponde enarbolar como slogan. La derecha es un fracaso como gobierno. Pruebas al canto. El crecimiento económico ha sido por debajo de lo esperado a pesar de que en el cálculo del PBI siempre está presente Mandrake arreglando cifras sin pruebas solo a “ojo de buen cubero”, confiados en declaraciones simples sin constatación. Por eso, es mejor tomar las cifras del SUNAT que necesariamente están contabilizadas con documentos probatorios sobre los que se aplica el IGV, cuyo monto sube o baja según el movimiento económico. Así, tenemos lo siguiente:

RECAUDACIÓN TRIBUTARIA – PRIMER SEMESTRE 2017 En millones (S/) Variación (anual)

Ene 7.930 -8.3%
Feb 6.383 0,5%
Mar 7.864 -13.8%
Abr 8.797 -4,7%
May 6.660 -5,8%
Jun 6.392 -10,2%
Ene – Jun 44.026 -7,4%

Fuente: Sunat

Como se puede apreciar, durante cinco meses, la recaudación ha sido negativa frente al mismo mes del año pasado. Es decir en vez de crecer nuestra economía se ha contraído en términos reales y con pruebas en comprobantes de pago. La recaudación ha caído por varios motivos pero fundamentalmente porque los negocios han decaído. A menor facturación, menor recaudación del IGV, caída de los ingresos estatales, menores ingresos para productores y vendedores, menos empleo, menos liquidez, caída de poder adquisitivo, más delincuencia y mayor sufrimiento para nuestro pueblo.

Esto se suma a lo que se arrastra del año pasado como lo señala el BCR (Reporte de Inflación). “Los ingresos corrientes del gobierno general en 2016 cayeron 4,1 por ciento en términos reales, y fueron equivalentes a 18,5 por ciento del PBI. El deterioro de los ingresos fiscales durante el año (en 1,5 puntos porcentuales del PBI), reflejó el impacto que tuvo la desaceleración de la demanda interna, particularmente sobre el Impuesto General a las Ventas (IGV), y el incremento en las devoluciones de impuestos por exportaciones, recuperación anticipada del IGV, y la caída de los ingresos no tributarios asociados a regalías y canon petrolero, principalmente”. Sabido es, que a las transnacionales mineras se les devuelve más de lo que tributan en algunos meses.

Entonces, no todo puede ser atribuido al “Niño costero” gracias al cual el sector pesca tuvo un inmenso crecimiento que amortigua con creces la caída total pues de enero a mayo ya había crecido 91,72% en relación con el mismo periodo del año pasado. Y que no nos vengan con que la caída en minera e hidrocarburos se debe al Niño costero. Hubiera sido más creíble si el presidente decía con franqueza el chantaje que hay detrás de todo, maquinando con soberbia la liberación del terrorista de Estado Alberto Fujimori. Que, el diálogo político con Keiko tiene este ingrediente. Pero no tiene el coraje para ello.

La prostitución mediática resalta las divergencias en la izquierda pero oculta el divisionismo de la derecha que es más atroz porque es inmoral. Pero corresponde a los voceros de la izquierda el esclarecimiento del fracaso de la derecha y demostrar por qué la derecha no es alternativa para solución de los problemas que afronta nuestro pueblo. No estaría mal tampoco, que la representación parlamentaria del Frente Amplio rindiera cuenta a sus electores de su labor tras el primer año de gestión. O será mucho pedir.

Julio, 2017

LA PATRIA PERDIDA

Escribe: Milcíades Ruiz

Ya empiezan a sonar las voces de la esquizofrenia comercial que nos inducen a festejar la independencia del Perú que encubre cierta falacia histórica. Es el poder de la dominación que nos convierte en zombis por reflejo condicionado haciéndonos actuar a conveniencia de intereses ajenos. Felices Fiestas Patrias, repetirán también los oprimidos ancestrales para beneplácito de los opresores, sin percatarse que es una celebración del aciago día en que se perdieron las esperanzas de recuperar la genuina patria ancestral. Esa patria era el Tahuantinsuyo.Asamablea Cotabam

A diferencia de otros países en que logran su libertad recuperando el dominio sobre su territorio ancestral desalojando al invasor, ello no ocurrió con la independencia del virreinato del Perú ni con el continente entero. Los invasores se adueñaron del territorio que pertenecía a la población autóctona y usurparon sus derechos, suplantándola en todo. Muchos somos los beneficiarios de esta injusticia pero el que calla otorga. Sabemos que no es verdad lo que nos enseñan desde niños y sin embargo, lo permitimos y hasta participamos del engaño. Eso no es honesto.

La independencia del virreinato del Perú no es lo mismo que la emancipación de la patria. No era que al fin de tres siglos de dominación los opresores dejaban el Tahuantinsuyo. No, eso no. Era la independencia de los invasores, que se separaban de España, su madre patria. La libertad era solo para los colonialistas pero no para los nativos que siguieron siendo sus vasallos. Los supuestos próceres de la independencia eran los mismos opresores coloniales que se pusieron el ropaje de “patriotas” republicanos. Estos, siguieron siendo propietarios de esclavos capturados en África y vendidos como animales salvajes. Estos humanos también perdieron su patria y jamás pudieron regresar a ella.

Pero los esclavistas y señores feudales hablaban de libertad (la de ellos solamente y no de todos). Los opresores se sentían oprimidos frente a los españoles peninsulares ignorando cínicamente la opresión que ellos ejercían sobre la población nativa y sobre los esclavos. Solo ellos, los colonialistas, tenían derecho a llamarse peruanos pero no los aborígenes a los que llamaban simplemente “indios” o “naturales”. Toda referencia a peruanos en la guerra de independencia del virreinato, se sobreentendía que se estaba hablando de los españoles sudamericanos y no de los nativos.

Hasta mediados del siglo XIX, en el Perú continuaron vigentes las leyes españolas, el tributo indígena y la esclavitud. Aun hoy, se pueden ver en Cañete, las rancherías de negros esclavos en el fundo “Arona” de los descendientes del prócer terrateniente Hipólito Unanue, secretario del virrey y representante de los realistas en las tratativas de armisticio con los delegados de la Expedición Libertadora. No obstante ser del campo enemigo, este “prócer” pasó a gobernar y presidir la Junta Gubernativa de la República

El idioma de los colonialistas dominadores fue declarado oficial en 1825, quedando de lado el idioma de la mayoría de la población, el quechua. El despojo de tierras de cultivo prosiguió con la república y las consiguientes rebeliones con derramamiento de sangre nativa. Los esclavos no fueron liberados por decreto de la república. Su libertad fue comprada por el Estado 33 años después de la independencia como si se tratara de un gran negocio para los esclavistas que recibieron el precio de cada uno de ellos, dando lugar a fraudes para obtener mayores montos de compensación. Los súbditos yanaconas de los señores feudales (gamonales) solo alcanzaron su independencia con la reforma agraria de Velasco.

Es verdad que no es bueno mirar el pasado con rencor. Pero tampoco ocultar la verdad histórica ni mantener latente las injusticias. No se pide venganza. No se pide discriminar a los discriminadores. El racismo es denigrante. Solo se pide compartir con equidad. El Perú es de todas las sangres se suele decir como una viveza para disimular una situación oprobiosa. Pero hay sangres con más derecho que otras y eso deberíamos reconocer. El derecho ancestral no debería ser sepultado.

En el Perú actual, las mayorías están bajo el dominio de una minoría. Los cholos mestizos constituyen la mayoría de la población, pero juntos con los que se consideran totalmente quechuas, aimaras y nativos de la selva suman el 80% de la población peruana, sin considerar los que han perdido el orgullo de su raza. Pero entonces, ¿por qué no permitir una mayor participación en las decisiones de gobierno a los peruanos ancestrales? Eso no está permitido en el régimen electoral vigente hecho a la medida de los dominadores.barras

Fuente: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) – Encuesta Nacional de Hogares.

Se ha avanzado bastante en materia de equidad sexual, pero nos falta mucho por avanzar en cuanto a equidad política como en equidad económica. Aún siguen gobernando y legislando los descendientes de Juan de la Torre, uno de los trece de la “Isla del Gallo”, como sucede en el actual Parlamento. Pero nunca es tarde para reivindicar lo nativo, con mayor derecho. Que no nos vengan con el contrabando de que Túpac Amaru II fue precursor de la independencia del Perú. No luchó por la independencia de sus opresores sino por liberar a sus compatriotas de la opresión de aquellos.

Muchos aborígenes tuvieron que refugiarse en la cordillera para huir de la mita colonial que obligaba a entregar la vida de un descendiente para que trabaje en la extracción mineral que era muerte segura. Se quedaron habitando allí durante la república como lugar seguro contra la extinción de la gente, hasta que aparecieron los terribles “mistis” depredadores de sus recursos naturales, con la misma ambición que los conquistadores, en complicidad con los gobernantes actuales. Ahora luchan por su suelo, por su agua, por su ecología, por sobrevivir ante el infortunio de una fatalidad histórica.

Entonces, es esos lugares, resulta humillante entonar el himno nacional oficial y desearles “Felices Fiestas Patrias” porque significa celebrar toda una historia de sufrimientos de la opresión que no se extingue. Ya ni siquiera se puede vivir tranquilo en la cordillera. La persecución ha llegado hasta el escondite histórico. Por su puesto, ellos no recibirán gratificaciones monetarias por Fiestas Patrias Eso no es para ellos dirán los dominadores.

Pero esta incomprensión está encarnada ya en nuestra cultura y hasta los izquierdistas como los de derecha miran al bicentenario de la independencia del virreinato del Perú, como una hazaña para celebrar a lo grande. Todo lo que se planea y se hace es “con miras al bicentenario”, olvidando las reivindicaciones ancestrales. ¿Por qué no aprovechar el bicentenario para reconocer por ley las reivindicaciones ancestrales traducidas en derechos ciudadanos? Por ejemplo: ¿Seguirá manteniéndose el veto para que los nativos no sean oficiales ni jefes de nuestras fuerzas armadas? ¿Seguirán sin derecho a cuotas de poder?

Demás está decir que ni aún los más favorecidos por el sistema de dominación imperante podrá decir que somos libres verdaderamente. El país ha perdido su soberanía, no tenemos independencia económica y estamos sometidos a una legislación internacional arbitraria. No podemos ayudar a Cuba y a Venezuela sin ser castigados con represalias onerosas de facto. La lucha por la independencia real tendrá que continuar.

Es probable que lo dicho no sea aceptable por quienes tienen una visión distinta a la mía. Me disculpo por el atrevimiento. No siempre se tiene la razón y lo acepto. Pero mis convicciones se mantienen firmes en cuanto a la equidad necesaria para superar injusticias.

Julio 2017

DISTINTOS ENFOQUES DE IZQUIERDA

Escribe: Milcíades Ruiz

(…)

“En este mundo traidor,
nada es verdad, ni mentira,
Todo es según el color
del cristal con que se mira”.

(Humoradas- Ramón de Campoamor)

Este antiguo verso de Ramón De Campoamor, sintetiza en cierto modo, una verdad del materialismo dialéctico. Todo es relativo. Tener presente la relatividad de nuestras apreciaciones nos ayuda mucho a ser racionales y a tener una mayor certeza en nuestras ideas. Viene al caso, el artículo “Vientos de ruptura en el Frente Amplio” publicado este 13 de junio en el diario La República, por uno de los mentores de la candidatura de la señora Verónika Mendoza y miembro de su equipo técnico electoral que nos da su versión al respecto.

1Todos tenemos una manera de ver los hechos desde una perspectiva particular siguiendo criterios predeterminados y ese enfoque constituye la base de nuestra opinión. Por ello, respetando la versión del articulista Nelson Manrique me atrevo a dar la mía sin rebatir la suya, reconociendo que hay otras opiniones probablemente más valederas. Los lectores sabrán sacar sus propias conclusiones.

En estos tiempos, los bloques unitarios solo tienen un objetivo electorero y por lo tanto son frentes ocasionales, transitorios nada más. Las circunstancias del momento pueden favorecer a un bloque dando la impresión de gran poderío, como ha sucedido con el bloque del Frente Amplio en las elecciones pasadas que, al truncarse las otras alternativas de izquierda quedó casi solo en la contienda, acaparando el grueso del electorado izquierdista. No había otra alternativa mejor.

Esta circunstancia especial en la izquierda y las maniobras de autoridades electorales para sacar de carrera a todo aquel indeseable que apareciera segundo en las encuestas, favorecieron el inesperado auge electoral del F. A. Estas circunstancias favorables dieron lugar a una sobrestimación de fuerza electoral. El FA no tiene realmente cerca de tres millones de partidarios. Pero la soberbia nubló la modestia: “Somos la segunda fuerza política del país” dijeron sus líderes. Cuando las aguas volvieron a su nivel tal espejismo se desvaneció.

Las circunstancias cambian y no son repetibles porque los procesos sociales no se detienen ni el tiempo tampoco. La lucha ecológica de los campesinos contra los depredadores mineros de Cajamarca generó liderazgos impensables. De no ser por esa lucha no lo tendríamos ahora de congresista al ex sacerdote Arana como tampoco Santos tendría la notoriedad y ambiciones que ahora tiene.

Si no hubiera sido por el repudiable gobierno de Fujimorí, ni Toledo habría sido presidente ni Ollanta Humala hubiera surgido como falso líder. Y si no hubiera sido por el apoyo venezolano y de la sobornadora ODEBRECH, tampoco Humala habría sido presidente ni la señora Verónika Mendoza, congresista. Y si Tierra y Libertad liderado por el ex sacerdote Arana no hubiese tenido el inocente desprendimiento político, tampoco la señora Mendoza hubiera sido candidata presidencial, menos lideresa de “Nuevo Perú”.

Así podríamos recorrer el pasado reciente y encontraremos siempre con que son las circunstancias del proceso histórico las que determinan situaciones políticas. Se atribuye exclusivamente a la señora Mendoza el éxito electoral del FA, desdeñando la ascendencia del señor Arana que solo es ambientalista sin ser claramente de izquierda. Pero la lucha ambientalista de los campesinos determinó que el Frente Amplio ganara las elecciones en todas las zonas mineras.

El señor Arana no era candidato presidencial ni estaba en los afiches electorales del FA y sin embargo “Tierra y Libertad” obtuvo la más alta votación sacando 11 congresistas. La entidad “Sembrar” de la señora Mendoza solo obtuvo dos curules. Partido socialista dos, Coordinadora Progresista 2, Independientes uno y reelectos dos. La diferencia es abismal y aunque la congresista Glave se separó posteriormente de T y L cuando aseguró su curul, sigue siendo este, el grupo mayoritario de la bancada congresal y el que tiene mayor cobertura orgánica en este bloque.

El ex pastor bíblico ha podido comprobar que los judas abundan entre los oportunistas políticos y para defenderse de quienes querían comérselo con zapatos y todo, tuvo que cerrar compuertas para evitar el desequilibrio de fuerzas que se veía venir con nuevas inscripciones promovidas por quienes querían desestabilizarlo, siendo defenestrado por los conspiradores golpistas que hasta ahora lo embarran con calificativos de impotencia.

La sobrestimación del papel de la candidata del FA en el éxito electoral llevó a creer que con la votación millonaria atribuida a exclusivamente a ella, sería mejor separarse de T y L, pues ya no lo necesitaban. Era mejor armar otro frente paralelo con el nombre de “Nuevo Perú”. Era necesario y daba la esperanza de un frente solo de izquierda. Pero esa soberbia minó los entendimientos y los enfrentamientos se fueron agudizando hasta llegar a la vía judicial y el triste espectáculo de la bancada congresal enfrentada por la expulsión de uno de sus miembros que pide ayuda de terceros para que resuelvan un asunto interno.

Arana había hecho eco a la derecha venezolana diciendo apresuradamente del gobierno de Maduro: “… apunta a fortalecer un comportamiento y una actitud sin duda autoritaria y dictatorial”. Ahora comprenderá lo que es sufrir en carne propia tal campaña cuando su otrora partidaria Marisa Glave lo acusa de manera similar diciendo: “Rechazamos tajantemente esta pretensión autoritaria de separar a un miembro de nuestra bancada de manera ilegal y con el fin de tener mayoría”.

Ella lo atacó públicamente para defender al congresista Arce del partido socialista que fue el único del FA que votó juntamente con la derecha fujimorista una moción congresal de solidaridad con la derecha venezolana y en la Comisión de ética se abstuvo en vez de defender, a sus compañeros de bancada acusados de apología al terrorismo. A este congresista se le acusa de haber sido designado candidato con firmas falsas en la región Apurímac y de su afinidad con el fujimorismo pues también votó a favor de declarar “Héroes de la Democracia” al comando fujimorista “Chavín de Huántar”.

Este enfrentamiento desprestigia a toda la izquierda porque para la prensa y para el público en general, no es el bloque del FA sino toda la izquierda la que está enfrentada desconociendo que este bloque mixto que incluye no izquierdistas, no es representativo de toda la izquierda. En estas condiciones, antes de este pleito ya el nivel de aprobación del desempeño de la ex candidata del FA, era solo del 30% y la desaprobación 56%, (IPSOS/ 11.06.17). Aunque estas encuestas suelen ser interesadas, sin embargo contribuyen a formar opinión pública.

Actualmente, las circunstancias han hecho que tengamos en carrera otro bloque unitario mixto denominado “Juntos por el Perú”-JPP, que incluye también a no izquierdistas, con reconocidos partidos de izquierda de mayor ascendencia política y cobertura orgánica que “sembrar” y “Nuevo Perú”. Entonces el frente Nuevo Perú y su lideresa pueden perder soga y cabra si se separan definitivamente de T y L en este momento. La bancada del F A eligió como vocero al congresista Arana pero este acuerdo es desconocido en la práctica por sus atacantes buscando protagonismo personalista

Después de todo, el futuro de estos frentes y partidos en carrera dependerá del desempeño de los líderes de estas agrupaciones. El pueblo, dará su apoyo al movimiento que más satisfaga sus expectativas y no necesariamente al más unitario. Un solo partido también puede lograr esto. Los partidos se fortalecen en la medida que adquieren arraigo popular y eso es lo principal. Aunque es beneficiosa la unidad, tampoco deberíamos desesperarnos si no hay condiciones. Bien sabemos que es mejor vestirse con tela nueva que hacerlo sobre la base de parches o remiendos, cada una de los cuales luchará por ubicarse en el mejor lugar.

Las circunstancias históricas hacen que actualmente tengamos un vacío de liderazgo institucional de izquierda con capacidad de atracción multitudinaria, pero eso es parte del proceso histórico, el mismo que también lo resolverá. Nos sigue faltando un movimiento netamente de izquierda que por sus propios méritos gane el respaldo popular sin injerencia de oportunistas. El proceso de luchas hará brotar ese liderazgo. El camino al socialismo es el más difícil porque remamos contra la corriente, pero precisamente luchar ante la adversidad por un ideal, es lo que enaltece a las personas. El camino fácil puede ser traicionero.

Como verán, mi versión es diferente lo que no quiere decir que sea mejor. Todos los enfoques no pueden ser iguales y el derecho a la discrepancia es uno que debemos preservar en nuestras filas. Las ofensas que reciba por mis equivocaciones las asumo. El tiempo es el mejor juez. De las discrepancias también se aprende.

Junio 2017